Burbuja para nadar

¡Sí, hay flotadores para bebés! ¡Y muchos! Pero… ¿cuál escojo y por qué debería comprar uno? Pues te lo respondemos. Aquí te presentamos los mejores flotadores para bebés.

Contenidos

Qué flotador de bebé comprar

Aquí encontrarás…

Catálogo de flotadores para bebés, niños y niñas

En este catálogo encontrarás algunos de los mejores flotadores para bebés, los más vendidos y mejor valorados. Hay distintos tipos como los que tienen parasol, antivuelco o asiento. Míralos, te van a gustar:

¿Por qué debería comprar un flotador para bebé?

Los bebes deben empezar a tocar el agua de pequeños. He conocido a lo largo de mi vida niños y niñas y gente adulta que no saben nadar. No es que esté bien o mal, pero es una limitación el no poder disfrutar de un nado de vez en cuando. Así pues, queremos incentivar que pongáis a vuestros niñitos y niñitas en el agua desde bien pequeños.

6,99 EUR Ver Flotador28,99 EUR Ver Flotador Rebajas23,98 EUR Ver Flotador

La natación es uno de los deportes más completos que existen por la implicación de un gran grupo de músculos, tanto de espalda como de brazos y piernas. En un bebé esto no se dará, pero tenderá a chapotear y a mover las piernas por el instinto que tiene nuestro cerebro. Eso empezará a ejercitar las piernas y tendrá un mejor andar más adelante. Además estimulará el sistema cardiovascular con lo que también se previene el colesterol y la obesidad. Además favorece la no-desidratación, lo que es importante en los bebés, cuya masa corporal está compuesta en un 75% de agua.

Una buena opción es el chaleco flotador Splash about un chaleco salvavidas para bebés muy bonito y seguro:

Splash About, Go Splash, Chaleco de natación para niños, Azul (Vintage Moby), 1 – 2…

  • El producto no es un dispositivo que salve la vida; los niños deben estar supervisados en todo momento cuando…
  • Perfecto para llevar de vacaciones, cabe en una maleta
  • Ribetes supersuaves para evitar la fricción.

21,59 EUR Ver Flotador

Y ahora que ya sabes que debes comprar un flotador de bebé, os vamos a hacer una advertencia:

Alerta

Cuidado con los bebés y los flotadores

No os diremos que vigileis que no se lo coman… eso estaría de más… Pero si que os pedimos, por favor, que no dejéis solos a los bebés en el flotador. Aunque están pensados para que no se vuelquen y para que el bebé o el niño o niña no pueda escurrirse o salir, NUNCA NADA ES 100% FIABLE. Y aunque lo sea, estamos jugando con un bebé que requiere el 100% de nuestra atención. Dicho queda. Y ahora, ¿cuál es el mejor flotador para bebés?

¿Cómo escoger un flotador de bebé?
Tipos de flotadores infantiles

Pues hay varios tipos de flotadores de bebé en Amazon, desde los de asiento hasta los clásicos redondos y varios más. Así que os los vamos exponiendo tipo por tipo para que encontréis el mejor flotador para niños o niñas y bebés.

Flotadores antivuelco para bebés

Estos flotadores tienen un asiento en la parte interior del círculo para poner al bebé. Suelen venir con un respaldo para que este se apoye o para que no se caiga hacia atrás. Son unos flotadores con colores llamativos que gustan a los más peques. Sin más, para que no tengáis que seguir buscando os dejamos una lista con los flotadores con asiento para bebés que hemos encontrado.

Rebajas14,00 EUR Ver Flotador Rebajas6,98 EUR Ver Flotador

Lee estas recomendaciones antes de adquirir uno.
-> Flotadores antivuelco para bebés <-

Flotadores con techo para bebés

Incluso hay flotadores con parasol para bebés, para proteger al nene o a la nena del solete. Estos suelen ser para bebés muy pequeños.

13,99 EUR Ver Flotador 14,99 EUR Ver Flotador 16,89 EUR Ver Flotador

Lee estas recomendaciones antes de adquirir uno.
-> Flotadores con techo para bebés <-

Flotador de cuello para bebé

Otros flotadores infantiles que se usan para que los más peques empiecen a tener contacto con el agua son los flotadores para cuello o flotadores de cabeza para bebés. Estos se ponen de tal forma que es imposible que el peque ponga la cabeza dentro del agua. Así evitas que se ahogue si tienes un despiste (que no deberías tener).

Lee estas recomendaciones antes de adquirir uno.
-> Flotadores de cuello para bebés <-

Un tipo de flotador infantil de cabeza muy conocido es el flotador bubby, que sirve también como flotador para la bañera. Su uso se recomienda como máximo hasta los 3 meses de edad.

Haz clic en la imagen para ver cómo proteger a tu bebé en la piscina

Flotadores de animales y juguetes para bebés

Incluso hay flotadores con animales del mundo infantil que harán que se diviertan mucho con ellos. Y también hay que parecen aviones o naves espaciales.

Flotador de bebé por edad

Si buscas flotadores para bebé según su edad, aquí tienes una pequeña guía que te ayudará:

  • Flotadores para bebés de 6 meses o menos: Estos flotadores deben ser muy seguros como los antivuelco o los de cabeza (hasta 3 meses). Pero aunque sean seguros, no debes perder nunca de vista a tu bebé.
  • Flotadores para bebés de 1 año: A esta edad pueden empezar a usar algún manguito o cinturón flotador, pero siempre bajo tu supervisión. Este es el mejor flotador para bebé de 1 año: Flotador Peradix
  • Flotadores para niños de 2 años: Ya empiezan a ser más libres y deben seguir usando manguitos y burbujas, pero siguen requiriendo de tu supervisión.
  • Flotadores para niños de 5+ años: Ya pueden ir a jugar solos a la piscina con el flotador para niños y niñas, pero hasta que no sea 100% autónomo en la natación, deberás prestarle atención constantemente.

Si además quieres un flotador para adultos también puedes encontrarlo en nuestra tienda. Incluso si buscas flotadores originales y divertidos.

Gracias por confiar en flotadoresdeplaya.com , esperamos que disfrute de su playa o piscina.

Tienda Tu Bebé Seguro

Domingo, 01 de diciembre de 2019

El mejor flotador para bebé ya llegó a Chile!!

Los bebés aman el agua, es un elemento muy familiar para ellos sobretodo en la primera etapa. Los expertos recomiendan que el bebé tenga al menos 4 meses para ingresar al agua, ya que debemos esperar la maduración de su sistema inmunológico.

Atreverse a nadar en aguas profundas, saltar desde un trampolín de 3 metros, nadar en el mar en vacaciones con gafas de buceo y aletas – ser capaz de nadar – es particularmente importante para los niños, son experiencias nuevas e importantes para ellos en la vida.

Los bebés aman el agua, es un elemento muy familiar para ellos sobretodo en la primera etapa. Por otro lado la natación es un deporte muy completo y el primero que pueden desarrollar, incluso antes que gatear, ya que el agua no les pone resistencia pueden sentirse libres en este elemento. Los expertos recomiendan que el bebé tenga al menos 4 meses para ingresar al agua, ya que debemos esperar la maduración de su sistema inmunológico. Por lo mismo antes de ingresar al agua con tu bebé es importante que cuentes con la autorización de su pediatra, así reducimos los riesgos de contraer algún resfrío u otitis.

Al intentar ingresar al agua, debemos ir poco a poco sin perder el contacto visual con tu bebé, si llora no debemos insistir, mejor jugar sin insistir. Con mimos y risas probablemente logre ingresar al agua después.

Conversamos con nuestros amigos de Swimtrainer en Alemania, quienes cuentan con una escuela de natación para niños y pudimos apreciar más de cerca un producto que ha causado sensación al momento de enseñar a los chicos a relacionarse con el agua.

Basándose en la amplia experiencia de más de 30 años de su escuela de natación – Fred Swim Academy – se desarrolló el Swimtrainer, el flotador de aprendizaje más famoso del mundo, el cual viene en 3 etapas para aprender a nadar, con el Swimtrainer los monitores de Fred Swim Academy nos cuentan que los niños pueden aprender un estilo de natación perfecto.

Según el lema de su compañía: «Mucha diversión, de forma segura!», el SWIMTRAINER «Classic» da a los niños una gran oportunidad de nadar de forma divertida en cada fase de desarrollo con un alto nivel de seguridad. De esta manera, la base para el éxito de aprender a nadar es establecer desde el principio una relación positiva con el agua. Siempre un niño en el agua debe ir acompañado de un adulto o ser permanentemente vigilado.

El Swimtrainer ya se encuentra en tienda Tu Bebé Seguro y cumple con las normas de seguridad europeas, australianas y rusas, son probados por TÜV GS y se encuentra completamente certificado.

Encuentra el Swimtrainer en el siguiente link: http://www.tubebeseguro.cl/tienda/flotadores-para-bebe/

Hay otro tipo de flotadores disponibles en el mercado, aquí les dejamos una breve descripción y nuestras aprensiones. Los más comunes son las mangas inflables, deben ir muy ajustadas, bien infladas por que tienden a salirse. Por lo mismo al estar tan infladas no son un buen aliado para enseñar a nadar a un niño, ya que dificultan el movimiento. Los flotadores donde los chicos van amarrados, pueden ser riesgosos en la medida que los padres se confíen, ya que cualquier flotador puede darse vuelta frente a un movimiento brusco en la piscina. No te fíes de los flotadores «antivuelco». Los chalecos salvavidas son un buen elemento para flotar, el chico flotará con seguridad, los brazos quedan libres pero es difícil adoptar una postura de nado. En este caso es importante elegir la talla adecuada ya que es dificil encontrar para los más pequeños. Los famosos churros o tallarines para flotar son excelente para aprender a nadar, pero siempre que los niños ya sepan flotar en el agua. Por último los flotadores gigantes, con figuras son súper atractivos pero debes tener ojo de no dejar que los chicos se internen donde no toquen fondo con estos flotadores, ya que no siempre son de los mejores materiales y podrían presentar un riesgo.

Como en la mayoría de las situaciones con bebés, en la confianza está el riesgo, por lo que nuevamente te decimos, que con un bebé o niñ@ en el agua nunca debes despegar la mirada, ya que los accidentes en el agua pasan en cuestión de segundos.

Flotadores: ¿Cuál es el mejor del 2020?

Uso

Otro de los criterios de compra fundamentales a la hora de hacernos con el flotador de nuestro hijo es pensar para qué lo vamos a utilizar. Por ejemplo, si el objetivo es que el bebé aprenda a nadar, existen sistemas de flotación diseñados especialmente para este fin, con diferentes modelos según avance el aprendizaje del peque.

Sin embargo, si lo que queremos es un flotador para llevar a la playa o a la piscina y disfrutar de un buen chapuzón con el niño, lo ideal, sobre todo en los dos primeros años cuando el peque no tiene casi fuerza, es utilizar sistemas de flotación que cuenten con un asiento para que el bebé esté cómodo y no se caiga.

Material

Como hemos visto antes, podemos encontrar flotadores fabricados con materiales muy diversos, aunque los más utilizados son el plástico y el polietileno por la alta capacidad de flotación que presentan. No obstante, otro de los factores que debemos tener en cuenta en relación con los materiales es la toxicidad.

No podemos olvidar que el flotador estará en contacto con la piel del bebé, que ya puede estar algo irritada por el agua o los productos de la piscina. Por ello, debemos evitar que los artículos que utilicemos contengan sustancias nocivas, como el BPA (bisfenol A), que pueden crear reacciones alérgicas en la dermis del niño.

Son muchas las variedades, diseños y colores para que puedas escoger y captar la atención del niño. (Fuente: Serezniy: 111615224/ 123rf.com)

Calidad

El criterio de calidad reúne todos los mencionados anteriormente. Y que sea el último no quiere decir que sea el menos importante. Para cualquier producto que vayamos a comprar para nuestro bebé, la calidad debe ser uno de los factores más relevantes. Pero es cierto que hay veces en las que es difícil determinar la calidad de un artículo.

Para ayudarnos, podemos prestar atención a las opiniones de los expertos o de otros usuarios del producto. Y, por supuesto, tener en cuenta todas las pautas sobre las que hemos ido hablando a lo largo de la guía. Además, existen ciertas marcas que son sinónimo de calidad por su larga trayectoria en productos infantiles.

Resumen

Pocas cosas nos gustan más a los padres que disfrutar de un buen chapuzón con nuestros peques y refrescarnos en el agua los días de calor. Pero, para que todo sea diversión y el bebé no corra ningún riesgo, debemos utilizar flotadores u otros sistemas de flotación diseñados para cuidar de los niños mientras se bañan.

Además, aunque estos instrumentos nos ayuden, no podemos perder de vista al niño en ningún momento. Existen ciertos factores que nos ayudarán a tomar la decisión a la hora de comprar el flotador de nuestro hijo para que elijamos el que más nos conviene. Una vez hecho esto, ¡al agua patos y a pasárnoslo en grande!

Si te ha gustado nuestra guía sobre flotadores, compártela en redes sociales y déjanos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Famveldman: 37158797/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Beatriz Cámara Traductora y redactoraSoy redactora freelance desde hace ya algún tiempo y creo que los ingredientes fundamentales para elaborar un artículo de calidad son el rigor en la información y un toquecito de buenas maneras. Dedico mi día a día a investigar y escribir sobre cosmética, belleza, crianza efectiva y productos para el hogar.

Lo más leído

Mascarilla negra: ¿Cuál es la mejor del 2020? Publicado por Jimena Aguilar Cunas Micuna: ¿Cuál es la mejor del 2020? Publicado por Jimena Aguilar Accesorios para el pelo: ¿Cuál es el mejor del 2020? Publicado por Jimena Aguilar Crédito personal urgente en España: ¿Cuál es el mejor de 2020? Publicado por Patricia Sanjorge Cortasetos a gasolina: ¿Cuáles son los mejores de 2020? Publicado por Jaume Vicent

Los cinturones de natación se han convertido en uno de los elementos para aprender a nadar más bien valorados. Está recomendado para mayores de 3 – 4 años ya que no permite movimientos laterales y hay que estar familiarizado con el control de la respiración. Aunque también pueden usarlo los bebés si van acompañados de un adulto. Sin más dilación, aquí tienes los mejores cinturones y burbujas de flotación.

Aquí encontrarás…

Cinturones y burbujas para bebés

Estos cinturones flotador para bebés se deben usar siempre con la compañía de un adulto. Nunca, y en ningún caso, se debe dejar solo a un menor de 3 años. Estos son los cinturones de natación para bebés recomendados:

19,95 EUR Ver Flotador 19,90 EUR Ver Flotador 19,90 EUR Ver Flotador

Cinturones y burbujas para niños y niñas

Estos son los cinturones y burbujas que ayudarán a los más peques a disfrutar de un día en la piscina o en la playa mientras aprenden a nadar. Podrás dejarles jugando en la piscina, pero siempre prestándoles el máximo de atención. Estas son las burbujas y cinturones para niños y niñas para la piscina:

19,59 EUR Ver Flotador Rebajas 12,99 EUR Ver Flotador

Cinturones de natación evolutivos

Como has visto, hay algunos cinturones con burbujas removibles. Estos cinturones se llaman cinturones de nadar evolutivos. Su función es ir quitando burbujas hasta que el niño o niña sepa nadar sin el cinturón.

El remover burbujas hace que la flotación sea menor y el peque tenga que esforzarse más por mantenerse arriba. Por ello, estos cinturones son la mejor opción para que poco a poco pierda el miedo al agua y aprenda a nadar.

Siempre que se quiera sacar una burbuja, es recomendable estar con el niño o niña las primeras veces para que se sienta seguro y gane la fuerza necesaria para mantenerse estable y flotado.

Precauciones para usar un cinturón flotador

Los cinturones flotador son un elemento muy seguro y estable. Ayudan al aprendizaje de la natación de los peques y adultos, pero siempre hay que tener cuidado.

  • No dejes a los menores de 3 años solos. Dedícales el 100% de tu atención, es muy importante.
  • Los mayores de 3 años pueden ir solos por la piscina, pero también debes estar pendiente para que no pase nada.
  • Los cinturones flotador no permiten el volteo lateral, por lo que hay que controlar la respiración muy bien.
  • Ajusta bien el cinturón para que no haya sorpresas más adelante.
  • No dejes que el peque se acostume al cinturón. Ve quitándole burbujas hasta que sepa ir solo.

Cualquier época del año es buena para que los más peques aprendan a nadar. Sin embargo, la llegada del verano suele ser uno de los momentos más elegidos para animarles a iniciarse en esta actividad tan beneficiosa.

Con las primeras lecciones aprendidas, llega el momento de ir a la playa o a la piscina, lejos de su monitor. Y empiezan a surgir las preguntas. ¿Cuál es el mejor sistema para que practique sin perder la confianza? ¿Flotador, Manguitos, Burbuja? ¿Son todos los elementos para aprender a nadar, igual de seguros?

Para ayudarte a responder estas y otras preguntas, hemos escrito este artículo.

Para empezar, un Clásico Transformado: el Flotador para Bebés

Cuando hablamos de Flotadores, a todo el mundo le viene a la cabeza el típico neumático de goma. Con los años su diseño mejoró, y actualmente se encuentran modelos muy cucos con motivos infantiles de lo más atractivos.

No obstante, estos Flotadores no son una buena idea ni para aprender a nadar ni para jugar en el agua. De hecho, en la mayoría de piscinas ya están prohibidos.

En el primero de los casos, no son útiles porque limitan los movimientos y no permiten aprender la técnica correcta para nadar sin él.

En el segundo, porque ya han sido muchos los casos de Flotadores que vuelcan, dejando la cabeza del niño metida en el agua sin poder volver a salir. También los de niños que al levantar los brazos, y siendo más pequeños que el hueco, se han colado por él quedando sumergidos.

Afortunadamente, todo evoluciona y los Flotadores han sabido reinventarse para ofrecer diseños más estables y seguros. Hablamos de los Flotadores para Bebés con braguita. Estos Flotadores no son el típico aro sino que tienen formas más planas y, por tanto, sin riesgo de vuelco. Además, en el caso de los Flotadores para Bebés, se incluye una braguita sobre la que se le sienta sin ningún peligro de que pueda colarse por el hueco.

Siguen sin ser elementos adecuados para aprender a nadar, pero sí para la diversión de los más peques de la casa. Eso sí, siempre que ya sujete la cabeza por sí mismo y, preferiblemente, supere los 8 meses.

Mira todos estos Flotadores para Bebés y Niños

Manguitos de Poliestireno y de Goma

Otro elemento clásico de las piscinas y playas, son los Manguitos Hinchables que se colocan en los brazos para evitar que el niño se sumerja. Sin embargo, su uso también ha ido retrocediendo y cada vez son más escasos.

Al igual que ocurría con los Flotadores, hay riesgo de que el niño quede desprotegido si se le escurren del brazo, cosa muy probable al estar mojados. Y como con aquellos, el riesgo de pinchazo durante el juego siempre está presente.

Precisamente por eso, se han ido sustituyendo progresivamente por los Manguitos de Poliestireno. Se adaptan mejor al grosor del brazo, por lo que resultan más cómodos. Además, al tratarse de material poroso, no se escurren, por lo que no hay peligro de que se salgan.

También existen modelos formados por varios aros que se pueden ir eliminando progresivamente, a medida que el niño aprende la técnica y coge confianza.

En el caso de los Manguitos de Poliestireno, son elementos aptos tanto para aprender a nadar como para divertirse en el agua.

Aquí tienes una amplia variedad de Manguitos de Poliestireno e Hinchables

Burbujas, Cinturones y «Churros»

Elementos más avanzados para el aprendizaje de la natación son los que veremos en este apartado.

Las Burbujas y Cinturones son similares en cuanto a concepto. Ambos van sujetos a la cintura, lo que genera al niño una inestabilidad que le obliga a forzar la posición adecuada y, por tanto, a aumentar su habilidad en el agua.

Sin embargo, la Burbuja es más limitante que el Cinturón, ya que no permite posiciones laterales. Por ello, no es recomendable utilizarla si el niño todavía no tiene cierto control sobre la respiración.

Los Cinturones tienen muchos modelos diferentes y pueden estar fabricados en poliestireno o corcho. Algunos están formados por distintas piezas que pueden ir eliminándose progresivamente, a medida que aumenta la técnica de natación.

Por otra parte, los «Churros» de Poliestireno se han ido convirtiendo en el elemento estrella de la piscina. No son más que un cilindro alargado y flexible que permite la flotabilidad, pero sin proporcionar ningún tipo de sujeción. Es decir, es el niño quien debe sujetarse para no hundirse, lo que facilita la toma de conciencia del agua y de sus movimientos.

Además, permiten unir los extremos para formar un aro, lo que favorece su uso en los niños más pequeños. Y no sólo eso, utilizando conectores del mismo material y un poco de imaginación, pueden convertirse en una fuente inagotable de juegos.

Encuentra aquí Burbujas, Cinturones, Churros de Flotación y Conectores

Chaleco Flotador y Traje de Baño con Flotador Incorporado

Estos elementos son muy parecidos en cuanto a concepto. También son muy útiles para aprender a nadar con una técnica adecuada, puesto que permiten total libertad de movimiento.

En ambos casos, se trata de prendas que incluyen varias microcámaras de aire o material flotable que facilitan mantenerse en la superficie. La mayor diferencia es que el Chaleco se coloca sobre el bañador «normal», mientras que el Bañador Flotador es una prenda de baño en sí misma.

Además de ser adecuados para adquirir las distintas técnicas de natación, los bañadores resultan más cómodos, ya que no «se suben» hacia la cara del niño con la presión del agua.

Aquí tienes Chalecos y Trajes de Flotación para Niños

Tapetes Flotantes o Tapices de Flotación

En los últimos años han empezado a coger fuerza los Tapetes Flotantes. Son láminas de goma EVA, por tanto flexibles, que permiten mantenerse encima sin que se hunda.

Existen modelos individuales que pueden ser rectangulares o con un hueco en el medio, a modo de flotador. Aunque también se están poniendo muy de moda los Tapetes Flotantes de Grandes Dimensiones, para jugar dentro del agua sin hundirse, tomar el sol dentro de la piscina, etc. Estos últimos comienzan a estar muy difundidos no sólo entre los más pequeños sino también entre los adultos.

Combinados con Churros y otros elementos, pueden convertirse en un área de juegos flotante de los más divertido.

Además, tienen la ventaja de ocupar muy poco espacio, ya que pueden enrollarse, de no necesitar ser inflados y de no tener riesgo de pinchazos.

Mira todos los modelos de Tapices de Flotación que existen

Flotador de Cuello para Bebé

Aunque no es un elemento para aprender a nadar, hemos querido mencionar los Flotadores de Cuello para Bebés. Cada vez están más demandados, pero a pesar de ello siguen siendo grandes desconocidos.

Estos Flotadores surgieron para ayudar a niños con discapacidad, que no podían mantenerse a flote por sí mismos durante ciertas terapias, no como elemento lúdico. A pesar de todo, en algunos países existen spas para bebés que los utilizan para ayudarles a relajarse dentro del agua.

Tanto los Flotadores de Cuello terapéuticos como los de relajación están fabricados con materiales ligeros, pero muy resistentes. Esto permite que sostengan hasta 25 Kg de peso y que no se desinflen bajo ninguna circunstancia. Características, todas ellas, que distan mucho de los Flotadores de Cuello para Bebé que se encuentran habitualmente en el mercado.

Si aun así quieres comprar uno para tu bebé, te recomendamos que investigues previamente sobre la marca que vas a comprar y el material con el que fabrican sus Flotadores de Cuello. Elige uno cuyo material sea resistente a pinchazos, que sea ergonómico y que incluya el sello de homologación de la Unión Europea.

Además, asegúrate de escoger la talla adecuada. Si es demasiado grande, tu bebé puede escurrirse. Si es pequeño, puede hacerle daño. Y sobre todo, utilízalo sólo en espacios reducidos, como bañeras o piscinas domésticas de poca profundidad.

Aquí tienes algunos Flotadores de Cuello para Bebé

Si ninguno de estos elementos te convence

Si crees que tu hijo o hija todavía no está preparado para utilizar ninguno de estos elementos, pero quieres que se refresque durante el verano, plantéate comprarle una Piscina Hinchable que puedas colocar en la terraza, azotea o jardín.

Existen multitud de modelos y tamaños. Según lo que busques, puedes conseguir Piscinas Baratas desde poco más de 5 euros.

Mira toda la variedad de Piscinas y Juegos Acuáticos a tu disposición

Boya De Seguridad Natación Aguas Abiertas – Burbuja 20 L

LA BOYA MÁS LIGERA Y SIN ARRASTRE!
Este modelo de flotador de aguas abiertas no tiene una bolsa seca, lo que significa que la burbuja pesa solo 228 gramos, sin arrastre y un asa resistente para flotar y correr.
CAPACIDAD DE AIRE DE 20 LITROS (sin compartimento para guardar, bolsa seca).
ESTE TAMAÑO ES SUFICIENTE PARA SOPORTAR LA FLOTABILIDAD DE UN NADADOR DE HASTA 250 LB (100 KG)
· La Boya de Burbuja de natación ULTRALIGERA que proporciona una forma segura de flotar y descansar durante tus nadadas. La Boya de Burbuja es la mejor boya de natación en aguas abiertas para aquellos que buscan una simple boya de natación sin ninguna característica adicional para agregar peso.
· La Boya burbuja está confeccionada SIN COMPARTIMIENTO DE BOLSA SECA adjunto. Sabemos que no todos tienen que llevar su billetera, las llaves del auto y el teléfono celular para sus entrenamientos. La boya de seguridad de natación Bubble es más grande, más flotante y más liviana que las boyas con bolso seco.
· La Burbuja de natación remolca suavemente detrás de ti sin hacerte retroceder o agregar una resistencia adicional a entrenamiento. El Swim Bubble proporciona seguridad para nadadores más seguros al agregar visibilidad y flotación adicionales, en caso de que te sientas obstaculizado o simplemente necesites descansar. El Swim Bubble es liviano (8 oz), por lo que será fácil llevarlo en un viaje de remo o kayak. Aumenta su seguridad en la natación, NO REEMPLAZAN UN DISPOSITIVO DE FLOTACIÓN PERSONAL (PFD) O UN CHALECO SALVAVIDAS.
Ideal para nadar en AGUAS ABIERTAS, TRIATLÓN, PADDLE SURF (SUP) Y MUCHOS OTROS DEPORTES ACUÁTICOS.
· Los nadadores con trajes negros son virtualmente invisibles en mar abierto, pero la Boya de Burbuja mostrará su ubicación de manera prominente. BRILLANTE Y VISTOSO en lanchas rápidas y motos de agua para evitar ser golpeado. Algunos incluso han dicho que esta boya para nadadores puede ser visible desde el espacio, pero eso podría deberse a los avances en la tecnología satelital.

· LAS BOYAS DE SEGURIDAD LO AYUDAN A SER UN NADADOR MÁS SEGURO al combinar la UTILIDAD CON LA VISIBILIDAD. Esta boya es esencialmente un flotador de salvavidas que ayudará a rastrear o registrar sus nadadas con un entrenador, salvavidas o compañero de natación.
INSTRUCCIONES DE USO:
1. Enrosque la tapa de la boquilla e infle el compartimiento de aire.
2. Coloque el cinturón alrededor de su cintura y ajústelo, ajuste la hebilla de la tarjeta de seguridad. Para que encaje bien.
3. Antes de nadar, asegúrese de que no haya fugas sumergiendo la boya.
ESPECIFICACIONES
Capicidad: 20 L (Capacidad de aire = volumen)
Tamaño: 48×29 cm (desinflado)
Peso: 228 gr
Material: PVC
Flotabilidad: Para nadadores de hasta 250 lb ( 100 kg )

Seguridad en el agua

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

¿Por qué es importante la seguridad en el agua?

La seguridad en el agua no consiste simplemente en mantener seguros a los niños en una piscina. La seguridad en el baño también es importante. Y las cosas que tal vez no tenga en cuenta (como reservorios o aliviadores, las zanjas para drenaje y las zonas de escurrimiento de agua de su vecindario) pueden representar un peligro.

Datos sobre ahogamientos

En los Estados Unidos:

  • El ahogamiento es una de las principales causas de muerte por lesiones en niños, en especial en los menores de 4 años y los adolescentes.
  • La mayoría de los niños con ahogamientos que no les producen la muerte necesitan atención en una sala de emergencias. La mitad de ellos necesitarán más cuidados, con frecuencia en un hospital.
  • Sobrevivir a un ahogamiento puede dejar a una persona con graves daños cerebrales: entre el 5% y el 10% de los casos de ahogamiento en niños causan discapacidad a largo plazo, como estado vegetativo o tetraplejia (la imposibilidad de mover los cuatro miembros y el torso).

La manera en que los niños se ahogan varía según la edad:

  • Menores de 1 año: la mayoría de los bebés se ahogan en bañeras, cubos de agua e inodoros.
  • Entre 1 y 4 años: los niños pequeños suelen ahogarse en piscinas y bañeras de hidromasajes.
  • Niños mayores, adolescentes y adultos jóvenes: La mayoría de los ahogamientos a esta edad ocurren en espejos de agua naturales, como lagos y ríos.

Por lo tanto, es importante que los padres sepan cómo proteger a sus hijos, evitar riesgos y responder ante una emergencia.

Normas básicas de seguridad al estar en el agua

La regla más importante es la supervisión. Siempre se debe vigilar a los niños cuando están cerca del agua. No importa si se trata del agua de la bañera, una piscina poco profunda, un estanque ornamental para peces, una piscina, una bañera de hidromasajes, el mar o un lago.

Los niños pequeños son quienes tienen un mayor riesgo. Pueden ahogarse en menos de 2 pulgadas (6 centímetros) de agua. Esto significa que pueden ahogarse en un lavabo, un inodoro, una fuente, un cubo de agua, una piscina inflable o una pequeña acumulación de agua cerca de su hogar, como una zanja llena de agua de lluvia.

Vigile siempre a los niños cuando estén en el agua o cerca de ella, sin importar cuán bien sepan nadar. Incluso los niños que saben nadar pueden correr el riesgo de ahogarse. Por ejemplo, un niño podría resbalarse o caerse en el borde de la piscina, perder el conocimiento y caer dentro de la piscina con el posible riesgo de ahogarse.

Los niños pequeños y los que no saben nadar muy bien deben estar siempre cerca de un nadador adulto que los supervise y pueda llegar a ellos con solo extender el brazo.

Clases de natación. Los niños mayores de 4 años deben aprender a nadar. Averigüe en los centros recreativos locales si dan clases con un instructor calificado. Los niños menores también pueden beneficiarse si reciben clases. No aprenderán a nadar, pero es una oportunidad de comenzar a aprender acerca de la seguridad en el agua. Y si usted no sabe nadar, considere tomar lecciones.

También puede buscar en línea dónde se dan clases:

  • YMCA
  • Cruz Roja

Obtenga más información sobre mantener a los niños seguros cuando están en el agua (ya sea en una bañera, una embarcación, una piscina o un espejo de agua natural).

Seguridad en el agua al estar en el baño

  • Entérese cómo mantener seguros a los niños pequeños cerca de una bañera.

Seguridad en las piscinas

  • Piense en la seguridad si en su vivienda tiene una piscina, un estanque o una bañera de hidromasaje.

Seguridad en el agua al estar al aire libre

  • Nadar en una piscina no es lo mismo que nadar en un lago o en el mar. Esto es lo que necesita saber.

Qué hacer en caso de emergencia

Si no encuentra a su hijo, siempre debe revisar primero la piscina u otro espejo de agua. La supervivencia depende de que se rescate al niño y este comience a respirar nuevamente lo antes posible:

  • Si encuentra a un niño en el agua, sáquelo mientras grita fuerte pidiendo ayuda. Si hay alguien cerca, pídale que llame al 911.
  • Compruebe que las vías respiratorias del niño estén despejadas. Si el niño no está respirando, comience las maniobras de RCP si recibió entrenamiento para practicarlas. Siga las instrucciones que le dé el operador del 911.
  • Si cree que su hijo tiene una lesión en el cuello, por ejemplo, por haberse zambullido:
    • Mantenga al niño recostado de espalda.
    • Sujete el cuello y los hombros con las manos y el antebrazo para ayudar a impedir que se mueva el cuello hasta que llegue la ayuda. Esto puede ayudar a prevenir mayores lesiones en la médula espinal.
    • Mantenga al niño quieto y háblele con voz calma para consolarlo y mantenerlo cómodo.

Revisado por: Sarah K. Romero, MD Fecha de revisión: mayo de 2019

La seguridad de los niños en el agua

Para los más pequeños, es un placer chapotear en el agua, ya sea en el mar, en un río o en la piscina… Por su parte, los padres no deben bajar la guardia. A continuación, nueve reglas que hay que respetar.

Lago, río… Piedras, corrientes, hoyos, algas… el agua dulce puede no ser tan «dulce». Los manguitos son imprescindibles.

Cuidado con los golpes de calor

La piel del bebé es especialmente delicada. Hay que evitar los baños en las horas de más calor, aplicar crema solar después de cada baño y proteger al niño con gafas de sol y un gorro. Y no dudar en ponerle una camiseta.

¡Nunca solo !

Es necesario explicar a los niños, incluso a los más pequeños, los riesgos del agua y algunas normas ineludibles: no bañarse nunca solo, avisar siempre a un adulto, no empujar a otros niños… Y, ante la más mínima desobediencia, hay que ser consecuente: el baño se da por terminado y el niño tiene que salir del agua.

No delegar en los demás

¿La playa tiene vigilancia? ¿Hay un socorrista siempre cerca del agua? La zona de baño (mar, piscina…) no es una guardería, y los padres son los primeros responsables de la seguridad de sus hijos. Hay que bañarse con ellos y no perderlos de vista. Si son vacaciones en grupo, los adultos deben repartirse la tarea para hacerse cargo de dos o tres niños cada uno. Así, se evita el riesgo de que todos los padres se digan a la vez: «Ahora que los demás están pendientes, voy a echarme un sueñecito…».

¿Manguitos o flotador?

Una regla básica: los niños que no saben nadar están más seguros con manguitos que con flotador.
Con un flotador alrededor de la cintura, si el niño queda cabeza abajo, no tendrá ni la fuerza ni la capacidad psicomotriz para ponerse derecho. Y, en cuanto a los chalecos, a menudo se suben y se les quedan alrededor de la cabeza. Otra ventaja de los manguitos: se percibe mejor el equilibrio en el agua.

No meterse en el agua sin antes mojarse

El cuerpo recalentado por el sol, al meterse de golpe en el agua fría, puede sufrir una hidrocución, es decir, una parada cardiorrespiratoria. Por eso es preciso mojarse la nuca, los brazos y las piernas y entrar despacio en el agua.

El mar

Hay que bañarse únicamente en las zonas delimitadas. Estas zonas no se eligen al azar: son las más alejadas de las rocas, de las corrientes peligrosas…También hay que respetar las banderas: con la naranja, y aún más con la roja, es mejor no ir a la playa. Olas, corrientes, mareas… el mar puede ser un medio peligroso.

En el borde de la piscina

El agua turquesa resulta muy atractiva. Los niños no son conscientes del peligro que encierra este espacio tan familiar y no son capaces de calcular a ojo si harán pie o no. El acceso a una piscina privada debe estar provisto de una barrera que lo cierre.
Y el adulto nunca debe alejarse del borde de la piscina, ni siquiera para coger el teléfono. Cuando el baño acaba, hay que retirar todos los juguetes y objetos flotantes para evitar que los niños sientan la tentación de cogerlos. Incluso en una piscina hinchable, hay que vigilar a los más pequeños.

Darle confianza

Cuanto más a gusto se sienta el niño en el agua, menos se dejará llevar por el pánico si surge un problema. Para ello, hay que jugar con él, salpicarlo suavemente, enseñarle poco a poco a meter la cabeza bajo el agua y explicarle que tiene que cerrar la boca debajo del agua. Cuando trague agua, hay que sonreírle y felicitarle.
Flotar relajadamente, al lado del adulto, está al alcance de los más equeños y es un primer paso hacia la natación.

La natación es uno de los deportes más completos que existen, ya que el medio acuático contribuye al desarrollo de aptitudes físicas, psíquicas y neurológicas. Además, favorece la reducción de los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares. “Nadar mejora la coordinación, el equilibrio, la resistencia, la confianza y la independencia del niño. También, contribuye al desarrollo psicomotor, beneficiando el progreso de habilidades motrices en el agua”, tal y como explica Moisés Gosálvez García, director de la Escuela Nacional de Entrenadores de la Real Federación Española de Natación (RFEN).

Asimismo, nadar ayuda a tener conocimiento sobre salvamento y esto es de vital importancia, puesto que según el Informe mundial sobre los ahogamientos, la edad y la mala supervisión de los niños son los principales factores de riesgo de accidentes en el agua. De hecho, los pequeños de entre uno y cuatro años, seguidos de los de cinco a nueve, son los que tienen el índice de ahogamiento más alto. Por ello, es fundamental que los pequeños aprendan a defenderse en el agua.

Pero, ¿a qué edad se recomienda comenzar? La natación o más bien, el contacto con el agua se debe comenzar desde los primeros meses de vida para que los más pequeños consigan la adaptación al medio acuático. No obstante, “la autonomía completa se suele conseguir alrededor de los tres años, después de un proceso básico de aprendizaje, culminando así el objetivo utilitario de “saber nadar”, subraya Gosálvez.

¿Cómo hay que enseñarles a nadar?

Uno de los principales problemas que tiene el niño a la hora de aprender a nadar es el miedo al agua, la inseguridad hacia algo desconocido. Gosálvez señala que muchas veces ese recelo se produce por alguna mala experiencia con este medio. Por lo tanto, el pequeño debe aprender poco a poco mediante actividades lúdicas, como tirar objetos al fondo y que vayan a buscarlos, o que asimilen como ponerse boca arriba y boca abajo, en definitiva, experimentar y explorar el nuevo medio que se le presenta, siempre de forma divertida y progresiva.

Por otro lado, para enseñarles a respirar mejor, se puede utilizar el mítico juego de burbujas, explicándole al niño que coja aire tanto por la nariz como por la boca y que intente hacer burbujas en el agua expulsando el aire por la boca y por la nariz, sin necesidad de que introduzca la cabeza en un principio, para, progresivamente, conducirle a las inmersiones completas dentro del agua.

Materiales en la piscina

Existen muchos materiales que pueden ayudar a los niños a aprender a nadar. Gosálvez explica que son un apoyo para las primeras fases del aprendizaje, como el churro, un cilindro largo y flexible con el que el pequeño se siente más seguro y le permite utilizarlo de divertidas formas.

¿Son recomendables los manguitos?

El experto subraya que los flotadores o manguitos son desaconsejables, ya que limitan los movimientos de los brazos y dan una falsa seguridad impidiéndoles por otra parte la percepción de las sensaciones de su cuerpo en el agua. Por ello, no son recomendables de forma habitual o permanente.

¿Cuándo dejamos que lo intenten solos?

Siempre y cuando tenga confianza en sí mismo. “Es importante que el niño aprenda a ser autónomo en el agua, ya que solo cuando el pequeño sea consciente de lo que hace se podrá decir que hay cierta seguridad. No obstante, la vigilancia por parte de los padres o cuidadores debe de ser permanente”, añade.

¿Qué papel juegan los padres?

Los padres son muy importantes a la hora de enseñar al niño el agua. De hecho, “los baños de los padres con los bebés pueden ayudar a que los pequeños pierdan ese miedo con juegos y ejercicios juntos, así los niños verán el agua con naturalidad y normalidad”.

Matronatación

La matronatación es una actividad que busca la estimulación del bebé (0 a 4 años) por medio de una serie de actividades con la intervención de los padres. Además, esto provoca la interacción entre niños y padres, aprovechando el vínculo afectivo con la dirección y tutorización del profesor.

Ver también:

Los beneficios de la natación

¿Cómo hay que cuidar el oído de los niños en verano?

Bebés como peces en el agua con la matronatación

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *