Cesion de uso

En este post te hablamos del contrato de cesión de derechos de un inmueble. Seguro que has oído hablar que una persona mayor con un piso en propiedad, cede ciertos derechos sobre su vivienda a condición de que la otra parte le pague una renta mientras viva. O tal vez el caso en el que, tras la separación del matrimonio, el hijo se queda con el usufructo de la vivienda hasta que alcance la mayoría de edad.


  • Modelo de cesión de un inmueble gratis.
  • Contrato de cesión de un inmueble gratis.
  • Si necesitas ayuda a la hora de elaborar tu contrato de cesión de un inmueble contacta con nosotros.
  • 8 ventajas de hacer un contrato de compraventa de un inmueble

Finalidad del contrato de cesión de derechos de un inmueble

La finalidad de este contrato es aportar seguridad, tanto al propietario de la vivienda como a la persona que obtiene los derechos, a la hora de saber qué puede hacer este último con el inmueble. En un contrato se pueden detallar cuáles son los derechos que se ceden y las respectivas obligaciones de las partes, especialmente los de la parte que recibe los derechos sin ser propietaria.

Quién es el propietario de la vivienda cuando se realiza la cesión

Hay que aclarar que cuando se ceden los derechos sobre un inmueble, no se trata de una venta o de una herencia. Si se tratara de una herencia, una de las dos personas tendría que estar muerta, :), y en este caso las dos partes están vivas. En el contrato de cesión de derechos de un inmueble, se produce una cesión “inter vivos” (entre vivos).

Tampoco se puede hablar de donación, ya que la donación implica que la propiedad del bien pasa de una persona a otra. En este caso, el propietario del bien inmueble, cede algunos derechos pero no la propiedad del inmueble.

Lo que si podemos incluir a la hora de ceder los derechos es el derecho de usufructo. Es decir, la persona que gana los derechos, puede alquilar o explotar el inmueble, pero nunca sería el dueño del mismo.

¿Para qué se utiliza este contrato de cesión de un inmueble?

El contrato de cesión de derechos de un inmueble tiene varias aplicaciones prácticas en la vida real.

  • Que el cedente transfiera un derecho a fin de saldar una deuda que tiene pendiente.
  • Que se trate de una venta mediante la cual el cesionario paga una cantidad de dinero por el derecho que recibe.
  • Que se trate de una liberalidad del cedente transfiriendo de forma gratuita su derecho.

¿Es mejor alquilar tu vivienda o un contrato de cesión de derechos de un inmueble?

La ventaja del contrato de alquiler es que ganamos más dinero, pero no disponemos de la vivienda durante la cesión. En el caso de la cesión, podemos ceder ese derecho de alquiler o explotación a cambio de algo que estimemos en el contrato.

Una cesión es un caso muy concreto donde el dueño del piso “da” el bien a otra persona para que lo use.

Puede hacerse por precario o comodato.

La cesión gratuita de viviendas, según los datos del Banco de España, representaba en diciembre de 2013 un 6,9% del total del parque de viviendas, el nivel más alto desde 1986. El aumento de esta forma de tenencia de vivienda ha crecido durante estos años como consecuencia de la dificultad de algunos colectivos por acceder a la vivienda. Es una práctica común entre familiares, y aunque ahora no copa titulares como hace un par de años, existe un volumen importante de casos a día de hoy.

Legalmente, el contrato de cesión del uso de un inmueble se podría tipificar como “el contrato de habitación es un derecho sobre cosa ajena de carácter personalísimo, mediante el que el cedente cede el uso de un inmueble al cesionario y su familia para que habiten en el mismo”, explica Guzmán López y Miguel, director del departamento de derecho inmobiliario de Adarve Abogados. Este bien no puede ser cedido, arrendado, enajenado o hipotecado, según el Código Civil.

Con el contrato por delante

La cesión gratuita de viviendas se rige por un contrato de cesión en precario que puede ser verbal, algo común en las familias. El dueño de la vivienda es el cedente y quien la recibe el cesionario. «Aunque no es un requisito legal, es altamente recomendable hacer un contrato por escrito”, explican desde Adarve. “Si se hace en escritura pública, y se acepta la tesis de que se trata de un derecho real, podrá además tener acceso al Registro de la Propiedad como una carga sobre la vivienda».

La OCU tiene en su web un modelo de contrato de cesión donde se fijan las cláusulas básicas que debe contener la cesión. En primer lugar, que se trata de un uso gratuito, sin plazo concreto, solo con el único requisito de comunicar el cedente el fin de la cesión al cesionario y que el pago de los gastos del uso de la vivienda corresponda al cesionario. También se fijan posibles indemnizaciones en casa de que cesionario no devuelva la vivienda en el plazo estipulado.

Casos habituales de cesión gratuita

A pesar de que lo más habitual es la existencia de relaciones familiares o de amistad entre cedente y cesionario, también puede hacerse con terceros con los que no existe relación previa. Los casos más comunes son, según Adarve Abogados, “casos de medidas cautelares de separación o divorcio en los que se atribuye la vivienda a los menores para que el cónyuge ejerza la patria potestad o la guardia y custodia, así como el reparto inter vivos del patrimonio entre los futuros herederos, reservándose el cesionario el derecho a habitar la vivienda de forma vitalicia o por testamento”.

También los bancos ceden parte de las viviendas que tienen en stock sin vender a ayuntamientos u organizaciones no gubernamentales para que las pongan a disposición de gente con problemas económicos. “Cuando se trata de la cesión de un inmueble a una ONG, es recomendable firmar un contrato de habitación gratuito que regule los derechos y obligaciones de ambas partes, incluido el tiempo de estancia, para evitar malentendidos”, aconseja Guzmán López.

Hasta que la situación se arregle

En Cáritas Madrid gestionan la cesión de viviendas a través de un programa de acompañamiento a las familias que están en una difícil situación económica hasta que consiguen restituir su economía. “Hace tiempo tuvimos un programa para canalizar la vivienda de familias que nos proponen cederla durante un tiempo determinado a familias con necesidad de vivienda. Ahora preferimos poner en contacto a las familias para que gestionen directamente la cesión sin nuestra intervención”, explica José Carlos García, responsable del Servicio de Vivienda de Cáritas Madrid.

Lo habitual es que los propietarios cedan la vivienda en herencia a Cáritas, que a su vez la cede en arrendamiento a las personas con problemas. “No es un alquiler social, lo que hacemos es ceder la vivienda por el importe que puedan pagar durante el tiempo que les cueste superar los problemas económicos”, matizan desde Cáritas. Además, tienen un programa de vivienda pública a través del IVIMA que termina en 2017, por el que se cede vivienda a personas en situación de vulnerabilidad hasta que recuperan su situación económica.

¿Precario o comodato?

La cesión gratuita de la vivienda puede hacerse por precario o comodato, la diferencia es que en el segundo caso se realiza para un uso y tiempo determinado. La forma jurídica adoptada determina cómo se puede dar por finalizada la cesión. Si se hace en precario, para recuperarla solo es necesario pedir la devolución al cesionario y si no abandona la vivienda habría que comienzar un proceso de desahucio.

Cuando se realiza la cesión a través del comodato solo se puede reclamar cuando ha pasado el tiempo fijado o se cambia el uso para el que fue cedida la vivienda. “En este caso el cedente no tendría en principio el derecho unilateral a exigir el abandono de la vivienda en cualquier momento, sino solo por las causas que se regulen en el contrato”, matiza Guzmán López.

Jurisprudencia y fiscalidad

Si se cede la vivienda a un hijo y este se divorcia, podría haber problemas. La jurisprudencia del Tribunal Supremo ha establecido en estos casos el cedente podrá recuperar la vivienda por la vía del desahucio por precario, ya que pesa el derecho de propiedad sobre el derecho de familia. El arbitraje puede ser una fase previa o alternativa a la vía judicial. Ambas fórmulas serían aptas para recuperar la propiedad.

En cuanto a la fiscalidad, la cesión de la vivienda debe ser declarada por parte del cedente en el IRPF como una imputación de renta inmobiliaria, “precisamente por ser gratuita y no generar un rendimiento de capital inmobiliario”, matiza Guzmán López. Así lo reconoce la Dirección General de Tributos en una consulta vinculante. Aunque no se obtengan rendimientos de esta cesión, el cedente debe efectuar la imputación de rentas inmobiliarias establecida en el artículo 85,porque se trata de un inmueble urbano que no genera rendimientos del capital inmobiliario, según la Ley 35/2006 de IRPF.

En qué consiste la cesión gratuita de vivienda

Más allá de las opciones de la compra y el alquiler existe una tercera fórmula, la cesión gratuita de viviendas, que en los últimos años, debido a la crisis, ha aumentado considerablemente, sobre todo entre familias y conocidos. Esta opción consiste, como su nombre indica, en ceder el uso de un inmueble para ser habitado sin cobrar nada a los beneficiarios.

Aunque no se establece compromiso económico alguno, y pese a la confianza que se presupone entre las dos partes, es muy conveniente documentar los acuerdos, ya sea entre parientes o amigos. Por ello siempre es recomendable firmar un contrato de cesión (la OCU ofrece en su web un modelo) para dejar claro que en ningún caso la persona que disfruta de la casa puede adquirir el derecho de propiedad por el mero hecho de haberla ocupado de manera continuada.

Las cláusulas básicas de dicho contrato son las que establecen el uso gratuito de la vivienda y sin plazo concreto. Se fija igualmente que el pago de los gastos del uso de la vivienda corresponde al cesionario*. Y así mismo el hecho de que cuando el cedente comunique el fin de la cesión al cesionario, éste deberá reintegrar la vivienda en un plazo no superior a 30 días. También pueden fijarse posibles indemnizaciones en caso de que el cesionario no devuelva la vivienda en el plazo estipulado.

*El dueño de la vivienda es el cedente y quien la recibe el cesionario.

Precario y comodato

Hay dos maneras legales de hacer una cesión gratuita de vivienda, con un contrato en precario o según la fórmula comodato, y será la forma jurídica adoptada la que determinará cómo se puede dar por finalizada la cesión.

Si la opción escogida es en precario, para recuperar la vivienda solo es necesario pedir la devolución al cesionario, y si éste no la abandona en el plazo solicitado habría que comenzar un proceso de desahucio.

Si el acuerdo es comodato, previamente se habrán establecido un uso y tiempo determinados por contrato, con lo cual es la ley la que marca la obligación de abandonar el inmueble.

La contrapartida es que con la opción comodato solo se puede reclamar la vivienda cuando ha pasado el tiempo fijado o se cambia el uso para el que fue cedida (esta no puede realquilarse, ni dedicarse a actividades comerciales, etc). En cambio, en precario puede pedirse la devolución cuando el cedente unilateralmente lo considere oportuno.

Compartir este artículo

if(function_exists(‘rdfa_breadcrumb’)){ rdfa_breadcrumb(); }

¿Quiere hacernos una consulta jurídica sobre este asunto? Pinche aquí y nuestros abogados solucionarán su duda legal en 24/48 horas.

Se entiende por precario la situación que se da cuando una persona tiene la posesión de una cosa, normalmente un bien inmueble, sin ser su dueño. El dueño tolera dicha posesión, pero ello no significa que otorgue al poseedor ningún derecho sobre la cosa.

De este modo:

– el poseedor de la cosa carece de título

– el poseedor no consolida ningún derecho sobre ella

– el dueño de la cosa puede reclamarla en cualquier momento..

Se trata de un supuesto no regulado expresamente en nuestra legislación civil. De hecho, sólo se refieren al precario las normas de carácter procesal relativas a conceder al dueño de la cosa una acción de desahucio contra el poseedor, acción encuadrable dentro del procedimiento verbal.

A) En general, el precario es una situación de hecho que puede provenir de una posesión sin título, de una posesión meramente tolerada, o de una posesión concedida graciosamente por el dueño de la cosa.

La posesión sin título puede surgir de no existir dicho título, o haber éste concluído sus efectos, o devenido ineficaz.

En ambos casos el precario se regulará por las reglas de la posesión, siendo el precarista un poseedor de buena o mala fe, según los casos.

Este tipo de precario es algo que siempre ha estado relacionado con la posesión, derecho real, pero «de hecho».

B) Por otro lado, parece claro que si el precario normalmente es una situación de hecho, podrá serlo «de derecho», esto es, podrá pactarse un verdadero contrato. Tal situación ha sido muy discutida, pues esta figura entonces estará más cerca del comodato (préstamo de cosa no fungible) que de la propia posesión.

Lo anterior tiene importancia, pues según se considere una opción u otra, habrá de regirse el precario, al no tener regulación propia, por lo pactado y por las normas de la posesión o del comodato, instituciones distintas y con regulación diferente, pero ambas dentro del Código Civil español y según se trate.

En nuestro derecho el precario no es regulado en el CC, apareciendo solamente en el artículo 250 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que al regular el procedimiento verbal admite su utilización “para la recuperación de la plena posesión de una finca rústica o urbana, cedida en precario por el dueño, usufructuario o cualquier persona con derecho a poseer dicha finca” .

Obviamente tratándose de una situación posesoria no es objeto de inscripción registral, quedando excluida su inscripción por el artículo 5 de la Ley Hipotecaria.

¿Quiere hacernos una consulta jurídica sobre este asunto? Pinche aquí y nuestros abogados solucionarán su duda legal en 24/48 horas.

CESIÓN “EN PRECARIO” – DESAHUCIO POR PRECARIO (II)

.
De la STS 29 julio 2013 (y ya antes, desde la STS de Pleno de 16 septiembre 2010) resultaría que entre coherederos ha de entenderse en sentido amplio la expresión ”cesión en precario” empleada por el art. 250 LEC. ¿Y en los demás casos? Probablemente por coherencia así habría también que entenderlo; se constata empero que no siempre ocurre así (cfra. SAP de Las Palmas, 12 Diciembre 2013). ¿Por qué?
.

“Este Tribunal de Apelación ha aplicado la tesis acogida por varias Audiencias Provinciales de que, conforme a la actual redacción del artículo 250.1.2 de la Ley de enjuiciamiento civil, ha de ser el actor, o su causante, quien haya cedido la finca en precario (cesión a título gratuito y a su ruego) al demandado que la disfruta sin pagar renta ni merced…

Se trata del concepto estricto o restringido, que tiene su origen en lo que, en Derecho romano, se denominaba precario (de “preces”, ruego, imprecación) para referirse al contrato por el que una persona concedía a otra el uso gratuito de una cosa con la facultad de revocársela a su arbitrio…” (SAP de Las Palmas, 12 Diciembre 2013)

.
Dedicamos a esta materia cinco entradas: I, la presente, III, IV y V
.

.
LA POLÉMICA

Partamos de la literalidad de dicho artículo.
.

Artículo 250 LEC. Ámbito del juicio verbal. 1. Se decidirán en juicio verbal, cualquiera que sea su cuantía, las demandas siguientes:… 2.º Las que pretendan la recuperación de la plena posesión de una finca rústica o urbana, cedida en precario, por el dueño, usufructuario o cualquier otra persona con derecho a poseer dicha finca.

.
Se constata que la expresión “cedida en precario”, empleada por dicho art. 250.1.2º LEC vigente -2000-, no existía en la antigua LEC 1881.

Artículo 1565 LEC 1881 (derogado). Procederá el desahucio y podrá dirigirse la demanda:… 3.º Contra cualquier otra persona que disfrute o tenga en precario la finca, sea rústica o urbana, sin pagar merced, siempre que fuere requerida con un mes de anticipación para que la desocupe.

Pues bien, unos tribunales vienen interpretando el ámbito del juicio de precario en un sentido restringido, prístinamente romano: Si falta una cesión voluntaria –graciosa- del inmueble, no hay precario (sentencia de la AP Baleares de 17 de enero de 2007; así, no habría precario en caso de posesión sin título meramente tolerada –pero sin previa cesión- por el propietario -o sus causahabientes- o arrancada por la violencia a dicho propietario). En cambio, otros tribunales consideran justamente lo contrario (SAP Asturias, sec. 7ª, S. 30-9-2002). Y así, que sepamos, hasta nuestros días.

Se trata de un tema que en su día y con detalle estudiamos en otra entrada (más aquí).

“…esta Audiencia Provincial se ha pronunciado en múltiples ocasiones en el sentido siguiente:

El artículo 1565 de la LEC de 1.881 disponía en su numero 3º que procedería el desahucio frente a cualquier persona que disfrutara o tuviera en precario la finca sin pagar renta o merced. La LEC vigente, en cambio, establece en su artículo 250.1 , 2 o un juicio verbal especial por razón de la materia para resolver aquellas controversias en las que se pretenda la recuperación de la plena posesión de la finca “cedida en precario”.

Ambas regulaciones implican distintos conceptos de precario puesto que el que se seguía en el artículo 1565 de la ley anterior, según reiterada doctrina, no se limitaba a hacer referencia al uso de una cosa por parte de una persona mientras lo permitiera el dueño cedente (sentido originario del precario en el Digesto), sino que se extendía a todas aquellas situaciones en las que sin pagar renta o merced se utilizaba la posesión de un inmueble sin titulo para ello (o cuando el que se invocara había devenido ineficaz), con lo que el concepto originario de precario se fue ampliando por la jurisprudencia hasta equipararlo a toda situación de hecho que implicara la utilización gratuita de un bien ajeno cuya posesión jurídica no correspondiera al detentador, partiéndose de una falta de título que justificase tal posesión, por no haberla tenido nunca o por haberla perdido posteriormente. Es dentro de este amplio concepto de precario donde se podían plantear cuestiones de cierta complejidad que resultaban imposibles de resolver por los estrechos márgenes del juicio de desahucio por precario, con la limitación que se imponía en materia de medios de prueba.

Por el contrario, en la regulación actual del artículo 250.1,2º de la LEC se recoge un concepto mucho más restringido de precario, pudiendo decirse que el legislador ha vuelto al antiguo definido por el Digesto, ya que el precepto señala que este procedimiento será el que deba utilizar quien pretenda la plena recuperación de una finca “cedida en precario”, lo que supone una mayor precisión que en la definición anterior puesto que da idea de una relación entre partes por la que una cede a la otra el uso de un inmueble a título gratuito y a su ruego. Consecuencia de lo que acaba de decirse es que sólo podrá emplearse este procedimiento verbal cuando el inmueble litigioso haya sido cedido en esas condiciones por el actor o su causante, sin que este juicio pueda ser cauce adecuado para resolver todas aquellas situaciones que de acuerdo con la jurisprudencia anterior podían considerarse incluidas en el concepto de precario” (SAP Santa Cruz de Tenerife 6 febrero 2012)
.
& & &

“La jurisprudencia ha ido… ampliando el concepto de precario hasta comprender en él, no solamente los supuestos en que se detenta una cosa por la tolerancia, condescendencia o concesión graciosa de su dueño, sino también todos aquellos en que el demandado tiene la posesión de mero hecho de una cosa, sin pagar merced y sin ningún título para ello, de modo que la simple oposición del propietario pone fin a la tolerancia y obliga al que posee a devolver la cosa a su dueño (SS TS 13 febrero 1958, 30 octubre 1986, 31 diciembre 1992, 31 enero 1995, 29 febrero 2000 y 26 diciembre 2005)” (SAP La Coruña 17 enero 2013). En idéntico sentido, SAP Barcelona, seccion 13ª, 20 enero 2010.

¿CESARÁ ALGÚN DÍA LA POLÉMICA?

Probablemente no. Es natural que los tribunales tiendan a buscar la justicia del caso concreto, con descuido de la incoherencia de conjunto y daños colaterales -particularmente, por razón de inseguridad- que la solución aplicada pueda acarrear. Alguien, empero, debería poner orden, también en esto.

Para evitar casos como el que ahora evidenciamos venimos postulando la conveniencia de una jurisprudencia “informática” y del hipertexto normativo, cuestiones sobre las que volveremos en la última entrada del bloque que dedicamos al desahucio por precario.

Ya hemos visto que, por coherencia con lo dispuesto para el caso de los coherederos en la STS 29 julio 2013 (y ya antes, desde la STS de Pleno de 16 septiembre 2010), la polémica no debería subsistir. Eppure…

Una eventual indefensión de la parte, pese a los limitados efectos posesorios de este tipo de procedimiento -no obstante su carácter plenario-, podría subyacer. O tal vez la tentación de obviar la siempre difícil y discutible elucubración sobre la suficiencia o no de la fundamentación -y prueba- de lo aportado por el demandado, cuando se estima insuficiente, recurriendo al fácil expediente de dar a la expresión “cedida en precario” (art. 250.1.2º LEC) un sentido restringido (graciosa concesión a su ruego del uso de una cosa mientras lo permite el dueño cedente; en tal sentido, SAP de e Santa Cruz de Tenerife 10 julio 2009).

Idem SAP Girona 14 septiembre 2009, en un asunto en el que existían dudas acerca de la titularidad dominical de la demandante sobre la casa ocupada por los demandados -en concreto, sobre si la finca que adquirió en una subasta administrativa comprendía efectivamente dicha casa.

“Y es que, como dice la Sentencia de la AP Baleares de 27 de septiembre de 2007, sec. 5ª, nº 371/2007, rec. 383/2007 «esta tesis salva el problema que se produce en estos procedimientos, cuando la parte demandada, en contraposición a las pretensiones de la actora, busca fundamentar su oposición en el reconocimiento de algún título que ampare su posesión (dominio, habitación, usufructo, arrendamiento, etc.), y que no pueda, sin embargo, ser planteada en reconvención, si por cuantía no es cuestión que pueda ventilarse por los trámites del procedimiento verbal (artículo 438 de la LEC); esto es, se trata de evitar que este procedimiento, que como en todo tipo de juicio verbal y según exposición de motivos de la LEC, debe caracterizarse por la simplicidad de lo controvertido y su pequeño interés económico, se lleguen a dilucidar, con pretensiones complejas, que deberían seguirse a través de un procedimiento ordinario, resultando la inconveniencia de reconducir al procedimiento de precario, y tal como ya se ha pronunciado esta Sala, acciones reivindicatorias de dominio, o declarativas en relación con un contrato de arrendamientos, susceptibles de provocar indefensión en la parte demandada, que en muchas ocasiones, se vería imposibilitada de plantear reconvención»…

En el caso reexaminado el dueño, en virtud de título consistente en el auto de adjudicación de subasta de fecha 15/12/2009 recaído en el procedimiento de ejecución hipotecaria 1.620-2007 del Juzgado de Primera Instancia nº 1 de los de Las Palmas de Gran Canaria seguido frente al deudor hipotecario que era la mercantil “Pitsburg Trade, S.L.”, ha alegado en su demanda que la posesión por el demandado de la vivienda hipotecada carecía de justificación alguna y que la poseía “a precario sin abonar renta ni merced”.

El poseedor de la vivienda presentó en el juicio un documento privado de compraventa de la referida vivienda fechado en Las Palmas de Gran Canaria el día 17/05/2007 por importe de ciento cincuenta mil euros que el vendedor “Pitsburg Trade, S.L.” representado por su apoderado Luis Miguel (según poder otorgado en Barcelona ante el Notario José Cuevas Castaño el 15 de abril de 2002, con el nº 1.356 de su protocolo e inscrito en el Registro mercantil de esa ciudad al Tomo 32.763, folio 186, hoja 160537) confesó haber recibido en efectivo y en el que se hizo constar expresamente que dicha finca estaba gravada con cuatro hipotecas de 60.000 euros cada una a favor de Carlota, Encarna, y Eleuterio y Camilo, y comprometiéndose el vendedor “Pitsburg Trade, S.L.” a aportar las escrituras de cancelación de las hipotecas que gravaban el inmueble a favor de los aquí demandantes en el futuro acto de elevación a público de ese contrato de compraventa.

Se puede coincidir con el Juez a quo en que ese documento, impugnado por el demandante cuanto no figura incorporado a ningún registro público (artículo 1.227 del Código civil ), no afecta al tercero no contratante y que en la publicidad de la subasta se decía que el inmueble estaba libre de arrendamientos; ahora bien la presencia del demandado en la vivienda cuando el demandante fue a tomar posesión era ya, como mínimo superior al año, transcurrido desde la adquisición del inmueble por el rematante o adjudicatario (artículo 675.2, apartado segundo de la Ley de enjuiciamiento civil) y ya en esa ocasión el demandado les expuso que su presencia obedecía a un acuerdo privado con el antiguo propietario de la finca.

TERCERO.- Habida cuenta de que los demandados poseen la finca litigiosa sin que haya existido por el actor o su causante previa cesión gratuita de uso, en suma, sin que exista “precario” en sentido estricto, en cuanto han venido poseyéndola desde que el ejecutado se la vendiera en escritura privada de compraventa, el procedimiento elegido por la parte actora para privarles de tal posesión resulta inadecuado…” (SAP de Las Palmas, 12 diciembre 2013)

A nuestro juicio, recurrir a una interpretación restringida de la expresión “cesión en precario” es poco útil: a la larga, fuerza a la incoherencia (es muy probable que tratándose de una manifiesta ocupación ilegal de una finca se considere no obstante adecuado el procedimiento de precario incoado); y a la corta, no resuelve tratándose de una cesión en precario stricto sensu: resultando alegada por el demandante, siendo que el título de ocupación esgrimido en contra por el “precarista” es manifiestamente infundado, ¿acaso procederá considerar inadecuado el procedimiento de desahucio incoado?

Distinto es la posible indefensión a que la SAP referida alude y la inconveniencia de juzgar dos veces sobre “lo mismo”, por más que formalmente la cosa juzgada no se extienda al segundo pleito: la segunda vez, no tratándose ya de un verbal -por razón de materia posesoria- sino del juicio correspondiente por razón de la cuantía, no se discutiría ya la posesión, pero sí el título que a ella pudiera dar lugar y que indefectiblemente tuvo que tomarse en consideración a la hora de pronunciarse sobre el desahucio. Pero esta es cuestión que remite a la complejidad de la causa e inadecuación del procedimiento de desahucio por precario, asunto que analizaremos en otra entrada.

  • Victoria

    Reply

    May 14, 2019 at 6:32 pm

    hola buenas m e quiere hacer un contrato precarios el ayuntamiento De mi pueblo ya que llebo mas d e un ano en la casa cn mi hijo discapacitado al igual k yo y enferma d e corazon en que m e pwrjudicaria en contrato estoy empadronada y pago la luz y tengo un seguro d e la casa solo eso me gustaria k m e contestar an gracias vivimos cuanto mis dos hijos esposo y yo gracias d e Nuevo y un saludo contestar al 645678585

    • González Sastre Abogados

      Reply

      Jun 4, 2019 at 11:27 am

      Hola Victoria, gracias por escribir sobre el contrato en precario, intentaremos aclarar las dudas y cuestiones relacionadas con este tipo de contratos. Analizando su situación, y teniendo en cuenta lo que comenta, podemos decir que si usted no paga alquiler alguno al Ayuntamiento, significa que ya está en una situación de arrendamiento en precario, por lo que firmar un contrato que refleje la situación actual y real en nada le perjudicará, simplemente es un trámite para tener un contrato en precario firmado y en regla. Un saludo.

  • Cristina

    Reply

    May 18, 2019 at 7:30 am

    Hola, por una serie de cuestiones familiares tuvimos que dejar nuestra casa hace varios años, y mi miedo a que se me metieran ocupas o se me deteriorará por el Abandono hizo que se la cediera en precario a unos amigos con el fin de que me la mantuvieran habitada y corrieran con los gastos de luz y agua que ellos generen, ya que la opción de alquilarla no era viable por temas de embargos de mi marido.
    Mi duda es, ya que no hay ningún contrato hecho, puesto que en precario no es obligatorio, ?podría hacienda al cruzar datos de que ellos viven allí, sancionarme, alegando de que la tenga alquilada sin legalizar? No es el caso xq yo solo recibo de ellos el agua y la luz que generan, pero como puedo demostrar que están en precario? Hay alguna forma de legalizarlo para que Hacienda no me vaya a decir nada. Me da miedo, pues la situación se va alargando y ya llevan varios años allí y preveo que puedan estar mínimo un par de años más hasta que yo arregle mi situación familiar y pueda volver a mí casa, ya que está lejos de donde yo tengo que estar en estos momentos.

    Gracias

    • Reply

      Jun 4, 2019 at 11:33 am

      Hola Cristina, bienvenida a nuestro blog jurídico, gracias por escribir en nuestro artículo donde explicamos en qué consiste el arrendamiento en precario. Te recordamos que tenemos un canal en Youtube donde publicamos vídeos relacionados con este y otros temas que creemos pueden ser de su interés. Visite el canal y suscríbase, así estará informada cada vez que subamos un vídeo sobre arrendamientos. En cuanto a su mensaje, en principio no parece fácil que Hacienda cruce datos puesto que las personas que viven allí no declaran ni vivienda propia, hipoteca o alquiler alguno. No obstante, para estar totalmente prevenidos, lo mejor es firmar un documento entre las partes en donde se reconozca que se trata de una situación de mera tolerancia sin contraprestación económica más allá del consumo de los suministros en atención a la relación de parentesco, dejando claro que en cualquier momento con un mes de pre-aviso puede usted proceder a reclamar la posesión de su vivienda. Presentar ese documento firmado en Hacienda puede ser un arma de doble filo, pues lo mismo les parece muy legal y correcto que sospechan de ello y les hacen una inspección. Mi consejo es firmar el documento privado dado que como máximo estarán dos años más. Si necesita que ese documento esté escribo y redactado con detalle, nosotros podemos ayudarla, solo tiene que llamarnos o escribirnos un correo privado para poder iniciar una relación abogado-cliente y poder ayudarla más allá de este comentario que aquí le publicamos. Un saludo.

  • anton

    Reply

    Jun 7, 2019 at 5:56 pm

    donde se presenta el contrato en precario y se puede hacer entre hermanos para la cesión de un local comercial a uno de ellos seria en Galicia

    • Reply

      Sep 11, 2019 at 11:37 am

      Hola Antón, en primer lugar gracias por compartir su mensaje con todos, sin duda lo que nos pregunta sobre donde se debe presentar el contrato en precario, puede ayudar a otros que nos siguen y leen pero, con la información que nos da resulta complicado entender cual es el problema que nos plantea, pues la redacción de un contrato de precario puede realizarse en cualquier momento y lugar tanto entre familiares como con terceros. En caso de incumplimiento o de necesitar acudir al juzgado, se deberá presentar la reclamación en el lugar donde se ubica la finca o vivienda objeto del precario. Si su pregunta no se refería a esto, le ruego nos precise lo que necesita saber y le ayudaremos. No deje de visitar nuestro canal en Youtube, ahí tenemos vídeos relacionados con este y otros temas y si nos sigue, cuando hagamos otros vídeos le llegará un aviso para ser de los primeros que lo vea. De nuevo muchas gracias por su mensaje, en caso de necesitar ampliar la información, puede llamarnos al despacho desde nuestra página web.

  • Jose R. Martin

    Reply

    Oct 16, 2019 at 9:41 am

    Hola,
    Mi madre tiene un inmueble que tiene en alquiler. ¿Es posible que firmemos con mi madre (mi hermano y yo, somos solo dos hijos) un contrato en precario y posteriormente alquilemos el inmueble nosotros?
    Todo esto lo queremos hacer, ya que mi madre tiene una pensión de viudedad muy baja (aproximadamente de 650€) con complementos a mínimos y hemos recibido una carta de hacienda en la cual nos indica que tenemos que devolver el complemento a mínimos ya que mi madre entre la pensión y el alquiler sobrepasa el tope del importe anual.
    Gracias de antemano, JRM

    • Reply

      Oct 16, 2019 at 12:07 pm

      Hola Jose, bienvenido a nuestro blog, gracias por comentar con nosotros su duda sobre el alquiler del inmueble y el posible contrato en precario. Comentarle que no es posible por cuanto su madre tiene ya un contrato de alquiler con un arrendatario o inquilino que tiene unos derechos adquiridos según lo pactado en el contrato, por lo que la única posibilidad de hacer lo que pretenden, es resolver el contrato con los actuales inquilinos y posteriormente hacer ese contrato en precario pero que autorice expresamente el subarriendo, lo cual, personalmente creo que pudiera ser aceptado en la práctica, pero constituye claramente un fraude de ley que, en caso de ser investigado por Hacienda, podría dar lugar a problemas. En caso de querer ampliar esta información, no dude en llamarnos o escribirnos un e-mail con más detalle a través de nuestra página web. No deje tampoco de suscribirse a nuestro canal de Youtube y Facebook, por ahí compartimos información relacionada con este y otros temas que le pueden ser de gran ayuda. Quedamos a su disposición para lo que necesite, un saludo.

  • Eduardo

    Reply

    Dic 19, 2019 at 2:18 pm

    Buenas tardes.

    Respecto a este contrato de precario, cabe la posibilidad de que el precarista (hija de la dueña) la alquile a su vez, digamos como actividad de turismo rural?. Otra cuestión, respecto del arrendador, Hacienda no tiene nada que decir al respecto? No le imputa un ingreso mínimo, un porcentaje del valor catastral o algo similar?

    • Reply

      Dic 21, 2019 at 5:03 pm

      Hola Eduardo, gracias por preguntar sobre cómo solucionar el arrendamiento en precario en el caso que nos comentas. Recuerda que tenemos un canal en Youtube donde puedes suscribirte y estar al día de todo lo que publicamos, es totalmente gratuito y te animo a que se sumes a nuestra comunidad. En cuanto a lo que comentas del arrendamiento en precario, la persona que está usando el arrendamiento en precario no puede subarrendar sin el permiso del propietario puesto que ni siquiera es arrendatario legal y por lo tanto carece de derecho alguno sobre la vivienda. En cuanto a la posición de la AEAT, efectivamente, cuando una persona tiene más de un inmueble que, lógicamente no son su domicilio o vivienda habitual, debe declarar la renta de los alquileres si estuviesen arrendados en toda regla, o si no lo están, Hacienda le imputa una renta mínima esté en precario o vacío. Esperando haberte ayudado, nos encantaría que nos valores con las estrellas que creas conveniente, puedes encontrarlas al final de la noticia del blog. Un saludo.

  • Publicamos este importante artículo en Invertia

    Comentamos este artículo en idealista.com/news

    No es extraño que el propietario de una vivienda vacía pueda ceder su uso gratuitamente a un familiar, amigo o un tercero. Lo cierto es que dicha práctica ha ido en aumento durante el periodo de inestabilidad que hemos atravesado. Tal cesión, las más de las veces, se lleva a cabo mediante un pacto entre partes de carácter verbal. No obstante, es importante saber si es conveniente documentar la cesión de uso gratuito de una vivienda.

    Por desgracia, pervive todavía la idea de que documentar los acuerdos entre parientes o amigos no es necesario, y que pretenderlo denotaría una gran desconfianza. Sin embargo, la experiencia demuestra que la formalidad no está reñida con la familiaridad, y que plasmar por escrito los pactos que puedan alcanzarse evitará a buen seguro futuros problemas y no pocos malos entendidos.

    La cesión de un inmueble para que un tercero la use sin más se conoce como precario. En tal caso, no se establece un plazo de duración ni se determina un uso específico, pudiendo el precarista hacer uso del inmueble que se le cede sin contraprestación. Por tal motivo, el propietario de la vivienda puede solicitar en cualquier momento que le sea devuelta la posesión del piso. Aunque lo habitual es que no se documente el precario, no estará de más formalizarlo por escrito, para dejar claro a su vez que en ningún caso el precarista podrá adquirir derecho de propiedad alguno respecto dicho inmueble, por el hecho de haber tenido su posesión de modo continuado, también conocida como usucapión.

    Si la cesión gratuita del uso de la vivienda, por el contrario, se lleva a cabo para un fin concreto o por un periodo de tiempo determinado nos encontraremos ante un comodato. A diferencia del precario, en el comodato el propietario del inmueble solo podrá solicitar la devolución de la posesión cuando haya transcurrido el plazo de de duración determinado o se haya materializado el objetivo con el que se prestó. Evidentemente, por todo ello, convendrá redactar debidamente un documento en el que se fijen claramente los términos del comodato.

    Finalmente, señalar que en ambos casos, ya estemos hablando de precario o comodato, quién disfrute del uso gratuito del inmueble que se le ha cedido deberá asumir por lo general los gastos ordinarios de mantenimiento de la vivienda. Por otra parte, desde una perspectiva fiscal, documentar tales cesiones evitará que Hacienda pueda aplicar la presunción de onerosidad prevista en el artículo 6.5 de la Ley 35/2006, debiendo el propietario únicamente imputar rentas inmobiliarias.

    No dude en consultarnos para que podamos asesorarle.

    INTRODUCCIÓN

    El precario es una institución jurídica carente de legislación suficiente, para cuyo estudio se ha de acudir a la jurisprudencia, o a su delimitación con figuras afines como ocurre con el comodato. Será precisamente esta ambigüedad la que propicie que su régimen sea sensiblemente diferente, en el orden civil y en el administrativo, debido sobre todo a los principios que informan este último.

    1. PRECARIO CIVIL VERSUS PRECARIO ADMINISTRATIVO.

    La institución del precario tiene su origen próximo en el Derecho Civil- sin perjuicio de que pueda encontrarse algún antecedente en instituciones de Derecho romano que hoy, aplicando nuestras actuales categorías, pudieran tener carácter público,- que ha venido aplicándose, bien como cobertura de una situación basada en la tolerancia o la generosidad, bien como remedio procesal para la recuperación por el titular de la cosa que la ha cedido con la posibilidad de recuperarla a voluntad, o simplemente tolera o soporta la posesión de un tercero sin título.

    El precario a diferencia de otras figuras análogas como el arrendamiento, la fianza o el deposito es una situación o concepto que no cuenta con una definición legal, debiendo acudir a la jurisprudencia -que ha elaborado la doctrina del precario, sea con base al art. 444 del Código Civil (poseedor sin título) o con base al art. 1750, CC (especie de comodato)- para construir el concepto como la cesión de un bien inmueble a una tercera persona (precarista) realizada por el dueño, usufructuario o cualquier otra persona con derecho a poseer, sin contraprestación o renta a cambio.

    Por tanto, los elementos característicos del precario son:

    – Cesión de un inmueble a un tercero

    – Cesión sin establecer renta ni contraprestación, es decir, cesión gratuita.

    – Cesión realizada por aquella persona que está legitimado para ceder el inmueble (propietario, usufructuario, etc.).

    – Cesión sin una duración determinada o sin un destino o uso concreto: Esta característica es fundamental para comprender el concepto de precario, dado que en caso de haber fijado por escrito una duración determinada o un uso concreto, entonces no estaríamos ante un precario, sino ante un contrato de comodato.

    Parece por tanto requisito necesario para que estemos ante el precario la necesidad de ausencia de pago, renta o merced que permita crear una cierta apariencia de título para mantener un derecho, la posesión, y que por lo tanto, eliminaría su libre revocabilidad.

    Sin perjuicio de los problemas que en cuanto a tipificación ya hemos mencionado, podemos concluir que el precario civil se caracteriza, primero, por la gratuidad- en cuanto que el pago de precio, renta o merced, nos ubicaría en un contrato de comodato o de arrendamiento-, y, segundo, la libre revocabilidad, la cual queda a discreción del dueño el tiempo de su ejercicio.

    Ahora bien, como ha señalado la doctrina, tales notas difícilmente pueden ser predecibles de una institución administrativa que por definición y de forma permanentemente, debe estar inspirada en el interés público, como se deduce de la posición que la Administración asume en el Ordenamiento articulada alrededor de dos grandes ideas: La sumisión a la legalidad (principio de legalidad) y la idea de servicio de los intereses públicos (vicariedad).

    El principio de legalidad de la Administración, tiene una doble eficacia: por un lado, como legítimamente del ejercicio de la actividad de la Administración -en cuanto la misma se recoge por una norma-, y por otro lado, limitativa, ya que sólo puede actuar la Administración de la forma prevista y con el fin previsto por la legislación.

    El principio de vicariedad o de servicio de los intereses generales es el otro concepto que explica la actuación de la Administración. Representa la posición de subordinación, de servicio, y de gerencia de intereses ajenos. Al igual que el principio de legalidad, la vicariedad administrativa desempeña una doble función, legitimadora en cuanto justifica la intervención y actuación, y en segundo lugar, en cuanto implica la congruencia con los fines que justifican la intervención de la Administración.

    Con estos rasgos, es difícil trasponer el esquema civil del precario al ámbito de lo administrativo, sobre todo en lo que constituyen los caracteres diferenciales del precario: una mera situación de hecho o de tolerancia gratuita y la libre revocabilidad, dado que las utilidades otorgadas a precario deberán estar previstas en la norma, y además deberá tener alguna relevancia pública no incompatible con los fines principales que inspiren la actividad de la Administración.

    Respecto al segundo de los aspectos, la libre revocación goza de análogas restricciones de limitación por la legalidad y congruencia con los intereses públicos; ésta no podrá producirse sino en los supuestos en que lo autoriza una norma y para los fines para los que fue prevista la inclusión de esta cláusula. En este sentido y conforme a consolidada jurisprudencia del Tribunal Supremo, en el precario administrativo se distinguen dos grados: – el de primer grado, en el que la utilización en precario del dominio público se prolonga significativamente en el tiempo, permitiendo el desarrollo de actividades industriales o mercantiles; – y el precario de segundo grado consistente en la utilización del dominio público de forma breve y puntual y que no sirve de base para iniciativas económicas duraderas. A este respecto el alto Tribunal ha reconocido de manera reiterada, que en el precario de primer grado, la recuperación del bien por la Administración ocasiona una lesión económica indemnizable.

    Así mismo y a diferencia con el precario civil, el destino o uso concreto por el cual se otorga el precario, si habrá de ser tenido en cuenta, por cuanto no podrá ser anormal o contrario al uso atribuido al bien en cuestión.

    En el mismo sentido nada empece para que se pacten gastos por mantenimiento de instalaciones o consumos pese a la liberalidad que preside la institución, -habida cuenta de que estos en definitiva son sufragados por la totalidad de contribuyentes- lo que supone una quiebra respecto del precario civil.

    Se puede colegir fácilmente por tanto, los importantes matices entre el precario civil y el precario administrativo.

    Descargar PDF

    Banco de tierras online: Encuentra tierra de cesi贸n para la pr谩ctica agroecol贸gica

    Tomad buena nota de este recurso, un banco de tierras agroecol贸gicas. Promovido por la asociaci贸n intermunicipal Red Territorios Reserva Agroecol贸gicos, este banco de tierras se constituye como una herramienta para darle vida a solares, fincas o terrenos sin uso, y transformalos en iniciativas agroecol贸gicas. Para ello, se pone en contacto a oferta y a demanda, es decir, a gente que ofrece tierra (tanto para cesi贸n como para alquiler monetario) y a gente que busca.

    Requiere registrarse aportando datos personales (es gratuito). Yo me he apuntado como demandante de tierra, y he echado un ojo en Madrid, a ver lo que hay: Ofrecen unas cuantas fincas -lo normal es que el r茅gimen sea de cesi贸n o de arrendamiento en especie- en municipios como Buitrago de Lozoya, Redue帽a, y La Cabrera. Ten茅is toda la informaci贸n b谩sica de las tierras (incluida forma de contacto con el oferente y localizaci贸n en google maps), e incluso fotos y alguna imagen a茅rea.

    La verdad es que si los propietarios de suelo cultivable se animan y se apuntan al sitio, esto puede ser la leche. De momento s贸lo hay oferta en la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Cantabria, Comunidad Foral de Navarra, y Extremadura.

    En España hay casi 3.000 aldeas abandonadas y una de ellas , A Barca, en la provincia de Ourense, podría convertirse en un nuevo destino turístico a las orillas del río Miño. El ayuntamiento de Cortegada, al que pertenece la aldea, pone como condición la rehabilitación integral de la aldea para fines turísticos , una inversión que podría llegar al millón de euros , según la web que publica el anuncio aldeasabandonadas.com.

    El municipio, que ha recibido ya más de 1.500 solicitudes, publica en su anuncio que «es una zona de gran valor etnológico, por la que transcurrió el Camino real a Castilla, lugar por el que cruzaban el Miño las barcas de transportes de mercancías y personas».

    La aldea tiene 12 casas de piedra y ocupa una superficie de unos 1500 metros cuadrados. Con la construcción del embalse de Frieira en los años 50 y el incremento del nivel de agua al anegarse los terrenos, el pueblo fue comprado por Unión Fenosa. Después, la construcción de puentes y cambios de vías en la zona motivó el abandono del municipio.

    Solo 6 proyectos solventes

    Uno de los gestores de la inmobiliaria, Rafael Canales, asegura a la Ser que la condición que pone el ayuntamiento es que » la aldea sea totalmente rehabilitada para favorecer la creación de empleo y la explotación turística y de ocio».

    De las 1500 solicitudes recibidas – comenta Rafael Canales- soló 6 están realmente interesadas.»hay un médico que quiere instalar un centro de rehabilitación cardiovascular; otro inversor está dispuesto a desembolsar el dinero a cambio de que se erija un monumento a su figura, mientras que otro grupo de inversores extranjeros está valorando el proyecto», asegura el gestor inmobiliario.

    Los vecinos, esperanzados con el proyecto

    Entre los vecinos cunde la esperanza de que esta pequeña aldea atraiga más turistas a esta zona de aguas sulfurosas, muy adecuadas para curar problemas digestivos y de piel.

    Marta, que regenta un estanco en el pueblo cree «que ayudará mucho al municipio» y José Raúl, taxista, remarca que «la zona es valorada por muchos turistas aunque debería venir más gente»

    Seguir leyendo

    Cambio de titularidad de vehículos entre familiares sin venta

    La transferencia de un coche entre familiares, como la de un padre a un hijo por falta de uso, es un proceso bastante común. Es aquí cuando surgen las dudas de si la operación se trata de un cambio de titularidad que no conforma una venta, o bien, si para regalar un coche de segunda mano es necesario algún tipo de trámite y cuál será su coste.

    En cualquier caso, desde Transferencia24 hacemos la transferencia completamente online:
    Transferir vehículo

    Podrás llevar a cabo esta habitual transmisión por dos diferentes caminos: una donación o una venta. Ambos conllevarán un trámite y una documentación necesaria diferente y para ambos será necesario el pago de impuestos; la tasa será mayor o menor dependiendo del camino que elijas.

    Aclaramos que la transferencia de vehículos entre familiares es una gestión independiente a la relación familiar entre ambos, es decir, se trata de una transferencia como cualquier otra. Sin embargo, en algunas Comunidades Autónomas las donaciones entre padres e hijos presentan ventajas especiales, por lo que te recomendamos revisar estos posibles descuentos según la comunidad en la que residas.

    Pasamos a detallarte los pasos que deberás seguir según elijas una venta o donación y los costes de ambos trámites para que puedas decantarte por uno con seguridad y conociendo las diferencias de las dos opciones.

    Donación de un vehículo entre familiares

    Si optas por la cesión y quieres regalar tu vehículo a un familiar, lo que significa cambiar la titularidad sin venta, deberás abonar la tasa de Tráfico y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD). Este último se paga en la Comunidad Autónoma del familiar que recibirá el vehículo y se puede pagar de forma telemática con tu firma online.

    Documentación necesaria para donar (regalar) un vehículo a un familiar

    Para transferir un vehículo a un familiar en forma de donación necesitarás los siguientes papeles:

    • La primera página del Documento de Donación
    • Solicitud en impreso de Cambio de titularidad de Vehículos, DGT, firmado tanto por el donante como por el beneficiario
    • Ficha Técnica del vehículo y el permiso de circulación
    • Fotocopia del DNI del donante y el DNI original del que recibe el vehículo
    • Debes abonar la Tasa con la DGT correspondiente al cambio de titular
    • Justificante del pago con Hacienda (Impuesto de Sucesiones y Donaciones).En algunas Comunidades Autónomas es necesario elevar el documento a público, acudiendo a una gestoría.

    Hay que tener en cuenta que esta donación se debe incluir como un ingreso en la declaración de la renta.

    Venta de un vehículo entre familiares

    En el caso de transferir un vehículo a un familiar, aunque en realidad se trate de una donación o regalo, en forma de venta, lo que a la vista de la DGT será una transferencia de vehículo, deberás abonar: la tasa de Tráfico y el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en Hacienda (ITP), que variará según la Comunidad Autónoma.

    Documentación necesaria para transferir un vehículo por venta

    En el caso de transferir el vehículo al familiar por compraventa, necesitarás:

    • Contrato de compraventa
    • Solicitud en Impreso de Cambio de titularidad de Vehículos, DGT, firmado tanto por el donante como por el beneficiario
    • Ficha Técnica del vehículo y el permiso de circulación
    • Fotocopia del DNI del vendedor y el DNI original del comprador
    • Debes abonar la Tasa con la DGT correspondiente al cambio de titular
    • Justificante del pago con Hacienda (Impuesto de Transmisiones Patrimoniales)
    • Recibo del Impuesto de Circulación Anual del ayuntamiento determinado del último año

    Advertimos de que la solicitud del justificante sobre la transacción bancaria por parte de Hacienda hacia el vendedor del vehículo va en aumento, a fin de comprobar que realmente se trata de una venta y no una donación.

    Tanto si realizas la transferencia del vehículo en forma de donación, como de compraventa, la tasa de Tráfico a abonar por el cambio de titularidad será de 54,6 euros para vehículos en general y de 27,3 euros para ciclomotores. Este impuesto se deberá abonar tras el Impuesto de Hacienda (ISD para donaciones e ITP para compraventa). Para ello, deberás solicitar una cita previa en la Jefatura de Tráfico y pagar con tarjeta de crédito, de débito, u online a través de la DGT; una vez completados estos pasos, ya podrás cambiar el vehículo de nombre.

    Si te quieres ahorra todo el papeleo y hacer el trámite desde casa, entra al siguiente enlace: TRANSFERIR VEHÍCULO

    Cambiar la titularidad de un coche por donación

    Afrontar los trámites para hacer un cambio de titularidad de un coche por donación no difiere mucho respecto a otros casos. Tendrás que acudir igual a la Jefatura de la Dirección General de Tráfico que te corresponda y cumplir unos trámites.

    La gran diferencia, entre los trámites para hacer un cambio de titularidad de un coche por donación frente a otros casos de cambio de nombre de un vehículo, estriba en los impuestos que hay que pagar de forma previa a hacer la modificación y acudir a la Jefatura de Tráfico donde se hará efectivo el cambio.

    La Donación de coche: parecidos trámites, pero más impuestos

    La donación, en general, exige el pago de una tasa superior -especialmente alta si no existe parentesco entre el donante y el que recibe la donación- en calidad de impuesto de trasmisiones patrimoniales, al que debes pagar si el cambio de titularidad es por una compra venta y a través de contrato.

    Los trámites para hacer un cambio de titularidad de un coche por donación y siempre teniendo en cuenta que pueden existir diferencias puntuales entre comunidades autónomas, se resumen en cinco pasos:

    1.Pagar el impuesto de Transmisiones Patrimoniales en este caso por donación, tienes que hacerlo en una Delegación de Hacienda y rellenar el modelo formulario correspondiente, realizar el pago de la cantidad indicada, presentar el modelo y el justificante de haber hecho la liquidación del impuesto. En muchas comunidades autónomas este trámite ya puede hacerse vía telemática, de la forma más cómoda y sencilla.

    2. En previsión y para hacer los trámites restantes en Tráfico de la forma más rápida posible, es importante que te cerciores de que el coche que recibes en donación no está pendiente del pago de sanciones, no soporte ninguna deuda y esté al corriente del pago del Impuesto de Circulación.

    3. Acudir a la Jefatura de la Dirección General de Tráfico que te corresponda correctamente documentado con DNI, pasaporte o tarjeta de residencia en su caso, la identificación es imprescindible para poder hacer este trámite con la documentación oportuna.

    4. En la Jefatura de la Dirección General de Tráfico que te corresponda deberás rellenar el impreso formulario correspondiente para solicitar el cambio de titularidad y abonar la tasa correspondiente para hacer este trámite, que varía en función del vehículo del que se trate.

    ¿Qué documentación necesito para tramitar la donación de un coche?

    La documentación a aportar en la Dirección General de tráfico sobre el coche para solicitar y hacer el cambio de titularidad:

    • Documentación original del coche y completa
    • Certificado de tener la Inspección técnica de vehículos –ITV- en regla y al día.
    • Justificante de pago de impuesto de transmisiones y el correspondiente modelo presentado en Hacienda.
    • Permiso de circulación del coche. Cuando se haga efectivo el cambio de titularidad del coche, se emitirá otro nuevo permiso de circulación actualizado y que solo tendrá valor, si el coche tiene la ITV pasada.

    Hasta aquí los trámites para hacer un cambio de titularidad de un coche por donación, que en principio son sencillos y que una vez cuentes con toda la documentación podrás hacer en una mañana. Aunque es buena idea que confirmes en tu lugar de residencia y tu caso particular, si tienes dudas personales, para que cuando vayas a Tráfico pierdas el menor tiempo posible y puedas realizar el cambio de la forma más cómoda y sencilla.

    Este cambio es imprescindible para disfrutar del nuevo vehículo, pero recuerda que con independencia del origen de tu nuevo coche donación, compra… el Seguro de Coche es obligatorio para circular. Por lo que es necesario que también te informes del estado del coche donado en este sentido. ¿Está asegurado? ¿Tiene una póliza caducada?

    Además de tu seguridad, están en juego importantes sanciones, por lo que cuando tengas el vehículo a tu nombre o incluso antes de realizar el trámite pertinente, infórmate y suscribe con MAPFRE tu póliza ideal con todos los servicios y asistencias que necesitas. Este trámite es, sin duda, mucho más rápido y el más sencillo, solo déjanos tu teléfono de contacto y descubre las facilidades del Seguro de Coche MAPFRE.

    Ejemplo de contrato de donación de vehículo

    El ejemplo de contrato de donación de vehículo te permitirá ceder en vida de forma gratuita un vehículo con total libertad y si te interesa, podrás llevar a cabo la descarga gratis del modelo de contrato de donación de vehículo.

    Tanto para la donación de un vehículo como para contrato de donación de dinero se utilizará un modelo estándar de contrato de donación, donde se deberá reflejar el tipo de bien o elementos patrimonial objeto de donación, su descripción y valor.

    Descarga gratis el ejemplo de contrato de donación de vehículo

    La donación de un vehículo es un contrato de donación por el cual una persona cede a otra una parte de su patrimonio, en este caso, su vehículo, con el objeto de beneficiarle.

    Consulta todos los ejemplos de contrato de donación y rellena los datos que necesites adaptando el modelo del contrato de donación de vehículo a tu situación laboral y profesional.

    • ¿Te ha servido de ayuda?

    Descargar documento: Descargar Ejemplo de contrato de donación de vehículo (DOC)

    Leave a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *