Carta modelo baja voluntaria

Contenidos

Modelo de baja voluntaria con preaviso de 15 días

Las claves en una baja voluntaria

La baja voluntaria es la decisión del trabajador de extinguir la relación laboral antes de que finalice el contrato temporal o en cualquier momento en el caso de un contrato indefinido.

En este sentido, el trabajador puede, en cualquier momento, abandonar la empresa sin que pueda estar obligado a permanecer en la misma.

Las obligación principal que tiene que cumplir el trabajado es respetar el preaviso en relación con lo que indique el convenio colectivo. Si no existe convenio, o éste no dice nada el artículo 49 del Estatuto obliga a preavisar con la costumbre de lugar.

Salvo prueba que acredite otro plazo, la jurisprudencia suele entender como costumbre del lugar 15 días naturales.

En definitiva, y para que no existen problemas, el trabajador tendrá que cumplir el preaviso según lo que indique el convenio, o en su defecto, se recomienda 15 días.

En caso de incumplimiento, la empresa podrá descontar del finiquito los días de falta de preaviso.

Por otro lado, la empresa estará obligada a abonar el finiquito. El finiquito contiene las siguientes cuantías:

  1. Parte proporcional de las pagas extraordinarias, si es que el trabajador no las tiene prorrateadas.
  2. Vacaciones generadas y no disfrutadas del año natural.
  3. Parte del mes trabajado.
  4. En caso de incumplimiento del preaviso correspondiente, la empresa podrá descontar los días de ausencia de preaviso o lo que indique el convenio colectivo.

Como se puede comprobar, puede que la empresa no adeude ninguna de estas cuantías, por lo que a lo mejor la cuantía que corresponde es cero.

Incluso ésta cuantía puede ser negativa si el trabajador adeuda una cantidad superior a la que le adeuda la empresa si, por ejemplo, no ha cumplido el preaviso.

Si la cuantía que arroja es negativa, aunque no se suele hacer, la empresa podrá exigirle, e incluso judicialmente, la cantidad adeudada.

En cuanto al envío del escrito

El escrito se puede presentar personalmente, a través de una tercera o enviar mediante burofax.

Cualquier forma es válida siempre que el trabajador tenga alguna forma de acreditar que la empresa lo ha recibido.

Es por ello que si el escrito se presenta personalmente o a través de una tercera persona, es recomendable que el trabajador se quede con una copia firmada por la empresa.

Si se opta por el burofax, lo mejor es enviarlo a la dirección que aparece en la nómina del trabajador o al centro de trabajo.

Carta de renuncia laboral voluntaria

Este documento permite redactar una carta de renuncia o baja laboral voluntaria, o más comúnmente conocida como dimisión. Esta carta la debe dirigir un(a) trabajador(a) a su empleador(a) para romper la relación laboral que los/as une.

Todo/a trabajador(a) puede extinguir su contrato de trabajo voluntariamente o dimitir tal y como se explica en la guía sobre las diferencias entre dimitir y pedir una excedencia voluntaria. No obstante, para que esta dimisión surta sus efectos legales deberá ser comunicada al empleador con cierta antelación a la fecha efectiva de renuncia, esto es lo que se conoce como preaviso y, normalmente, aparece reflejado en el contrato de trabajo, o en el convenio colectivo, si no, habría que respetar aquel preaviso que fuese la costumbre del lugar (en general, 15 días).

Si el/la trabajador(a) no desea romper definitivamente la relación laboral que lo/a une a su empleador(a), sino que desea suspender el contrato durante cierto tiempo, deberá utilizar los siguientes documentos:

  • la solicitud de excedencia voluntaria si se desea solicitar la suspensión por cualquier motivo y el/la trabajador(a) trabaja en una empresa privada o la solicitud de excedencia voluntaria para empleado público si trabaja para cualquier administración pública;
  • la solicitud de excedencia por cuidado de familiares si cumple los requisitos necesarios (el/la trabajador(a) va a dedicarse al cuidado de su hijo/a o de un familiar cercano).

¿Cómo utilizar este documento?

Aunque la ley no lo exige, para evitar problemas o malos entendidos, es conveniente comunicar la renuncia laboral por escrito. En este documento, se manifestará inequívocamente la voluntad del/la trabajador(a) de poner definitivamente fin al contrato que lo/a vincula al/la empresario/a.

El/la trabajador(a) tiene derecho a terminar la relación laboral en cualquier momento. Asimismo, la dimisión del/la trabajador(a) puede ser presentada por cualquier motivo, y no es necesario que las razones que lo/a han llevado a tomar esta decisión sean alegadas en esta carta. Se trata, por tanto, de un desistimiento libre.

Generalmente, el aspecto más importante respecto a esta carta es que el/la trabajador(a) respete el plazo de preaviso (plazo entre la fecha de renuncia y la fecha de salida efectiva del/la trabajador(a)), cuyo plazo se fija en su contrato de trabajo o en el convenio colectivo aplicable. Si el contrato y el convenio colectivo no establecen nada al respecto, se suele entender que un plazo razonable para comunicar la dimisión es 15 días antes de la fecha de efectos de la misma.

En todo caso, es aconsejable que el/la trabajador(a), antes de entregar formalmente la carta, comunique su decisión a sus superiores o responsables directos. Si no se respeta el preaviso establecido, la baja del/la trabajador(a) tendrá igualmente lugar, pero puede surgir la obligación de indemnizar los daños y perjuicios que esto ocasione a la empresa (en algunos convenios colectivos, se establece el descuento de los días no preavisados de la liquidación que corresponda al/la trabajador(a)).

Asimismo, si el contrato de trabajo contiene un pacto de permanencia en la empresa (a cambio de una formación ofrecida por el/la empresario/a para que el/la trabajador(a) realice un trabajo específico), si el/la trabajador(a) dimite antes del transcurso de dicho plazo (que no puede ser superior a dos años), estará obligado/a a indemnizar los daños y perjuicios causados al/la empresario/a.

Para evitar que surja cualquier duda sobre la renuncia, el trabajador deberá entregar la carta en mano, bien a su empleador, a su responsable directo o, si lo hubiera, al departamento de recursos humanos. Al momento de la entrega, el empleador o un responsable habilitado para firmar (responsable directo o, en su caso, responsable del departamento de recursos humanos) deberá firmar el recibí. Para dotar al documento de mayor seguridad, el/la trabajador(a) debería asegurarse de guardar una copia para sí mismo con la firma de la persona a la que lo entrega o lo recibe.

En cualquier caso, podrían existir disposiciones especiales a respetar en los términos del contrato de trabajo, o del convenio colectivo. El/La trabajador(a) debe asegurarse de que cumple con todos ellos antes de proceder a la entrega de la carta.

El/La empleado/a puede retractarse de su dimisión durante el plazo de preaviso si no se causan daños a la empresa o a terceros.

Derecho aplicable

En general, es de aplicación a la carta de renuncia laboral voluntaria el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (particularmente, su artículo 49.1.d)).

De forma particular, será aplicable aquello previsto en el propio contrato de trabajo, y el convenio colectivo, que pudiera ser de aplicación.

Ayuda de un abogado

También tienes la opción de consultar a un abogado si necesitas ayuda.

El abogado puede contestar a tus preguntas o ayudarte en tus trámites. Al final de la creación del documento, se te ofrecerá esta opción.

¿Cómo modificar el modelo?

Rellenas un formulario. El documento se va redactando ante tus ojos, en función de tus respuestas.

Al finalizar, lo recibirás en los formatos Word y PDF. Puedes modificarlo y volver a utilizarlo.

Ejemplos de carta por renuncia voluntaria

Carta de baja voluntaria

Es la mejor opción cuando un trabajador decide dejar el trabajo por variadas razones; esto resulta cuando el trabajador no decide justificarse ante la empresa, solo decide marcharse y ya.

La baja se formaliza. Es necesario que se haga a través de una carta porque esa dimisión voluntaria debe quedar forjada por escrito para evitar inconvenientes a la hora de cobrar finiquito o establecer el día de la renuncia, y también es sustancial por el plazo de preaviso.

Si la empresa a la que le prestas servicio es suficientemente grande y posee un departamento de recursos humanos, el destinario de tu carta de renuncia será el director de dicho departamento. Por otra parte si la empresa resulta ser pequeña, la carta de renuncia llegara al gerente de la misma

Preaviso en la baja voluntaria

El plazo de preaviso es sumamente importante y las consecuencias de su falta también. En la mayoría de los casos se establece un plazo de 15 días naturales, aunque este plazo puede llegar a ser superado por otro que indique el convenio colectivo que le sea de aplicación.

Debido a esto es necesario de revises tu contrato en caso de que establezca otro plazo.

Baja voluntaria y desempleo

Sucede en caso de que un trabajador se va voluntariamente de su trabajo; no posee el derecho a cobrar el paro.

Esto debido a que este tipo de prestaciones está destinada a aquellos trabajadores que de manera involuntaria se hayan quedado sin empleo, y por involuntaria se hace referencia a fin de contrato, despido, etc.

Finiquito por renuncia involuntaria

Se debe adjudicar a la empresa por baja voluntaria debe contener todas las cantidades que deba la empresa sin falta hasta el último día de la prestación de servicios: vacaciones sin disfrutar, horas extras realizadas, la parte proporcional de las pagas extras, salario hasta el último día que trabajo, entre otros.

Esto significa que el hecho de que haya dejado la empresa no quiere decir que esta no le entregue el finiquito o deje de pagarle lo que le deba.

La ley no dice nada respecto a esto, lo que si conviene decir es que debe quedar constancia por escrito de esta decisión del trabajador, y la mejor forma es mediante un escrito o una carta.

Carta de renuncia voluntaria con preaviso

  1. (nombre de la empresa)

(Dirección de la empresa)

(Ciudad)

Estimado señor:

Por motivos personales, les comunico mi intención de causar baja voluntaria de esta empresa (nombre de la fecha), con fecha (fecha de la baja).

Informo además que cumpliré con el preaviso de 15 días al que estoy sujeto por ley.

Sin más, reciba un cordial saludo.

  1. Fecha y localidad (del día que la remite)

Estimados señores.

Yo (nombre y apellido) trabajador de esta empresa, les comunico por medio del presente escrito mi voluntad de causar baja voluntaria, siendo mi último día de trabajo el (establecer fecha)

De acuerdo con la normativa vigente y el convenio colectivo aplicable realizo esta comunicación con los 15 días de antelación.

Quedo a su disposición para cualquier aclaración que necesiten.

Lugar y fecha.

Firma del trabajador firma de la empresa.

Carta de renuncia voluntaria sin preaviso

  1. (nombre de la empresa)

(Dirección de la empresa)

(Ciudad)

Estimado señor.

Por motivos personales, a través de este medio, presento mi petición de renuncia al cargo que ocupo en esta empresa.

Informo además la imposibilidad de cumplir con el preceptivo aviso previo.

Sin más, reciba un cordial saludo.

En caracas, a 26 de agosto de 2019.

  1. Estimado señor.

Vengo por medio del presente, para presentar mi solicitud de dimisión del cargo que ocupo en esta empresa desde (introducir fecha).

Agradezco la dimisión con la que fui tratado por la dirección y empleados de esa empresa y de las oportunidades que me han sido otorgadas.

Informo la imposibilidad de cumplir con la normativa de 15 días de antelación.

Sin más, reciba un cordial saludo.

En valencia, a los 15 días del mes de septiembre de 2019.

Carta de renuncia laboral sencilla

  1. Fecha y localidad ( día en que la remite)

Estimados señores.

También solicito la dispensa de cumplimiento del preaviso que marca la legislación vigente.

Recibos

Modelos personalizáveis de recibos para vendas, angariação de fundos e viagem

Procurando uma maneira refinada de mostrar o comprovante de pagamento de bens ou serviços? O modelo de recibo da Microsoft é o que você precisa. O modelo de recibos é gratuito, personalizável e funciona bem em várias situações. Use o recibo de vendas azul clássico do Excel para fornecer informações detalhadas de pagamento aos seus clientes. Esse recibo de vendas oferece campos formatados para impostos, descontos, preços unitários, subtotais e muito mais.
Uma equipe de esportes da escola, banda, orquestra, clube de xadrez ou produção teatral pode usar o modelo de recibo no Word após um evento de captação de recursos para agradecer aos doadores.
Esse modelo de recibos pode mostrar se algum valor das contribuições dos doadores foi dedutível dos impostos e outras informações necessárias durante o período de declaração de imposto.
Por fim, viajantes frequentes a negócios se beneficiarão do modelo de recibos de viagens com aparência oficial para controlar e obter aprovação de todas as despesas diversas que acompanham uma viagem de negócios. Navegue pela coleção para encontrar um modelo de recibo que atenda às suas necessidades.

Recibo: entenda a importância do documento e fique por dentro dos principais modelos

Imagine as seguintes situações: você compra um produto de maneira informal (de alguém que não trabalha com Nota Fiscal, por exemplo) ou realiza o pagamento de aluguel de um imóvel diretamente com o proprietário ou trata com fornecedores – entre outros exemplos de trâmites de negócios. Agora pondere: é preciso que você tenha o comprovante de pagamento pelo produto ou serviço fornecido, não é mesmo? Nesse caso, estamos falando do Recibo.

O Recibo é o documento no qual um indivíduo declara que recebeu determinado valor de outra pessoa e, por isso, traz segurança e efetividade de compra e venda, tanto para o consumidor quanto para o fornecedor.

Mas, ao tratar desse documento, existe uma série de questões que merecem atenção, e é delas que vou tratar neste artigo.

Para isso, irei mencionar alguns dos diferentes tipos de Recibo utilizados nas diversas esferas de compra. Além disso, irei abordar o que a Lei prevê quanto a esse assunto, inclusive as diferenças entre Recibo e Nota Fiscal.

Meu objetivo é sanar grande parte das suas dúvidas sobre esse tema, portanto, acompanhe a leitura e, se ainda restar alguma questão possivelmente não respondida, deixe um comentário abaixo. Será um prazer respondê-lo.

Recibo é equivalente à Nota Fiscal?

Uma dúvida bastante recorrente em relação ao recibo é se ele tem a mesma função em relação à Nota Fiscal. Nesse caso, a resposta é não. Portanto, a partir de agora, eu vou explicar quais são as principais diferenças entre esses dois tipos de documentos.

As finalidades do Recibo e da Nota Fiscal, como já mencionei, são diferentes. Para começar, o Recibo somente pode ser emitido por profissionais liberais e tem como principal função a comprovação do recebimento de determinado valor, seja pela prestação de algum serviço ou pela compra e venda de um bem.

Por outro lado, a Nota Fiscal é um documento emitido para comprovar a propriedade de algo ou a prestação de alguma atividade comercial, seja uma transação feita entre uma empresa e uma pessoa física ou outra empresa.

Embora com finalidades distintas, ambos os documentos são extremamente necessários para as relações de negócio.

O Recibo é importante para o controle das finanças dos profissionais liberais, tendo em vista a necessidade de prestar corretamente as informações ao fisco, a fim de evitar qualquer pendência com a Lei.

Já a Nota Fiscal é emitida e impressa por meio de um formulário viabilizado pelo governo e, por isso, tem ligação, também, com o recolhimento dos impostos. Nesse caso, a Receita Federal é o órgão que calcula as transações monetárias entre as atividades do comércio.

Assim, quando a Nota Fiscal não é emitida, entende-se que essas trocas e dinheiro movimentado estão sendo omitidos do Estado. Chamamos essa prática de Sonegação Fiscal.

A partir de agora, irei abordar alguns aspectos importantes previstos por nossa legislação em relação a esses documentos.

Algumas ponderações legislativas

A Legislação brasileira, em um vasto conjunto de leis esparsas, trata sobre os deveres dos contribuintes quanto à emissão de recibo e/ou nota fiscal.

Conforme o do Código do Imposto sobre o Valor Acrescentado – CIVA – (Decreto-Lei nº 394-B/84) em seu art. 29, §1º, alínea “b”, está previsto que os sujeitos, para além da obrigação do pagamento do imposto, devem:

“Art. 29, §1º, b) emitir obrigatoriamente uma fatura por cada transmissão de bens ou prestação de serviços, tal como vêm definidas nos artigos 3.º e 4.º, independentemente da qualidade do adquirente dos bens ou destinatário dos serviços, ainda que estes não a solicitem, bem como pelos pagamentos que lhes sejam efetuados antes da data da transmissão de bens ou da prestação de serviços.”

Como você pode ver, é obrigatória a emissão de uma fatura, seja por transmissão de bens ou prestação de serviços.

Essa obrigatoriedade, conforme exposto no artigo 1º da Lei nº 8.846/94, é necessária para fins de legislação do imposto. Veja, então, o que o artigo aborda:

“Art. 1º A emissão de nota fiscal, recibo ou documento equivalente, relativo à venda de mercadorias, prestação de serviços ou operações de alienação de bens móveis, deverá ser efetuada, para efeito da legislação do imposto sobre a renda e proventos de qualquer natureza, no momento da efetivação da operação.”

Para além disso, o §1º do mesmo artigo menciona que essa regra também é válida para a locação de bens móveis e imóveis, além de quaisquer outras transações realizadas com bens e serviços praticados por pessoas físicas ou jurídicas.

Porém, é preciso atentar para um detalhe importante: o Recibo não é considerado um documento de faturação, diferentemente da nota fiscal.

Assim, como já foi abordado, o recibo não serve como meio de arrecadação de impostos para o Estado. Por essa razão, uma empresa necessita emitir Nota Fiscal. É por meio dela que as empresas pagam o INSS sobre o valor total dos serviços prestados.

Em contrapartida, os profissionais autônomos pagam um valor fixo para o INSS e precisam emitir o RPA – Recibo de Pagamento Autônomo. Você sabe como funciona esse recibo e quais são as suas finalidades? Siga a leitura! Explicarei para você no próximo tópico.

Entendendo o RPA

Atualmente, em nosso país, existem duas maneiras de formalizar a atividade profissional (para as pessoas físicas que não estão regidas pela CLT – Consolidação das Leis Trabalhistas): como microempreendedor individual ou como autônomo. Nesses casos, para a formalização do pagamento dos serviços prestados, os contratantes deverão transmitir o RPA, lembrando que, para isso, esses profissionais não poderão ter vínculo empregatício com a empresa durante os serviços fornecidos, os quais darão origem a esse recibo.

É importante mencionar que o RPA pode ser transmitido a qualquer indivíduo que preste serviço a uma (ou mais) empresas, sendo que, para isso, é claro, essa empresa não pode ter nota fiscal.

Há uma série de vantagens que o RPA possibilita.

– Ele permite, como já vimos, que a empresa contrate um trabalhador autônomo sem gerar vínculo empregatício.

– Como consequência do item acima, o RPA transforma o autônomo em um contribuinte individual da previdência social.

– E, além disso, o RPA também serve para o recolhimento de alguns impostos: o desconto do INSS (Instituto Nacional da Seguridade Social); o IRRF (Imposto de Renda Retido na Fonte) e o ISSQN (Imposto Sobre os Serviços de Qualquer Natureza).

O Recibo de Pagamento Autônomo pode ser encontrado nas livrarias e é facilmente preenchido. E é sobre esse processo que vou falar agora.

Preenchendo o RPA

Para começar, você precisa saber que há mais de um modelo desse tipo de recibo, no entanto, alguns dados, em comum a todos, merecem atenção.

Os primeiros campos a serem preenchidos são referentes ao emitente. Neste campo, é preciso citar o nome ou razão social da empresa que está contratando o serviço; o CNPJ; o endereço e o número do recibo ou ano. Essas informações estão presentes no contrato realizado para sua admissão. Caso não haja contrato, será necessário solicitar essas informações diretamente com quem está contratando.

Nos campos abaixo, você deverá preencher os dados do prestador de serviços, ou seja, os seus dados, com nome, CPF, RG, PIS/INSS.

Na sequência, você deverá preencher os valores dos serviços prestados. No campo destinado ao valor fornecido ao trabalhador, caso você preencha à mão, é importante acrescentar o símbolo “#” logo após o valor escrito, como no exemplo: #R$3.000,00#. Isso evita que alguém possa alterar o valor preenchido.

Já no campo destinado às parcelas, que está no canto esquerdo do recibo, há a letra N, que indica número. Ali, você deverá inserir o número de parcelas estipuladas previamente na negociação do serviço. Nesse caso, por exemplo, se o acordo for fechado em quatro parcelas, em uma das folhas do recibo você deverá colocar o número um, fazendo referência à primeira parcela, e, nas demais folhas, os números dois, três e quatro – fechando o número total de parcelas em cada folha.

Se houver somente uma parcela, você apenas precisará preencher com o número 1.

Após o preenchimento destes campos, você irá passar para a etapa dos cálculos dos impostos. Primeiramente, há o campo do ISSQN (Imposto Sobre os Serviços de Qualquer Natureza), um imposto municipal que pode variar para cada cidade, não ultrapassando o teto máximo de 5%, referente à alíquota do ISS. Quanto a este imposto, cabe mencionar que algumas categorias podem estar dispensadas deste pagamento (na cidade de São Paulo, por exemplo, alguns artistas não precisam pagar o ISSQN).

Por outro lado, o INSS (Instituto Nacional do Seguro Social), o próximo campo de preenchimento do recibo, precisa, sempre, ser recolhido. O cálculo deste imposto deverá ser feito com base no valor bruto que você irá receber. Já o valor que é descontado pelo INSS varia com os reajustes anuais. Você pode conferir na tabela disponibilizada pelo próprio site do INSS a porcentagem de desconto conforme a média de salário.

Ainda há outro imposto que precisa ser calculado: o Imposto de Renda de Pessoa Física (IRPF). Este cálculo é feito a partir do valor que restou do salário bruto após os descontos do INSS. Com base nesse valor, mais uma porcentagem é retirada, a qual também varia e pode ser consultada por tabelas, na internet.

Finalmente, é a hora de preencher com o valor total descontado pelos impostos, em outro campo específico para essa informação, no IRPF, ou seja, o valor líquido que você irá receber.

Com todos os campos preenchidos e os cálculos corretamente analisados, seu IRPF está pronto e apto a comprovar que uma transição financeira foi realizada.

Mas, como já mencionei ao longo deste texto, existe uma série de modelos de recibo. Você já sabe, até aqui, como preencher o Recibo de Pagamento Autônomo. Agora, vamos dar uma olhada em como é esse processo para outros modelos de recibo. Então, acompanhe o próximo tópico.

Outros Modelos de Recibo

Antes de começar a exemplificar os tipos de recibo, é importante que você saiba que não existe um modelo único que deva ser seguido à risca, mas alguns dados precisam estar obrigatoriamente nesses documentos.

Para tratar desses dados, começarei por um tipo de recibo bastante necessário e frequentemente utilizado pelas pessoas: os recibos para profissionais da saúde (como médicos, dentistas, psicólogos, fisioterapeutas, fonoaudiólogos, terapeutas ocupacionais e hospitais). Conforme estipula a Lei nº 9.250/199 (que altera a legislação do imposto da Pessoa Física), os recibos, para esses casos, devem conter, obrigatoriamente, o nome do profissional, o endereço e o CPF ou CNPJ.

A importância dos recibos emitidos por serviços de saúde se dá na medida em que a pessoa que realizou o pagamento possa utilizar esse documento na sua declaração de imposto de renda, para que haja o retorno previsto dos pagamentos realizados nesse setor.

Outro tipo de recibo bastante comum é aquele para pagamento de aluguel, principalmente quando a negociação é realizada diretamente com o proprietário do imóvel, sem o envolvimento do suporte burocrático das imobiliárias. Esse documento tem a finalidade de atestar que o proprietário recebeu determinado valor acordado com a pessoa que aluga o imóvel, o chamado locatário.

A Lei que dispõe sobre as locações dos imóveis urbanos e os procedimentos a elas pertinentes (relação entre locadores e locatários) é a Lei Federal n. 8.245, de 18 de outubro de 1991.

Alguns dados são necessários para o preenchimento do recibo para aluguel, entre eles a data do recebimento, o nome do inquilino e da pessoa que está recebendo o dinheiro (lembrando-se de especificar se quem está preenchendo o recibo é o proprietário ou locatário), o endereço da residência, além de, é claro, o valor a ser pago e a forma de pagamento (dinheiro, cheque, transferência). Também é importante acrescentar a referência ao período a que o pagamento se refere, a fim de ter controle e comprovação de que todas as mensalidades estão sendo quitadas.

Há, ainda, outro tipo de recibo que merece ser destacado neste artigo: a nota promissória. A nota promissória é a formalização do que chamamos popularmente de “vender fiado”. Esse recibo, então, irá garantir que o valor pelo serviço prestado, que não foi pago imediatamente, seja quitado dentro de determinado prazo.

Essencialmente, a nota promissória deverá conter informações acerca do trabalho ou produto utilizado, assim como o valor e o prazo para a realização do pagamento.

É o Decreto 2.044/1908 que aborda os aspectos legais acerca da nota promissória. O artigo 54 menciona quais requisitos essenciais devem ser lançados, por extenso, no contexto. São eles:

“Art. 54. A nota promissória é uma promessa de pagamento e deve conter estes requisitos essenciais, lançados, por extenso no contexto:

  1. a denominação de “Nota Promissória” ou termo correspondente, na língua em que for emitida;
  2. a soma de dinheiro a pagar;

III. o nome da pessoa a quem deve ser paga;

  1. a assinatura do próprio punho da emitente ou do mandatário especial”.

O Artigo ainda conta com 4 parágrafos que preveem o seguinte:

“Art. 54, § 1º Presume-se ter o portador o mandato para inserir a data e lugar da emissão da nota promissória, que não contiver estes requisitos.

  • 2º Será pagável à vista a nota promissória que não indicar a época do vencimento. Será pagável no domicílio do emitente a nota promissória que não indicar o lugar do pagamento. É facultada a indicação alternativa de lugar de pagamento, tendo o portador direito de opção.
  • 3º Diversificando as indicações da soma do dinheiro, será considerada verdadeira a que se achar lançada por extenso no contexto. Diversificando no contexto as indicações da soma de dinheiro, o título não será nota promissória.
  • 4º Não será nota promissória o escrito ao qual faltar qualquer dos requisitos acima enumerados. Os requisitos essenciais são considerados lançados ao tempo da emissão da nota promissória. No caso de má-fé do portador, será admitida prova em contrário.”

Por fim, o artigo 55 deste mesmo Decreto aborda as formas como pode ser paga a nota promissória: à vista; a dia certo; a tempo certo da data. O parágrafo único deste artigo atenta para o fato de que a época do pagamento deve ser precisa e única para toda a soma devida.

Um aspecto importante de ser abordado é que é interessante que a nota seja assinada, além de pelas partes envolvidas, por duas testemunhas. Isso ajudará a garantir que, caso não haja o cumprimento do acordo, o emissor possa reivindicar, em esfera jurídica, o acerto de contas.

Os tipos de recibo existentes no campo das negociações não se limitam aos citados acima, mas estes são os mais recorrentes e pesquisados por grande parte das pessoas. Além disso, como já mencionei, muitos dos dados que precisam constar nesses documentos são válidos para vários modelos, por isso as informações contidas em recibos específicos também podem servir para outros tipos.

Concluindo…

Para qualquer tipo de negociação, troca de serviços ou de objetos com determinado valor, é muito importante ter segurança e confiabilidade no dinheiro empregado. Por isso, o recibo é um documento imprescindível nesses momentos. Ele é a garantia de comprovação da transição realizada e impede que você possa ter surpresas desagradáveis causadas por possíveis desacordos entre as partes envolvidas no negócio.

Assim, ao elaborar este artigo, procurei trazer o máximo de informações possível sobre os aspectos mais importantes relacionados aos modelos de recibo mais utilizados. Para isso, utilizei o suporte da Legislação para expor as formas legais de elaborar um recibo, assegurando que esteja completo, com todas as informações necessárias para sua validade.

Além disso, procurei aclarar as diferenças entre nota fiscal e recibo, uma dúvida bastante comum a muitas pessoas, levantando aspectos relacionados ao recolhimento de impostos a partir desses comprovantes.

Seguro que alguna vez has pasado por ese embarazoso momento en el que debes comunicar a tus jefes que dejas la empresa voluntariamente porque has encontrado algo mejor. En estos casos, lo ideal es hacerlo mediante una carta de baja voluntaria, pero ¿qué debe incluir este documento? ¿Cómo se redacta? Te contamos todo lo que debes saber para elegir el mejor modelo de carta para la baja voluntaria en el trabajo.

Primer paso, el Preaviso

El primer concepto que hay que tener claro a la hora de redactar este tipo de carta es el preaviso, es decir, la antelación con la que se deja la empresa. El preaviso comúnmente estipulado es de 15 días, salvo que en el Convenio se especifique un plazo diferente.

Es muy importante poder cumplir dicho plazo porque, de lo contrario, la empresa estaría en su derecho de descontar del finiquito los días de salario que falten de ese plazo de 15 días.

Finiquito

Otro aspecto a tener en cuenta tiene que ver con el finiquito. Cuando un trabajador deja una empresa de forma voluntaria no tiene derecho a paro ni a indemnización, pero sí a finiquito. Este será el importe correspondiente a los días que se han trabajado y no se han cobrado o no se han disfrutado en forma de vacaciones o pagas extras.

Requisitos del modelo de carta para la baja voluntaria

– Entregarla siempre por escrito

– Indicar fecha de presentación de la carta, datos personales y datos identificativos de la empresa

– Indicar de forma clara el último día de trabajo y señalar si se respetan los 15 días de preaviso

– Solicitar la documentación necesaria para recibir el finiquito

– No es necesario explicar la causa por la que se presenta la baja voluntaria

– Utilizar un lenguaje sencillo y directo

– Obviar agradecimientos y buenos deseos: centrarse únicamente en comunicar el último día de trabajo

Modelos de carta de baja voluntaria

Teniendo en cuenta los requisitos anteriores, se pueden elegir dos modelos diferentes de carta de baja voluntaria:

1. Modelo carta renuncia baja voluntaria del trabajo sin preaviso

Este modelo debe usarse cuando no se dan los 15 días de plazo para abandonar la empresa. Puedes descargar modelo de carta de baja voluntaria.

2. Modelo carta renuncia trabajo con 15 días de preaviso

Este modelo es recomendable cuando el trabajador ofrece los 15 días de preaviso estipulados. Descarga el modelo de plantilla de carta de renuncia con 15 días de preaviso.

Como ves, ambos son directos, cortos y sencillos y recogen todos los datos necesarios para que comunicar esta decisión se convierta en una situación más llevadera.

Si quieres leer más noticias como Modelo de carta para la baja voluntaria en el trabajo, te recomendamos que entres en la categoría de Entrevistas de trabajo.

AUTOR Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo [email protected] También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.

MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Son muchas las razones que pueden llevar a un empleado solicitar una baja voluntaria, es decir, a abandonar motu proprio su puesto: encontrar un empleo con mejores condiciones, dedicarse a sus familia, probar suerte en el extranjero, desarrollarse en otro sector profesional…

Sin embargo y aunque la decisión de marcharse venga del empleado, la renuncia voluntaria deberá cumplir una serie de requisitos y obligaciones legales. Porque ¿qué obligaciones y derechos tiene el trabajador? ¿cómo se calcula su finiquito? Resolvemos estas y otras dudas relacionadas.

Qué es una baja voluntaria o renuncia voluntaria

La baja voluntaria es un documento que presenta el trabajador a la empresa y con la que comunica su decisión de terminar su relación laboral. Dicho de otra manera, es la manera en la que se plasma por escrito la renuncia voluntaria a su puesto de trabajo y su deseo de rescindir el contrato y la relación laboral con la compañía.

La baja laboral voluntaria es un derecho de cualquier empleado, independientemente de la modalidad de contrato que tenga y de si los motivos de esta renuncia voluntaria son objetivos o subjetivos. El Estatuto de los Trabajadores, en el artículo 49.1, contempla la dimisión del trabajador como uno de los motivos legales para extinguir su contrato laboral.

Diferencia entre baja voluntaria y abandono del puesto

Sin embargo, esta baja voluntaria puede acabar confundiéndose con otro término: el abandono del puesto. Dicho lo cual, el abandono del puesto de trabajo coincide con la baja voluntaria en que ambas suponen una ausencia del empleado.

Sin embargo, existen diferencias significativas en las formas; como por ejemplo, que en la baja laboral voluntaria el trabajador da un preaviso de 15 días a la empresa. En el caso del abandono del puesto de trabajo, además, no existe ningún documento acreditativo. Incluso puede suponer que el trabajador, un día, decida no volver a aparecer por la oficina.

En el caso de abandono, asimismo, hay que ser cautelosos. Por ejemplo, puede suceder que el trabajador no haya acudido a su puesto porque ha sufrido un accidente, porque ha estado de baja y se ha confundido con la fecha de la reincorporación, etcétera. Es decir, la empresa siempre debería asegurarse de que la ausencia del empleado no se debe a una simple falta de asistencia por algún motivo justificado.

Por último, debemos saber que una ausencia deja de considerarse abandono del puesto y se convierte en renuncia voluntaria o despido cuando se producen alguno de los siguientes supuestos:

  • Si el empleado no acude a su trabajo en repetidas ocasiones y sin justificarlas.
  • Si el trabajador está enfermo, pero no presenta ningún parte de baja ni justificante acreditativo.
  • Si el empleado decide irse de vacaciones en unas fechas que le han sido rechazadas por parte de la empresa o cuando prolonga el periodo vacacional sin permiso.
  • Si el trabajador no se reincorpora después de una excedencia, de una baja laboral o de una sanción de empleo y sueldo.
  • Si el empleado solicita una excedencia y, a pesar de que la empresa se la deniega, él no acude a su puesto.

Cómo se pide una baja voluntaria

La mejor manera para pedir una baja laboral voluntaria es por escrito. Lo ideal es redactar una carta en la que quede reflejada la decisión de abandonar el puesto de trabajo y presentarla en la empresa por duplicado –una copia para la empresa y otra para el empleado-.

Las dos deberán estar firmadas por el trabajador y por la empresa o el representante legal de la entidad. También puede enviarse por burofax en cualquier oficina de Correos con un coste que oscila entre los 16 y los 30 euros aproximadamente.

Para que la renuncia voluntaria se realice correctamente es necesario tener en cuenta varios aspectos:

Preaviso de 15 días

Es muy importante avisar a la empresa con suficiente antelación, mediante la carta de renuncia. Se establece un periodo de 15 días naturales, aunque dependerá del convenio colectivo que rija en la empresa. Es decir, puede que contemple 15 días o hasta dos meses, por lo que es necesario revisarlo.

Si no se avisa en el plazo legal, la empresa podría restarle las cantidades de esos días que el empleado no ha avisado que faltaría, puesto que se consideraría que ha abandonado su puesto sin causa justificada. Aunque es menos habitual, también podría reclamarle una indemnización por daños y perjuicios.

Revisar las cantidades reflejadas en el finiquito

Aunque el empleado renuncie a su puesto de trabajo, le corresponde su finiquito. Además, la empresa está obligada a pagarle todos los días que ha trabajado, las vacaciones pendientes, la parte proporcional de las pagas extra –si las hubiera– y cualquier otra cantidad o beneficio social que recoja el contrato.

La baja laboral voluntaria no da derecho a percibir el paro

La renuncia voluntaria implica que no se percibirá la prestación por desempleo. El paro está destinado a trabajadores que han sido despedidos, que han llegado a la fecha límite de su contrato y a quienes no se les ha renovado, que han sido víctimas de un ERE, etcétera.

Datos fundamentales de la carta de renuncia voluntaria

Este documento debe recoger todos los datos personales del empleado, comunicar su deseo de dejar la empresa y la fecha en la que dejará de acudir a su puesto de trabajo. No es necesario ni obligatorio explicar el motivo por el que se renuncia. Da igual si es porque le ha contratado la competencia, por un aumento de salario o por otras mejoras laborales.

Qué derechos tiene el trabajador en la baja voluntaria

Si el empleado comunica a la empresa su baja voluntaria le corresponde:

  • Su finiquito.
  • Su sueldo mensual por los días que ha trabajado.
  • La parte proporcional de las pagas extras –excepto en las nóminas con pagas prorrateadas–.
  • Los días de vacaciones no disfrutados.
  • No desvelar el motivo por el que renuncia a su puesto.

Obligaciones del trabajador en la baja voluntaria

Como en toda relación contractual, las partes tienen unos derechos, pero también unos deberes. Las obligaciones del empleado en caso de renuncia voluntaria son:

  • Presentar una carta de preaviso, al menos, 15 días naturales antes de que se haga efectivo –el convenio colectivo puede establecer otro plazo diferente a los 15 días, en ese caso se priorizará lo que recoja dicho convenio-
  • Para una comunicación correcta, presentar el documento por escrito y por duplicado.

Cómo calcular el finiquito por baja voluntaria

Para calcular el finiquito que le corresponde a un trabajador que ha solicitado la baja laboral voluntaria, debemos conocer tres datos fundamentales: el importe que le corresponde de salario por los días trabajados el último mes, las vacaciones no disfrutadas y el número de pagas extra.

Número de días trabajados del último mes en curso: puede que los 15 días de preaviso finalicen cuando aún no ha terminado el mes, por ejemplo, el día 20 de octubre. Por lo tanto, el empleado no habría trabajado el mes completo y no le correspondería el sueldo íntegro.

Para calcular lo que debe cobrar solo hay que dividir el salario neto mensual entre 30 días. De esta manera sabremos lo que cobra un día. Posteriormente se multiplicará por los días trabajados –en este caso 20– y así obtenemos el sueldo correspondiente.

Es decir, si el sueldo de un empleado es de 1.500 euros, el cálculo sería el siguiente: 1.500/30= 50 euros el día trabajado. 50×20=1.000 euros de salario por los 20 días de octubre.

Vacaciones no disfrutadas

Dependiendo de la empresa, el trabajador tendrá un número de días de vacaciones al año u otras. En algunos casos son 30 días naturales, en otros 22 hábiles, pero no hay una norma fija. Por lo tanto, las vacaciones no disfrutadas son el número de días que, le corresponden y, aún tiene pendientes por disfrutar el trabajador.

Suponiendo que a nuestro empleado del ejemplo le correspondan 30 días naturales el cálculo sería el siguiente. Si por 365 días le corresponden 30, por 290 días que ha trabajado le corresponden X.

Es una regla de tres. Como nuestro empleado ha trabajado 290 días, para calcular el número de días que le quedan de vacaciones, habrá que multiplicar 290×30 días que tiene un mes y dividirlo entre 365. El resultado sería 23 días naturales que le correspondería este año. Si ha disfrutado 15, le quedarían 8. Esos 8 días pendientes por 50 euros que cobra por día trabajado, el pago por días pendientes es de 400 euros.

El número de pagas extra

Si las pagas extra se prorratean a lo largo de todo el año, a la hora de calcular el finiquito en la baja voluntaria no habrá que calcular nada, pero sí el trabajador tiene dos pagas extra –una suele ser en diciembre y otra en junio, aunque también depende de cada empresa– habrá que ver la parte proporcional que le corresponde por el número de días trabajados.

Por ejemplo, si nuestro empleado se va en octubre tendría derecho a parte de la paga de navidad. En concreto, hay que dividir el salario entre 365 días que tiene un año y multiplicar el resultado por los días trabajados. Es decir 1.500/365= 4,11x 290= 1.192 euros.

Obtenidas todas las cantidades, de los conceptos anteriores solo queda sumar el resultado y obtendremos el importe de finiquito que tiene que recibir el trabajador. En este caso habría que sumar 1.000+400+1.192= 2.592 euros. En cuanto la compañía abone esta cantidad, la relación laboral estará zanjada.

La gestión de ausencias, clave

Dicho lo cual, es importante recalcar la necesidad de gestionar adecuadamente las ausencias de los empleados para evitar los problemas relacionados con el abandono del puesto laboral descritos en puntos anteriores.

Para agilizarla y centralizar la información el módulo de gestión de vacaciones y ausencias de Bizneo HR resulta de gran ayuda, pues permite agilizar los trámites relacionados, incluir alertas y notificaciones automáticas, etcétera.

indeterminado terminar la relación de empleo dando un preaviso razonable, tienen por …… de una negociación colectiva libre y voluntaria de conformidad con el …… los fotógrafos, los músicos, los bailarines, los intérpretes, los modelos , y los …… estrechamente la aplicación de la Ley contra la Discriminación y de la Carta …

Vu sur blogspot.com

24. nov 2016 – realizado la tramitación de su baja en la actividad o la mención …… mediante la elaboración de métodos y modelos comunes de …… dimisión voluntaria , bien como consecuencia de una sanción ….. hubiera estipulación en contrario en la carta de porte ….. preaviso previsto para el mandante no podrá ser …

Vu sur blogspot.com

Modelo Carta Baja Voluntaria , Coloriage y carta de muestra, coloriage … Modelo De Baja Voluntaria Con Preaviso De 15 Días Modelo Carta Baja Voluntaria .

Vu sur www.boe.es

documento según modelo oficial que inicia, de oficio o por denuncia … que reciban una carta de despido alegando cualquier causa o que ….. BAJA MÉDICA . 13.

Vu sur www.boe.es

Ejemplo Carta De Preaviso Baja Voluntaria , Coloriage y carta de muestra, coloriage adulte, coloriage animaux, coloriage disney, coloriage enfant, coloriage fille …

Vu sur enriquevilanova.com

baja en la Seguridad Social, 122 baja laboral, 120 … carta de despido, 175 …. jubilación voluntaria , 1004 … modelo económico, 634 … preaviso de huelga, 110.

Vu sur studylib.es

De très nombreux exemples de phrases traduites contenant «indemnizaciones» – Dictionnaire français-espagnol et moteur de recherche de traductions …

Vu sur modelosycontratos.com

20. mai 2019 – El 19 de abril de 2016, la Demandante manifestó mediante carta que …… expropiación directa de la Demandante es que el cese “ voluntario ” por …… Despidió de manera masiva y sin preaviso a todos los trabajadores. ….. cambio de las divisas, modelos de controles distintos, pero al final control de cambio.

Vu sur www.boe.es

este índice baja hasta el 67 % cuando se trata de los riesgos psicosociales. ….. No hay tampoco un modelo de inspección por cada Estado europeo ya que en algunos …… mencionados el empresario puede rescindir el contrato sin preaviso de ….. a la gestión del estrés laboral no fueran puramente de asunción voluntaria y …

Vu sur enriquevilanova.com

modelo de carta baja voluntaria con preavisoVotez

Una carta de terminación de acuerdo es un aviso dado para cancelar o finalizar un contrato. Es una declaración formal y legalmente vinculante de su intención de terminar todas las relaciones con otra parte.

Un acuerdo de rescisión del contrato, de forma más específica, deja en claro, con quien previamente tuvo un acuerdo, que ya no lo mantendrá. Es posible que el negocio o de trabajo acordado por las dos partes haya seguido su curso o que existan diferencias irreconciliables entre los dos asociados, lo que dificultará la continuación de la contratación.

En cualquier caso, se deberá escribir una carta de terminación para comenzar este proceso. Esto es cierto para todos los acuerdos y contratos.

.

Usos generales de la carta de terminación de contrato por mutuo acuerdo

Supongamos que ha realizado un pedido con un proveedor en particular para ciertos bienes o servicios, pero con el tiempo se da cuenta de que el proveedor no es fiel a los términos del contrato, sentirá la necesidad de cancelar ese acuerdo. O sus prioridades pueden haber cambiado y sus objetivos pueden haber cambiado, por eso ya no necesita sus servicios. Cualquiera sea el motivo, el envío de un acuerdo de rescisión mantiene a todos informados sobre la cancelación del contrato.

Una carta de terminación del acuerdo actúa como evidencia de que siguió el proceso de cuotas y notificó a la otra parte sobre la finalización y la fecha de finalización.

En el entorno profesional, si un empleador se siente insatisfecho con la forma en que alguien está cumpliendo un contrato, la compañía a veces emitirá una carta de despido del empleado. Esta carta debe ser emitida en total conformidad con las reglas del contrato firmado por el empleado en el momento de la inducción.

Cuando se trata de bienes raíces, al igual que hay trámites legales y documentación que deben presentarse antes de obtener un apartamento o propiedad, existe una documentación similar que se espera que el inquilino presente antes de abandonar una propiedad. Si tiene la intención de mudarse a otra ubicación, el primer paso es informarle al propietario actual que está planeando desalojar las instalaciones. Esto se puede hacer escribiendo un contrato de terminación de arrendamiento.

La idea es darle al arrendador el tiempo suficiente para que pueda encontrar a alguien más para ocupar las instalaciones. Esta carta de rescisión del contrato de arrendamiento servirá de referencia en caso de disputa. Al enviar una rescisión del contrato de alquiler, será una buena idea incluir una copia de la carta original del contrato de alquiler, solo como referencia.
Los puntos clave deben preocuparse al escribir la carta de terminación del acuerdo

Cuando se trata del formato de carta de terminación, recuerde usar un formato de carta comercial e intente mantener el tono profesional y al grano. La plantilla del acuerdo de terminación que se proporciona a continuación le dará una idea sobre cómo se puede escribir esta carta.

Para evitar malentendidos, indique claramente las razones para terminar el acuerdo. En la carta, ayudaría si se comunica de manera clara, que está siguiendo las pautas y disposiciones establecidas para la cancelación del contrato. Siempre es importante indicar cuándo desea que finalice el servicio y solicitar una confirmación de la cancelación del acuerdo.

En el caso de la terminación del acuerdo mutuo, puede expresar su gratitud agradeciendo a la contraparte por su servicio y desearles lo mejor para el futuro.

Consulte aquí varios tipos de modelos de carta de rescisión o terminación de acuerdo:

.

Ejemplos de carta de terminación de acuerdo por mutuo acuerdo

Carta de terminación de acuerdo por mutuo acuerdo (laboral)

Fecha:_________

A,

Nombre del empleado
Designacion _____________

Asunto: Acuerdo de rescisión

Estimado Sr. / Sra. ____________,

Le escribo después de nuestra conversación de la semana pasada y donde nos aclara su deseo de no continuar en la empresa. En ese sentido, estamos de acuerdo en que sería mejor rescindir su contrato con nosotros aquí en Repuestos Nacionales, y he redactado un acuerdo para ser firmado por ambas partes.

En el acuerdo, se establece claramente que no está siendo despedido de su puesto, simplemente que no se siente cómodo en su puesto y desea buscar empleo más cerca de su ciudad natal. Por lo tanto, esto no tendrá impacto negativo a la hora de buscar empleo.

¿Puede llamar a la oficina lo antes posible para firmar los documentos correspondientes? Se le deben 5 días de vacaciones anuales por el tiempo que ha trabajado dentro de la empresa y, por lo tanto, su fecha de liberación de la compañía puede ser tan pronto como la próxima semana.

Atentamente,

.

Carta de terminación de acuerdo por mutuo acuerdo (comercial)

Asunto: Terminación del acuerdo de servicio

Mediante esta carta, le informamos que estamos terminando el acuerdo con su empresa. Esperamos tener un buen nivel de asociación con su empresa. Pero desafortunadamente sus servicios de pago no cumplen con las líneas del acuerdo. Nuestra empresa enfrenta problemas debido a demoras en los pagos y pedidos no programados de su empresa. Y, por lo tanto, decidimos finalizar el contrato con su empresa con vigencia a partir de la Fecha (fecha de terminación).

Se le solicita que liquide todos nuestros pagos pendientes dentro de la fecha de finalización. También prometemos entregar nuestros suministros vencidos dentro de la fecha del contrato.

Atentamente,

Conozca también

Carta de constancia de trabajo (modelos)

Carta de recomendación por prácticas profesionales (modelos)

Carta de agradecimiento laboral y despedida (modelos)

Carta de felicitación laboral (ejemplo

Cartas de renuncia laboral en español e inglés

Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Web empleo Alemania. Rescisión de la relación laboral

RESCISIÓN DE LA RELACIÓN LABORAL

Plazos

Una vez finalizado el periodo de prueba, el plazo legal mínimo de rescisión del contrato por ambas partes es de cuatro semanas, finalizando el día 15 o el último del mes correspondiente.

Por ejemplo: si envías tu carta de rescisión el día 8 de enero, el día 5 de febrero se cumpliría el plazo de 4 semanas de preaviso, si bien el contrato finalizará el 15 de febrero.

IMPORTANTE: Dependiendo de la duración de la relación laboral puede haber plazos de preaviso más largos. Comprueba tu contrato de trabajo y los convenios colectivos aplicables.

Despido

La comunicación de la extinción de la relación laboral puede ser verbal (estando las partes presentes) o escrita. Existe el despido ordinario y el despido extraordinario, así como el motivado en cambios sustanciales de las condiciones de trabajo.

En la comunicación del despido ordinario, solo debe constar que se va a proceder a la rescisión del contrato sin condiciones y de forma irrevocable. No obstante, si a través de convenios colectivos, acuerdos empresariales o pactos contractuales aislados se ha pactado una forma determinada, esta se habrá de respetar, ya que de lo contrario el despido sería nulo.

En caso de despido extraordinario puedes exigir que te comuniquen los motivos.

Antes de despedir a un trabajador, el empleador deberá consultar previamente con el comité de empresa (de haberlo en la empresa). De no hacerlo, o de presentar la carta de despido antes de finalizar el plazo de alegaciones del comité de empresa, el despido será nulo de pleno derecho.

IMPORTANTE: Si no estás de acuerdo con la rescisión del contrato, tienes tres semanas desde la recepción la carta de despido para interponer demanda ante la Magistratura de Trabajo.

Protección contra el despido

Si has trabajado para el mismo empleador en una empresa de más de cinco trabajadores durante más de seis meses, puedes acogerte en Alemania a la protección contra el despido. La demanda contra el despido debe presentarse ante la Magistratura de Trabajo competente en un plazo de 21 días desde el preaviso o desde la recepción de la carta de despido. Existen relaciones laborales a las que no se aplica esta Ley de protección contra el despido y que disfrutan de una protección especial, como es el caso de:

  • Embarazadas y durante el periodo de baja por maternidad
  • Trabajadores con permisos para la educación de los hijos
  • Personas movilizadas y realizando pruebas de aptitud
  • Miembros del comité de empresa
  • Personas en formación profesional
  • Personas con diversidad funcional severa.

¿Cómo hacer una carta de baja voluntaria?

¿Cómo hacer una carta de baja voluntaria? 5 (100%) 1 vote

Un trabajador no está obligado a permanecer en un trabajo si no lo quiere, así que si decide retirarse de la empresa, fácilmente puede hacerlo. Sin embargo, siempre existe la duda de cómo notificarlo. Para ello, se debe hacer una carta por escrito en la que se presente la baja voluntaria o dimisión; pues toda renuncia debe ser comunicada a la empresa y siempre se acostumbra a que sea por escrito, dejando constancia de la finalización de la relación laboral.

Este documento debe ser presentado con un preaviso de 15 días. Sin embargo, hay que asegurarse de lo que estipula el contrato de trabajo y convenio colectivo; ya que ambos podrían tener indicaciones distintas en cuánto a este paso. En caso de que ninguno explique nada con respecto a la baja voluntaria, el tiempo es de 15 días de antelación. Si quieres conocer todo lo referente a este procedimiento, llegaste al sitio ideal, aquí te explicaremos todo lo que debes hacer.

¿Qué debe decir la carta de baja voluntaria?

El trabajador para hacer saber de su baja voluntaria siempre debe realizar un escrito. Lo normal es tener la carta por duplicado: una para que se quede en la empresa y otra copia es para que el trabajador; esta última debe ser sellada y firmada por la empresa para indicar que fue recibida. En algunas oportunidades, la empresa puede rechazar el documento y no recibirlo; también puede pasar que el empleado no pueda o no quiera acudir a su lugar de trabajo para entregar el informe; en este caso puede comunicarlo a través de burofax.

Sugerencias para la redacción

Para redactar la carta de baja voluntaria, es necesario incluir algunos aspectos que citamos a continuación para que cuando vayas a realizar la tuya tengas en cuenta:

  • Fecha en la que se envía o se presenta la carta.
  • Datos de la empresa: Nombra y CIF (Código de Información Fiscal).
  • Información personal del trabajador: Nombres, apellidos y DNI (Documento Nacional de Identidad).
  • Detallar que el trabajador quiere dejar de trabajar en la empresa. La manera más usada y sencilla para hacerlo, es utilizando las expresiones: Baja voluntaria o dimisión.
  • No es obligatorio dar a conocer los motivos que llevaron a tomar la decisión de dejar el empleo.
  • Indicar el día que se dejará de trabajar.
  • Dejar claro si se están cumpliendo los días de previaviso, puntualizando que se está respetando los 15 días de norma general o los que indique el convenio colectivo o el contrato de trabajo.
  • Si el documento se enviará por Burofax, se debe agregar la dirección de la empresa.
  • Se sugiere la solicitud de la preparación y entrega para el último día de trabajo o lo antes posible del informe de liquidación, saldo y finiquito. También, pedir el envío del certificado de empresa al Servicio Público de Empleo Estadal (SEPE). En el caso de que la empresa no haga el pago del finquito, se dispondrá de un plazo de un año para poder reclamarlo.

Envío por burofax

Cuando el trabajador no puede acudir a entregar la comunicación o la empresa no quiere recibirla, puede enviarse a través de la página web de correos vía burofax, con su respectivo acuse de recibido y certificado de texto. De esta manera, a la empresa llegará la solicitud del trabajador por correo y dará igual si la recibe o no, siempre y cuando se haya indicado la dirección correcta.

Si la empresa no quiere recibir el documento por esta vía, se le tendrá por notificado. La empresa no puede evadir recibir las peticiones de los trabajadores para evitar lo que el trabajador quiere notificarle. Por ello, burofax mantendrá constancia si la empresa recibió o no el informe y la fecha en la que lo hizo, a través de su acuse de recibo. En relación al certificado de texto, es para que también exista constancia del contenido de la carta enviada a la empresa.

Este mecanismo, obligará al trabajador a invertir entre 25 a 30 euros aproximadamente. Sin embargo, es una manera de hacer llegar la carta a la empresa. Existen también otras empresas privadas que se dedican a los servicios de comunicación con valor aprobatorio.

¿Puedo cobrar paro o indemnización si dejo el trabajo por baja voluntaria?

Es importante aclarar que, cuando se decide dejar un trabajo voluntariamente, por la razón que sea: otro empleo con mejor pago o simplemente por no querer continuar en esa empresa -por poner un ejemplo-, el trabajador que introduce su baja no tiene derecho a disfrutar de una prestación por desempleo; así como tampoco puede recibir una indemnización por el tiempo que trabajó.

Si te preguntas por qué no puedes disfrutar de ambos beneficios, es por que esos se cobran cuando existe una situación de desempleo legal; esto ocurre cuando el trabajador queda sin su empleo por situaciones que no dependen directamente de él, por ejemplo: el fin de su contrato o un despido. Es por ello que, cuando el trabajador decide terminar su relación laboral con la empresa, no puede cobrar el paro ni la prestación por desempleo, debido a que la decisión para ello fue del trabajador y no de la empresa.

En este sentido, el trabajador solo tiene derecho a cobrar el finiquito, que es lo se devengó por prestar servicios en la empresa pero no se disfrutaron o no llegó el tiempo para hacerlo; es el caso de las pagas extras o vacaciones.

¿Cómo sería el modelo ideal de una carta de baja voluntaria?

Aquí te enseñaremos los modelos de las cartas para notificar tu decisión de manera voluntaria en dejar tu puesto de trabajo. Es importante que leas detalladamente los documentos que dejamos a continuación ,ara que tomes todas las instrucciones y así no tengas problemas en el procedimiento.

Sin preaviso

Cuando se decide dejar el trabajo sin tomar los días correspondientes de preaviso o al menos no todos los días que estipula la Ley, se debe indicar en la carta de la siguiente manera. Esto, para dejar claro cuáles son las condiciones de la baja en cuanto a tiempo de antelación se refiere:

Con preaviso

Si quieres retirarte de la empresa como lo establece la Ley, con el correspondiente preaviso de 15 días. Se sugiere utilizar el siguiente modelo, en caso de que el Convenio Colectivo no estipule tiempo de preaviso. En este caso se hace con el período normal de los días de preaviso general (15 días):

Con preaviso establecido en Convenio Colectivo

Si el Convenio Colectivo estipula un periodo distinto a los días generales, estos deben expresarse en la comunicación, de la misma forma como se indican en los ejemplos anteriores. Es necesario dejar todo por escrito para efectos legales a la hora de los cobros correspondientes a la baja voluntaria. Si seguiste todas nuestras instrucciones seguramente ya estas empezando a organizar tu carta, por ello, deseamos éxitos en tus proyectos futuros.

Darse de baja voluntaria en el trabajo. Todo lo que debes saber

Una baja voluntaria se puede producir perfectamente sin alegar causa ninguna en cualquier punto de la relación con nuestra empresa y da lo mismo que el trabajo sea temporal o indefinido.

La baja voluntaria se puede dar de hoy para mañana sin ningún tipo de justificación pero por supuesto no es lo más aconsejable ya que si nos vamos de la empresa de esta manera se consideraría abandono del puesto y estaría penalizado. Lo suyo es avisar a la empresa con como mínimo 15 días de antelación. Pasados esos 15 días, nos iremos siempre con nuestro finiquito , pues hay que recordar que dimitir no impide reclamar cualquier deuda que la empresa tenga con nosotros.

INDICE DE CONTENIDOS

Consideraciones al cursar la baja voluntaria y modelos de carta.

Según una encuesta elaborada por Adecco, cuatro de cada diez trabajadores españoles piensan que este año es un buen año para cambiar de empleo. Ya sea cambiar de trabajo para ganar más dinero, para conciliar, para ascender o para crecer, en definitiva para mejorar nuestras condiciones laborales, es una estupenda y noble aspiración, ahora bien, lo primero que hay que saber antes de dar el paso de abandonar un trabajo voluntariamente es que esta operación de cambio tiene que encajar al milímetro con nuestro futuro empleo. Una baja voluntaria es una cosa seria y aquí no valen las dudas.

Para que no tengáis ninguna duda, vamos a explicar paso a paso los efectos secundarios de decir adiós a un trabajo antes del fin del contrato.

No hay derecho a cobrar paro si nos marchamos voluntariamente

Abandonar voluntariamente el empleo no da derecho a indemnización y tampoco a prestación por desempleo porque ni nos han despedido, ni nuestro contrato ha terminado, por lo tanto no estaríamos en situación legal de desempleo para recibir las prestaciones por paro que ofrece el SEPE. A través del certificado de empresa el SEPE sabrá que nos fuimos de nuestro trabajo porque nos dio la gana.

Si queremos cobrar paro tras una baja voluntaria existe una alternativa: tenemos que volver a trabajar un mínimo de tres meses y sufrir un despido o un fin de contrato por causas ajenas a nuestra voluntad

Cuidado con los periodos de prueba

Como segundo efecto secundario, si estamos en período de prueba, nos vamos, nos incorporamos a otra empresa y resulta que también nos dicen adiós en la nueva empresa, entonces constaría como período de prueba no superado y eso supone quedarnos sin trabajo y además como no han pasado tres meses desde que nos fuimos, tampoco tendremos derecho a paro. Aunque la ley no marca un mínimo, las sentencias judiciales fijan los plazos en tres meses completos trabajados para volver a recibir una prestación.

Casos excepcionales cuando dejamos el trabajo de forma voluntaria

Lo comentado anteriormente es normalmente lo que podemos encontrarnos cuando nos vamos voluntariamente de nuestro empleo, sin embargo existen casos excepcionales en los que podemos marcharnos de la empresa sin perder nuestros derechos y cobrando el paro.Por ejemplo:

  • Si la empresa decide movernos del centro habitual de trabajo y no respeta los 30 días de preaviso.
  • Si nos toca cambiar de casa o el traslado al lugar de trabajo nos cuesta más que la nómina.
  • Si nos modifica nuestras condiciones laborales a peor
  • Si incumple su obligación de pagarnos.
  • Casos de violencia de género.
  • etc…

En todos estos casos, si nos vamos de la empresa de forma voluntaria no perderemos el derecho a cobrar paro.

La carta de baja voluntaria

Si se tiene ya tomada la decisión de dejar el trabajo voluntariamente, redactar una carta de baja voluntaria es la manera correcta de actuar ante la empresa. Debe quedar constancia por escrito de esta decisión del trabajador, y lo mejor y recomendado es mediante un escrito o carta formal.

Los motivos por los que dejar un trabajo pueden ser variados, pero si no queremos tener problemas a la hora de cobrar el finiquito tendremos que tener varias cosas en cuenta a la hora de elaborar nuestra carta

En la carta de renuncia que escribamos debe de aparecer la fecha exacta de la renuncia. También es muy importante cumplir con el plazo de preaviso de 15 días antes de marcharnos del puesto de trabajo, de lo contrario la empresa tiene derecho a descontar los días que correspondan que no estén dentro de ese plazo.

Información a incluir en un escrito de baja voluntaria.

Es importante saber que no es obligatorio ni necesario exponer los motivos que nos han llevado a tomar la decisión de dejar nuestro puesto de trabajo.

Los datos que forzosamente si deben aparecer en cualquier escrito de renuncia son:

  • Datos del trabajador: Nombre y apellidos, DNI, puesto que desempeña
  • Datos de la empresa: Dirección, nombre y CIF
  • Fecha exacta del comunicado. Fecha en la que se entrega la carta
  • Fecha efectiva de la baja voluntaria. Fecha en la que se dejará de asistir al puesto habitual de trabajo

Habrá que hacer dos copias de la carta, una se la queda el propio trabajador y la otra es para la empresa. Las dos cartas deben ir firmadas por ambas caras y debe reflejarse claramente la fecha de entrega para dejar constancia de que la carta se presentó con los 15 días de antelación estipulados por ley.

Modelo de carta para presentar la baja de forma voluntaria

En , ________a ____ de ______de 20___

A/At: (Denominación de la empresa)
Dirección y CIF de la empresa

Fdo: El trabajador Fdo: La empresa (firma y sello)

Un caso muy peculiar de despido

El tribunal superior de justicia de Galicia ha declarado improcedente el despido de un trabajador que firmó la baja voluntaria sin saberlo. Para ponernos en situación, imaginen que de buenas a primeras reciben un mensaje de la empresa informándoles de su despido y que para colmo le presentan un documento de baja voluntaria firmado de su puño y letra.

Resulta que ese documento llevaba una firma auténtica y verdadera, el problema es que este trabajador firmó sin saber lo que se estaba firmando, su baja voluntaria en la empresa

Esta es la historia que ha acabado con una sentencia que obliga a la empresa a readmitir o pagar la indemnización por despido al trabajador afectado.

Moraleja: nunca nunca firmes nada sin leerlo ya que no siempre tendremos la oportunidad de demostrar el engaño como pasó en este peculiar caso.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *