Cabezal termostatico radiador

Contenidos

Las 5 mejores válvulas digitales y programables para radiador de 2020

¿Buscas la mejor válvula digital y programable para radiador? Estás en la guía de compra indicada y además te enseñamos a aprovechar tu calefacción al máximo. Hablamos de un instrumento tecnológico para aprovechar el calor (como pueden ser los mejores termostatos inteligentes, las mantas eléctricas o una chimenea eléctrica para decorar y calentar?

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz gracias a un cabezal termostático digital y programable?

Es invierno y puede que haya una temeperatura bochornosa a la hora de dormir, pero ¿a qué se debe…?. Generalmente es por tener la calefacción a tope durante todo el día.

Antes de ir a trabajar es habitual dejar los radiadores funcionando. El objetivo es que la casa esté caliente por la noche. A la hora de llegada hay un ardor asfixiante en el interior y es necesario abrir la ventana para paliar dicha sensación.

La consecuencia de todo lo anterior es el desaprovechamiento de mucho calor por el que se ha pagado. No es necesario que los radiadores estén funcionando al máximo para encontrar un ambiente cálido y acogedor.

Con una válvula programable para radiador podrás planear los grados antes de la hora de llegada a casa y, como resultado, la temperatura será ideal.

La conclusión de todo esto, es que ahorrarás y no vas a pagar por el calor infructuosamente.

¿Cómo funciona una válvula termostática digital, inteligente y programable?

En primer lugar y en el caso de que la válvula funcione mediante App, hay que descargar esa aplicación que, dependiendo del prototipo será, compatible con Android e IOS (interconectan a través de wifi o Bluetooth). Una vez asociado el producto con la App, es posible regular la temperatura de cada radiador de una vivienda desde un Smartphone o una tablet. Si es un modelo que no opera a través de una App, lo hará por medio de los bonotes que integra o un mando.

Una válvula termostática inteligente y programable te da la opción de planificar horarios y temperaturas desde un Smartphone y, lo mejor de todo, es que lo harás en cada uno de los radiadores y habitaciones por separado. Una de las tendencias dentro de los dispositivos inteligentes es la programación de horarios, por ejemplo también existe el controlador de riego WiFi.

Por otro lado, muchos de estos cabezales termostáticos son válvulas inteligentes que funcionan por wifi e incluyen funcionalidades como el control remoto desde un Smartphone. El punto fuerte de lo anterior es que da igual en que parte del mundo te encuentres, es posible regular la temperatura de tu casa desde allí. También existen otros aparatos inteligentes para la temperatura que operan con la misma conexión, por el termómetro WiFi.

Asimismo, existen válvulas inteligentes que obedecen comandos de voz, es decir, para ajustar la temperatura con tus propias palabras. Previamente es necesario asociarla a un asistente virtual cómo puede ser Alexa o Google Home.

En último lugar, resaltar que las dos últimas prestaciones descritas no las cumplen todas las válvulas digitales recogidas en esta reseña y, por otro lado, es necesario verificar si el cabezal funciona de forma autónoma o precisa de un termostato principal para asociarlo.

¿Por qué comprar válvulas termostáticas digitales y programables?

Las ventajas que puede obtener una válvula inteligente son: consumir menos energía y reducir el coste de las facturas, la instalación es muy sencilla, ajusta los grados mediante comandos de voz (en algunos casos), podrás regular la calefacción de cada habitación a tu gusto, la temperatura será ideal (ni baja, ni alta), si se trata de una válvula termostática inteligente, se puede manejar desde fuera de casa, y tu hogar estará a la última en tecnología. En último lugar, resaltar que lo más importante de todo, es que GANARÁS EN BIENESTAR.

¿Cuál es la función de un cabezal termostático?

El cabezal termostático es un componente de la válvula termostática. Instaladas en los radiadores, la función de las válvulas termostáticas es regular el caudal de agua que entra en cada radiador y, de ese modo, que cada habitación pueda disfrutar de la temperatura de confort que más le conviene.

Las válvulas termostáticas se componen de dos partes:

  • Válvula termostatizable, que es la parte que se coloca en la entrada de agua del radiador.
  • Cabezal termostático, que es el elemento sensible al calor que abre, cierra o regula el caudal de agua en el radiador, en función de la diferencia entre la temperatura de la habitación y la temperatura que se desea alcanzar.

Tipos de cabezal termostático

Existen diferentes tipos de cabezales termostáticos:

  • Cabezal manual. Permite abrir o cerrar el radiador, igual que las válvulas de radiador normales. Sin embargo, es posible sustituirlo por un cabezal integrado o electrónico.
  • Cabezal termostático con sensor integrado. Ajusta el caudal de agua de los radiadores. Instalarlo permite ahorrar hasta un 25% en energía. Cuando se alcanza la temperatura ambiente deseada, el cabezal termostático tiende a cerrar la válvula, reduciendo el caudal de agua caliente que circula por el radiador
  • Cabezales termostático con sensor a distancia. Se recomienda su instalación cuando se desea controlar la temperatura de radiadores que están ocultos detrás de algún elemento como cortinas, cubre radiadores, etc.
  • Cabezales electrónicos. Permite programar el horario y la temperatura en cada habitación. El ajuste y la programación se realizan mediante un teclado sobre el propio cabezal. Existe la opción de instalar cabezales electrónicos con actuación a distancia que permiten programar la temperatura y el horario desde un smartphone o una tablet.

De izquierda de derecha: cabezal manual, cabezal termostático con sensor integrado y cabezal electrónico (Marca: Danfoss)

¿Dónde instalar los cabezales termostáticos?

La normativa recomienda instalar cabezales termostáticos en salones y dormitorios.

Si se instalaran cabezales termostáticos en todos los radiadores del edificio y se cerrasen todos a la vez la caldera se quedaría sin circulación, lo que generaría problemas de funcionamiento.

¿Cómo usar el cabezal y las válvulas termostáticas?

Si a lo largo del día un radiador está más frío en la parte inferior y la instalación funciona correctamente ¿conviene preocuparse o es normal? Si no existen problemas en la instalación, lo más probable es que se haya alcanzado la temperatura ambiente indicada por el usuario al sistema de calefacción y que por eso se haya interrumpido el flujo del agua caliente. Es decir, que eso indica que la válvula termostática está cumpliendo con su labor.

También se recomienda tener en cuenta:

  • Nunca cubrir el cabezal termostático ya que eso podría dificultar su funcionamiento.
  • Durante el invierno, en caso de que se vayan a producir ausencias prolongadas en el hogar, se recomienda ajustar la válvula en la posición antihielo (T) para evitar emplear más energía de la necesaria en mantener la vivienda a una temperatura adecuada, sin cerrar completamente el radiador.
  • Durante el verano (con el sistema desactivado) se recomienda ajustar la válvula en el número más alto.
  • Antes de abrir las ventanas es mejor cerrar la válvula: el aire frío que entra en el ambiente causa la activación inmediata del flujo de agua caliente y, por lo tanto, un inútil derroche de calor.

Válvulas termostáticas y repartidores de costes

En instalaciones de calefacción central de edificios de viviendas ya existentes sucede que los vecinos no tienen capacidad de regular la temperatura de calefacción según sus necesidades, ni tampoco de realizar un reparto equitativo de los gastos de calefacción en función de lo que cada vecino haya consumido.

En la práctica, esto se traduce habitualmente en disputas entre los vecinos, por el horario, la temperatura, el reparto de los gastos…

Sin embargo, gracias a la individualización de calefacción central, es posible residir en una vivienda alimentada por una sala de calderas comunitaria con las ventajas que proporciona la calefacción individual, tales como regular la temperatura en función de los gustos de cada vecino. Algo que es posible gracias a la instalación de válvulas termostáticas en los radiadores como hemos visto en este artículo.

Además, también se puede determinar cuál ha sido el gasto en calefacción realizado por cada vivienda si se instalan contadores (en instalaciones de calefacción central con sistema de distribución en anillo) o repartidores de costes (en instalaciones de calefacción central con distribución en columnas), de modo que cada vecino pueda recibir una factura en función del gasto realizado en su hogar.

¿Qué hacer para individualizar mi instalación de calefacción central?

En Remica Servicios Energéticos llevamos más de treinta años dedicados a la instalación y mantenimiento de todo tipo de sistemas de calefacción. ¡Nuestra experiencia nos avala! Pida información sin compromiso sobre cómo individualizar su sistema de calefacción en el teléfono 91 396 03 00 o en el email [email protected]

Válvula termostática

Una válvula termostática es un elemento que se instala en un radiador y regula la temperatura de la habitación donde se encuentra. La válvula termostática forma parte, por tanto, junto con el cabezal termostático, de una llave de paso de radiador, y los términos llave termostática y válvula termostática se utilizan a menudo de forma intercambiable. Montada en un radiador, la válvula termostática regula la temperatura de una habitación modulando el caudal del radiador, generalmente gracias a una rueda o pomo graduado para los modelos más básicos.
A diferencia de un termostato de ambiente, una válvula termostática no controla la caldera, pero permite la regulación independiente de la temperatura habitación por habitación. Por tanto, las válvulas pueden sustituir o complementar el uso de un termostato en casa para ajustar con precisión la regulación de la temperatura ambiente en cada habitación.

¿Cómo funciona una válvula termostática?

En apariencia, una válvula termostática convencional se parece a una llave de paso con una rueda de control graduada. Consiste en un cabezal termostático termosensible que mide la temperatura ambiente gracias a un sensor de temperatura (también llamado bulbo termostático), y el cuerpo de la válvula donde se encuentra el mecanismo que regulará la calefacción en función de la temperatura ambiente medida y el ajuste elegido.
Una válvula termostática tiene un funcionamiento simple. Girando el mando para seleccionar una posición, se elige la temperatura de consigna deseada en la habitación donde se encuentra el radiador con la válvula. La sonda de temperatura contiene un líquido, gas o gel que se contrae y se expande por el efecto de la temperatura ambiente. Dependiendo del grado de expansión del bulbo termostático, un muelle de retorno mecánico modula la apertura de la válvula de control y, por tanto, el caudal que fluye por el radiador.
Cuando la temperatura ambiente desciende, la sonda se contrae y el mecanismo permite que un gran flujo de agua pase por el radiador para calentar la habitación. Por el contrario, si la temperatura ambiente aumenta (bajo el efecto de la luz solar procedente de una ventana, por ejemplo), el bulbo termostático se expande y el caudal de agua se reduce.
La válvula se gradúa generalmente de 1 a 5, con una posición adicional antihielo representada por el símbolo *. En raras ocasiones, la válvula puede graduarse en grados. Una vez ajustadas, el propósito de las válvulas termostáticas es mantener una temperatura constante en las habitaciones donde están instaladas. Descubre todos nuestros productos

Tipos de válvulas termostáticas

En el mercado existe una gran variedad de válvulas termostáticas. En las tiendas de bricolaje o en Internet encontrará productos de todo tipo y a todos los precios (de 20 a 120 euros). Hay productos con ajuste libre, preajustados o bloqueados, válvulas con ajuste integrado o a distancia, con sensor de temperatura integrado o a distancia, válvulas termostáticas programables… Todos estos productos tienen varias ventajas, la elección depende del presupuesto así como del lugar de instalación y de las características de su casa.
Entre las válvulas termostáticas para radiadores disponibles a la venta se encuentran tres familias de productos principales: válvulas termostáticas manuales, válvulas electrónicas y válvulas termostáticas inteligentes.

  • Válvula termostática manual

También conocida como válvula termostática mecánica, la válvula manual es el producto más básico y barato en términos de regulación térmica. Dispone de un mando graduado de 1 a 5 para fijar una temperatura de consigna superior o inferior en función del tipo de habitación que se desea calentar y de su ocupación. Una válvula manual para radiador es un producto bastante simple pero puede ser suficiente en un espacio pequeño.

  • Válvula termostática electrónica

Una válvula termostática electrónica, también denominada válvula electrónica programable, tiene un precio más alto pero ofrece más prestaciones que una válvula manual. Dispone de una indicación digital y el control de la temperatura alcanzada por el radiador es más preciso que con un simple sistema de rueda graduada. En muchos casos, se puede regular la temperatura con una precisión de medio grado.
Pero sobre todo, la programación le permite definir un programa de calefacción adaptado a su estilo de vida; la temperatura baja automáticamente por la noche o durante su ausencia de casa a lo largo del día, cuando no es necesario mantener un confort térmico óptimo en la habitación. Algunos modelos sofisticados de válvula termostática programable ofrecen incluso la posibilidad de programar varios horarios, por ejemplo para la semana y el fin de semana. Así, las válvulas termostáticas electrónicas son muy prácticas siempre que su ritmo de vida sea relativamente constante.

  • Válvula termostática* inteligente

Una válvula termostática inteligente es aún más eficiente, ofrece un nivel de precisión como mínimo equivalente al de las válvulas termostáticas electrónicas, de medio grado. Pero además, ofrecen una gama de prestaciones que justifican un precio más elevado. Además de poder ajustar manualmente la temperatura girando el cuerpo de la válvula del radiador, también puede controlar a distancia la válvula desde su smartphone o tableta mediante una aplicación de gestión.
Una válvula termostática inteligente en el radiador le permite crear diferentes programas de calefacción de acuerdo con sus hábitos. El cabezal termostático inteligente de Netatmo dispone de varios modos para adaptarse a todas las situaciones: modo noche, modo confort, modo confort, modo confort +, que ofrece unos grados extra en el baño, y finalmente modo eco que limita la temperatura en la habitación y, por tanto, el consumo de energía durante su ausencia.
Pero sobre todo, con la regulación a distancia puede adaptar la temperatura en cada habitación de la casa que esté equipada con una válvula termostática inteligente incluso en caso de imprevistos o cambios de horario. ¿Vuelve a casa más tarde de lo previsto o va a prolongar sus vacaciones? Cambie la temperatura de consigna de su válvula termostática desde su smartphone para evitar el calentamiento innecesario durante su ausencia. Las válvulas termostáticas Netatmo funcionan incluso con los asistentes de voz principales: Alexa, Siri y Google assistant.

Finalmente, las válvulas termostáticas inteligentes son autónomas. Analizan continuamente el entorno de la habitación en la que se encuentran y ajustan la calefacción en consecuencia. De este modo, tienen en cuenta el aislamiento de la habitación, su nivel de luz solar e incluso detectan ventanas abiertas para no calentar innecesariamente cuando se ventila o en caso de olvido.

Válvulas termostáticas y ahorro de energía

La instalación de una o varias válvulas termostáticas en casa le permitirá obtener ahorros significativos de energía. Al calentar solo en las habitaciones donde es necesario y según la ocupación de cada zona, no se calienta el espacio innecesariamente y se ahorra en el precio de su factura de calefacción. Con las válvulas termostáticas inteligentes en los radiadores puede incluso aprovechar los aportes de calor de la radiación solar para reducir aún más su factura de energía.
Todas las válvulas termostáticas permiten ahorrar energía. Cuanto más preciso sea el control y la regulación adaptada a sus necesidades, más ahorrará. De ahí el interés de invertir en un producto de altas prestaciones aunque su precio sea más alto en el momento de la compra. El ahorro energético le permitirá rentabilizar rápidamente la válvula termostática.
Se estima que entre el 5 y el 25 % de los ahorros se logran con una válvula termostática manual, entre el 15 y el 25 % con una válvula termostática electrónica y hasta el 40 % con una válvula termostática inteligente. Netatmo estima un ahorro medio anual de 300 € al equipar sus radiadores con cabezales termostáticas inteligentes.
Por último, las válvulas termostáticas pueden funcionar tanto de forma independiente como con un termostato de ambiente. Esto permite un mejor control de la temperatura en las habitaciones y un mayor ahorro de energía. Si combina las válvulas termostáticas inteligentes en los radiadores con el termostato inteligente, reducirá al máximo el consumo de energía mientras disfruta de un confort óptimo en el hogar.

Válvulas termostáticas: ¿qué hacer si quiero cambiarlas?

¿Cuál es la función de la válvula termostática de un radiador? Las válvulas termostáticas de los radiadores se usan para regular la temperatura de las habitaciones. Funcionan automáticamente y se componen de dos partes:

  • Válvula termostatizable: Su función es unir las tuberías de la instalación de calefacción con el radiador.
  • Cabezal termostático: Elemento sensible al calor que abre, cierra o regula el caudal del agua en el radiador en función de la diferencia entre la temperatura de la habitación y la temperatura de confort elegida por el usuario.

Los cabezales termostáticos pueden ser sencillos o de mando manual y modelos más sofisticados (cabezales integrados y cabezales electrónicos).

Condiciones que debe cumplir la válvula termostática del radiador

Todos los radiadores deben tener válvulas termostatizables. Sin embargo, se recomienda instalar cabezales termostáticos solo en salones y dormitorios ya que si se instalaran cabezales termostáticos en todos los radiadores del edificio y se cerrasen todos a la vez al alcanzar una buena temperatura, la caldera se quedaría sin circulación, lo que generaría problemas de funcionamiento.

Ventajas de instalar válvulas termostáticas

¿Las viejas válvulas de los radiadores funcionan mal o empiezan a tener fugas? Entonces quizá sea buen momento para pensar en instalar válvulas termostáticas en los radiadores.

Entre las principales ventajas de instalar una válvula termostática en cada radiador de la vivienda que así lo necesite destaca que:

  • En instalaciones de calefacción central el usuario tendrá la capacidad de regular la temperatura de su hogar (abriendo o cerrando los radiadores) en función de sus necesidades de confort.
  • De ese modo, no se produce un derroche energético ya que el usuario es capaz de regular la calefacción a la temperatura que necesita, cerrando las válvulas en habitaciones vacías o cuando se ausenta de su vivienda por un largo periodo de tiempo.

Se calcula que se puede ahorrar entre un 8 y un 13% de energía colocando válvulas termostáticas en radiadores o termostatos programables, ya que son además soluciones asequibles y fáciles de colocar (datos del IDAE).

¿Qué hacer si quiero cambiarlas?

Para cambiar las válvulas termostáticas es imprescindible contactar con profesionales cualificados, con experiencia demostrable. De ese modo se evitan problemas derivados de un mal funcionamiento de la instalación.

Personal cualificado

Si quiere renovar su instalación de calefacción, incluyendo radiadores y válvulas termostáticas, puede confiar en Grupo Remica. Más de treinta años dedicados al ahorro y la eficiencia energética y al mantenimiento de sistemas de climatización, calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) nos avalan.

Consejos para cuidar tus válvulas termostáticas

Pero además de la atención que profesionales cualificados puedan ofrecerle, un correcto uso de la instalación es fundamental. Estos son algunos consejos que se recomienda seguir a los usuarios:

  • En caso de ausencias prolongadas durante el invierno es mejor ajustar la válvula en la posición antihielo (T).
  • Durante el verano (con el sistema desactivado) se recomienda ajustar la válvula en el número más alto.
  • Antes de abrir las ventanas es mejor cerrar la válvula: el aire frío que entra en el ambiente causa la activación inmediata del flujo de agua caliente y, por lo tanto, un inútil derroche de calor.
  • No cubrir el cabezal termostático, para asegurar su funcionamiento correcto.

Las válvulas termostáticas y la reducción de consumo

Se calcula que, aproximadamente, por cada grado centígrado de más que se evita, se ahorra un 10% de energía. Así, por ejemplo, si los habitantes de una vivienda quieren disfrutar de una temperatura de 23 grados pero su sistema de calefacción es ineficiente y la temperatura se dispara a 25 grados, están desperdiciando un 20% de energía.

La función de las válvulas termostáticas es, precisamente, regular las temperaturas de las habitaciones hasta la temperatura de confort indicada por el usuario, evitando que se supere y terminando con el derroche de energía.

¿Cómo tengo que regular la válvula termostática?

El cabezal termostático dispone de una escala graduada de 1 hasta 5. Cada número se corresponde con una temperatura aproximada (ver tabla). Por ejemplo, si se seleccionara la posición 3, la temperatura sería de 21°C aproximadamente.

Las válvulas termostáticas permiten limitar la temperatura de una estancia frente a las consignas generales, siempre tomando como tope la temperatura media solicitada por la comunidad de vecinos y programada en la sala de calderas.

Pongamos un ejemplo. Supongamos que la temperatura de consigna común programada en una sala de calderas es de 24°C. En este supuesto ocurriría lo siguiente:

  • Posición 1: La válvula limita la temperatura de la habitación a 14°C
  • Posición 2: La válvula limita la temperatura de la habitación a 18°C
  • Posición 3: La válvula limita la temperatura de la habitación a 21°C
  • Posición 4: La válvula mantiene la temperatura de la habitación a 23°C
  • Posición 5: La válvula permanecerá abierta y alcanzará la temperatura que le permitan las ganancias de calor de soleamiento, electrodomésticos, etc. pero no necesariamente alcanzará los 25°C seleccionados.

Seguro que conoces las llaves que tienen los radiadores de tu casa. Su función principal es la de regular el caudal de agua caliente o cerrar el circuito en esa zona de la casa, ya sea por avería o porque no se desea calentar determinada habitación. Debido al uso y el paso del tiempo, estas llaves tan prácticas se pueden deteriorar. Si temes ese día, no te preocupes porque vamos a darte los pasos para sustituirlas sin que tengas que llamar a un técnico. Generalmente, las válvulas antiguas se suelen cambiar por llaves que tienen un termostato individual incorporado. Sigue leyendo un aprenderás cómo cambiar la llave de un radiador.

Paso a paso para cambiar la llave de un radiador. Es imprescindible vaciar el circuito de la calefacción de agua

Antes de empezar la tarea, deberás contar con una serie de herramientas que te ayuden. Ten a mano tu maletín de bricolaje y coge dos llaves inglesas e hilo de cáñamo o teflón. Antes de ponerte manos a la obra, deberías haber comprado en la ferretería una llave de paso nueva. No te olvides de una bayeta y un recipiente por si cayera algo de agua durante el proceso. Ahora ya puedes empezar con el trabajo.

Por precaución y de forma previa, hay que vaciar el circuito de la calefacción de agua. Hazlo en el radiador de la casa que esté instalado en la posición más baja. Si no lo hubiera, vacía cualquier radiador, utilizando un recipiente para recoger el agua. Cambiar la llave del radiador sin vaciar el circuito podría ocasionar daños y no es muy seguro.

Con dos llaves inglesas, podrás retirar la antigua llave del radiador. Coloca la cinta de teflón en las terminaciones del nuevo regulador

Para quitar la llave antigua, utiliza dos llaves inglesas y afloja las tuercas que sujetan la llave de paso del radiador. Para ello, sujeta una de las tuercas con una llave, mientras aflojas con la otra herramienta la segunda tuerca. Una de las tuercas se quedará en el tubo que sale de la pared, y la otra en el que proviene del radiador.

Para colocar la nueva llave, deberás disponer cinta de teflón en las terminaciones de rosca de la nueva llave de paso. Después, coloca en su posición la llave y enrosca con los dedos las dos tuercas. A continuación, apriétalas con las dos llaves, tal y como las desenroscaste anteriormente. Acabas de cambiar el regulador del radiador con éxito. ¿Te ha resultado sencillo?

Válvula termostática: Qué es y para qué sirve

Las válvulas termostáticas son dispositivos de funcionamiento automático instalados en cada radiador.

Instalar válvulas termostáticas en los radiadores de la calefacción central doméstica es sinónimo de eficiencia energética y de reducción de la factura de consumo.

Válvula Termostática de Escuadra Compresión, de la serie TEIDE TERMO PLUS de Válvulas Arco

Las válvulas termostáticas nos servirán para regular el caudal de agua que circula por el radiador, manteniendo el nivel deseado de confort que precisamos y garantizando un consumo ajustado a las necesidades reales de climatización.

Cuando tenemos la capacidad de controlar la temperatura, el usuario final final siempre tendrá la oportunidad de disponer de una mayor eficiencia y menos importe en la factura.

¿Qué es una válvula termostática?

Las válvulas termostáticas son dispositivos de funcionamiento automático instalados en cada radiador. Regulan el flujo del agua que circula en el mismo, controlando su capacidad de generar calor. También son conocidas como válvulas mezcladoras termostáticas.

Su funcionamiento es sencillo, pero vital para una correcta climatización de cada estancia. En primer lugar hay que seleccionar una temperatura para la habitación. Una vez hecho esto, si la temperatura seleccionada es mayor a la de la estancia, el mecanismo abrirá el paso del agua al radiador para aumentar la generación de calor. Si la temperatura seleccionada es menor, el mecanismo cierra el paso del agua hacia el radiador y se consigue reducir el calor emitido por el mismo, y no se consumirá más energía de la necesaria.

Válvula Termostática Escuadra Roscar, de la serie TEIDE TERMO PLUS de Válvulas Arco

Cuando la temperatura de la habitación es igual a la temperatura seleccionada, el mecanismo mantiene la posición del paso de agua para mantener estables los grados seleccionados.

Puede que te interese: Detentores, por qué son indispensables

Tipos de Válvulas termostáticas

Con una válvula termostática o válvula mezcladora termostática la regulación del caudal de agua del radiador se puede realizar de manera ajustada a la temperatura exacta, para obtener el confort que desea el usuario.

Las instalaciones más antiguas generalmente tienen válvulas manuales, así como aquellas en las que no se ha primado la eficiencia energética ni el confort del usuario.

La instalación de válvulas termostáticas son necesarias cuando se individualiza el sistema de calefacción, pasando de un consumo comunitario centralizado a uno individual, esta transformación permite al usuario regular la temperatura de forma individual y, como consecuencia, se controla el consumo que se realiza en cada vivienda.

Las partes de las válvulas termostáticas

Las válvulas termostáticas se componen de dos partes: la válvula termostatizable, que une las tuberías con el radiador, y el cabezal.

El cabezal termostático abre, cierra o regula el caudal de agua para alcanzar la temperatura de confort deseada por el usuario.

En el cabezal se encuentra una variedad de posibilidades ya que puede ser manual o automático. Dentro del grupo de cabezales automáticos, se puede optar por instalar un cabezal termostático digital, que como ventaja principal proporciona un control más preciso al seleccionar exactamente la temperatura que se desea en la habitación.

Las cabezas termostáticas que fabrica Arco permiten la regulación individual de la temperatura ambiente de cada local, adecuándose a las necesidades reales de uso, así mismo garantizan un empleo racional de la energía en cumplimiento con el RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios), pudiendo ser de hasta un 15% respecto a una instalación convencional.

Cabeza Termostática V4. de la serie TEIDE TERMO PLUS de Válvulas Arco

No solo ofrecen la posibilidad de disponer en cada local de temperaturas distintas, sino que además dentro de un mismo local, permiten mantener la temperatura en un valor determinado, y por tanto garantizar el confort. Cabe recordar que para un mismo local las cargas térmicas asociadas a éste varían a lo largo del día por factores como su ocupación, actividad, radiación solar a través de ventanas, focos, etc.

El uso de cabezas termostáticas, asociadas a sus correspondientes válvulas, permiten de una manera sencilla y sin coste energético extra para el funcionamiento de la cabeza, obtener las ventajas expuestas.

H2 Ventajas de instalar válvulas termostáticas

El cambio de válvulas manuales a termostáticas debe realizarlo un profesional especializado, puesto que implica una manipulación de la instalación. Por ello es necesario parar la caldera y vaciar el circuito de agua, de ahí que sea aconsejable hacerlo en los meses en los que no se pone en marcha al no ser necesario calentar la vivienda. A continuación, tal y como hemos relatado, resumimos las ventajas de este tipo de válvulas:

  • Las válvulas termostáticas para radiadores permiten que el usuario tenga la capacidad de regular la temperatura de cada estancia en función de sus necesidades de confort. De ese modo, no se produce un consumo energético excesivo ya que el usuario es capaz de regular la calefacción a la temperatura que necesita, cerrando las válvulas en habitaciones vacías o cuando se ausenta de su vivienda por un largo periodo de tiempo.
  • Con las válvulas termostáticas de calefacción fabricadas por Válvulas ARCO se calcula que se puede ahorrar en torno a un 15% de energía colocándolas en las instalaciones de calefacción por radiadores.

Cómo mantener las válvulas termostáticas

Para evitar tener problemas con nuestra instalación de calefacción, es importante educar a nuestros usuarios finales. Como instaladores, podemos dar la asesoría necesaria para mantener en las mejores condiciones el sistema de calefacción:

  • En caso de ausencias prolongadas de la vivienda, o en caso de ser una segunda residencia, es mejor ajustar la válvula en la posición antihielo.
  • Durante el verano y con el sistema desactivado se recomienda ajustar la válvula en el número más alto.
  • Antes de abrir las ventanas es mejor cerrar la válvula: el aire frío que entra en el ambiente causa la activación inmediata del flujo de agua caliente y, por lo tanto, un inútil gasto energético.
  • No cubrir el cabezal termostático, para asegurar su funcionamiento correcto.

¿Cómo se regulan las válvula termostática?

El cabezal termostático dispone de una escala graduada de 1 hasta 5. Cada número se corresponde con una temperatura aproximada.

  • En la posición 1 la temperatura es de 14°C
  • En la posición 2 la temperatura es de 18°C
  • En la posición 3 la temperatura es de 21°C
  • En la posición 4 la temperatura es de 23°C
  • En la posición 5 la temperatura es de 25°C

Por último, es importante resaltar que la instalación, sustitución o reparación de un sistema de calefacción debe ser realizado por un instalador acreditado para no dañar el circuito o perjudicar a los vecinos.

¿Es recomendable instalar válvulas termostáticas en todas las habitaciones?

Según la normativa indicada en el RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios) recomienda instalar válvulas termostáticas en los radiadores de calefacción en las estancias principales de la vivienda, comedor, sala de estar y dormitorios.

Lo aconsejable es que todos los radiadores de una vivienda tengan válvulas termostáticas. Pero no es recomendable que todos dispongan de cabezales termostáticos, ya que si estos se colocaran en todos los radiadores de una vivienda y se cerrasen todos a la vez al alcanzar una buena temperatura, la caldera se quedaría sin circulación, lo que generaría problemas de funcionamiento en la instalación.

Por ello, la recomendación general es instalar cabezales termostáticos sólo en salones y dormitorios.

Mantenimiento de las válvulas termostáticas

Durante los meses en los que no ponemos en funcionamiento la calefacción, en los que los radiadores y válvulas termostáticas mezcladoras permanecen cerrados y el sistema de calefacción está desactivado, se recomienda ajustar la válvula en el número más alto.

En cambio, en invierno, cuando las válvulas termostáticas se encuentran trabajando a pleno rendimiento, es conveniente no cubrir el cabezal termostático, para asegurar su funcionamiento correcto, y ajustar la válvula termostática en la posición anti-hielo en caso de ausencias prolongadas, como unas vacaciones.

En Válvulas ARCO disponemos de una gama de válvulas y cabezales termostáticos adaptados a cualquier necesidad e instalación, también tenemos kits para los profesionales que aseguran una instalación completa.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *