Calculadora de tae

Contenidos

¿Qué es la TAE y cómo se calcula?

La TAE o Tasa Anual Equivalente es un término financiero que permite conocer el coste o la rentabilidad de un producto financiero y que sirve para poder comparar productos con diferentes plazos y condiciones.

La TAE incluye los intereses, gastos y comisiones y está basado en el tipo de interés compuesto para servir el coste o rendimiento que se obtendría en caso de que el beneficiario reinvirtiera los intereses al mismo tipo propuesto por el producto.

De este modo, este indicador económico reúne las características principales de un producto financiero –tipo de interés, plazo y gastos- en una misma cifra, de manera que muestra un depósito o un crédito como si tuvieran un plazo efectivo de un año. De esta forma pueden medirse el coste o el rendimiento de diferentes depósitos o préstamos a diferentes plazos.

Utilidad de la TAE

La principal ventaja de la TAE es que facilita comparar el coste o la rentabilidad de productos de diferentes características dentro de un mismo grupo. Así, podemos comparar la rentabilidad de depósitos a diferentes plazos, pudiendo conocer el rendimiento de cada uno de ellos en términos comparables y descontando los posibles gastos.

Igualmente, la TAE permite realizar comparativas de créditos a diferentes plazos y con diferentes estructuras de comisiones para saber si es mejor elegir un plazo más corto e ir renovándolo, o si lo óptimo es seleccionar plazos más largos.

Limitaciones de este indicador

Hay que tener en cuenta que la TAE no incluye todos los gastos. Por ejemplo, es bastante habitual que se excluyan del cálculo los gastos de apertura de créditos al consumo, por lo que hay que estudiar de forma concienzuda las condiciones del préstamo.

También hay que tener precauciones con la hipótesis de partida: que se podrán reinvertir los beneficios al mismo tipo de interés. En época de volatilidad en los mercados, los tipos de interés pueden variar de forma significativa, con lo que las rentabilidades finales pueden variar de manera importante por el efecto del tipo de reinversión de los intereses.

El cálculo de la TAE de un depósito o préstamo

Para calcular la Tasa Anual Equivalente de un producto de ahorro, inversión o préstamos se debe aplicar la siguiente fórmula:

Hay que aclarar que:

r es el tipo de interés nominal,

f es la frecuencia de cobro o pago. Se consigna un 12 en caso de ser mensual, 6 si es semestral, 4 si es trimestral y 1 si es anual.

Otros Artículos: Confirming sin Recurso

El cálculo de la TAE en depósitos con intereses anticipados es lo que suele denominarse «liquidación de intereses en origen» (a la fecha de formalización del depósito).

La fórmula es la siguiente:

TAE (con liquidación de intereses en origen) = * (1+i)

donde,

i = tipo de interés nominal.

k = periodo de liquidación de intereses en un año.

Ejemplo: Una persona decide contratar un depósito, con un tipo de interés del 4%, con vencimiento a un año. Este depósito paga sus intereses en origen, es decir, de manera anticipada. Para calcular la TAE del mismo, aplicamos la fórmula anterior:

TAE (con liquidación de intereses en origen) = * (1+4%) = 4,16%.

Ejemplo: En un préstamo personal por dos años, con un interés anual del 7,50% capitalizable mensualmente, y cancelándose el préstamo con un solo pago a vencimiento, con una comisión de apertura del 0,50%, ¿se podría calcular la TAE sin el importe del préstamo? en ese caso, ¿cuál sería?

En el anexo I de la Ley 16/2011, de contratos de crédito al consumo, se recoge la fórmula de cálculo de la TAE de una operación financiera. La fórmula es la siguiente:

n

S = Ak (1 + X)–tk

k = 1

donde,

S es la suma de los flujos de la operación actualizados

n es el número de periodos de la operación

k es el periodo inicial

Ak es el flujo que se produce en el período

X es la TAE

tk es el intervalo de tiempo, expresado en años y fracciones de año, desde el inicio de la operación hasta el momento en el que tiene lugar el flujo considerado.

Teniendo en cuenta lo anterior, para calcular la TAE de una operación de préstamo personal es indiferente el importe del mismo, siempre que las variables que les afectan estén expresadas en términos porcentuales, como es el caso propuesto.

Según lo anterior, de cara al cálculo de la TAE, suponemos que el importe del préstamo es de 10.000 euros (el resultado de la TAE es indiferente al importe que supongamos). Quedando los datos del préstamo como sigue:

Para calcular la TAE, se ha de despejar la incógnita “X” de la fórmula mostrada anteriormente.

A continuación se muestra el cuadro a través del cual se llega a la TAE de esta operación, que es 7,77%:

En el cuadro anterior se muestran los flujos que produce el préstamo considerado los 24 meses de plazo de la operación. En la columna “flujos” se recogen las cantidades que el prestatario percibe y ha de desembolsar. En la columna “flujos actualizados» se recogen esas mismas cantidades actualizadas al periodo 0. En el periodo 0 se recoge la entrega del importe del préstamo al prestatario, minorado por la comisión de apertura, que es 50 euros. En los periodos comprendidos entre el 1 y el 23 se recoge el interés a pagar mensualmente, que se deriva de aplicar el tipo de interés mensual (0,625%) al importe del préstamo solicitado (10.000 euros). Por último, en el periodo 24 se recoge la devolución del importe del préstamo (10.000 euros) más el pago de intereses correspondientes a ese periodo (62,5 euros).

Para calcular la TAE, ha de utilizarse la función “buscar objetivo” de una hoja de cálculo, a efectos de poder obtener el tipo de interés (TAE) que hace que la suma de los flujos actualizados sea 0. Esa cifra, como se puede observar, es el 7,77%.

Cómo Calcular la Financiación del Coche

¿Quieres saber cómo calcular la financiación del coche? Ya elijas un coche nuevo o de segunda mano, de una gama superior o más baja y de mayor o menor precio también es necesario elegir la mejor manera para poder financiarlo. Al igual que sucede a la hora de elegir un préstamo o una hipoteca con la financiación de los coches sucede más de lo mismo, no deberás quedarte con la primera opción que te presentan, deberás comparar y elegir la opción que mejor se adapte a ti y a tus necesidades.

Desde Atrapacrédito, el mejor comparador financiero del país, te recomendamos que antes de precipitarte a comprar un coche u otro, tengas muy en cuenta tu solvencia económica, pues a la hora de solicitar un préstamo para financiar tu coche tienes que tener en cuenta que cada mes deberás pagar una cuota por dicha deuda contraída con el banco. De ahí nuestro consejo de procurar que la cuota no sea demasiado elevada, ya que sino es muy probable que vivas con agobios e incluso que no llegues a fin de mes. Además, calcular los intereses para la financiación del coche es otra premisa en la que tendrás que fijarte para calcular la financiación de tu coche.

Pues bien, para calcular el interés que pagarás por tu préstamo el TIN es un indicador clave para saber el porcentaje que te cobrará el banco por prestarte el dinero. Pero otro parámetro más exacto para calcular los intereses es la TAE, este te indicará el coste real del préstamo que has solicitado.

Y os preguntaréis… ¿por qué la TAE es un parámetro más completo? Pues porque en este además del TIN se tienen en cuenta otros parámetros fundamentales como son las comisiones, el plazo de amortización y la cantidad que quieres solicitar, así nos lo explica el Banco de España.

Sin embargo, debes saber que hay algunos conceptos que no están incluidos en la TAE, como son los productos vinculados, es decir, aquellos productos o servicios que te ofrecen los bancos para que contrates y así poder acceder a una oferta con un interés más bajo. Es posible que estos productos no te supongan ningún gasto extra, pero no se descarta esta posibilidad ya que hay algunos que sí que implican realizar un desembolso.

Lo más normal es que cuando quieras calcular la financiación del coche lo hagas a través de un simulador de préstamos, un simulador te permitirá calcular la cuota mensual que pagarás, los intereses y por supuesto el tiempo, el número de meses en los que tendrás que devolver el préstamo que quieres solicitar. Puesto que nadie quiere pagar de más por nada

Pero… ¿y para qué sirve calcular la financiación del coche en un simulador antes de pedir el préstamo? Pues este cálculo es muy útil para en primer lugar poder comparar entre los diferentes productos financieros que se pueden encontrar en las diferentes entidades financieras y por tanto saber cuánto pagarás al mes por dicho préstamo, conocer los intereses reales a pagar, las comisiones que se nos aplicarán y por supuesto el coste total del préstamo personal solicitado para la financiación del coche.

Calculadora de financiación de vehículos en Excel

¿Quieres comprar un coche y no sabes qué financiación escoger? La elección del préstamos que escojas afecta a los pagos que realices en el futuro, por eso es importante comprobar qué intereses nos aporta cada entidad bancaria y cuál es el producto de financiación para el vehículo que mejor encaja con nosotros. Para realizar todos estos cálculos necesitamos una calculadora de intereses y esta herramienta puede estar integrada en una plantilla de Excel.

Las plantillas de Excel son perfectas para realizar cálculos complejos de manera muy sencilla ya que están completamente preparadas para ello. En el caso de la plantilla de Excel para calcular la financiación del vehículo solo tenemos que indicar cuál es el valor del vehículo, la tasa de interés del crédito, la duración del importe y el valor del préstamo.

Contenido de la plantilla de financiación de vehículos en Excel

Esta plantilla actúa como una gran calculadora que nos permite saber cuáles serán las cuotas a pagar en función del tipo de préstamo que indiquemos, además está preparada para modificar los intereses y comprobar cómo afectan al pago final.

Los datos que incorpora esta plantilla de Excel son:

  • Precio del vehículo
  • Tasa de interés del préstamo
  • Duración del préstamo
  • Importe del préstamo
  • Fecha de inicio del préstamo
  • Tasa de impuesto del préstamo
  • Tasa del seguro

Con todos estos datos sabremos todas las cuotas a pagar y la cantidad de cada mensualidad. ¡Así de sencillo!

¿Qué ocurre si pagamos un 10% más cada mes? ¿Cómo afecta al crédito? También podemos saberlo, ya que la plantilla de Excel para calcular la financiación dispone de un simulador que nos indica qué sucedería si pagamos un 10%, 15% ó 25% más o menos de lo previsto.

Descargar plantilla de Excel para calcular la financiación de vehículos

Si estás pensando en comprar un coche o una motocicleta y necesitas saber cómo serán las cuotas del préstamo que vas a solicitar, puedes calcularlo en esta increíble plantilla de Excel. En pocos clicks tendrás el simulador de pago. Esta herramienta actúa parecido a la plantilla de préstamo hipotecario en Excel, pero en esta ocasión está orientada al vehículo.

No lo dudes y descarga gratis esta plantilla de Excel para calcular el préstamo del coche.

  • ¿Te ha servido de ayuda?

Plantilla de Excel para calcular la financiación del vehículo

Calcula el préstamo del coche con esta plantilla de Excel totalmente gratuita. Dale al botón y consigue la plantilla de Excel.

Los créditos multiopción para la compra de un coche te permiten adquirirlo por un tiempo, cambiarlo, devolverlo o quédartelo cuando finalice el plazo. Con esta herramienta puedes averiguar si es la mejor opción o es preferible escoger la financiación habitual de un banco.

Créditos multiopción para compra de coche

Con la fórmula multiopción que le ofrece el concesionario Mejor opción Ahorro: 0 A través de un préstamo que pida al banco Pon esta calculadora en tu web

  • ¿Te ha sido de ayuda?
  • social

Si es el momento de cambiar y reemplazar tu coche es posible que estés pensado en las diferentes formas de financiación. Y es que en la actualidad las entidades bancarias o los concesionarios ofrecen una gran variedad de productos financieros más o menos convenientes en función de las necesidades del cliente. Con esta herramienta, la calculadora de créditos multiopción para la compra de un coche puedes comparar esta fórmula de financiación con un préstamo convencional de un banco.

¿Qué son los créditos multiopción?

Los planes multiopción forman parte de una financiación más flexible. Cuando usamos este término nos referimos a una fórmula financiera que pueden ofrecer algunos concesionarios a los clientes. Dicha alternativa de financiación te permite disfrutar del coche durante un plazo determinado y una vez finalizado este plazo puede o bien devolverse o cambiarse o comprarse.

A cambio de una comisión de apertura o entrada y una cuota mensual menos que lo que se pagaría con otros tipos de fórmulas de financiación se puede adquirir el vehículo.

Una de las ventajas es que las condiciones de los créditos multiopción pueden contemplar dentro de la cuota mensual el seguro, la financiación, el mantenimiento…

Una vez ha pasado el plazo el cliente puede devolver el coche sin gastos adicionales o cambiarlo por otro modelo en según las condiciones pactadas con la marca. Y por último, antes de calcular si un crédito multiopción es tu mejor alternativa a la hora de adquirir un coche es importante que sepas que puedes comprar el coche pagando lo que queda del coste del vehículo o bien alargando los plazos de financiación o bien realizando un único pago.

Cómo comparar los créditos multiopción para la compra de un vehículo

Como ante cualquier decisión de compra, si quieres comprar un coche tendrás que comparar los diferentes modelos y las formas de financiación. Y con esta calculadora online es muy sencillo, solo tienes que seguir estos pasos, presta especial atención:

  • Para usar la calculadora de créditos multiopción sólo tienes que completar los campos vacíos con la información adecuada: incluye el valor del vehículo, la entrada, el tiempo, la cuota mensual, el tipo de interés y la comisión de apertura entre otros.
  • Ahora pulsa el botón «calcular cuota» y obtén una análisis de la fórmula multiopción y de un préstamo de un banco. Con esta calculadora para automóviles sabrás perfectamente que opción es la más indicada para ti.
  • ¿Te ha sido de ayuda?
  • social

Tabla de equivalencias

¿Cuánto es 1 en ?

1 equivale a 0 (1 = 0)

¿Cuántos son 2 en ?

2 equivalen a 0 (2 = 0)

¿Cuántos son 3 en ?

3 equivalen a 0 (3 = 0)

¿Cuántos son 4 en ?

4 equivalen a 0 (4 = 0)

¿Cuántos son 5 en ?

5 equivalen a 0 (5 = 0)

¿Cuántos son 10 en ?

10 equivalen a 0 (10 = 0)

¿Cuántos son 15 en ?

15 equivalen a 0 (15 = 0)

¿Cuántos son 20 en ?

20 equivalen a 0 (20 = 0)

¿Cuántos son 25 en ?

25 equivalen a 0 (25 = 0)

¿Cuántos son 30 en ?

30 equivalen a 0 (30 = 0)

¿Cuántos son 50 en ?

50 equivalen a 0 (50 = 0)

¿Cuántos son 100 en ?

100 equivalen a 0 (100 = 0)

¿Cuántos son 200 en ?

200 equivalen a 0 (200 = 0)

¿Cuántos son 500 en ?

500 equivalen a 0 (500 = 0)

¿Cuántos son 1000 en ?

1000 equivalen a 0 (1000 = 0)

Le ayudamos a mejorar la gestión diaria de su economía personal

La TAE, o Tasa Anual Equivalente, indica el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero. Se diferencia del tipo de interés en que la TAE sí incluye los gastos y comisiones bancarias junto a la compensación que recibe el propietario del dinero (ya sea éste una entidad bancaria, un particular, etc) por cederlo temporalmente.

Como habrás supuesto, este indicador ofrece una visión más completa que el tipo de interés de la situación en la que se encuentra un producto financiero. Sin embargo, no siempre es así, por ejemplo cuando se trata de comparar cuentas a la vista. Esto ocurre porque determinadas comisiones y gastos que habitualmente no se incluyen en su cálculo tienen gran importancia en este caso concreto. Por eso, fijarse muy bien en las comisiones y gastos incluidos antes de decidirse por un préstamo u otro te facilitará aún más la comparación entre las distintas ofertas.

El cálculo de la TAE La base del cálculo de esta tasa, expresada en tanto por ciento anual, está en el tipo de interés compuesto y en la hipótesis de que los intereses que se vayan obteniendo se vuelven a invertir al mismo tipo de interés. Recalcamos el término hipótesis porque en los depósitos a corto plazo, la entidad no se está comprometiendo a esa reinversión, por lo que en estos depósitos la TAE perdería gran parte de su significado. En el portal del cliente bancario del Banco de España podrás acceder al simulador del cálculo de la TAE de un préstamo (hipotecario o personal) aportando los siguientes datos:

  • Importe del préstamo
  • Tipo de interés nominal
  • Plazo de amortización
  • Comisiones
  • Y la prima del seguro de protección de pagos en el caso de que su contratación sea obligatoria.

La web del Banco de España también te ofrece otros simuladores con los que calcular diferentes importes, como la cuota que se ha de pagar en un préstamo, la amortización parcial anticipada o el cálculo del tipo de interés efectivo.

Tipos de interés

El tipo de interés nominal es un tanto anual que se utiliza en las operaciones financieras en las que el pago de los intereses se realiza con periodicidad distinta de la anual. La normativa de transparencia indica que en todas las operaciones que realicen las entidades financieras se debe indicar el tanto nominal que se aplica en cada operación.

Se utiliza para calcular los rendimientos que un depósito genera, o por ejemplo, los intereses a pagar en un préstamo. Es también conocido como TAN o Tasa Anual Nominal (i).

  • Depósitos

En el caso de los depósitos, los intereses que percibimos se calculan a partir de la siguiente expresión:

Intereses = (C * i * t)/365

siendo:

C = Capital.
i = TAN.
t = Tiempo en días.
A continuación se indica un ejemplo ilustrativo en el que se utiliza la expresión anterior. El Sr. X contrata un depósito a un año, por importe de 10.000 €, a un tipo del 5% nominal (anual); con liquidación de intereses mensual. Teniendo en cuenta lo anterior, ¿a cuánto ascenderá el importe de los intereses de un mes?

Intereses = (10.000 € x 5% * 30)/365 = 41.1 €

No obstante, para poder elegir entre distintas operaciones, el concepto que se utiliza es el de la TAE (Tasa Anual Equivalente), que permite realizar comparaciones homogéneas entre distintas operaciones. La idea que subyace tras la TAE es la reinversión de intereses, de tal manera que para periodos de devengo de intereses inferiores al año, la TAE siempre será superior a la TAN puesto que tiene en cuenta la reinversión de los intereses que se van devengando. Teniendo en cuenta esto, para periodos de liquidación de interés inferiores al año, habrá que diferenciar entre el interés nominal y la TAE, ya que al devengar intereses más de una vez al año, ambas no coincidirán.

Para obtener la TAE, hay que aplicar la siguiente fórmula:

TAE = (1+i/k)k-1

siendo:
i= tipo de interés nominal, expresado en tanto por uno.
k= número de periodos contenidos en un año.

En el siguiente ejemplo se calcula la TAE de dos depósitos de iguales características con la única diferencia de que la liquidación de intereses es trimestral en el primero y semestral en el segundo:

Se observa que aunque la TAN es igual en ambos, la TAE no, puesto que hay más periodos de liquidación de intereses en el primero (trimestral) que en el segundo (semestral), siendo, por tanto, más interesante para el cliente contratar el primer depósito.

Tradicionalmente se suele expresar mediante ik al interés de cada fracción del año, es decir el interés mensual se suele expresar mediante i12, el trimestral mediante i4 y así sucesivamente. Lógicamente, el interés de cada fracción anual se calcula fácilmente a partir de la TAN con sólo dividir por k (ik=i/k). Por ejemplo, una TAN del 12 % representa un interés mensual (i12) del 1 %, o un interés trimestral (i4) del 3 %. De esta forma, el TAE se suele calcular como:

TAE = (1+ik)k-1

  • Préstamos

Si un préstamo se paga por anualidades vencidas, su TAE y TAN coincidirán (suponiendo que no hubiera comisiones ni gastos), pero el caso es que la mayoría de préstamos son pagaderos en periodos inferiores al año.

En el caso de los préstamos, utilizamos la TAN (i) como elemento para saber los intereses que la entidad nos cobrará por prestarnos el dinero y, por tanto, será una clave fundamental para calcular la cuota de un préstamo. El método más utilizado para calcularla es el método de amortización francés, en el que la cuota es constante y la amortización del capital es creciente, al contrario que el pago de intereses, que es decreciente. Para calcular la cuota de un préstamo por este método es necesario plantear la siguiente la ecuación de equivalencia financiera en el origen, entre la prestación (capital prestado) y la contraprestación (cuotas a pagar por el deudor) con base en la ley financiera previamente establecida en el contrato y aceptada por las dos partes contratantes:

siendo:

C0= Capital prestado.
a= Cuota del préstamo.
i= Tipo de interés nominal aplicable, expresado en tanto por uno.
n= Número de pagos (expresado en meses, trimestres, semestres o años, en función de la cuota)1.

Despejando en esta expresión “a” obtenemos la cuota a pagar de un préstamo. A partir de este dato, se puede obtener el resto del cuadro de amortización. Así, aplicando el tipo de interés (7%) al capital pendiente (12.000 €), obtenemos los intereses del primer periodo (840 €). Como la cuota es constante (2.926,69 €), le restamos los intereses y nos dará como resultado la amortización de capital (2.086,69 €).

Si en una operación de préstamo existen comisiones y gastos, esto hará que la TAN y la TAE no coincidan, siendo esta última mayor, ya que en el caso de los préstamos la TAE indica el coste real para el cliente, de tal manera que se verá obligado a pagar una cantidad superior a la de los intereses pactados.

A continuación se muestra un ejemplo ilustrativo del cálculo de un cuadro de amortización de un préstamo con comisiones:

Como se puede observar, la TAE en este caso es superior a la TAN (i), puesto que se trata de una operación que lleva asociado el pago de comisiones.

Para calcular la TAE del préstamo, hay que igualar todos los ingresos y gastos de la operación en el mismo momento (0). Este método es el conocido como descuento de flujos:

12.000 – 120 =

Como se puede observar la equivalencia de estos capitales en el mismo periodo de tiempo no es exacta, puesto que falta por considerar la comisión de la operación (120€). Por tanto habrá que buscar un tipo de interés (TAE) que haga a la equivalencia anterior 0. Este tipo es el 7,38%.
Hay otro método alternativo para calcular la TAE de un préstamo, que es a través de la siguiente expresión:

E = R *

siendo:

E= Dinero efectivo recibido por el prestatario.
R= Valor de la anualidad, trimestralidad o mensualidad, que ha de ser constante.
n= Número de pagos (anualidades, trimestralidades, o mensualidades).
ik = Tanto por uno referido al periodo del problema (tanto anual, trimestral o mensual).

En el supuesto de que se trate de periodos anuales, el tanto obtenido sería la TAE. Si las cuotas se pagan en periodos inferiores al año (trimestres, meses), el tanto obtenido sería el tanto efectivo del periodo correspondiente (trimestral, mensual…) y a partir del mismo obtendremos la TAE como TAE = (1+ik)k-1.

Capitalización

Mediante la aplicación de las leyes de la capitalización se puede desplazar un capital (C) a un momento futuro (n). Con estas leyes se puede, en definitiva, trasladar un capital de un vencimiento a otro situado n periodos más adelante en el tiempo.

Estas leyes son muy utilizadas en productos como, por ejemplo, los depósitos ya que en definitiva al contratar un depósito lo que se está haciendo es trasladar un capital a un punto futuro en el tiempo.

Dentro de estas leyes se puede distinguir entre dos variantes:

  • Ley de interés simple: el capital que genera intereses siempre es el inicial, por lo que los intereses son siempre los mismos en todos los plazos. El interés simple es proporcional al capital que se invierte (C0 ) y a la duración, y se calcula a partir de la siguiente expresión:

I = C0 x n x i

siendo el tanto «i» el interés que genera una unidad monetaria en una unidad de tiempo.

El capital final que se obtiene si aplicamos esta ley es: CF = C0+I, obteniendo de esta forma la expresión de la ley financiera de capitalización simple:

siendo:

Para poder aplicar la expresión y obtener el capital final, es fundamental que el tiempo y el tanto de interés estén expresados de forma coherente. Esto es, si el tanto utilizado es mensual, el tiempo lo expresamos en meses; y de la misma forma si el tanto es trimestral, el tiempo tendrá que expresarse en trimestres.

  • Ley de interés compuesto: en este caso, los intereses son productivos, esto es, los intereses generados en un periodo se acumulan al capital para que juntos, capital e intereses, generen intereses en el periodo siguiente. La expresión del interés compuesto es, por tanto, la siguiente:

Igualmente se exigen que el tiempo y el tanto de interés estén expresadas de forma coherente para su aplicación.

A continuación se muestra un cuadro en el que se realiza una comparación de liquidación de intereses obtenidos mediante las leyes de interés simple e interés compuesto:

Descuento

Al contrario que las leyes de capitalización, las leyes de descuento lo que hacen es trasladar un capital (C) desde un momento futuro al presente (p).

Un ejemplo típico en este caso sería el de un descuento bancario, por el que una entidad financiera adelanta a un cliente el nominal de un efecto de comercio procedente de una venta a crédito a cambio del pago de intereses (d).

Al igual que en las leyes de capitalización, en las leyes de descuento se distingue entre:

  • Ley de descuento simple: el descuento aplicado es el mismo en todos los plazos; es proporcional al capital que se descuenta (CF) y a la duración. El descuento simple se puede calcular a partir de la siguiente expresión:

D = CF x n x d, indicando el tanto «d» el descuento que se produce en una unidad monetaria en una unidad de tiempo.

El valor actual obtenido al aplicar este descuento es: C0 = CF D, obteniendo de esta forma la ley financiera de descuento simple comercial:

siendo:

  • Ley de descuento compuesto: en este caso, la cantidad descontada se calcula sobre el capital descontado en el periodo anterior y tiene la siguiente expresión:

El siguiente cuadro muestra la diferencia de liquidar intereses entre el descuento simple y el descuento compuesto:

TIR

La TIR, o Tasa Interna de Rentabilidad, se utiliza para calcular el rendimiento de una operación financiera que genera distintos flujos de ingresos o gastos en momentos distintos. Por tanto, hay que tener presente este hecho para poder hacer una comparación homogénea. La TIR es el tipo de interés para el que se igualan las sumas de los ingresos y los gastos llevados al momento inicial.

Ahora bien, para interpretar correctamente el concepto de TIR debe tenerse presente que se está computando un interés en los cálculos realizados. Por ejemplo, si un proyecto implica un gasto inicial de 100 € y unos ingresos futuros de 200 € dentro de dos años, la TIR hace que las dos cantidades sean equivalentes en el mismo momento del tiempo. Dicho de otra manera, un desembolso de 100 € con una rentabilidad igual a la TIR equivale a un capital de 200 € dentro de dos años.

Por tanto, para juzgar la rentabilidad de un proyecto debe compararse su TIR con la tasa de rentabilidad que se pueda alcanzar en inversiones alternativas en el mercado.

A continuación se indica un ejemplo ilustrativo del cálculo de la TIR. Consideremos una persona que va a montar un negocio que necesita una inversión inicial de 60.000 €, y que luego va a tener unos gastos anuales de mantenimiento de 3.000 € y unos ingresos anuales de 30.000 €, durante 4 años. Para facilitar los cálculos, supongamos que los ingresos y los gastos se establecen al final de cada año. El esquema de flujos sería el siguiente:

Para determinar la TIR de este proyecto de inversión, tenemos que ir probando con distintos tipos de interés hasta que la suma financiera de todos los capitales sea cero.

Para sumar estos capitales de manera correcta, tenemos que desplazarlos hasta el mismo instante de tiempo, por ejemplo el año 0. El siguiente cuadro nos muestra los resultados:

Como vemos en el cuadro, se ha probado la suma financiera de ingresos y gastos hasta conseguir, con un tipo de interés anual de 28,49%, hacer que la suma sea 0. Por tanto, la TIR sería del 28,49%. Mediante una hoja de cálculo, el cálculo puede hacerse de manera inmediata.

  1. Por ejemplo, si se tratara de un préstamo a 20 años con cuotas mensuales, n tomaría el valor 240, puesto que es el número de meses contenidos en 20 años.

Compartir con:

La Tasa Anual Equivalente (TAE) representa el coste real de un préstamo en porcentaje del capital prestado e incluye, además del interés aplicado al préstamo, el plazo de la operación y otras comisiones y gastos asociados directamente al mismo que encarecen el resultado final. Hablemos de este galimatías.

  • TIN.- Es el Tipo Interés Nominal o interés nominal es el interés «genérico»pagado por períodos distintos a un año. pero en general las operaciones financieras son siempre en interés compuesto. Por ejemplo, si se quiere contratar un depósito a 3 años con un TIN al 15% por un valor de 1000 € a los 3 años se obtendrían 150 €. Pues no! porqué está haciendo un cálculo de interés simple, no compuesto. No es cierto que se obtiene un 5% anual (15%/3 años). La razón es que al finalizar el año, con un interés del 5% anual, al capital inicial se debe sumar los intereses y el resultado es 1050,00€. Por lo tanto el segundo año el capital sobre el que se calcula el interés es mayor. Por eso se inventó… la TAN y la TAE
  • TAN. Es la Tasa Anual Nominal. Para el caso que nos ocupa sería con un interés del 5% anual, al finalizar el primer año tendríamos 1050,00 € (1000×1,05) –1,05= tanto por uno-, por tanto, al final del segundo año tendríamos 1102,50 € (1000×1,052) y al final del tercero 1157,63 € (1000×1,053) .
  • TAE. Tasa Anual Equivalente. La TAE lo que hace es añadir a la TAN las comisiones que encarecen en nuestro caso el crédito hipotecario y anualizarlo todo para que nos permita comparar. Su contrato fija una TAE para toda la vigencia. Si el banco modifica las comisiones o añade otras está modificando laTAE. El Banco de España fijó la TAE precisamente para ceñir los pagos a esa TAE y evitar desviaciones abusivas. Si no hay comisiones etc la TAN y la TAE coinciden.

¿Cómo sabe que el banco está aplicando la TAE pactada? La TAE varia respecto de la TAN sobre todo en las comisiones. Esas comisiones son aquellas que debe pagar cuando subscribió el préstamo ( le detallamos la mayoría que puede que haya pagado de todas las clases o no) :

  • GASTOS EN ORIGEN: comisión de estudio y comisión de apertura, apertura cuenta …
  • GASTOS PERIODICOS: seguro de vida anual y/0 del continente, seguro de protección de impagos, comisión tarjeta de crédito obligatoria…

Ahora vamos a la letra pequeña. Necesita ser un experto financiero para saber en todo momento como le están levantando la camisa. No es el caso del común de los mortales. Si en lo largo de la vida del crédito estos gastos varían le están haciendo variar la TAE. Cómo la TAE la fijó el Banco de España para evitar abusos, ahí tiene el primer frente de guerra con la entidad financiera.

Los gastos de constitución del crédito hipotecaria restan al capital prestado, es como si se pagarán a lo largo de la vida útil(un préstamo de 100.000€ a 240 meses con 1000€ de apertura en realidad le prestan 99.000 pero devuelve 100.000+intereses). Cuando le hacen una revisión usted debería tener en cuenta que parte de esas comisiones ya la ha pagado para recalcular la TAE que le cobran.

CÁLCULOS € A SU FAVOR: para saber si le aplican la TAE pactada y cuantificarla>>>

Aquí nos interesa saber en todo momento si la entidad bancaria le cobra la TAE real que fijó en su contrato. Por ello, primero debe recuperar los recibos del préstamo hipotecario y los otros asociados y hacer uso de la calculadora a partir de cada revisión de la cuota.

Nuestra calculadora le ayudará en el cáculo de la TAE y es de las más parecidas en resultado a la calculadora del Banco de España -BdE. Hay muchas pero dan resultaos dispares. Sin querernos poner medallas, la del BdE es poco clara en los conceptos a rellenar, no aclara que son gastos períodicos y induce a confusión. Para más inri creemos que no aplica la formula de la TAE:

Donde r es el interés en tanto por uno y f es la frecuencia de cobros (anual-1-, trimetral-3-, mensual-12-, etc ). Nos hemos visto obligados a incluir los dos términos en nuestra calculadora.

Para nuestra Asociación si va a reclamar por la TAE puede hacerlo a partir de los cálculos que hace la calculadora del Banco de España (viene con muy pocas explicaciones sobre las casillas a rellenar), y compararlos con nuestra calculadora. Si los resultados son parecidos ya puede ponerse a reclamar

¡le han levantado la camisa en su entidad financiera!!!

Bueno! no es que quiera ser un experto pero quiero entender eso que dicen del interés compuesto y los cálculos de las cuotas, amortizaciones etc con ejemplos claros y sus fórmulas…. eso…. ¡quiere ser un experto!

Le recomendamos lea esta entrada para novatos o esta otra con toda clase de explicaciones y fórmulas financieras de las que depende la TAE, las cuotas y el sistema francés de cálculo.

¿Cómo te ayuda el simulador de depósitos?

El simulador de depósitos te ayuda a elegir entre distintos depósitos bancarios calculando la rentabilidad antes y después de impuestos.

Consejos para utilizar el simulador de depósitos

Para decidirte por la contratación de un depósito debes valorar una serie de premisas que pueden ayudarte a obtener mejores rendimientos de los ahorros depositados. Ten en cuenta estos consejos al utilizar el simulador de depósitos:

Invierte en depósitos sólo el dinero que no vayas a necesitar

Al invertir en un depósito fíjate dos restricciones:

  1. Tu disponibilidad de efectivo para el plazo de la inversión.
  2. Los 100.000 euros por depositante garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD)

No alargues en exceso el plazo del depósito y revisa las condiciones de cancelación

Al seleccionar un depósito debes valorar:

  1. Que durante el plazo de la inversión no vas a necesitar la cantidad invertida
  2. Que en caso de retirar la cantidad invertida antes de plazo, el banco no penalice tu inversión con comisiones de cancelación.

Utiliza la TAE en lugar del Tipo de Interés Nominal (TIN)

La TAE será siempre la mejor referencia para conocer la rentabilidad real del depósito que vas a contratar, ya que contempla también el pago de comisiones o la periodicidad en el pago de los intereses, mientras que el interés nominal sólo indica la rentabilidad del producto. Te recomendamos introducir en el simulador de depósitos la TAE para obtener una comparativa real de tu inversión.

Diferencia entre intereses brutos e intereses netos en el simulador de depositos

Los resultados del simulador de depósitos recogen los intereses brutos, los intereses netos y el importe que te pagará la entidad bancaria al vencimiento del depósito. Los intereses brutos son resultado de aplicar el tipo de interés al importe invertido en el simulador de depósitos. A los intereses brutos se les descuenta el importe que nos retienen las entidades financieras a cuenta del IRPF para obtener los intereses netos de nuestra inversión. El importe a vencimiento que muestra el simulador de depósitos que nos va a pagar la entidad es el resultado de sumar los intereses netos de impuestos al importe invertido.

Compara diversas alternativas con el simulador de depósitos

Puedes seguir los consejos de nuestra guía sobre cómo elegir un depósito bancario y comparar con otras buenas ofertas de cuentas y depositos. Como benchmark te proponemos comparar tu depósito con la Cuenta Naranja de ING.

Calculadora depósitos

¿Para qué sirve el simulador de depósitos a plazo fijo?

Con el simulador de depósitos puedes conocer el beneficio bruto (antes de pagar impuestos) y neto (después de pagar impuestos) que obtendrías con cualquier depósito a plazo fijo.

También podrás conocer cuánto dinero recibirás del banco en cada periodo de liquidación de intereses (que normalmente suele ser mensual, trimestral, semestral, anual o a vencimiento). E incluso puedes conocer el importe total que obtendrías si se reinvierten los intereses recibidos.

¿Qué tipo de depósitos bancarios se pueden calcular en el simulador?

Se pueden hacer simulaciones con depósitos a plazo fijo en euros.

Sin embargo también se pueden simular los depósitos en divisa (en libras esterlinas, dólares, francos suizos…) si conviertes la moneda utilizada en euros, aunque es importante tener en cuenta que durante el plazo del depósito el tipo de cambio muy probablemente variará.

También puedes hacer simulaciones con los depósitos crecientes (ofrecen un tipo de interés que incrementa a medida que va pasando el plazo del depósito) o depósitos mixtos (ofrecen un tipo de interés más elevado durante el primer plazo y otro tipo de inetrés el resto del plazo), y se calcula la suma de la rentabilidad que se obtendría en cada plazo.

Otro producto con el que puedes hacer cálculos en el simulador es el depósito combinado (este producto invierte una parte del dinero en un plazo fijo tradicional y la otra parte en un referenciado a un índice o en un fondo de inversión). Pero el cálculo de este producto estaría limitado a la rentabilidad generada por el dinero invertido en el plazo fijo.

¿Cuál es el mejor depósito a plazo fijo en España, el más rentable en este momento? ¿Dónde puedo buscar un ranking con los depósitos más rentables?

Depende del perfil del ahorrador, sus preferencias en cuanto a importe a depositar, periodo de tiempo que se desea mantener el dinero en el banco, etc. Te recomendamos que vayas al comparador de depósitos a plazo fijo y filtres los resultados en función de tus criterios.

¿Qué retención hace Hacienda a los intereses de los depósitos?

A partir del 1 de enero de 2016 se aplica una retención del 19% para rentas de capital inferiores a 6.000 euros, un 21% para las rentas de 6.001 euros a 50.000 euros y un 23% para aquellas rentas superiores a 50.001 euros.

¿Cómo se liquidan los intereses que se generan? ¿Es necesario abrir una cuenta en el mismo banco donde se contrata el depósito?

Los intereses se liquidan generalmente en una cuenta corriente de la misma entidad donde se ha contratado el depósito, no suelen liquidarlos en una cuenta de otra entidad.

Lo que podrías hacer es negociar con el banco antes de la contratación las condiciones de la cuenta a la vista asociada al depósito a plazo fijo.

¿Cómo se calcula la TAE de un depósito? ¿Cuál es la fórmula que se utiliza?

La Tasa Anual Equivalente (TAE) indica la rentabilidad obtendrás con un depósito teniendo en cuenta además del tipo de interés nominal (TIN) el periodo de liquidación de intereses.

Por ejemplo si se invierten 1.000 euros en un depósito anual al 2,00% TAE con liquidación de intereses a vencimiento, cuando venza el depósito se habrán obtenido unos 20 euros (intereses brutos). Pero si en vez de recibir los intereses a vencimiento, se reciben cada 3 meses, el dinero que se vaya recibiendo se puede ir rentabilizando de manera que al final del periodo del depósito se habrán generado más de 40 euros.

La fórmula utilizada para calcularla es la siguiente:

¿Cómo calcular los intereses de un depósito a plazo fijo?

Hay dos medidas para averiguar la rentabilidad con un interés fijo. Se puede recurrir al TIN o se puede usar la TAE. Con el primero es más sencillo calcular los beneficios, pero más complicado comparar un depósito con otro cuando el plazo de la inversión no es el mismo.

Cómo calcular los intereses de un depósito

Averiguar los intereses de un depósito bancario usando el TIN o tipo de interés nominal es muy sencillo. Y es que el TIN es la rentabilidad total que obtendrá por su dinero. Un plazo fijo con un TIN de 1% supone un beneficio de 100 euros por cada 10.000 euros invertidos sin importar el plazo de la inversión. Basta con dividir el capital invertido entre 100 y multiplicarlo por el interés ofertado.

En este punto, da igual que el depósito sea a 3 meses, 6 meses o 18 meses. Eso es lo que obtendrá por su plazo fijo.

La TAE es un poco más compleja, pero también más completa. Son las siglas de Tasa Anual Equivalente y supone adaptar la rentabilidad del plazo fijo a un año. Así es posible comparar la rentabilidad de un depósito cuando el plazo no es el mismo. En otras palabras, saber si es más rentable un interés fijo de 0,75% a un año o uno del 1% a 18 meses, por ejemplo.

La TAE incluye en su cálculo el plazo, la periodicidad con la que se liquidan los intereses y posibles comisiones que debas pagar (en los plazos fijos éstas se aplicarán en cancelaciones anticipadas).

Dos ejemplos del tipo de interés en un depósito utilizando la TAE

Vamos a tomar el ejemplo anterior para saber qué depósito es más rentable, si ese 0,75% a 12 meses o un 1% a 18 meses, partiendo de la base de que los intereses se entregan anualmente y no hay comisiones. La TAE del primer depósito equivaldría a su TIN o ese 0,75% pero no en el caso del segundo. En este caso su TAE será menor que su TIN, porque anualiza ese rendimiento. El resultado es que sigue siendo más interesante con una TAE del 0,83%.

Un ejemplo más servirá para terminar de entenderlo. En este caso partimos de dos depósitos a seis meses que ofrece un 5% TIN. La diferencia entre ambos es que el primer paga los intereses a vencimiento y el segundo lo hace anualmente. ¿Cuál es más rentable? Como seguramente ya habrá adivinado, el segundo, porque su TAE es del 5,12% gracias al pago mensual anual de los intereses, que se suman al capital. El TAE del primero se quedará en el 5,06%.

Restando impuestos: así es el interés real del depósito

Para calcular los intereses del un depósito, no debe olvidarse de los impuestos. Y es que a buen seguro Hacienda no va a olvidarse de usted. Los depósitos forman parte de las rentas del ahorro y su rentabilidad se suma a la de otras inversiones para después tributar en la declaración de la renta en función de la siguiente escala:

  • Ganancias hasta 6.000 euros – 19%
  • Ganancias entre 6.000,1 euros y 50.0000 euros – 21%
  • Ganancias de más de 50.000,01 euros – 23%

Esta tabla se aplica de forma progresiva y el porcentaje es la parte de los beneficios que deberá pagar en la declaración de la renta. Imagine que ha invertido 100.0000 euros para obtener una rentabilidad de 1.000 euros. Al hacer el IRPF tendrá que abonar en impuestos 190 euros. Esto supone una merma de su beneficio y marca la rentabilidad real de su plazo fijo. Si quiere calcular el interés real de un depósito, nunca debe olvidarse de Hacienda.

Por último, si desea saber lo que gana de verdad, también puede incluir el efecto de la inflación. La forma más fácil de hacerlo es tomando como referencia el IPC. Para ello bastará con que reste el porcentaje de IPC al los intereses que espera cobrar. Así, con una inflación del 0,5% y un rendimiento para su depósito del 1%, los intereses después de descontar la inflación serían del 0,5%.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *