Clinica de fertilidad precios

Contenidos

Precios de los tratamientos de fertilidad y los gastos que debo tener en cuenta

A veces la falta de información o el no saber a qué clínica asistir les hace retrasar el proceso. Pero en la mayoría de los casos, lo que más les hace dudar son los precios de los tratamientos de fertilidad. Muchas mujeres no saben que además de los precios de los tratamientos, hay que sumar también otros gastos de necesarios, como los estudios previos y la medicación hormonal, los cuales nunca se incluyen en los precios de los tratamientos de fertilidad. Por eso, hoy os vamos a explicar cuáles son los gastos totales a tener en cuenta para los tratamientos de reproducción asistida más comunes: precios en FIV (Fecundación in vitro) y en Inseminación artificial.

Primer paso: Estudio diagnóstico

El primer paso que hay que realizar antes de poder empezar con cualquier tratamiento de reproducción asistida, es hacerse un estudio diagnóstico. Con este análisis se determinan los problemas de fertilidad del hombre y/o mujer para así poder decidir cuál es el tratamiento de reproducción asistida más recomendado en cada caso. Las pruebas necesarias para este diagnóstico inicial son las siguientes:

  • Diagnóstico de hormonas

  • Test básico de salud

  • Serología

  • Citología

  • Revisiones ecográficas

  • Estudios analíticos del semen del varón

En la mayoría de clínicas, este estudio diagnóstico no se incluye en el precio de los tratamientos de fertilidad. El precio de este estudio oscila entre los 300 y 350€ si se hace en clínica privada, aunque también es posible hacerlo a través de una sociedad médica como ya comentamos en el post “Qué parte de un tratamiento de reproducción asistida puede ser cubierto por mi aseguradora” o en la Seguridad Social donde a pesar de que se pueden realizar todas las pruebas menos la serología de forma gratuita, hay el factor tiempo de espera.

Segundo paso: Medicación pre-tratamiento

Una vez hecho el estudio diagnóstico completo y conocidas las causas de infertilidad, se decide el tratamiento más recomendado dependiendo de cuál sea el problema de fertilidad. Pero para que el embrión tenga más probabilidades de implantarse y crecer en el útero materno, es necesario que la mujer tome medicamentos hormonales para estimular el ovario y aumentar las probabilidades de éxito. Esta medicación no se incluye en el precio de los tratamientos de fertilidad y son los pacientes quienes tienen que comprarlo en las farmacias. El precio de esta medicación también varía dependiendo del tratamiento de fertilidad realizado, ya que en la fecundación in vitro se necesita más estimulación que en la inseminación artificial.

Así, la medicación previa para una fecundación in vitro oscila entre unos 850€ y 1.050€, mientras que la medicación previa para una inseminación artificial es de unos 350€ aproximadamente.

Tercer paso: Realización del tratamiento de fertilidad

Hechos todos los pasos previos, ya se puede empezar a hacer el tratamiento adecuado para el problema de fertilidad concreto de la mujer o pareja. Los precios de los tratamientos de fertilidad varían en cada clínica. En nuestras clínicas de reproducción asistida Easyfiv Madrid, invertimos exclusivamente en calidad médica para los tratamientos, técnica y asistencia al paciente más que en decoración y beneficios internos, para así poder ofrecer unos precios justos y asequibles para el máximo de familias. Cada tratamiento tiene un precio distinto, dependiendo de la complejidad y recursos a utilizar. En EasyFiv los tratamientos más comunes son la fecundación in vitro y la inseminación artificial, es importante entender que los precios de la fecundación in vitro y de la inseminación artificial son muy distintos entre ellos. El precio de la fecundación in vitro siempre es más elevado que el precio de un tratamiento de inseminación artificial, ya que para una FIV es necesario un procedimiento mucho más complejo: fecundación en el laboratorio, punción en quirófano y transferencia de los embriones al útero.

En nuestras clínicas de reproducción EasyFiv, el precio de fecundación in vitro convencional es de 2.550€, 2.960€ para una FIV+ICSI y 3.880€ para una FIV con recepción de ovocitos.

En cambio, el precio de la inseminación artificial es más económico debido a que el proceso de este tratamiento es más sencillo y requiere menos técnicas de laboratorio. En nuestras clínicas Easyfiv, realizamos la inseminación artificial por 430€, pudiendo llegar a los 830€ en caso de que la inseminación artificial sea con semen de donante.

Puedes ver todos nuestros precios de los tratamientos de fertilidad con todo lo que incluye el precio en nuestra página Tratamientos de fertilidad.

En resumen, podemos concluir que además del precio de cada tratamiento se tienen que tener en cuenta los gastos del estudio diagnóstico y del medicamento, teniendo que añadir unos 1.400€ al precio de fecundación in vitro, o 700€ en el precio de la inseminación artificial.

Cuadro resumen de los precios en FIV, precios de los tratamientos de fertilidad y otros gastos en nuestras clínicas de reproducción asistida EasyFIV Madrid y clínicas de fertilidad EasyFIV Barcelona

Actualización de precios FIV: 07/01/2019.

Tratamiento de reproducción asistida Estudio diagnóstico
(precio medio)
Medicación
(precio medio)
Precios tratamientos de fertilidad EasyFiv Precios tratamientos de fertilidad mercado
(precio medio)
Fecundación in vitro 350€ 950€ FIV convencional:
2.550€
FIV convencional:
3.500€
FIV+ICSI:
2.960€
FIV+ICSI:
4.500€
FIV con donante:
2.900€
FIV con donante:
4.100€
FIV+Ovodonación:
3.880€
FIV+Ovodonación:
7.000€
Inseminación Artificial 350€ 350€ IA:
480€
IA:
750€
IA con donante:
830€
IA con donante:
1.300€

Desde EasyFIV sabemos que los precios en FIV y en los tratamientos de fertilidad en general, son a menudo demasiado elevados para muchas familias y como creemos firmemente que todo el mundo tiene derecho a formar una familia, ajustamos nuestros precios para poder contribuir a cumplir su deseo de ser padres al mayor número de familias posible.

Esperamos haber contribuido a que tengas una visión amplia de los gastos totales que hay que tener previstos para decidir empezar la gran aventura de ser padres a través de un tratamiento de reproducción asistida. Si tienes alguna duda, puedes llamarnos o solicitar tu primera visita gratuita, desde EasyFiv estaremos encantados de resolverla!

FIV Costes y Precios

En el centro de Medicina Reproductiva Avanzada de la Universidad de Colorado, entendemos que no todos los costes de la FIV están cubiertos por el seguro. Hemos hecho todo lo posible para ofrecer un precio con descuento a paquetes prepagados para ayudar a aliviar el estrés de los costos del tratamiento de fertilidad. Para recibir el precio con descuento, le pedimos que su pago se haga, en su totalidad, al inicio de los medicamentos de estimulación.

Los precios indicados son precios prepago. La facturación al seguro del paciente será mayor que los precios de prepago a continuación.

Visitas al Paciente: $250

El costo de un paciente nuevo y de las visitas rutinarias es de $250. Todos los cargos son los precios de descuento de pago por cuenta propia.

Precio del paquete de FIV: $14,205

Incluye lo siguiente: a partir de la ecografía basal, pruebas de sangre y la venopunción desde cita basal a día del rescate, la enseñanza de inyección con la enfermera, rescate de huevo, la recuperación de la anestesia, la laminaria y TET si fuera necesario, los protocolos básicos de cultura del ovocito, fertilización, transferencia de embriones, criopreservación de embriones y el primer año de almacenamiento, revisión posterior con un médico si falla el ciclo.

Servicios incluidos Costo adicional
Inyección intracitoplásmica de esperma (ICSI por sus siglas en inglés) $2,000
Biopsia PGS realizada por el laboratorio de CU ARM $3,000

Otros servicios y costos

Costo adicional de paquetes servicios de laboratorio de FIV

Los siguientes servicios de laboratorio se pueden agregar a su paquete de FIV, según sea necesario o como desee.

Descripción del servicio Costo adicional
Almacenamiento de embriones – cada 12 meses $500
Almacenamiento por año de esperma $500
Almacenamiento al año de tejido testicular / ovárico $500
Almacenamiento por año de ovocitos crioconservados $500
IIU $425
Inseminación terapéutica con semen de donante (TDI – por sus siglas en inglés) $389

Costos de las Pruebas de Infertilidad de la Pre-FIV

Hay muchas causas de la infertilidad y las mujeres a menudo se quedan embarazadas con la asistencia mínima de su médico de fertilidad. A continuación, encontrará los costos de detección de fertilidad para hombres y mujeres. Ofrecemos todos los cargos a precios con descuento por pagos de cuenta propia. Tenga en cuenta que los medicamentos NO ESTÁN incluidos en el precio del paquete.

Servicios incluidos Costo adicional
Análisis inicial del semen $166
Ecografía con contraste de líquidos (histerosonografía) $910
FemVue $1068
Transferencia de embriones de prueba $250
Consulta con un Psicólogo $250
Prueba de laboratorio previa a la FIV (panel de OB, VIH, panel de hepatitis, títulos de CMV, cultivos cervicales, citología, etc.) $1,200 (esto puede hacerse a través de su médico de cabecera)
Medicamentos (costos aproximados dependiendo de la farmacia y la dosis del medicamento): Lupron (leuprolide); Gonadotropinas menopáusicas humanas; Vitaminas prenatales; Vibramicina (doxiciclina); HCG; Progesterona en aceite. $3,000-$7,000
Los medicamentos NO están incluidos en el precio del paquete de FIV $250/dose (1-4 dosis pueden ser necesarias)
Medicamentos adicionales para la hiperestimulación ovárica de la donante: Albúmina (dada durante la recuperación) Consulte con su coordinador de enfermería

Costos de agencia externa para la selección genética de embriones

Costo total de la selección genética de los embriones $2,400

Estos precios son aproximados y pueden estar sujetos a cambios.

La fecundación in vitro (FIV)

Es una técnica compleja que consiste en la extracción de óvulos a la paciente para ponerlos en contacto con los espermatozoides en el laboratorio. La fecundación se produce de manera natural en el laboratorio y los embriones se transfieren al útero materno.

La FIV se aconseja como tratamiento en las parejas con problemas tanto de origen femenino como masculino, así como en casos de esterilidad sin diagnóstico.

Las tasas de éxito varían en función de la edad de la paciente. Según la web Reproducción Asistida, estarían en:

  • Un éxito del 40% en mujeres menores de 35 años

  • Entre un 27-36% en mujeres de 35 a 37 años

  • Entre un 20-26% en mujeres de 38 a 40 años

  • Entre un 10-13% en mujeres mayores de 40 años

Su coste aproximado puede ir desde los 2.000 euros que anuncia la clínica Minifiv, hasta los más de 4.000 euros de la clínica Eugin o los casi 3.000 euros de la clínica FIV Madrid.

El precio suele incluir los controles hormonales y ecográficos, la punción para la extracción de óvulos, la inseminación en laboratorio, la transferencia embrionaria y el análisis de la hormona beta-HCG.

La FIV-ICSI

La fecundación in vitro con microinyección espermática o inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), requiere un mayor grado de complejidad que la FIV normal ya que consiste en introducir el espermatozoide en el óvulo a través de una microaguja.

Está indicada en los casos en los que la fecundación in vitro normal no es suficiente debido a problemas de esterilidad masculina. Su precio medio ronda los 5.000 euros por ciclo pero en contrapartida hay que añadir que la tasa de éxito resulta muy elevada, según informa la clínica privada Ginefiv.

Donación de ovocitos

Esta técnica se recomienda, especialmente, en mujeres con problemas ováricos cuyos óvulos no son válidos para ninguna de las técnicas anteriormente descritas. En este caso se recurriría a óvulos de donante.

El procedimiento se encarece de forma notable llegando a costar no menos de 6.000 euros por ciclo. La buena noticia es que es un tratamiento con altas tasas de éxito (según vemos en el estudio realizado por Ginefiv) y que puede ser usado en mujeres mayores de 40 años aumentando sus posibilidades de embarazo.

Factores adicionales que encarecen las técnicas

Estas técnicas de reproducción asistida pueden ver incrementados sus precios en función de la clínica elegida, la medicación recomendada durante el tratamiento o las pruebas diagnósticas que se necesiten hacer antes y durante los ciclos de reproducción.

El coste de la medicación dependerá de cada caso concreto y de la técnica de reproducción utilizada. En algunas clínicas, como EVA, financian el coste de las medicinas, y es que estas oscilan entre los 100 euros y los 250 euros por ciclo.

El tratamiento farmacológico depende de cada caso particular pero suele incluir medicación para la estimulación ovárica, maduración de folículos o progesterona para facilitar la implantación.

De igual modo, si la técnica de reproducción requiere recurrir a semen de donante o combinar varias técnicas en un mismo ciclo, los precios indicativos que hemos dado pueden quedar bastante lejos. Esto ocurriría, por ejemplo, en caso de necesitar:

  • Extracción espermática mediante punción y aspiración,

  • Diagnóstico genético preimplantacional,

  • Estudio cromosómico del embrión,

  • Congelación y conservación de óvulos, esperma o embriones…

El pasado 4 de junio, se celebró el Día Internacional de la Infertilidad, una patología que según la OMS afecta tanto física como psicológicamente.

No cabe duda de que los altos costes de los tratamientos son uno de los principales obstáculos a los que se deben enfrentar muchas parejas que actualmente se encuentran luchando por ver cumplido su sueño de ser padres

Precios de los tratamientos de reproducción asistida

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Cuánto cuesta un tratamiento de fertilidad?

En España, las técnicas de reproducción asistida tienen un precio más bajo que en otros países como Estados Unidos. Aún así, los costes siguen siendo altos para las personas que no pueden hacerse el tratamiento en la Seguridad Social y deben acudir a un centro privado.

La diferencia de precio es significativa entre los diferentes tratamientos. Por ejemplo, mientras que la inseminación artificial (IA) puede costar unos 700-1.100€, el precio de la fecundación in vitro (FIV) puede subir hasta los 3.500-5.500€.

Por otra parte, estos tratamientos pueden incluir técnicas complementarias que impliquen un aumento del coste, por lo que hay que tener en cuenta las necesidades de cada paciente a la hora de hacer un presupuesto:

  • Pruebas de fertilidad complementarias: histerosalpingografía, análisis de la fragmentación del semen, test de compatibilidad genética, etc.
  • Necesidad de donación de gametos: espermatozoides u óvulos.
  • Fecundación mediante ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides).
  • Cultivo de los embriones en Embryoscope.
  • Análisis de los embriones mediante diagnóstico genético preimplantacional (DGP).
  • Vitrificación de los embriones para uso posterior.
  • Medicación hormonal para la estimulación ovárica o para la transferencia embrionaria.

Debido a esta gran variabilidad en los costes, los pacientes necesitan orientarse adecuadamente antes de empezar el tratamiento y obtener un presupuesto personalizado, es decir, adaptado a sus necesidades personales.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas porque, como es lógico, cada una es diferente.

Esta «herramienta» te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Precio de la inseminación artificial (IA)

La inseminación artificial es un procedimiento muy sencillo que tiene un precio aproximado de entre 700 y 1.700€, en función del centro de reproducción asistida y de la procedencia del semen, ya que puede utilizarse el esperma de la pareja o de un donante.

Los costes del tratamiento de IA suelen incluir:

  • Los controles durante la estimulación ovárica
  • El procesamiento del semen
  • La inseminación intrauterina

En ocasiones, también se incluye la prueba de embarazo mediante el análisis de la beta-hCG.

Te recomendamos informarte mejor sobre los coste de este tratamiento de fertilidad en el siguiente artículo: ¿Cuál es el precio de la inseminación artificial?

Con semen de la pareja

La inseminación artificial conyugal (IAC) es el tratamiento indicado cuando la pareja que busca el embarazo es joven y no tiene problemas graves de esterilidad.

El proceso de la IA no requiere instrumentación especial, ni anestesia, ni el uso del quirófano para llevarlo a cabo. Por todo ello, la IA es el tratamiento de fertilidad más económico que existe. Su precio se sitúa entre los 700 y 1.100€.

No obstante, hay que tener en cuenta que la medicación hormonal para la estimulación ovárica controlada y la progesterona para preparar el endometrio no suelen estar incluidas en el precio inicial.

Puedes obtener más información sobre esta técnica en el siguiente post: ¿Qué es la inseminación artificial conyugal y qué precio tiene?

Con semen de un donante

La inseminación artificial de donante (IAD), en cambio, tiene un coste añadido por la necesidad de recurrir a la donación de semen para tener un hijo. No obstante, el procedimiento para la mujer receptora es el mismo que en el caso anterior.

El precio de la inseminación artificial con semen de donante se sitúa entre los 1.000 y 1.700€. Además de los servicios que ya hemos comentado, en este presupuesto se incluye:

  • Las pruebas médicas y psicológicas realizadas al donante de semen.
  • La compensación económica para el donante de semen.
  • La congelación, mantenimiento y descongelación del semen en el momento de su utilización.

Tienes toda la información detallada sobre este tratamiento en el siguiente artículo: La inseminación artificial de donante o IAD

Precio de los medicamentos para IA

Para poder hacer la inseminación en el momento más adecuado del ciclo menstrual, es necesario hacer una estimulación ovárica controlada suave que permita la maduración de uno o dos folículos en los ovarios.

Para ello, la mujer se administrará una medicación hormonal que deberá comprar en la farmacia, ya que casi nunca se incluye en el precio del tratamiento.

El coste de los medicamentos hormonales para la IA suele rondar los 300-600€ aproximadamente, en función de cuál sea la dosis recomendada en cada caso y los días de administración.

También cabe la posibilidad de hacer la inseminación artificial en ciclo natural, sin estimular a los ovarios, en cuyo caso la medicación hormonal será más barata y solamente costará unos 100€.

Coste de la fecundación in vitro (FIV)

La fecundación in vitro consiste en la unión del óvulo y el espermatozoide ex vivo, es decir, en el laboratorio; por lo que se requiere un personal especializado, medios de cultivo e incubadores especiales para llevarla a cabo.

Esta complejidad es lo que principalmente hace aumentar el coste de la FIV en comparación con la IA.

En principio, existen dos tipos de técnicas para hacer la fecundación in vitro:

FIV convencional se coloca el óvulo y los espermatozoides en una placa de cultivo para que se produzca la fecundación natural. ICSI el espermatozoide es introducido en el interior del óvulo mediante un complejo sistema de microinyección, cuyo manejo requiere de cierta habilidad, especial cuidado y mucha delicadeza por parte del embriólogo.

En general, las clínicas de reproducción asistida tienden a utilizar la ICSI cada vez más por sus buenos resultados, por lo que actualmente no se suele cobrar ningún suplemento por esta técnica, pero podría ocurrir en alguna centro.

El precio de un tratamiento de FIV-ICSI es de entre 3.500 y 5.500€, en el que se suelen incluir los siguientes servicios:

  • Controles durante la estimulación ovárica
  • Punción folicular para la extracción de los óvulos
  • Capacitación del semen
  • Fecundación in vitro mediante FIV convencional o ICSI
  • Cultivo embrionario
  • Transferencia embrionaria

Es importante tener en cuenta que el embarazo no siempre ocurre en un primer intento y que suelen sobrar embriones después de la primera transferencia.

Por ello, es conveniente consultar el coste de la vitrificación de embriones, la transferencia de embriones congelados, etc. En ocasiones, el coste de la vitrificación embrionaria está incluido en el presupuesto inicial.

Por otra parte, si la pareja requiere donación de gametos (óvulos y/o semen) o alguna otra técnica complementaria, como el DGP, el precio del tratamiento será mayor.

En la siguiente vídeo-entrevista, el Dr. Miguel Dolz nos responde a una serie de preguntas en relación a si un tratamiento de FIV resulta asequible económicamente y otros aspectos:

Precio de las hormonas para FIV

Al igual que ocurre con la IA, el coste de los fármacos hormonales para la FIV no suele estar incluido en el precio del tratamiento.

Estos medicamentos se compran en la farmacia y son un poco más caros, ya que la dosis hormonal requerida para la estimulación ovárica es mayor. En total, pueden costar unos 600-1.100€.

El objetivo es recuperar unos 8-10 óvulos del ovario para tener un buen número de embriones y aumentar la probabilidad de éxito del tratamiento.

Si quieres conocer cuáles son estos medicamentos y el precio que tiene cada uno de ellos, puedes acceder al siguiente link: Medicamentos utilizados en la estimulación ovárica controlada.

Precio del DGP

El DGP es una técnica adicional que puede realizarse durante un tratamiento de FIV con la finalidad de analizar a los embriones genéticamente.

En concreto, esta técnica está indicada para mujeres mayores de 40 años, cuyos óvulos pueden acumular mutaciones en su material genético, y para casos de enfermedades genéticas transmisibles a la descendencia.

El DGP es un proceso muy complejo y delicado, por lo que su coste se eleva bastante. En general, supone unos 3.000-4.000€ adicionales al procedimiento de FIV-ICSI para cubrir los siguientes requerimientos:

  • Biopsia de blastómera en día 3 o día 5
  • Análisis genético de la célula o células embrionarias obtenidas
  • Vitrificación y desvitrificación de los embriones en caso de tener que esperar a los resultados

En total, el coste que tendrán que asumir los pacientes que necesiten un tratamiento de FIV-ICSI con DGP es de unos 8.000-9.000€.

Además, hay que tener en cuenta que a partir de cierto número de embriones a estudiar, se produce un aumento del precio del tratamiento.

FIV con donación de semen

En caso de tener que recurrir a la donación de semen, ya sea porque el varón presente un factor masculino severo o porque la mujer no tiene pareja masculina, el precio de la FIV se verá aumentando en unos 400€, al igual que en el caso de la IA.

Por tanto, el tratamiento de FIV con donación de semen suele tener un coste que oscila entre 3.900 y 5.900€.

En el caso de las parejas lesbianas, existe una variante del tratamiento de fecundación in vitro denominada método ROPA (Recepción de Óvulos de la Pareja).

El método ROPA consiste en obtener los óvulos de una de las mujeres, fecundarlos con el semen de un donante y, finalmente, transferir los embriones de mejor calidad a la segunda mujer, que gestará al bebé.

En realidad, el método ROPA tiene el mismo procedimiento que una FIV normal, aunque con la particularidad de que ambas mujeres participan en la llegada de su futuro hijo. Por tanto, su precio es más o menos igual que el de la FIV con donación de semen, entre los 3.900 y 5.900€.

Precio de la ovodonación

EL tratamiento de FIV con donación de óvulos ha experimentado varios cambios en los últimos años.

Debido a la escasez de mujeres dispuestas a donar sus óvulos, las clínicas de reproducción asistida se han visto obligadas a diseñar distintas modalidades de ovodonación de manera que pueda optimizarse el proceso sin disminuir las tasas de éxito.

Mientras que en el pasado era más habitual realizar el tratamiento de ovodonación en fresco y con una donante exclusiva, hoy en día es más común utilizar óvulos congelados procedente de una donación compartida.

A continuación, comentamos ambas modalidades de ovodonación y cuáles son sus precios:

Ovodonación en exclusiva

La donación de óvulos en exclusiva es aquella en la que la receptora obtiene todos los óvulos extraídos a la donante para realizar la fecundación in vitro.

Puesto que las donantes de óvulos son mujeres jóvenes, el número de ovocitos obtenidos en la punción folicular es bastante elevado, entre 10 y 15 óvulos.

El precio de la ovodonación en exclusiva se encuentra entre los entre 6.500-9.000€ e incluye los siguientes servicios:

  • Controles durante la estimulación ovárica a la donante
  • Punción folicular a la donante
  • Pruebas médicas y psicológicas a la donante
  • Compensación económica para la donante
  • Procesamiento del semen para la FIV
  • Fecundación in vitro
  • Cultivo embrionario
  • Transferencia de embriones a la receptora

Además, la mujer receptora deberá comprar la medicación hormonal para preparar el endometrio, que suele consistir en óvulos de progesterona y parches de estradiol. Estos fármacos pueden costar unos 200-300€, los cuales no están incluidos en el presupuesto inicial.

Ovodonación compartida

La donación de óvulos compartida, también conocida como miniovodonación, es aquella en la que todos los ovocitos obtenidos de la donante se reparten entre 2 o 3 mujeres receptoras.

De esta manera, se consigue reducir el coste de la ovodonación y que sea más accesible para un mayor número de pacientes.

A continuación, se detallan los precios de la miniovodonación en función del número de óvulos recibidos:

Donación de 4 óvulos entre 4.000 y 5.000€ Donación de 6 óvulos entre 4.500 y 6.500€ Donación de 8 óvulos entre 6.000 y 7.500€

Te animamos a obtener información más detallada sobre este tratamiento en el siguiente artículo: ¿Qué precio tiene una FIV con donación de óvulos?

Doble donación de gametos

Posiblemente, el tratamiento de FIV con doble donación de gametos sea uno de los más caros, ya que la mujer o pareja receptora necesita tanto semen como óvulos de donante para conseguir el embarazo.

Por tanto, el coste de la FIV con donación de óvulos y semen puede incrementarse hasta los 5.000-9.500€.

Para más información sobre este procedimiento de reproducción asistida, puedes seguir leyendo aquí: FIV con donación de óvulos y semen.

Precio de la adopción de embriones

Una alternativa más económica a la doble donación de gametos es la adopción de embriones. Este tratamiento consiste en transferir a la mujer receptora embriones que han sido donados por parte de otras parejas, principalmente porque ya han tenido hijos y no necesitan usar estos embriones sobrantes.

Puesto que los costes del procedimiento de adopción de embriones son mucho menores (no hay que hacer estimulación ovárica, ni punción folicular ni compensar económicamente a los donantes), su precio es más económico, entre los entre los 1.700 y los 3.000€.

Este precio suele incluir los controles para hacer la preparación endometrial a la mujer receptora, la desvitrificación de los embriones donados y su transferencia al útero.

Por otra parte, al igual que en la ovodonación, la medicación hormonal no suele estar incluida, por lo que la paciente deberá adquirirla en una farmacia y pagar entre 200-300€.

El Dr. Luis González-Viejo nos explica en la siguiente charla todo lo relacionado con el coste de la adopción de embriones:

Preguntas de los usuarios

¿Cuánto cuesta un tratamiento in vitro?

Por Sara Salgado (embrióloga).

Dependerá de las necesidades de cada paciente. Si la fecundación in vitro no requiere de semen u óvulos de donante, el precio en España está entre los 3.500 y 5.500€, a lo que habrá que sumar el coste de la medicación, que rondará los 600-1.100€.

¿Cuál es el precio de un tratamiento con donante de óvulos?

Por Sara Salgado (embrióloga).

Para poder emplear óvulos de donante es necesario hacer una fecundación in vitro. Si no se requiere también de donación de semen, un tratamiento de FIV con donación de óvulos cuesta entre 4.500 y 9.000€ en España.

¿Cuál es el precio de la inseminación artificial en la Seguridad Social?

Por Sara Salgado (embrióloga).

En los centros públicos españoles los tratamientos de reproducción asistida son gratuitos, por lo que la inseminación artificial no supone coste alguno para la mujer o pareja.

¿Cuánto cuesta una inseminación artificial en Estados Unidos?

Por Sara Salgado (embrióloga).

En Estados Unidos, el precio medio de un tratamiento de inseminación artificial con semen de la pareja es de alrededor de 800$. Si se necesita semen de donante será unos 500-600€ más alto aproximadamente.

Lectura recomendada

Fallos técnicos

Y el periplo continuó. Decidieron, esta vez, intentarlo con una fecundación in vitro. Cuando crioconservaron sus embriones -5, en total- sólo sobrevivieron a la descongelación dos de ellos. Igualmente, se los implantaron a Aida. Sin ningún tipo de éxito. “Si sólo ‘sobrevivieron’ dos es porque cometieron algún fallo en el proceso. Y la calidad de los embriones que implantaron era baja”, cuenta Sergio.

Persistieron en el intento. Se sometieron a un nuevo ciclo de in vitro en lo privado con el tercer ginecólogo y, al fracasar con un aborto químico -no había llegado a haber embarazo pero el embrión había empezado a implantarse-, se pusieron en lista de espera para probar por lo público. Era el tercer ciclo y su última oportunidad. “Ya asumíamos que no íbamos a poder tener hijos, así que empezamos los trámites para entrar en listas de adopción nacional”, indica.

Cuando les llamaron desde la Seguridad Social, ya no era necesario. Aida se había quedado embarazada de forma natural cuatro años más tarde de empezar el proceso de reproducción asistida. Esta gestación llegó a buen puerto. Ahora Sergio y Aida son padres de una niña llamada Leyla.

Aumento exponencial de la demanda

El boom de las clínicas de reproducción asistida en España se ha producido, según la SEF, por el aumento exponencial de la demanda. Cada vez las mujeres retrasan más la maternidad debido a circunstancias externas. Los datos publicados por el CIS muestran que, sólo desde 2002, la edad media con la que las españolas son madres por primera vez ha aumentado más de dos años y medio. En 2017, la española aplazaba la maternidad hasta cumplir los 32 años, de media.

La edad a la hora de ser madre sirve como barrera para que muchas mujeres no puedan acudir a la sanidad pública. También influyen los hábitos de una sociedad cada vez más sedentaria.

Es una fórmula jugosa: solventar un problema sociológico con un alto beneficio económico para las casi 400 clínicas que hay en España pero que puede suponer una ruina para quien se acaba prestando a intentarlo. Porque para montar una clínica de fertilidad, afirman desde la SEF, “sólo es necesaria una licencia sanitaria como para cualquier otro negocio sanitario”. Una pequeña inversión para un rotundo éxito, ya que el mínimo necesario es, de hecho, contar con un médico ginecólogo y un par de técnicos de laboratorio. Esto es parte de la explicación de por qué España tiene muchas más clínicas que sus vecinos europeos.

La clínica más grande del mundo es española

La tradición también juega su papel. España es el país pionero en la inseminación del óvulo manual y “se empezó a investigar en este campo mucho antes que en otros países”. También influye que la clínica más grande del mundo, el IVI, sea española. Favorece la competencia como en cualquier sector laboral.

Los datos que determinan la fiabilidad o el éxito de los centros de reproducción asistida son públicos. Son visibles en un registro nacional, dividido por provincias, que publica la SEF anualmente. Después, según confirman ellos mismos, “son auditados por entes independientes”. Pero es imposible establecer un ránking de eficacia.

Fuentes del sector apuntan a este periódico que “hay bastante control, pero sí que es cierto que las clínicas no reportan todo lo que hacen. Cada vez es una práctica que se está haciendo más. Como tú al final estás usando muestras humanas tienes bastantes auditorías, sobre todo buscando que no se pierda ninguna muestra. Y, cuando es una práctica fuera de lo común, tiene que pasar siempre por el comité ético nacional”. La SEF, al final, es un organismo privado que asesora a la Administración sobre cuestiones que tengan relación con la salud reproductiva, pero es privada. Aunque firma contratos relacionados con su área con el Ministerio de Sanidad.

Turismo reproductivo

Pero otra de las sombras de la reproducción asistida es mucho más desconocida: el turismo para ser papás. “España siempre ha tenido muchísimo turismo reproductivo. No es solo que España haya sido de las primeras en hacer en reproducción asistida, sino que la ley es más permisiva que en otros países europeos. En Italia sólo podías fecundar 3 óvulos. En Noruega no puedes hacer análisis cromosómico para elegir. En Reino Unido donar semen no es anónimo”. Pero aquí es viable.

Llama mucho la atención en ciudades grandes, bien comunicadas y con algún tipo de reclamo extra. En Málaga, capital de la Costa del Sol, el 80% de las parejas pacientes de las clínicas privadas eran extranjeras, según fuentes conocedoras. Una situación similar se vive en la Comunidad Valenciana, Baleares y Cataluña, con un 60-70% de pacientes extranjeras.

La fiebre española se extiende ahora por Europa. Aunque aún está bastante más lejos de la radiografía nacional. Madrid cuenta con 48 clínicas y Barcelona, 49. En Oslo hace dos años sólo había un par. Ya son seis. Y las que quedan. Un todo o nada a la biología.

Las mujeres españolas cada vez deciden ser madres más tarde. Los datos recogidos por el INE en 2017 avalan este hecho y concluyen que la edad media de las madres que tienen su primer hijo es de 30,9 años. Dato que difiere mucho del de 1975, año en el que la edad de las nuevas madres era de 25,2 años de media. Entre las razones con más peso que llevan a las mujeres a postergar esta decisión están los motivos económicos. Exactamente un 70% de ellas alega este motivo como razón principal para tener a su hijo más tarde. Y la biología tampoco les favorece.

Date del INE de 2017

“El cuerpo no está tan preparado para tener un hijo como cuando teníamos 25 años. Nuestra reserva ovárica está bajo mínimos y los óvulos son de peor calidad; el embarazo natural es más difícil de conseguir y los tratamientos de fecundación in vitro son menos eficaces, bajando, por ejemplo, hasta un 15% – 18% su efectividad entre las mujeres de 40 y 41 años”, según explican Anna Veiga y sus colegas, del centro Dexeus Mujer, Departamento de Obstetricia, Ginecología y Medicina de la Reproducción del Hospital Universitario Dexeus, en su libro Ser madre a los 40 (y más allá).

Ante esta situación, aunque muchas mujeres lo intentan de forma natural y lo consiguen, otras, cada vez más, tienen que optar por un tratamiento de reproducción asistida para ser madres. España es el primer país europeo en elegir este tipo de técnicas y el tercero en el mundo, según datos el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. En 2014 se hicieron en el país 156.865 ciclos –tratamientos completos– con un total de 33.394 bebés nacidos en este periodo. La razón fundamental de este dato es que la ley española sobre la donación de gametos es distinta de la de otros países, sobre todo en el tema del anonimato, algo que influye positivamente en la donación, según los expertos. La regulación española no establece límite de edad para la reproducción asistida. Legalmente no existe ninguna pauta que lo aconseje o desaconseje. Sin embargo, la sanidad pública establece un máximo de edad de 40 años para poder acceder a estas técnicas y la Sociedad Española de Fertilidad y las clínicas privadas desaconsejan superar los 50.

Aunque los requisitos en estos centros son mínimos, según explica Rocío Núñez, subdirectora de la Clínica Tambre vía correo electrónico, ya que «solo se necesita para acceder a una técnica de reproducción asistida lo que marca la ley. En resumen, dos requisitos solamente: que sean mayores de edad y tengan buena salud, de forma que no se comprometa la vida de la paciente y del futuro niño”. Pero el problema para muchas parejas que quieren acceder a estas técnicas es el dinero; gran número de mujeres no se pueden permitir pagar una clínica privada, cuyos precios medios de los tratamientos oscilan entre los 4.000 y 6.000 euros, por lo que intentan optar al proceso por la vía de los servicios de sanidad públicos. Una opción por la que también podrán decidirse las mujeres solas y lesbianas a partir de 2019, gracias a que el Gobierno acabó con el veto el pasado julio que lo restringía a “parejas integradas por un hombre y una mujer” desde 2013.

Pero, exactamente, ¿qué requiere la Seguridad Social para cubrir este tipo de tratamientos? Estos son siete requisitos que necesitas para acceder:

1. Edad límite para los tratamientos: desde el momento en el que se inicia el tratamiento, la edad límite para las mujeres son los 40 años, mientras que para los hombres son los 55. Hay que tener en cuenta que en muchas comunidades las listas de espera son muy largas, pudiendo ir desde los seis meses hasta los dos años, lo que lleva a que muchas mujeres y hombres sobrepasen el límite de edad cuando van a iniciar el tratamiento, explican en una nota de prensa WOOM, empresa de tecnología para la mujer.

2. Problemas para concebir: es necesario que exista una incapacidad para lograrlo. Por ello, antes de comenzar cualquier tratamiento la pareja debe someterse a diversas pruebas de fertilidad. Por ejemplo, en el caso de la mujer, aparte de análisis y ecografía, también se desarrollan, según las necesidades o del tipo de patología: un estudio hormonal; radiografía de la zona pélvica; ecografía transvaginal; endoscopia a través del útero; biopsia de endometrio y/o cariotipo, que es el estudio cromosómico que se efectúa a partir de una muestra de sangre.

3. Hijos en común: no se ofrecen tratamientos por la sanidad pública a parejas que ya tengan hijos en común, excepto si el niño padece alguna enfermedad crónica grave o si solo uno de los miembros de la pareja tiene descendencia.

4. Uso del esperma: si se desaconseja el uso del esperma del cónyuge por motivos médicos se puede recurrir a muestras seminales de bancos de semen de donantes privados. El procedimiento dependerá del centro en concreto. Asimismo, en algunos casos se permite congelar el esperma del cónyuge cuando este está en perfecto estado, pero no lo permiten si el hombre necesita someterse a algún tratamiento que pueda alterar su producción, generalmente debido a motivos oncológicos.

5. Número de ciclos: el número de ciclos suele variar dependiendo de cada comunidad autónoma, pero en general es un de máximo tres ciclos en fecundación in vitro, cuatro intentos para inseminación artificial con semen conyugal, y seis si es de donante. La manera de recibir un ciclo depende en muchos casos de los centros. En algunos casos, si con el primer ciclo no se consigue el embarazo, la mujer debe volver a la lista de espera, sin embargo, en otros centros de sanidad pública se hacen los ciclos seguidos. En caso de no tener éxito en ninguno, no se le permite volver a acceder a los tratamientos de fertilidad o reproducción asistida a través de la Seguridad Social, como tampoco se le permite someterse a más si se logra una vez el embarazo.

6. Enfermedades en los pacientes: tener VIH, Hepatitis C o cualquier otra enfermedad grave con posibilidad de ser hereditaria también es un obstáculo a la hora de someterse a un tratamiento de fertilidad en la sanidad pública, y depende mucho de la comunidad autónoma. Estos pacientes serán derivados a centros con laboratorios preparados que lo incluyan en la cartera de servicios para que cumplan las especificaciones de cada paciente.

7. Pruebas especiales: hay ciertas pruebas que la mayoría de los centros de la Seguridad Social no cubren, como la ovodonación en el tratamiento de fecundación in vitro o el diagnóstico genético preimplantacional, debido a su elevado coste.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Reproducción asistida por la Seguridad Social: ¿cuáles son los requisitos?

Según un estudio realizado por la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), el 70% de las españolas de 35 años no tiene hijos. A medida que el tiempo avanza, los problemas para concebir van aumentando debido al deterioro de la calidad de los óvulos, unido a que la edad de los hombres también influye en la calidad y cantidad de espermatozoides.

Los tratamientos de reproducción asistida son una opción para aquellas parejas que tengan problemas de fertilidad y quieran tener un hijo. De hecho, actualmente España es el país más activo de la Unión Europea en Reproducción Asistida, según los últimos datos de La Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE por sus siglas en inglés), con 119.875 ciclos de tratamiento en 2015.

El 70% de las españolas de 35 años no tiene hijos

Para muchas mujeres y hombres de España, la única alternativa para poder acceder a un tratamiento de reproducción asistida es hacerlo a través de la Seguridad Social. Sin embargo, los recursos económicos limitados de que dispone la sanidad pública en España hace que se impongan algunos requisitos obligatorios para poder acceder a estos tratamientos.

WOOM, compañía tecnológica orientada a la salud de la mujer, ha elaborado un manual para ayudar a saber si las mujeres que quieran cumplen con los requisitos impuestos por la Seguridad Social.

REQUISITOS

– Edad límite para los tratamientos: desde el momento en el que se inicia el tratamiento, la edad límite para las mujeres son los 40 años, mientras que para los hombres son los 55.

– Problemas para concebir: es necesario que exista una incapacidad para lograrlo. Por ello, antes de comenzar cualquier tratamiento la pareja debe someterse a diversas pruebas de fertilidad.

– Hijos en común: no se ofrecen tratamientos por la sanidad pública a parejas que ya tengan hijos en común, excepto si ese hijo o hijos padecen alguna enfermedad crónica grave o si sólo uno de los miembros de la pareja tiene descendencia. En esos casos se suele realizar una valoración específica de la situación y será el hospital quien tenga la última palabra.

– Uso del esperma: si se desaconseja la utilización del esperma del cónyuge por motivos médicos se puede recurrir a muestras seminales de bancos de semen de donante privados. El procedimiento dependerá del centro en concreto.

– Número de ciclos: la manera de recibir un ciclo depende en muchos casos de los centros. En algunos casos, si con el primer ciclo no se consigue el embarazo, la mujer debe volver a la lista de espera, sin embargo en otros centros de sanidad pública se hacen los ciclos seguidos. En caso de no tener éxito en ninguno, no se le permite volver a acceder a los tratamientos de fertilidad o reproducción asistida a través de la Seguridad Social.

– Enfermedades en los pacientes: Tener VIH, Hepatitis C o cualquier otra enfermedad grave con posibilidad de ser hereditaria también es un obstáculo a la hora de someterse a un tratamiento de fertilidad en la sanidad pública, y depende mucho de la Comunidad Autónoma.

– Pruebas especiales: hay ciertas pruebas que la mayoría de los centros de la Seguridad Social no cubren, como la ovodonación en el tratamiento de fecundación in vitro o el diagnóstico genético preimplantacional, debido a su elevado coste. Asimismo son pocos los centros que ofrecen la vitrificación de ovocitos, que quedan reservados exclusivamente para aquellas mujeres que necesitan preservar su fertilidad por motivos médicos, como someterse a quimioterapia o radioterapia.

Porque salud necesitamos todos… ConSalud.es

La Sexta Noticias

¿Cuál es el máximo de intentos que nos permite hacer la Sanidad Pública?

En cuanto al número de ciclos del tratamiento, recogidos en la Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida:

La Seguridad Social cubre un máximo de tres ciclos en fecundación in vitro, aunque puede reducirse según el pronóstico de la paciente. Se estipula un máximo de tres preembriones en cada mujer en cada uno de los ciclos.

También existe un límite de cuatro intentos para inseminación artificial con semen conyugal, y seis intentos si el semen es de un donante. La receptora no podrá en ningún caso seleccionar el donante.

Además, las normativas autonómicas añaden otros criterios de inclusión en los programas de fertilidad. Por ejemplo, la normativa andaluza establece que el índice de masa corporal deberá ser mayor de 19 y menor de 32. Fuera de ese rango, dice el documento de la Junta, disminuyen las posibilidades de concebir.

La edad es un condicionante que determina la fertilidad natural en las parejas, y los facultativos notan que cada vez se tarda más en pedir ayuda: «Cada vez son más pacientes y cada vez las parejas acuden a consulta más tarde», explica Bárbara Romero, de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), organismo que recoge información de todos los centros de reproducción asistida, tanto públicos como privados.

En España, las mujeres tienen su primer hijo de media a los 30,8 años, un año más tarde que en 2010. Nuestro país sigue siendo el segundo país más tardío de la Unión Europea, por detrás de Italia, según los últimos datos de Eurostat.

A los 30 años, la probabilidad de que una mujer sana se quede embarazada es del 20% cada mes. A los 40 años baja al 5%, según datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF). En esta década vital, sin embargo, nacen más niños en España que en ninguna otra (234.662 el año pasado), una circunstancia que ha hecho florecer el negocio de la reproducción asistida.

El de la fertilidad es un fenómeno global: el mercado alcanzará en 2023 los 27.500 millones de euros en el mundo, con tasas de crecimiento anuales del 9%, según estimaciones de Allied Market. Una de cada seis parejas experimenta problemas de fertilidad en algún momento de su vida reproductiva, según la sociedad médica de fertilidad europea (ESHRE). Las familias se construyen más tarde, lo que en muchos casos obliga a desembolsar importantes cantidades para concebir, porque los sistemas sanitarios públicos no cubren la mayoría de los tratamientos. La necesidad ha generado un negocio cuyo rastro han olido los fondos de inversión.

En el mundo han nacido siete millones de bebés desde el primer tratamiento in vitro en 1978. En Estados Unidos la llamada ART, tecnología de reproducción asistida, facilita que nazcan más de 50.000 bebés cada año a través de 263.000 procedimientos de FIV (fecundación in vitro), cifra Research and Markets. Y el mercado potencial crece con más de siete millones de mujeres que retrasan la maternidad por circunstancias profesionales y personales cada año. En ese país alrededor de 480 clínicas, más de 100 bancos de esperma, un número desconocido de donantes de óvulos y 1.700 embriólogos compiten por un negocio muy lucrativo que, sin embargo, todavía está en pañales financieramente hablando. Apenas hay empresas que coticen en Bolsa más allá de anecdóticos proyectos como el de Jinxin Fertility, que comenzó a finales de junio en el mercado de Hong Kong. La cadena de reproducción asistida opera en EE UU y China y está participada por Warburg Pincus, un gran fondo de capital riesgo.

La misma cantinela de operaciones corporativas suena en España, un país que puede considerarse una potencia mundial en la materia y que lidera el número de tratamientos en Europa, por delante de Estados mucho más poblados como Alemania o Francia. El retraso de la maternidad, la escasa cobertura pública y una legislación permisiva se han conjugado en un momento de recuperación económica, provocando la expansión de muchas cadenas comerciales de servicios médicos. “Esto puede ser una burbuja, como ocurrió con temas de oftalmología o dentistas”, alerta la doctora Marisa López-Teijón, directora del Institut Marquès, uno de los pocos negocios familiares que quedan. Según un estudio de DBK Informa, los 285 centros privados del país facturaron 467 millones de euros el año pasado, casi un 5% más que el año anterior, y se espera una progresión similar este año y el próximo. Aquí el éxito se mide en ciclos (así se denomina cada intento; un tratamiento puede constar de uno, si hay éxito a la primera, o varios ciclos), y se realizan más que en ningún otro Estado de Europa, 140.000, un 17,5% del total, que incluye a Rusia.

“El mercado ha explotado en los últimos diez años”, repasa Jorge López, socio de Liceo Capital Partners. Cada poco tiempo se producen anuncios de fusiones o compras. Su empresa acaba de asesorar la unión, anunciada hace unos días, entre dos clínicas españolas, IVF Spain, con presencia en Alicante y San Sebastián, con la madrileña Procreatec. La semana pasada la empresa alemana Nextclinics, dueña del Instituto de Medicina Reproductiva (Imer), compraba dos bancos españoles de esperma y óvulos en Granada y Sevilla. El fondo francés Capzanine y el español Nexxus también están presentes desde el año pasado en Clínicas EVA. Sanitas (propiedad de la multinacional británica BUPA) compró una participación mayoritaria en la cadena de clínicas de reproducción asistida Ginemed en 2018, con seis centros en Andalucía. Y así, numerosos ejemplos.

López, que fue consejero delegado de Clínica Tambre, describe un sector “tremendamente fragmentado”, con un líder indiscutible, el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), por un lado, cinco grupos grandes y multitud de clínicas menores, “porque el acceso al negocio tradicionalmente era muy fácil. Un ginecólogo con experiencia podía montar una clínica y había más demanda que oferta”.

Primer hijo a los 32

Desde un punto de vista demográfico, el panorama en España es demoledor. Las mujeres tienen ahora 1,25 hijos de media frente a los 1,44 de hace una década y la edad media a la que dan a luz a su primer hijo ha crecido hasta los 32 años. Los nacimientos han caído casi un 30% en España en la última década. Y sin embargo, el negocio de la reproducción asistida crece y el número de clínicas va al alza. En 2006 participaron en el registro de la SEF 107 clínicas, públicas y privadas: el número se ha doblado en una década.

“La proporción de gente con problemas de esterilidad aumenta por la edad”, dice Luis Martínez, presidente de la SEF. “La edad media de la paciente que acude a las clínicas es de entre 38 y 40 años. Si busca el primero con 30 o 32 y le cuesta, se pondrá con el segundo a los 39 o 40. También hay segundas parejas que vienen con más edad. Y luego la gente que ha estado esperando a sacarse las oposiciones y comprarse el piso. Se ven jóvenes pero los ovarios tienen la edad que tienen”. Martínez cree que en las consultas de ginecología debería informarse a las mujeres de la caída de la fertilidad que se produce especialmente a partir de los 35 años. “Pero con cuidado, porque a veces asustan a un porcentaje de mujeres que no van a tener problemas para quedarse embarazadas”, añade.

Las cifras del INE muestran que los nacimientos de madres de más de 40 años ya suponen casi el 10% del total. Hace dos décadas eran solo el 2%. En 2018 hubo más madres de 40 (12.820) que de 25 (8.816). Esto ha propiciado que técnicas como la ovodonación adquieran cada vez más protagonismo en las clínicas españolas.

La fecundación in vitro se hace a menudo con óvulos de donantes jóvenes que perciben unos 900 euros como compensación. Según la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE, por sus siglas en inglés), la mitad de los ciclos con ovocitos donados de Europa se llevan a cabo en España. La mayoría, a pacientes extranjeras. En las clínicas del IVI la ovodonación ya supone el 35% de todos los tratamientos.

Transparencia. La Sociedad Española de Fertilidad explica en su código ético que en el proceso de consentimiento informado, “se deben explicar con total transparencia los costes derivados del tratamiento”.

Contratos condicionados. No es aconsejable la realización de “contratos condicionados”. La sociedad médica explica que no puede haber una contraprestación por parte del paciente que dependa de si se consigue o no la gestación, “ya que la actuación médica es siempre de medios y no de resultados”.

Intereses comerciales. El juicio clínico “no debe estar afectado por un beneficio económico o comprometido por intereses comerciales que supongan un conflicto de intereses”.

El bolsillo de los usuarios. Las condiciones económicas de los pacientes no pueden ser motivo de modificación de la indicación médica de un tratamiento.

Criterio. Los médicos no deben aceptar peticiones de tratamientos que no estén regidos por el criterio de indicación médica.

IVI, el gigante

El IVI tiene más de 65 clínicas en 11 países y 2.000 empleados. Desde 2017 se anuncia como el mayor grupo del mundo tras su integración con la estadounidense Rmanj. La empresa valenciana realizó el año pasado 32.500 ciclos. Según las cuentas de 2017 presentadas en el Registro Mercantil, tuvieron unas ventas de 210 millones. El IVI es un corredor que aventaja a un pelotón de empresas con facturaciones que rondan los 10-20 millones, pero que también se mueven. Eugin (75 clínicas en 15 países y 42.000 tratamientos), fue fundada por dos médicos hace más de 20 años en Barcelona y ha pasado por dos compras: el fondo madrileño ProA Capital adquirió la mayoría en 2010 y en 2015 pasó a manos de NMC Healthcare, un grupo hospitalario de Abu Dhabi que cotiza en la Bolsa de Londres. “Hemos experimentado un enorme crecimiento, estamos en 15 países con un equipo de 1.500 médicos, embriólogos y profesionales”, contesta por correo electrónico Eduardo González, consejero delegado para Europa y América Latina. “La legislación española en materia de reproducción asistida ha permitido este desarrollo”, explica.

Ginefiv, que emplea a un centenar de personas, es otro actor de este grupo (factura 12 millones de euros) tocado por la varita de los fondos de inversión. Desde enero es propiedad de Investindustrial, el fondo de la familia Bonomi, propietaria de Port Aventura. “Para nosotros supuso una oportunidad, porque aportan un know how técnico y apoyo económico muy importante”, dice Luis Español, su gerente. Explica este interés por el recorrido del mercado: “Desgraciadamente la maternidad se complica con la edad y nosotros tenemos cada vez pacientes más envejecidas. Cuando empecé en este negocio la media era de 33 años y ahora estamos en 39”.

En Eugin reconocen que su cliente tipo es parecido: una pareja de entre 38 y 40 años. Es, como describe Almudena Moreno, consejera delegada de las clínicas IVF Life, “un negocio con un mercado relativamente seguro por las dinámicas demográficas. Eso genera un movimiento de consolidación y de formación de grupos que muchas veces vienen de la mano de fondos extranjeros”. De modo que a una clínica de tamaño mediano ahora le van quedando menos opciones: “¿Sigo con mi negocio en desventaja, cierro, me incorporo a un grupo o me fusiono con otra?”, enumera Jorge López. “La presión competitiva que hay hace que tenga mucho sentido integrarse en una clínica más grande. Los doctores que suelen ser fundadores se han visto obligados a saber de marketing, de digital, finanzas… se ha sofisticado muchísimo”. El premio en rentabilidad, cifra, es alto: entre el 25% y el 30% (margen de explotación) para los grupos más organizados.

“Se han empezado a abrir clínicas por todas partes, pero el mercado pondrá las cosas en su sitio”, cree el ginecólogo Ignacio Palomo, propietario de la clínica Arpa Médica en Madrid. “Eso sí, ya no seremos los cuatro clásicos de hace 20 años”, razona.

El fenómeno ha llegado a los precios, y ahí los futuros padres deben dedicar tiempo a entender los conceptos médicos y técnicos que explican las variaciones de tarifas de un centro a otro. Clínicas EVA, por ejemplo, se expande a través de franquicias junto a los centros de estética Dorsia. Con 60 clínicas, facturan unos 10 millones y se consideran los “democratizadores de los tratamientos”, en palabras de José Luis Encinas, director de operaciones. “Queremos que todo tipo de pacientes tengan acceso a lo que hacemos. Nuestros médicos son eminencias, tenemos laboratorios propios de gran nivel y estamos en un rango de precios medio, ni somos los más caros ni los más baratos. De low cost, nada”. Incluso el líder del sector, IVI, tiene una segunda línea más asequible, Minifiv, que factura ya tres millones de euros.

Easyfiv, una de las empresas más baratas, se anuncia con “la esperanza de ser madre a precio justo”, y este mes tiene una oferta de tratamiento de 2.664 euros, la mitad de lo que puede costar en otro centro. ¿El motivo? No disponen de laboratorio propio ni de quirófano y aseguran que eliminan gastos superfluos. En cualquier caso, la práctica totalidad de los paquetes excluyen la onerosa factura farmacéutica.

Ignacio Mazzanti, presidente de la única asociación empresarial de clínicas de reproducción asistida (Anacer), que agrupa a una veintena de negocios de tamaño medio y pequeño, alerta sobre las ofertas muy baratas. “Muchas veces usan el precio como un gancho o reclamo en Internet para que la gente acuda. El low cost luego no lo es, porque son tratamientos que están compartimentados y se acaba pagando más que yendo a centros normales”, dice. Hay que asegurarse bien de si está incluida la transferencia (la introducción en el útero del embrión fecundado en laboratorio), el cultivo largo (mantener los embriones en cultivo hasta el día 5 o 6 antes de transferir) o el uso de incubadoras time-lapse (que permiten comprobar el estado de los embriones sin tener que sacarlos de la incubadora).

Ciertamente, el camino hacia la concepción es largo y exige rascarse el bolsillo. Eva María Berlal, autora del blog creandounafamilia.net, lo sabe por experiencia. Entre los 37 y los 44 años fue clienta de cuatro clínicas para concebir a sus tres hijos. “He pasado por cinco inseminaciones, cinco FIV, tres ovodonaciones y una donación de embriones. Me gasté muchos miles de euros de una herencia”. Cifra la media de inversión en este proceso entre un mínimo de 20.000 y hasta 50.000 euros porque, dice, “tienes que tener mucha suerte para quedarte a la primera”. Y no es fácil elegir con criterios objetivos el centro, porque todos parecen similares. “Hay un exceso de clínicas y no de calidad. Soy consejera delegada y también ginecóloga, y en España los médicos somos muy buenos, responsables, pero hay quien vive a base de la precariedad del personal sanitario”, ataca la responsable del Institut Marquès.

En un artículo que ha publicado en su bitácora personal, López-Teijón analiza que cada vez recibe “más pacientes con tratamientos de reproducción previos mal orientados y mal realizados”. Y añade que el algunas clínicas “sólo se busca la rentabilidad a muy corto plazo”. Recuerda que, además de en personal, hay otras partidas donde se puede recortar empeorando la calidad, como en instalaciones, material sanitario, formación, investigación y en subcontratar servicios (como laboratorios). Domingo Vázquez Lodeiro, médico responsable de la Unidad de Reproducción Humana Asistida en el hospital de Vigo de Vithas, insiste: “Todas las clínicas no ofrecen lo mismo”, cree, como análisis genéticos, biólogos especializados en cada técnica o tratamientos complementarios. Más allá de esta competencia comercial, lo que sí es cierto es que España se ha convertido en un destino para muchas extranjeras por varios motivos.

A diferencia de los países anglosajones, aquí rige el anonimato obligatorio de los donantes de esperma y óvulos, de modo que los descendientes no pueden conocer la identidad de sus progenitores biológicos ni establecer relación con ellos en la edad adulta. Eso hace que las donaciones sean mucho más fáciles en España a cambio de una compensación económica regulada por la ley.

Ventaja de 20 años

Además, aquí se practican tratamientos prohibidos en otros países, como el método ROPA, una variante de la fecundación in vitro aplicable a mujeres con pareja femenina (una es la madre genética al aportar el óvulo y la otra gesta al bebé). Tampoco hay limitaciones estrictas en la aplicación de los ciclos. “Hay un acuerdo y una visión común en la Sociedad Española de Fecundidad que no considera apropiado aplicar ciclos en personas mayores de 50 años. Es una recomendación, porque puede haber pacientes a las que con 40 años tampoco se lo recomendemos. La nuestra fue la legislación más progresista y la más temprana, llevamos 20 años de ventaja a muchos países”, resume Almudena Moreno, de IVF Life.

La regulación española ha facilitado la llegada de pacientes internacionales y las clínicas se han adaptado a ese escenario, contratando intérpretes y personal sanitario que habla varios idiomas. En algunas, sobre todo en Cataluña, más de la mitad de su actividad se dedica a las pacientes extranjeras.

“La ley española ha dado una gran ventaja competitiva que se traduce en que estamos a la vanguardia en tecnología”, asegura Jorge Barios, director comercial de HM, que tiene seis clínicas de reproducción asistida en España. “La ventaja también permite adaptarse rápidamente a los cambios regulatorios internacionales. Cuando Italia cambió su ley para permitir la ovodonación, centros españoles que recibían pacientes aquí, decidieron abrir sucursales allí”, añade. Así lo han hecho, por ejemplo, IVI o el Institut Marquès. Los pacientes extranjeros supusieron en 2018 un 24% del total atendidos en las clínicas IVI en España. “Recibimos pacientes de todo el mundo pero sobre todo de Francia, Italia, Alemania y Reino Unido”, según Agustín Ballesteros, director de IVI Barcelona.

Clínicas EVA y su firme objetivo de democratizar el sector de la reproducción asistida

Clínicas EVA y su firme objetivo de democratizar el sector de la reproducción asistida

Con el objetivo de que nadie se quede sin su derecho de formar una familia, Clínicas EVA mantiene su premisa de hacer accesibles los tratamientos de fertilidad. Para ello, Clínicas EVA ofrece, en sus cincuenta y nueve centros repartidos por todo el territorio español, promociones y ventajas destinadas a ayudar a todas las personas que lo necesiten: desde consultas médicas siempre gratuitas, hasta la posibilidad de financiar tanto el tratamiento como la medicación, planes de ahorro, el tratamiento de Inseminación Artificial gratuito, y bolsas de ayuda.

Si algo caracteriza a Clínicas EVA es su competitividad en cuanto a precios, sin renunciar a la máxima calidad, lo que permite el acceso de muchos pacientes a tratamientos de última generación. Para conseguirlo, Clínicas EVA cuenta con distintas iniciativas, entre ellas una bolsa de subvenciones dirigida a mujeres y parejas de toda España que necesitan un tratamiento de fertilidad.

Por otro lado, con el objetivo de concienciar a las mujeres sobre la importancia de conocer su reserva ovárica a modo de prevención, Clínicas EVA ofrece el Estudio Básico de Fertilidad Femenina de manera gratuita en todas sus clínicas. De esta forma, todas las mujeres que lo deseen pueden saber en qué punto se encuentra su fertilidad, y cuáles son sus posibilidades de concebir.

Acorde con su filosofía de democratizar el sector de la medicina reproductiva, en Clínicas EVA, tanto la primera visita médica como las siguientes, son gratuitas. Creen firmemente que cualquier persona debe tener derecho a estar informada y a que se le resuelvan todo tipo de dudas sobre fertilidad y reproducción asistida. Todas ellas pueden informarse sin compromiso en cualquiera de sus clínicas, sin tener que pagar nada antes de contratar un tratamiento de fertilidad.

Con el objetivo de concienciar sobre la importancia de salvaguardar la fertilidad, Clínicas EVA ha lanzado la campaña de prevención #TomateTuTiempo, para informar a las mujeres sobre la opción de prevenir a tiempo los problemas derivados de la infertilidad, y así evitar que muchas mujeres y parejas se encuentren con la única alternativa de tener un hijo con la ayuda de un donante.

Por si fuera poco, Clínicas EVA ofrece planes de ahorro adaptados a las distintas necesidades de las pacientes, para otorgar una mayor tranquilidad tanto económica como emocional. El Plan EVA es el primer plan de ahorro que, con un precio fijo más económico desde el principio, incluye tres ciclos de Fecundación In Vitro, con sus respectivas vitrificaciones y una criotransferencia. En caso de que la paciente consiga el embarazo antes de someterse a los tres ciclos completos, se le devuelve el importe correspondiente. Con esta iniciativa, Clínicas EVA pretende que la paciente esté centrada desde el principio en alcanzar su objetivo: ser madre. Además de este y otros planes adaptados a los pacientes (Programa de Embarazo Seguro de EVA, y Opción EVA), en todas las Clínicas EVA se ofrecen facilidades de financiación, tanto del tratamiento como de la medicación.

La inserción de la mujer en el mundo laboral y las altas exigencias del mundo actual han provocado que la mujer posponga su decisión de tener hijos hasta edades en las que sus reservas ováricas comienzan su declive. Según la OMS, en 1975 la edad media de las mujeres a la hora de concebir a su primer hijo era de 25 años. Actualmente, las españolas se quedan embarazadas por primera vez a los 31 años. Teniendo en cuenta que la edad influye en la capacidad de concebir, muchas parejas, cuando deciden tener un bebé, tienen dificultades para conseguirlo, y recurren a las clínicas de reproducción asistida.

Para conseguir una cita gratuita en cualquiera de sus centros, sin compromiso, el centro facilita la dirección web http://www.evafertilityclinics.es/

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Clínicas EVA sigue facilitando el acceso a la Reproducción Asistida

Con 36 centros en España, se convierte en la red de clínicas de fertilidad más grande de Europa, manteniéndose firme en su premisa: el acceso universal a los tratamientos de fertilidad

Viernes, 29 abril 2016, 20:58

Desde el nacimiento de EVA, su filosofía ha sido clara, democratizar el sector de la reproducción asistida y ofrecer precios asequibles a cualquier mujer y pareja que desee tener un hijo, para que nadie se quede sin su derecho a formar una familia.

El trato personalizado es una de sus señas de identidad. Cada paciente que acude a EVA para resolver su problema, no sólo encuentra un equipo de profesionales dedicados a conseguir el éxito en su tratamiento, también un trato cercano y exclusivo. Cada mujer es diferente y cada caso también, por ello no hay un tratamiento igual a otro, siendo todos absolutamente diseñados para cada paciente.

Un aspecto al que se dedica especial cuidado es a las instalaciones. Todas las clínicas EVA están diseñadas para que la paciente se sienta como en casa y están equipadas con la última tecnología.

Una de los rasgos que caracteriza a clínicas EVA es su competitividad en cuanto a precios sin renunciar a la máxima calidad, lo que permite el acceso de muchos pacientes a tratamientos de últimas generación.

Es el caso de la vitrificación de óvulos, la congelación de los mismos por tiempo indefinido y que permite posponer la maternidad hasta que la mujer encuentre que las condiciones vitales que la rodean son las óptimas para traer a su hijo al mundo. Todo un cambio en la concepción del embarazo y la mujer, que clínicas Eva ha bautizado como #larevolucióndelamaternidad.

Bajo este hashtag, la presentadora de televisión Paula Vázquez, madrina de las clínicas, ha introducido la técnica a los medios de comunicación y, por lo tanto, a las posibles interesadas: las mujeres que deseen congelar sus óvulos, y puedan así prevenir a tiempo, para poder ser madres con libertad, en el momento que ellas decidan, sin estar condicionadas por el reloj biológico, sin tener que recurrir a una donante y pudiendo tener hijos sanos en el futuro.

Una campaña de prevención que se ha puesto en marcha con el objetivo de concienciar sobre la importancia de salvaguardar la fertilidad.

A través de esta iniciativa las mujeres que lo deseen pueden conocer de forma gratuita en qué punto se encuentra su fertilidad y cuáles serían sus posibilidades de concebir, en el caso de querer quedar embarazada o preservar su maternidad para ser madre con garantías en el futuro.

Acorde con esta filosofía, en EVA se ofrecen todas las consultas médicas gratuitas. Creen firmemente que cualquier persona debe tener derecho a estar informada y resolver dudas sobre reproducción asistida. Por lo que cualquier mujer o pareja puede informarse sin compromiso en las clínicas, sin tener que pagar nada antes de contratar un tratamiento de fertilidad.

Además, apuestan por precios justos en todos los tratamientos de fertilidad, esto es posible renunciando a márgenes de beneficio más grandes que obtienen otras clínicas, y ofreciendo facilidades de financiación, en todos los tratamientos y en la medicación.

Como una facilidad más, en EVA cuentan con diferentes iniciativas, entre ellas, una bolsa de subvenciones a la que puede acogerse cualquier mujer o pareja que necesite un tratamiento de fertilidad. Esta bolsa de ayudas está dirigida a mujeres y parejas de toda España, las plazas son limitadas hasta agotar el fondo de ayudas disponible.

Recientemente la red de clínicas ha lanzado el PlanEVA, el primer plan de ahorro para conseguir el éxito en el embarazo. Incluye tres ciclos de FIV, y si la paciente consigue el embarazo antes de completarlos, se le devuelve el importe correspondiente.

Se trata de otro ejemplo de la política de precios del grupo, así como del interés en contribuir al acceso universal de los tratamientos de fertilidad.

El elevado precio de éstos, sufragado a duras penas, tras largas listas de espera y nunca de manera universal por la Sanidad Pública, dejan la reproducción asistida al alcance de muy pocas familias y personas individuales que quieren tener hijos, independientemente de su situación sentimental.

Clínicas Eva destaca asimismo por su política de atención al paciente y su apoyo humano y profesional en los procesos de reproducción asistida. Los centros cuentan con psicólogos que ayudan a las parejas, tanto a atravesar por el difícil momento de un diagnóstico negativo de embarazo, así como por toda la incertidumbre que se vive en torno a los procesos y las pruebas.

Conocemos el testimonio de Gloria, paciente de EVA. Gloria nos cuenta cómo ha cambiado su vida tras someterse a una FIV en las clínicas.

Hola, soy Gloria, y quiero invitar a todas las mujeres que desean ser madres, y la vida les ha puesto obstáculos para lograrlo, a que no se rindan y luchen hasta el final. ¡Sí se puede!

Les cuento mi historia. Hace 6 años mi pareja y yo, recién casados entonces, iniciamos la búsqueda de nuestro primer peque, era nuestro sueño poder conformar una familia en ese momento. Al cabo de 2 meses de búsqueda quedé embarazada, ¡qué felicidad! Pero nuestra alegría duró muy poco cuando me detectaron un embarazo ectópico demasiado tarde y a través de una cirugía de urgencias y casi muriéndome, los médicos decidieron extirpar las dos trompas. ¡Si, las dos! Cuando supe que las habían quitado (dos días después de la cirugía) sentí que mi sueño de ser madre se había esfumado, aun no sé cómo explicar esa sensación. Todo estaba bien un minuto y al otro me invadía una enorme tristeza; sin embargo, di gracias por mi vida y porque aún podría ser madre a través de algún tratamiento de fertilidad.

Dos años después iniciamos nuestra primera FIV a través de la Seguridad Social, todo pintaba excelente, supuestamente no tenía ningún problema (excepto no tener trompas), mi útero estaba perfecto y mis ovarios en su punto más álgido de producción, sin embargo en la primera transferencia tuve un aborto bioquímico. Mi mundo Nuestro mundo. Se vino abajo. Seguimos intentándolo dos veces más (transferencias de congelados) y no hubo suerte, los peques no se quedaban con nosotros.

Después de agotar las posibilidades en la Seguridad Social decidimos ir a una clínica privada; todas mis ilusiones estaban puestas en ese tratamiento, pero me llevé la peor decepción de mi vida: mis óvulos no fecundaban, de 13 que sacaron ninguno se convirtió en nuestro pedacito de cielo. A partir de ese momento pensé en que quizás mi destino no era ser madre y después de llorar juntos, Juan Diego y yo decidimos no intentarlo más, y un tiempo después barajamos la posibilidad de la adopción, hasta que por casualidad conocí Clínicas EVA (había escuchado alguna cuña de radio y había leído algo en las redes sociales) y me lancé a preguntar por el precio de los tratamientos y concertar una primera visita. Aunque habíamos decidido no intentarlo más, dentro de mí sí quería someterme a los tratamientos que fueran necesarios hasta conseguir el anhelado embarazo, y sé que Juan Diego también, pero nos daba mucho miedo otro NO, de esos que tanto duelen.

Fuimos a la primera visita, él (mi pareja) muy escéptico no quería otra decepción- yyo La verdad es que estaba muy ilusionada de volverlo a intentar. La primera impresión fue fantástica, el médico y la enfermera: los mejores, los más humanos del mundo. Salimos de esa primera consulta muy ilusionados y con muchas ganas de empezar a recorrer el camino para llegar a nuestro Dieguito. He de confesar que no fue nada fácil, los pinchazos, el estrés, la ansiedad, y para colmo uno de mis ovarios no fabricaba óvulos, ya imaginaréis mi decepción; aun así Juan (el médico) y Ana (la enfermera) me animaban a ser optimista. Cabía la posibilidad de parar la FIV e iniciar otra en el siguiente ciclo, todo dependía de la calidad de los óvulos que fabricaba mi único ovario bueno. ¡Y sí, continuamos con ese tratamiento!, en la punción sacamos 6 ovocitos, 5 de ellos maduros de los cuales fecundaron 4; y después de valorarlo (médico y bióloga), y teniendo en cuenta mi historia, decidieron que transferirían 3, yo estaba feliz y ansiosa, sabía que las dos semanas posteriores serían criminales, la espera fue agónica, solo pensaba en el momento en que me dijeran que sí, que estaba embarazada. Y el 16 de octubre fue ese día, de nuestros 3 campeones se quedó uno con nosotros: ¡nuestro Diego! La felicidad fue absoluta, lloraba, reía, saltaba, llamaba a toda mi familia es indescriptible lo que sentíamos en ese momento Juan Diego y yo. Nuestro sueño estaba a un paso de ser una realidad.

El embarazo fue precioso, cada instante lo vivimos con mucha felicidad y amor. Ver y sentir cómo crecía nuestro príncipe no tiene precio. Hoy tiene ya 20 días y está precioso, somos la familia que siempre soñamos.

Sólo quiero dar las gracias a Eva Murcia por el gran trabajo, por el trato tan humano (que no recibí en ningún otro sitio) y por esas ganas de ayudarnos a cumplir nuestro sueño. Nunca olvidaré ese Esta vez te vas a quedar embarazada de Juan, y así fue, viví mi embarazo y hoy disfruto de mi maternidad.

Si tuviera que pasar nuevamente por todo lo que pasé para llegar hasta mi Dieguito lo haría sin pensarlo dos veces. Todas las lágrimas no fueron nada frente a todas las sonrisas que llevo desde el 16 de octubre de 2014.

Pide tu cita gratuita para informarte sin compromiso aquí http://www.evafertilityclinics.es/

Clínica EVA Cartagena

C/ Jorge Juan, 11

¿Cómo elegir la mejor clínica de reproducción asistida para mí?

Es mucha información nueva que los pacientes deben asimilar de golpe y esto no siempre es fácil.

No obstante, el profesional deberá explicar tantas veces como sea necesario en qué va a consistir el tratamiento y resolver todas las dudas. Una paciente no debería irse a casa sin saber siquiera qué es la medicación hormonal que le han recetado.

Trato personalizado

Todos los tratamientos de fertilidad deben llevarse a cabo de forma totalmente personalizada, ya que van a depender mucho de la causa de infertilidad de la mujer o la pareja, de la edad, analíticas hormonales, antecedentes médicos, etc.

Por esta razón, los pacientes de reproducción asistida valoran mucho que sea un mismo médico el que lleve a cabo todo el seguimiento del ciclo, haga los controles y cada una de las partes del proceso.

Desgraciadamente, dos profesionales médicos pueden tener un distinto enfoque de un mismo caso y, por ello, dar instrucciones u opiniones contradictorias a los pacientes, lo cual les puede provocar una gran ansiedad durante el tratamiento.

Los pacientes deben tener en cuenta que van a poner su salud y la del futuro bebé en manos de un profesional médico y, por ello, éste debe ser una persona que les inspire total confianza y seguridad.

Tasas de éxito

Esta es una de las preguntas más frecuentes de los pacientes en las clínicas de reproducción asistida: ¿Qué probabilidad tengo de quedarme embarazada?

La respuesta depende principalmente de la edad de la mujer, causa de infertilidad y tipo de tratamiento. La mayoría de clínicas españolas publican sus resultados anuales en la página web de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).

Estas estadísticas no son fáciles de descifrar. Por ello, vamos a indicar cuáles son las tasas que aportan mayor calidad a la clínica:

Tasa de parto lo más importante de los tratamientos de fertilidad es que los pacientes lleguen a conseguir el nacimiento de un niño sano en casa. Por tanto, la tasa de parto es más importante que la tasa de implantación o la tasa de gestación. Tasa de embarazo único hoy en día se intenta concienciar tanto a profesionales como a pacientes de que la transferencia de más de un embrión puede dar lugar a complicaciones graves en el embarazo. El principal objetivo de la reproducción asistida es conseguir que todos los pacientes consigan el embarazo y nacimiento de un solo bebé.

En términos generales, la tasa de parto de la IA es del 9,6%, la tasa de parto de la IA con semen de donante es del 15,0%, la tasa de parto de la FIV-ICSI es del 26,0%, la tasa de parto de la ovodonación es del 40,6%, etc.

Como ya hemos dicho, estos porcentajes de éxito varían mucho en función de la edad de la mujer.

Precio de los tratamientos

En la medida de las posibilidades de cada persona o pareja, el precio no debería ser determinante a la hora de elegir una clínica. Sin embargo, el coste tan elevado de muchos de los tratamientos sí que supone una limitación para muchos.

A continuación, vamos a hablar de las cosas a tener en cuenta a la hora de hacer frente a los costes de los tratamientos de reproducción asistida.

Presupuesto inicial

Todas las clínicas ofrecen a los pacientes un presupuesto inicial antes de comenzar todo el proceso. De hecho, es recomendable pedir un presupuesto en dos o tres centros para poder comparar.

Un ciclo de reproducción asistida consta de múltiples procesos, pruebas, técnicas complementarias, etc. que no todos los pacientes van a requerir. Por ello, es muy importante asegurarse de lo que está y no está incluido en este presupuesto inicial.

Por ejemplo, algunos centros incluyen pruebas como el seminograma, las analíticas hormonales, la vitrificación de embriones o la prueba de embarazo, mientras que otros no incluyen nada de eso. Por esta razón, algunos presupuestos pueden parecer, a priori, más baratos que otros, pero el paciente debe tener claro qué es lo se incluye.

Por otra parte, el precio de la medicación nunca está incluido en el presupuesto, ya que puede variar mucho de una mujer a otra, así que al presupuesto inicial habrá que sumar unos 400-1.000€ de los fármacos hormonales.

Si quieres conocer de forma detallada los precios de todas las técnicas de reproducción asistida, puedes seguir leyendo aquí: Los precios en los tratamientos de fertilidad.

Financiación

En general, todas las clínicas de reproducción asistida ofrecen la opción de financiar los tratamientos.

En función de cada centro y banco con el que trabajen, puede haber una comisión de apertura entre el 1 y el 2% que prorratean mensualmente en la cuota o que, por el contrario, se paga de forma íntegra en el primer mes.

Los documentos necesarios que debe aportar el paciente para ello son los siguientes:

  • Última nómina o, en caso de ser autónomo, declaración de la renta
  • Fotocopia del DNI
  • Número de cuenta para la domiciliación

Normalmente, la entidad financiera suele dar una respuesta inmediata o en un plazo máximo de 48 horas.

¿Cuándo es necesario acudir a una clínica de reproducción asistida para conseguir un embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Se considera que una pareja tiene problemas de fertilidad cuando, tras un año de relaciones sexuales continuadas, no se produce la gestación. A partir de este momento, se recomienda acudir a una clínica de fertilidad para empezar a hacer pruebas diagnósticas, averiguar cuál es la posible causa de esterilidad e indicar un tratamiento adecuado.

¿Hay alguna edad máxima para poder hacer un tratamiento de fertilidad en una clínica?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí y no. En principio, la ley 14/2006 no indica nada sobre una edad máxima para ser madre. Sin embargo, existe un consenso entre los profesionales de reproducción asistida en España para no aceptar a mujeres mayores de 49 años debido a los riesgos que supone un embarazo de estas características para la madre y el futuro bebé. No obstante, hoy en día hay algunas pocas clínicas que aceptan a mujeres hasta 53 años si éstas gozan de buena salud.

Puedes leer más sobre este tema aquí: ¿Se puede ser madre con 50 años?

Si quieres obtener información detallada sobre las clínicas de reproducción asistida que hay en España y hacerte una idea aproximada de sus servicios, te animamos a visitar nuestro directorio de centros en el siguiente enlace: Clínicas de reproducción asistida en España.

Para leer un poco más sobre las técnicas de reproducción asistida, saber las diferencias y cuándo están indicadas, puedes acceder al siguiente post: Diferencias y complejidad de las técnicas de reproducción asistida.

La pareja que denunció a una clínica de fertilidad en EE.UU. porque la mujer dio a luz a dos hijos que no eran suyos (y que ni siquiera eran hermanos entre sí)

Derechos de autor de la imagen Science Photo Library Image caption La pareja dice que invirtió más de US$100.000 en el tratamiento.

Una pareja asiática que intentó concebir con un tratamiento de reproducción in vitro aseguró que un error cometido por la clínica de fertilidad en California, Estados Unidos, hizo que la mujer quedara embarazada de los niños equivocados.

Una demanda presentada en Nueva York dice que la pareja se quedó atónita tras el nacimiento, al ver que sus hijos eran dos niños varones no asiáticos, señalaron medios estadounidenses.

Según el documento, pruebas de ADN confirmaron que los niños no están relacionados biológicamente con la pareja y por esta razón la pareja renuncia a la custodia.

  • Jean Purdy, la científica pionera que ayudó a desarrollar la fecundación in vitro y nunca fue reconocida

Hasta el momento, la clínica no ha respondido a las acusaciones.

La pareja -identificada en la demanda solo como AP y YZ para minimizar «la vergüenza y la humillación- dice que por años intentó concebir antes de gastar más de US$100.000en el tratamiento (que incluye el procedimiento de fertilización in vitro, medicación, pruebas de laboratorio, viajes y demás costos).

El tratamiento de fertilización in vitro (IVF, por sus siglas en inglés) consiste en fertilizar el óvulo fuera del cuerpo de la mujer para introducirlo luego en su útero para que crezca y se desarrolle.

Abogados de la pareja le dijeron a la BBC que sus clientes sufrieron a causa de la «conducta groseramente negligente e imprudente» de la empresa involucrada.

«Nuestro objetivo con esta demanda es obtener compensación por las pérdidas de nuestros clientes así como garantizar que esta tragedia nunca vuelva a ocurrir», señalaron los abogados.

Tampoco son hermanos

La demanda, presentada la semana pasada, acusa a CHA Fertility y a dos hombres identificados como sus dueños y directores de cometer ofensas incluidas mala praxis y provocación intencional de angustia emocional.

El documento señala que tras el nacimiento el 30 de marzo, la pareja «quedó en shock al ver que los bebés, que según les habían dicho habían sido gestados con su material genético, no parecían serlo».

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Según el documento de la demanda, pruebas de ADN muestran que los niños no están vinculados genéticamente ni entre sí ni con la pareja.

Las primeras señales de que algo no estaba bien aparecieron durante una ecografía que reveló que se trataba de dos varones, pese a que los médicos les habían dicho que no se habían usado embriones de varones durante el tratamiento.

Los médicos señalaron en ese momento que las ecografías eran imprecisas.

  • La pareja que pudo tener una hija por fecundación in vitro gracias a una campaña de crowdfunding en Facebook

Además de no estar genéticamente relacionados con la pareja, los bebés no están vinculados entre sí, dice la demanda.

En su página, CHA Fertiliy dice ofrecer «el más alto grado de cuidados personalizados…» y asegura tener un «elevado sentido del deber».

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *