Brocoli y coliflor

La col o repollo

La Col o Repollo es originaria de Europa. Hay constancia que los Celtas, Griego y Romanos ya la consumían y estos últimos, lo utilizaban para los problemas intestinales, pulmonares y para incrementar la leche en las madres que estaban amamantando. También hay constancia de que los descubridores la llevaron a América, para plantar sus verduras y legumbres. Lo que no se sabe es si ya existía, porque en tierras Americanas existía un genero llamado quelites, que englobaban muy montón de vegetales silvestres que los indígenas consumían.

Las Coles de Bruselas son originarias del norte de Europa, concretamente del norte de Francia y de Bélgica, De ahí su nombre por Bruselas, por la capital de Bélgica. Y estas necesitan de un clima frío y húmedo para ser cultivadas. Los países que más la consumen son: Francia, Bélgica, Holanda, Alemania y Reino Unido.

La Col pertenece a la familia de las Crucíferas y se cultiva en campos. Existen muchas especies de este género, pero de la misma familia tenemos a las Coles de Bruselas, el Brécol, el Repollo y Coliflor. Necesitan de climas templados. Todas ellas contienen Azufre, que es un potente antioxidante.

Tipos de Col o Repollos

La col roja

Es mejor que la blanca, contiene más cloro y es alimento muy elevado en calcio por lo que conviene a los desnutridos. El zumo de col constituye un excelente tónico, siempre que se prepare correctamente, asi será muy recomendable para los niños que están en crecimiento.

La col cocida en agua es bastante eficaz contra la tos y ronquera. Con el zumo de la col roja se prepara un jarabe que es calmante y pectoral y se emplea especialmente para curar las enfermedades del pecho, particularmente los catarros crónicos.

Los coles verdes

Se utilizan en los casos de anemias y clorosis; y se las recomienda junto con espinacas, zanahorias, lechugas, finamente picadas y suministradas a la dosis de una a dos cucharadas en cada comida, junto con los demás alimentos.

El zumo de la col da magnificos resultados como vermifugos, pues para ello se administrará a los niños por cucharaditas. También este mismo zumo crudo actúa como tenifugo, es decir, para expulsar las tenias.

El doctor Kerambrun de Hadé ha utilizado con espléndidos resultados la col y la coliflor en el tratamiento de graves disenterias, suministrándolas hervidas en agua, con un poco de manteca, pan tostado y sal. Además la col es muy buena para las enfermedades billiares, como ictericia y cálculos renales, menstruaciones dificiles o dolorosas, etc.

Por su contenido en yodo es excelente la col, en los casos de bocio exoftálmico, por esto de preferencia se usará la col roja o verde, contra el alcoholismo, se empleará el tallo de la col, rallado y macerado en vino o aguardiente, que se suministrará en copitas.

Uso externo de la col

Son numerosas las aplicaciones medicinales externas de la col. Asi por ejemplo el Dr. Deufur ha empleado con gran éxito, cataplasma de las hojas de col para curar úlceras varicosas en los muslos y pantorrillas.

Para esto se lavarán las hojas maceradas en agua de bórico por unas horas y después de haber limpiado bien la parte afectada, se colocarán las hojas de manera que abarque toda la úlcera, luego se vendará suavemente toda esa zona, renovándola cada dia 2 veces;de este modo llegaré a cicatrizar con rapidez.

Esta cataplasma también se usará para tratar todo género de llagas inflamadas, como refrescante.

Como céustico en las bronquitis

Se emplean las hojas fritas en aceite de pepa. Para disminuir la secreción de la leche en las mujeres, se aplicarán las hojas ligeramente asadas, en forma de cataplasma, sobre el pecho.

También esto mismo hace desaparecer los infartos mamarios. En la escarlatina se utiliza el cocimiento de las hojas de col, aplicado en forma de baños tibios. Las hojas cocidas al vapor y preparadas en cataplasmas, son magnificos para curar los dolores reumáticos, gota, artritis, ciética y neuralgias para lo cual se aplicará a las regiones afectadas.

También sirve para quitar el dolor en las inflamaciones de los riñones y el higado, colocadas en las partes correspondientes. Las hojas cocidas y muy calientes se aplican para combatir los dolores de costado, asi como contra los dolores reumáticos, y para ello se renovará cada una o dos horas, o con más frecuencia. En los estados febriles, se aplicará a la cabeza del enfermo, como refrescante, cataplasmas de hojas de col, que además de causar una grata sensación de frescura impedirá la caida del pelo.

Propiedades de la Col o Repollo

La Col o Repollo, contiene 92% de agua, fibra, pocas calorías e hidratos de carbono

Beneficios y propiedades Recomendadas para:

• Indicado para diabéticos • Para el ácido úrico. • Reduce el colesterol. • Para el crecimiento infantil. • Ayuda a quemar grasas. • Previene la hipertensión. • Para la creación de anticuerpos. • Para el funcionamiento hormonal. • Para el funcionamiento de las tiroides y la glándula pituitaria. • Para el buen funcionamiento mental. • Para la artritis y el reuma. • Es anticancerígena.

Repollo y col rizada

En esta página puedes ver una tabla comparativa con las principales propiedades nutricionales del repollo y la col rizada. El conocer la diferencia de nutrientes que contienen estos alimentos, te ayudará a planificar tu dieta para que sea más equilibrada y saludable.

Además de comparar los nutrientes del repollo con los nutrientes la col rizada, también puedes comparar los nutrientes de otros alimentos usando el comparador de alimentos. Mediante el comparador de alimentos, podrás encontrar los alimentos más adecuados para tí.

Si haces click sobre las imágenes de los alimentos de la comparativa, podrás ver información detallada de sus características y propiedades nutricionales.

La cantidad de nutrientes de esta tabla corresponden a 100 gramos de repollo y la misma cantidad de col rizada. Recuerda que los valores nutricionales pueden variar dependiendo del tipo de alimento y la preparación. Cocinar los alimentos puede modificar los valores de sus nutrientes. Los valores de nutrientes del repollo y la col rizada presentados en esta tabla son únicamente orientativos. Haz click en las imágenes de los alimentos sobre la tabla de nutrientes si quieres ver más detalles sobre las propiedades nutricionales del repollo y la col rizada.

Compara los nutrientes del repollo con otros alimentos

A continuación puedes comparar las propiedades del repollo con otros alimentos relacionados. Haz click en la imagen para ver la tabla comparativa de nutrientes del repollo y cada alimento.

Aquí podrás encontrar los alimentos más adecuados para tí de acuerdo a tus necesidades nutricionales con el fin de conseguir una dieta sana y equilibrada.

Haz click en el siguiente enlace para ver más comparativas de nutrientes del repollo con los nutrientes de otros almientos. También puedes usar el comparador de alimentos para comparar las propiedades nutricionales de dos alimentos cualquiera.

También te puede interesar…

¿Qué diferencia hay entre la lombarda y el repollo?

  • Aprende a preparar unos exquisitos rollitos vietnamitas…

  • El paraguas también sirve para ponernos en forma

  • ¿A qué alimentos pertenecen estas fotografías?

  • Así preparan las kokotxas con crema de piquillo en…

  • Copa de yogur con mango y plátano, en un pis-pas

  • ¿Cómo podemos saber cuándo caducan los yogures?…

  • Descubre los curiosos geranios comestibles que huelen…

  • Arantxa Ormazabal nos muestra el secreto de las deliciosas…

  • Huevos gratinados con txangurro en un pis-pas

  • ¿De cuántas maneras diferentes se puede cocinar…

  • Verdel con vinagreta de tomate y albahaca, el sabor…

  • Conocemos el bar Txepetxa de Donostia, la capilla…

  • ¿Cuáles son los beneficios del verdel y para qué…

  • Mitos sobre el queso que debemos derribar

  • Grandes historias de amor entre electrodomésticos

  • Las hojas amarillas de la escarola, para ensalada;…

  • ¿De qué famosos son estas cocinas?

  • Receta express: tarta de zanahoria y nueces de macadamia

  • ¿Cómo podemos presentar ante los comensales esas…

  • Luis, pescador de Pasaia, nos da todas las claves…

  • La actriz Maribel Salas nos abre las puertas de su…

  • Baklava, en un pis-pas

  • Conoce la elaboración del aceite de nuez, »el oro…

  • El Morgan, cocina vanguardista en el corazón de la…

  • El cordero, el gran triunfador de estas navidades….

  • Espinacas con piñones y uvas en un ‘pis-pas’

  • Alubias blancas viudas con espinacas, un manjar para…

  • Mitos y verdades sobre la dieta vegana

  • ¿Habéis probado los platos comestibles?

  • Mixtura, auténtica cocina Nikkei en Huarte

  • Galletas de la suerte en un ‘pis-pas’

  • Viajamos en el tiempo a la fábrica Artiach y preparamos…

  • Errores culinarios que dieron origen a grandes platos

  • Cerveza artesanal y exquisita comida en el Baga Biga…

  • ‘Alimentos Cher’: ¿Por qué se conservan bien estos…

  • Receta Pis-Pas: Brochetas de cerdo Satay

  • Antonio Bar, 50 años de trayectoria en el centro…

  • Ander y Gabriela reparten los Tambores de Oro de la…

  • Cogiendo trufas, en Kuartango, con Ramón y Lagun

  • Gabriela Uriarte ha querido analizar el ‘Donostiarrismo’…

  • ¿Os atrevéis con este timbal de hongos y foie?

  • En la sociedad Unión Artesana ya huele a Tamborrada

  • Bilbao o Gasteiz ¿de qué ciudad son estos barrios?

  • Félix nos descubre los secretos y curiosidades de…

  • ¿Quién es más donostiarra, Ander o Gabriela?

  • Copa de chocolate, galleta y café, un postre delicioso…

  • ¿Por qué pican el chile y la guindilla?

  • Luis de Castro nos desvela los secretos de la pesca…

  • El restaurante que tiene las mesas suspendidas en…

  • ‘Mapi’ García, de Barazki Bizidunak, nos cuenta todos…

  • Hot-dog de merguez con berza embarrada y mostaza

  • ¿Cuanto mide la salchicha más larga del mundo?

  • ¿Qué diferencia hay entre asar, guisar y estofar?

  • Degustamos unos burritos saludables en el Totopo Mexican…

  • Los lingotes de chocolate de Artepan, una auténtica…

  • ¿Cuáles son las comidas favoritas de los niños?

  • Aprendemos a hacer una auténtica lasaña italiana…

  • ¿En qué único plato están especializados estos…

  • Fritatta de verduras, una mezcla entre pizza, quiche…

  • Juan Carlos Etxeberria nos descubre sus pintxos favoritos…

  • Curiosidades y rarezas gastronómicas de Sabina, Ana…

  • Rodaballo a la bilbaína con una de las mejores vistas…

  • De río o de mar, ¿de dónde son estos pescados?

  • Bocata de langostinos para terminar la semana

  • ¿Sabéis cómo utilizar la cubertería de manera…

  • Seis errores al hacer la carne a la plancha

  • La Cochinita Pibil, un restaurante único en Donostia

  • Gofres de chocolate con crema de coco batida, en un…

  • Cómo ponerse en forma con un kilo de arroz

  • La Posada de Elbete, el sabor de la cocina tradicional…

  • Una estrategia de motivación que analiza las personalidades…

  • Gaztain-saltsa con manzana, en un pis-pas

  • La castaña, un alimento muy preciado durante varios…

  • ¡Descubre todas las curiosidades de las preciadas…

  • Teodoro Vergara nos muestra el arte de un buen cardo…

  • La falta de tiempo no es una excusa con esta crema…

  • ¿Cómo deberíamos guardar estos alimentos?

  • Hojas de cebolleta rellenas de foie, especialidad…

  • Luis nos enseña todo sobre el lenguado

  • Tiramisú de frambuesas en copa, ¡en menos de 10…

  • En la histórica sociedad Kabi Alai de Tolosa hacen…

  • Arroz con verduras a la parrilla, una de las joyas…

  • ¿De dónde viene la tradición del roscón de Reyes?…

  • El martillo es indispensable para partir el turrón…

  • Raviolis de foie con carbonara de verduras del Txoko…

  • ¿Sabrías clasificar estas frutas y verduras?

  • Resistencia a la dieta post-Navidad, Ander nos prepara…

  • Ante los excesos de Navidad, sándwich de verduras…

  • Bodas y comuniones, en el Salegi de Itziar

  • A partir de las 22:00 horas, ¿qué alimentos se aconseja…

  • ¿En qué bebida encontramos más nivel de cafeína?

  • El pelotari Iker Irribarria, de compras, en la feria…

  • Nueces caramelizadas con helado de bomba de crema,…

  • Montse Martínez nos enseña cómo hace sus famosas…

  • Ander y Gabriela, a vueltas con el calendario chino

  • El heladero Carlos Arribas crea dos curiosos sabores…

  • Ostras en tempura, un plato diferente para estas fiestas

  • ¿Quién bebe champán con pajita antes de salir al…

  • La parrillada de marisco del Politena, revolución…

  • Saúl Castro, de la cafetería BBKafe nos prepara…

  • Bundt Cake con pasas y chocolate, en un pis-pas

  • Rafa Gorrotxategi nos enseña cómo elaboran el famoso…

  • Trucos para dejar de comerse las uñas, por el doctor…

  • ¿Cuál es la diferencia entre la palometa roja y…

  • Quiche de jamón, tomate seco y queso, un postre perfecto

  • La tarta de calabaza vegana, postre estrella del Museo…

  • ¿Sabrán Ander y Gabi qué vaca está embarazada?

  • Gaizka Toquero nos prepara su pintxo favorito

  • Café con huevo en un pis-pas

  • ¿Sabéis en qué momento se normalizaron estos alimentos?

  • Soto es el chef del ‘txoko’ Baso-Txulo

  • Ane Durán, de la Escuela de Hostelería de Mendizorrotza…

  • ¿Cuál es tu truco para elaborar una ensaladilla…

  • La ensaladilla rusa del 500, en un pis-pas

  • ¡Conoce el equipo de ‘A Bocados’ al completo!

  • ¿De dónde vienen estos dulces navideños?

  • Adornar el árbol de Navidad, un buen sustituto del…

  • Receta express: langostinos con cacao

  • Maria Antonia nos enseña como se cocina el pez rey…

  • El turrón de Soconusco, un dulce de Navidad imprescindible…

  • ¿Cuáles son los productos del mercado adulterados…

  • Pan de ‘Euskadiz’, en un pis-pas

  • ‘Ensalada de bogavante, aguacate y alcachofa’ en el…

  • Txistorra rebozada, en un pis-pas

  • ¡Rememoramos cuatro de los mejores anuncios de Navidad…

  • Estíbaliz Ruiz de Azua nos muestra en qué sitios…

  • Kristina Saralegi lleva 17 años ocupándose de las…

  • Moruno vegetal, en un pis-pas

  • ¿Es recomendable asar la carne con la tapa de la…

  • El agricultor Carmelo Macua nos muestra los secretos…

  • ‘Zarate’, sabores internacionales en el corazón de…

  • ¿Cuáles son los 7 pecados capitales de las cenas…

  • Consejos para decorar la mesa de Navidad, por la diseñadora…

  • La Sociedad Gimnástica de Ulía organiza el Cross…

  • ¿Qué pescados acumulan más mercurio?

  • Huevo hilado con jamón de pato, en un pis-pas

  • Las hermanas clarisas de Agurain nos enseñan cómo…

  • La Brasserie Igeretxe de Getxo, un lugar con vistas…

  • ¿Con qué grupo de música fusionarías estos restaurantes…

  • Bocata de huevos fritos con patatas y jamón, en un…

  • Conocemos la histórica Bodega de Joserra del Casco…

  • Ander y Gabriela calculan su biorritmo, ¿cómo llegarán…

  • ¿Cuál es el secreto de la menestra de verduras del…

  • Empanadilla de hongos y trigueros, en un pis-pas

  • ‘Esparragos rebozados con salsa de hongos’ en la Sociedad…

  • Presa ibérica con cremoso de boniato en el Botánico,…

  • ¿Cuándo fue la última vez que…?

  • Puerros al microondas con cecina ahumada, en un pis-pas

  • José Cortezón del ‘Restaurante Kondutxo’ nos muestra…

  • Mito o realidad: ¿Hay que esperar a que se enfríe…

  • ¿Los famosos suben fotografías porque les ha gustado…

  • ¿Es posible elaborar un donuts relleno de cocido…

  • Triple sándwich vegetal de jamón, queso y huevo…

  • ¿Cuál es el pintxo favorito de Ana Urrutia?

  • ¿Qué frutas siguen madurando después de su recolección?…

  • ¿Qué famosas irían a comer al Astelena? ¿Y quiénes…

Coles de Bruselas, bajas en calorías y aumentan las defensas

Las coles de Bruselas aportan antioxidantes que nos previenen de enfermedades degenerativas y aumentan nuestras defensas. Por este motivo, cualquier verdura de la familia de las coles deberá estar presente dos o tres veces a la semana en nuestra dieta de invierno, ya que nos protegen de la gripe y resfriados.

Además, aportan folatos que evitan la anemia y las malformaciones del sistema nervioso en el feto.

Las coles de Bruselas apenas tienen calorías. Producen una sensación de saciedad debido a la cantidad de fibra y a la presencia de gases, formados por la fibra y los compuestos de azufre de efecto protector frente a ciertos cánceres.

Pero esta sensación de saciedad no tiene ninguna relación con el aporte calórico del plato, que es bajo. Por eso puede formar parte de cualquier menú adelgazante, siempre que controlemos la cantidad de aceite utilizado para pochar los ajos y las cebollas.

La cebolla y ajos utilizados en la receta enriquecen al plato en compuestos sulfurados, antioxidantes que contribuyen a mejorar nuestra salud cardiovascular.

El bacalao ahumado completa el valor nutricional del plato, ya que aporta proteínas de alto valor nutricional, hierro de fácil asimilación y vitaminas del grupo B, en especial la vitamina B12. Al ser ahumado, tiene mayor contenido en sodio que el fresco, de manera que las personas con retención de líquidos e hipertensión, harán la receta con bacalao fresco.

Se recomienda tomar una infusión de anís verde al finalizar la comida, ya que nos ayudará a mejorar la digestión de las coles.

De primero, comeremos una ensalada de pasta que complete el aporte vitamínico y mineral y que nos proporcione azúcares de asimilación lenta. Y de postre, natillas caseras con trozos de fresas, que completen el aporte de proteínas y calcio principalmente.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

– Ensalada de pasta con pimientos
– Coles de Bruselas en salsa vizcaína
– Pan
– Natillas caseras con fresas
– Infusión de anís verde

Cena:

– Ensalada templada de lentejas y langostinos
– Pan
– Fruta
– Leche

De la misma familia del brócoli y la coliflor, las coles de Bruselas son verduras nutritivas con diversidad de vitaminas y minerales que aportan todo lo que se necesita para gozar de una buena y excelente salud.

Suelen comerse en otoño e invierno, siendo verduras de temporada que podemos utilizar para diversidad de platos. Veamos algunas de las propiedades de estas coles además de algunas contraindicaciones.

Buen aporte de vitaminas y minerales

Hay que destacar que, entre sus propiedades, las coles de Bruselas aportan vitamina C y E, además de ácido fólico y minerales, tales como el potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, hierro, zinc, yodo y selenio.

Excelente para tener energía

Gracias a sus vitaminas y a poseer hierro, es un buen aporte de energía, por lo que van bien en casos de anemia. Nos da la energía que necesitamos cuando atravesamos periodos bajos en nutrición.

Mejora la función digestiva

Las coles de Bruselas tienen una cantidad de fibra bastante importante. Por ello puede incluirse en la dieta de las personas que quieren cuidarse, nos hacen sentir saciados y además regulan el intestino y el aparato digestivo.

Buena visión

De igual modo que sucede con otros alimentos y especialmente verduras, las coles ayudan a mantener una buena visión y también a cuidar la salud de nuestros ojos.

Gran cantidad de antioxidantes

Como lleva antioxidantes, estas coles reducen y previenen la formación de los efectos de los radicales libres, y por ello contribuyen a frenar el envejecimiento prematuro de las células. Además, como contienen antioxidantes, nos protegen contra enfermedades.

Huesos más sanos

A la vez, ofrecen más beneficios y propiedades, pues gracias a su cantidad de calcio y vitamina K, ayuda a mantener la densidad de los huesos y la salud de los dientes.

Contraindicaciones de las coles de Bruselas

Aunque es una verdura saludable, su ingesta no se recomienda a aquellas personas que suelen tener malas digestiones porque si se consumen demasiado provocan gases. De manera que es mejor moderar su consumo, porque también puede alterar la glándula tiroides.

Para saber si podemos tomar estas coles o bien averiguar si nos sientan mal, deberemos preguntar a nuestro médico y nutricionista quien nos dirá qué podemos comer y qué mejor no.

No es sorpresa que las coles de Bruselas (nombre científico: Brassica oleracea var. gemmifera), también llamadas repollos de Bruselas sean unos grandes aliados para la salud, ya que se han usado sus propiedades medicinales para aliviar muchos malestares.

Las coles de Bruselas son de la familia de la col y del brócoli (conoce las propiedades y beneficios del brócoli). Son muy parecidas a las coles pero su tamaño es pequeño ya que tienen un diámetro de 2,5 centímetros por lo que parecen una versión en miniatura de la col. Además de su parecido físico también están relacionadas estrechamente con sus beneficios.

Las coles de Bruselas crecen en abundantes racimos produciendo entre 20 a 40 coles cada tallo. Las coles de Bruselas son un fabuloso y noble vegetal, ya que se pueden conseguir durante todo el año, no obstante, las mejores se encuentran desde el otoño a la primavera porque es su mejor periodo de crecimiento.

Después de leer las grandes bondades que esta verdura de la familia de las crucíferas puede aportar a tu salud si se consume de manera frecuenta, notarás resultados espectaculares. Seguro no dudarás en ir por unas para comenzar a incluirlas en tu dieta cotidiana y gozar de sus fantásticos beneficios.

La forma ideal de consumirlas es hacerlo de dos a tres veces por semana en una ración de mínimo una taza y media. Para incrementar la potencia de sus beneficios, sería preferente que se consumieran dos tazas de 4 a 5 veces a la semana en compañía de otros vegetales del mismo grupo.

Información nutricional de las coles de bruselas

Por cada 100 gramos aporta:

Cantidad Unidad
Calorías 37 Kcal
Agua 85,5 g
Proteínas 3,8 g
Hidratos de carbono 4,2 g
Azúcares 4 g
Grasas totales 0,5 g
Fibra alimentaria 4 g
Vitaminas Cantidad Unidad
Vitamina A (Retinol) 0,15 mg
Vitamina B1 (Tiamina) 0,09 mg
Vitamina B2 (Riboflavina) 0,15 mg
Vitamina B6 (Piridoxina) 0,30 mg
Vitamina B11 (Carnitina) 80 µg
Vitamina C (Ácido ascórbico) 85 mg
Minerales Cantidad Unidad
Sodio 5 mg
Potasio 300 mg
Calcio 30 mg
Fósforo 75 mg
Hierro 0,8 mg
Magnesio 20 mg
Zinc 0,40 mg

Col de Bruselas: beneficios y propiedades

1. Grandes beneficios desintoxicantes

Funcionan como un poderoso desintoxicante, nos proporciona una ayuda al sistema hepático para lograrlo.

Existen evidencias que estudios científicos han revelado, en los que se demuestra que los grupos de enzimas de las células que llevan a cabo la tarea de purificar nuestro organismo, son fortalecidas con los compuestos que se encuentran en la col de Bruselas, previniéndonos así de diversas sustancias dañinas tales como las que producen los radicales libres que desembocan en cáncer.

2. Son eficientes en la prevención del cáncer

El cáncer es una de las enfermedades mortales que preocupan más a la humanidad y las coles de Bruselas son un ingrediente natural que juega un determinante rol en el tratamiento y prevención del cáncer.

Esto es gracias a que son un excelente antioxidante. Su antioxidante se conoce como indol y es un compuesto sumamente saludable que juega un papel estelar para prevenir dicha enfermedad.

Si quieres saber más sobre el cáncer aquí: guía sobre los principales cánceres.

3. Poderoso antioxidante

Son una fuente increíble de vitaminas A, C y E por lo que nos brindan muchos antioxidantes. Principalmente el manganeso, un mineral con gran presencia en las coles de Bruselas, es una fuente increíble de antioxidantes.

Los flavonoides que poseen las coles de Bruselas tienen importantes cantidades de antioxidantes que superan por mucho a los que contiene el brócoli. Los nutrientes antioxidantes de las coles de Bruselas que describimos, proporcionan apoyo para proteger al cuerpo de incontables enfermedades y de prevenir que el cuerpo sufra daños por oxidación.

La oxidación crónica es la presencia de moléculas reactivas que dañan los tejidos. Un factor de riesgo para provocar enfermedades degenerativas.

Aquí: saber más sobre los antioxidantes.

4. Ayuda en la pérdida de peso

Este beneficio es uno de los más comunes ya que es solicitado por muchas personas cuyo propósito es perder los kilos de más.

Gracias a su nivel tan alto en proteínas y tan bajo contenido calórico, las coles de Bruselas son una hortaliza ideal para incluirla en tu dieta en tu lucha por la pérdida de peso.

Los nutrientes que tiene esta maravillosa verdura, mantienen la sensación de saciedad para reducir drásticamente los antojos.

5. Ofrecen grandes beneficios digestivos

Cuentan con un contenido muy alto de fibra que ronda en los 4 gramos por pieza, por lo que esta verdura representa un indudable apoyo en la agilización de nuestro sistema digestivo.

Poseen tan sólo 200 calorías y nos ofrecen muchas ventajas, pues la mitad de ese valor calórico está basado en su fibra, que en proporción es la mitad de la fibra que necesitamos diariamente. No obstante, su gran cantidad de fibra no es lo único que nos ayuda a agilizar el intestino.

Según diversas investigaciones, se ha concluido que las coles de Bruselas son un gran aliado en la protección de la flora intestinal, protegiendo así el estómago de que bacterias dañinas se adhieran a la pared del sistema digestivo y que pueden ocasionar infecciones.

6. Aumenta notablemente la energía

Poseen refuerzos de energía natural. Al ser tan ricas en enzimas y nutrientes llenan al cuerpo de una vitalidad innegable y mucha energía por lo que conviene aprovecharla para realizar más actividad física.

También ayuda a eliminar la debilidad y la fatiga (descubre remedios naturales para el cansancio).

7. Puede promover la salud ósea y dental

Tienen calcio en grandes cantidades, lo que resulta de ayuda en el mantenimiento de la densidad ósea y la salud de los dientes los cuales se ven directamente beneficiados ya que absorben todos los nutrientes y se vuelven notablemente más fuertes.

8. Tiene grandes beneficios antiinflamatorios

La inflamación crónica es un factor de riesgo para muchas enfermedades tales como artritis, reumas o hasta cáncer.

La exposición a toxinas que se encuentran en el medio ambiente, falta de sueño el uso crónico de medicamentos, falta de ejercicio cotidiano, una dieta de poca calidad y estar sometido a excesivo estrés puede contribuir a aumentar el riesgo de padecer inflamación crónica y desencadenar enfermedades degenerativas a causa de esta.

Las coles de Bruselas son de gran ayuda para evitar que esto suceda gracias a su amplia variedad de beneficios nutricionales.

Además de sus propiedades de desintoxicación que hemos mencionado, posee una alta cantidad de glucosinolatos que se encuentran en abundancia en este rico vegetal y que ayudan a regular el sistema antiinflamatorio del cuerpo, previniendo los males de la inflamación crónica desde una fase muy temprana.

Otro de sus nutrientes antiinflamatorios de la col de Bruselas es la vitamina K (información sobre la vitamina K o fitomenadiona), esta vitamina es un directo regulador de las respuestas de inflamación y se requiere una ingesta óptima de esta vitamina para lograr combatir la inflamación excesiva.

Otro de los componentes antiinflamatorio y quizá el más importante de las coles de Bruselas, son sus poderosos ácidos grasos Omega 3. Es muy raro encontrar este esencial ácido graso en un alimento con tan bajo contenido calórico y de grasa pero las coles de Bruselas lo poseen en abundancia.

La cantidad de 100 calorías de coles de Bruselas, cuentan con el ácido graso Omega 3 equivalente a un tercio de la cantidad que se recomienda al día de este ácido avalado por la Academia Nacional de Ciencias. Los Omega 3 son un básico componente para el correcto funcionamiento del sistema antiinflamatorio.

Aquí puedes conocer: remedios naturales para la inflamación.

9. La anemia puede ser tratada

Tienen un alto concentrado de hierro. El hierro es un mineral que junto con la vitamina B6 son esenciales para el aumento en la producción de glóbulos rojos en la sangre, niveles que a causa de la anemia (saber sobre la anemia) están mucho más bajos de lo normal.

10. Reducir problemas de ronquidos

Increíble pero cierto, a pesar de que faltan aún más investigaciones científicas para avalar este beneficio, el remedio de coles de Bruselas que se puede consumir en jugo o tan solo incluyendo las coles a tu dieta.

Se ha utilizado como eficaz remedio para combatir el problema de ronquidos. Así que no lo pienses más, si sufres de este común mal que afecta a miles de personas, combátelo consumiendo coles de Bruselas con más frecuencia.

Tal vez te puede interesar conocer remedios caseros para los ronquidos.

Romanesco, una verdura con excelentes propiedades que no te puedes perder

Conocido como col romanesco, brócoli romanesco, coles de torre o, simplemente romanesco, es una agradable hortaliza con un característico diseño fractal o patrón geométrico que se auto-replica en una espiral de proporción aurea.

Puede verse cada vez más presente en algunos mercados, aunque todavía no es tan conocido como otras verduras como la coliflor y el brócoli. En general, el romanesco tiene cada vez más aceptación, además de por su belleza, debido a su sabor más suave y ligeramente dulce que en la coliflor blanca, pero sobre todo porque destaca en beneficios nutricionales y como es saciante y aporta pocas calorías es muy consumida en especial en dietas para adelgazar.

El romanesco se encuentra principalmente fresco durante el otoño e invierno, siendo una verdura de temporada de los meses más fríos. Aquí tienes Romanesco Ecológico. Tiene un periodo de recolección más corto que el resto de las coliflores ya que la pre-inflorescencia, por la incidencia directa de la radiación solar, tiende a abrirse y adquirir tonos rojizos.

En este artículo te vamos a descubrir cuáles son los nutrientes del romanesco, qué propiedades beneficiosas posee, como es mejor cocinarlo para aprovechar sus bondades y las contraindicaciones del consumo de romanesco.

Valor nutricional del Romanesco

Es una hortaliza de bajo poder calórico, muy rica en fibra y vitaminas A, del grupo B y C. Puede consumirse tanto cruda o cocida, considerando que el valor nutricional puede cambiar a raíz de la cocción o de la manera en la que se prepare.

Por cada 100 gramos el romanesco tiene aproximadamente:

El romanesco tiene un valor energético de tan solo 32 calorías.

Algunos valores son muy similares a la coliflor y al brócoli, aunque destaca en una proporción mayor de algunos nutrientes como calcio, hierro y magnesio, lo que la transforma en una hortaliza muy aconsejable como complemento de las anteriores.

10 beneficios del consumo de romanesco

Las dos propiedades principales del romanesco son:

  1. Antioxidante: Los elementos fotoquímicos de su composición, como beta-caroteno, índoles e isotiocianato, lo vuelven recomendable para la prevención de enfermedades degenerativas y para el estímulo del sistema inmune. Esta característica también promueve la formación de enzimas que eliminan las toxinas.
  2. Adelgazante: Lo que lo hace un elemento clave en las dietas de adelgazamiento es su bajo valor energético y propiedades diuréticas, en comparación con el gran aporte de vitaminas y minerales que posee esta verdura.

En la misma línea, el poder antioxidante y los aportes nutritivos con bajo poder calórico, lo hacen un alimento que contribuye a:

  1. Fortalecer el sistema inmune, por la acción de los folatos que participan en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.
  2. Facilitar la eliminación de desechos y evitar la retención de líquidos, pues más del 90% del romanesco es agua.
  3. Favorecer el tránsito intestinal, con el aporte de fibras y las vitaminas del grupo B que colabora en el funcionamiento del sistema digestivo.
  4. Mejorar el aspecto de la piel, con la contribución, entre otras, de las vitaminas del grupo B, que se relaciona con la producción de anticuerpos y glóbulos rojos, así como con la producción de energía y el mantenimiento del tejido epitelial de las mucosas y el buen estado de la piel.
  5. Mantener estables los niveles de azúcar en sangre (glucemia).
  6. Prevenir la osteoporosis y mejorar la salud de los huesos, por la acción de ácido fólico o B9 que interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, favoreciendo la absorción del hierro.
  7. Mejorar las capacidades cognitivas (entre las que se encuentran la memoria, el aprendizaje o el lenguaje) y prevenir su deterioro. El aporte vitaminas es importante para metabolizar los hidratos de carbono, por lo que el bajo contenido de estos en el romanesco contribuye mejorar el metabolismo y evitar alteraciones neurológicas y psíquicas (como el cansancio, la pérdida de concentración, irritabilidad o depresión).
  8. Contribuye a prevenir el cáncer.

En este último aspecto, es importante destacar que el romanesco, así como de otras hortalizas crucíferas del género Brassica son las únicas que contienen glucosinolatos (tioglucósidos; beta-tioglucósidos y N-hidroxi-sulfatos), que son de gran interés para la prevención del daño celular mediado por diferente agentes carcinogénicos.

Estos componentes, al metabolizarse por la enzima mirosianasa dan lugar a la formaicón de indoles e isotiocianatos, que son capaces de modular las actividades enzimáticas de biotransformación de agentes xenobióticos que contribuyen a prevenir la formación de substancias cancerígenas y evitan que éstas lleguen a las células clave.

Muchos vegetales contienen estas substancias, sin embargo, se ha hallado que el romanesco contiene hasta treinta tipos de estos agentes bloqueadores.

Diferentes maneras en las que puedes consumirlo

¿Cuál es la mejor manera de comer el romanesco para que conserve el máximo de sus propiedades? Se recomienda consumirlo crudo, ya que la cocción podría paralizar la formación de isotiocianados y la pérdida de nutrientes. Para ello es importante que el romanesco sea de cultivo ecológico para evitar ingerir residuos de pesticidas.

Lo primero es lavarlo y separar los ramos. Tanto crudo como cocido al vapor o, en última instancia hervido (pues pierde más nutrientes), se puede incorporar a ensaladas y salteados con legumbres, arroz y otras verduras.

Si lo vas a cocinar, lo ideal es cocinarlo por 5 minutos como máximo al vapor y, para evitar que siga cocinándose, pasarlo inmediatamente por agua helada.

También hay muchas recetas para hacerlo incluirlo en recetas de cocina como gratinados, sopas o cremas, al igual que se hace con el brócoli y la coliflor. Sin embargo, algunas personas lo prefieren como parte de la decoración aprovechando la belleza de su diseño natural.

Contraindicaciones del romanesco

Las personas que padecen hipotiroidismo deben consumirlas con precaución. Esto se debe a que componentes de las crucíferas, como los isotiocianatos, compiten en el organismo por el yodo. En ese sentido, es preferible que las consuman cocidas y sólo algunas veces por semana, llevando además una buena ingesta de alimentos con aporte de yodo y controlando la interacción con los medicamentos.

Para las personas que se encuentran tomando medicación anticoagulante también es recomendable considerar las interacciones, ya que los índoles pueden aumentar el metabolismo hepático.

Por último, ningún alimento actúa sólo sobre todo el organismo, por es importante llevar una dieta rica en alimentos de origen vegetal, de temporada y de cultivo ecológico para obtener los mejores beneficios de cada uno de ellos y mantener una buena salud.

Fuentes consultadas

  • “Romanesco. Primeros estudios de su comportamiento agronómico en el litoral mediterráneo valenciano”. J. V. Maroto, S. Lopez-Galarza, J. Alagarda, B. Pascual, A. San Bautista, A. Bardisi y M. S. Bono. Cátedra de Horticultura y Cultivos Herbáceos. Universidad Politécnica de Valencia. 1994.
  • “El cultivo del “Romanesco”. Una posibilidad productiva en la horticultura valenciana”, J. V. Maroto Borrego. Universidad Politécnica de Valencia. 1996
  • “En Invierno lo Sano es comer Coles”, Ángeles Carbajal Azcona. Departamento de Nutrición, Facultad de Farmacia, Universidad Complutense de Madrid. IV Jornada de Gastronomía, Salud y Tecnología. 2015
  • “Plantación del Romanesco”, Grupo Cooperativo Cajamar. Boletín Informativo Centro de Experiencias de Paiporta.
  • “Proyecto de factibilidad para la creación de una empresa productora y comercializadora de romanesco ubicada en la ciudad de Latacunga provincia de Cotopaxi y su posterior distribución a los mercados de la zona centro de la ciudad de Quito”, Lorena Patricia León Campos. Universidad Politécnica Salesiana Sede Quito, 2013.
  • “¿Qué componentes no nutritivos, pero relevantes para la salud, contienen los alimentos del género Brassica? ¿Qué enfermedades pueden prevenir?” Juan Antonio Gilabert Santos. Licenciatura de Ciencia y Tecnología de los Alimentos. 2013.
  • “Cauliflower, Brassica oleracea var. botrytis”, Fundación Española de Nutrición.

El romanesco, algo más que una col resultona

Miércoles, 9 de Marzo de 2016 Hosteleriasalamanca.es / Por Cristina Fuentes

Característica de los meses de invierno, se trata de una curiosa col –de la familia de la coliflor y el brécol- que destaca por la forma angulosa y picuda de sus brotes. ¡Conozcamos el romanesco un poco mejor!

A pesar de que esta verdura todavía es poco conocida en España –se introdujo en los años 80-, poco a poco va metiendo más la cabeza en el mercado. Además, es justo ahora, en invierno, cuando podemos disfrutar de ella.

¿Cómo es el romanesco?

Lo primero que nos llama la atención es su estética: de un color verde vivo y con brotes que, simétricamente, forman estructuras cónicas muy agradables visualmente. De ahí que, también se use como elemento decorativo por recordarnos a algunos minerales con formas perfectas.

Pero no nos quedemos solo en el exterior; el interior del romanesco es muy interesante, y es que, tiene propiedades nutricionales muy valorables. Las más destacadas son su alto contenido en fibra, vitamina C, provitamina A, ácido fólico, potasio y fósforo. Además, tiene muy pocas calorías (100 gramos tienen 31 calorías, aunque el aporte calórico variará dependiendo de cómo lo cocinemos), produce menos gases que la coliflor y potencia nuestras defensas para evitar todo tipo de enfermedades. Es, por lo tanto, un alimento muy a tener en cuenta.

¿Cómo comemos romanesco?

Antes de comenzar a cocinarlo, tenemos que separar los ramilletes y limpiarlos. Lo que nos comemos es el pedúnculo de la flor, que ramifica indefinidamente. El romanesco admite varias técnicas culinarias: asado, frito, gratinado… Aunque principalmente se prepara cocido en agua, al vapor o al horno. Puede ser plato principal junto a otras verduras hervidas o hacer de condimento, por ejemplo, en una tortilla o con pescado.

Artículos relacionados

Comentarios

Vicent Miércoles, 30 de Enero de 2019 Tendrías que cogerla pues el color indica la pronta floración yolanda Lunes, 28 de Enero de 2019 cruda como ensalada aliñada con sal,aceite de oliva y vinagre.
Deliciosaaa!!!! Yolanda Jueves, 24 de Enero de 2019 Muy rica! La he probado hoy hervida y me ha encantado, la próxima, probaré sólo a dorarla un poquito en crudo y a hacer una ensalada con ella, mezclándola con atún, huevo duro y algo de manzana verde … Quiero experimentar con ella! juan Lunes, 2 de Abril de 2018 tengo sembradas varias salen verde amarilla y se me están poniendo lila es normal Rafael Jueves, 8 de Marzo de 2018 No lo había comido nunca. Lo comí ayer y está muy bueno. Más que una planta parece una escultura.

Nuevo comentario

Compártelo

El romanesco, rico en vitamina C

Romanesco:

Es la variedad de coliflor más rica en vitamina C.

Nos protege del cáncer y potencia nuestras defensas para evitar todo tipo de enfermedades.

Cocido al vapor como en la receta de hoy, mantiene mejor todas sus propiedades.

No tiene apenas calorías.

Produce menos gases que la coliflor.

Tomate:

El color rojo del tomate se debe al licopeno que, junto a las vitaminas C, A y E, actúa como antioxidante protegiéndonos del cáncer.

En muchas dietas de adelgazamiento se elimina el tomate, siendo un gran error, ya que se trata de un alimento con bajo valor calórico, de acción diurética, beneficioso para evitar la retención de líquidos y rico en fibra reguladora de la función intestinal.

Cebolleta:

Buena para combatir los resfriados y catarros.

Las personas con problemas de gases las toleran mejor cocidas que crudas o fritas.

Nos ayudan a prevenir el cáncer.

Ajo:

Buenos para regular la tensión y para evitar trombos, ya que favorecen la circulación.

Jamón:

Aporta proteínas de calidad a la receta de hoy, necesarias para mantenernos sanos.

Por su alto contenido en sal, será un alimento de consumo ocasional.

Es un embutido magro que no tiene mucha grasa.

De segundo comeremos una carne roja que nos aporte proteínas de calidad y hierro y de postre fruta y un arroz con leche, necesario para el óptimo crecimiento y desarrollo del niño.

Comida:

  • Romanesco con tomate y refrito
  • Lomo de ternera al horno
  • Pan
  • Fruta
  • Arroz con leche

Cena:

  • Ensalada de judías blancas con salvia
  • Pan
  • Batido de plátano

Riqueza en fibra y escaso aporte calórico. Son dos de las propiedades nutricionales más importantes de la coliflor. Una verdura cuyo aspecto externo es similar al de la col y el repollo, con grandes y nervudas hojas verdes que la envuelven, y especialmente indicada durante los meses de invierno. Y es que es en esta estación cuando los mostradores de los mercados nos ofrecen las mejores coliflores. Estos son algunos trucos y recomendaciones relacionadas con su consumo:

  • Cómprala siempre rodeada de sus hojas ya que, aunque no las vayas a comer, son un buen indicio de su frescura.
  • Es preferible que esté bien blanca y apretadita.
  • Te conviene saber a la hora de hacer tus cálculos que al cocer queda reducida la parte comestible a la mitad.
  • Para evitar el mal olor al hervirla, échale un trozo de pan mojado en leche en el agua de cocerla. También puedes añadirle unas hojas de laurel.
  • Si la vas a tomar cruda, lávala en agua con zumo de limón, le dará un gustillo muy apetecible.
  • Si quieres que salga bien blanca, evite cocerla en la olla exprés.
  • Se puede conservar algunos días en la nevera, una vez cocida, si tomas la precaución de escurrirla bien y envolverla en papel de aluminio.

Cómo congelar coliflor

Una vez conoces el procedimiento correcto para lograrlo, congelar coliflor es muy fácil. El objetivo de esta técnica de congelación es conservar las propiedades del coliflor por el mayor tiempo posible, ya que las verduras pierden sus cualidades con los días. Lo primero que deberás hacer es lavar muy bien la coliflor, comienza siguiendo estos pasos:

  1. Prepara un envase con agua fría y un poco de sal o vinagre.
  2. Sumerge la coliflor y déjala reposar por al menos 5 minutos.
  3. Retírala y lávala con abundante agua fresca.
  4. Elimina las hojas que no consumirás. Puedes reciclarlas para hacer un delicioso caldo de verduras.
  5. Corta y separa las flores de la coliflor del tamaño que gustes.
  6. Blanquea la coliflor. Para hacerlo, hierve agua en un cazo y añade un poco de sal. Agrega jugo de limón para conservar el color de la verdura.
  7. Cuando el agua hierva, introduce la coliflor y déjala cocinar por 3 minutos.
  8. Sácala y métela en un bol con agua y hielo para que puedas cortar la cocción rápidamente.
  9. Cuela la coliflor y utiliza papel absorbente para secarla y eliminar la humedad antes de meterla al congelador.
  10. Introduce las flores de la coliflor en bolsas especiales de congelación o en un envase con tapa hermética. Mete las bolsas en el congelador.

Siguiendo estas instrucciones, podrás disfrutar de la coliflor por aproximadamente 1 año. Siempre es mejor consumir las verduras frescas, así que intenta comerla lo más pronto posible.

Cuando llegue la hora de sacarlas del congelador, puedes cocer la coliflor sin necesidad de descongelarla previamente. Para que sea más fácil, puedes guardar las flores de la coliflor en las porciones que comerás en el futuro, así no tendrás problema despegando las flores congeladas.

Este también es el proceso que se utiliza para congelar el brocoli, ya que son verduras muy parecidas.

La coliflor

Clasificación científica

La coliflor es una inflorescencia de forma redondeada, carnosa y de gran tamaño.
Pertenece a la familia de las Crucíferas la cual engloba más de
300 géneros de plantas propias de regiones templadas o frías del
hemisferio norte. La coliflor pertenece al género Brassica, y son de
la misma familia el bróculi, la col blanca o repollo, la col lombarda,
la coliflor, el nabo y el rábano.

Origen y variedades

La coliflor es una verdura originaria del Mediterráneo oriental (Líbano,
Siria). Los romanos fueron los primeros en cultivarla. Desde Italia su cultivo
se extendió a distintas regiones del mediterráneo, gracias a las
relaciones comerciales que tuvieron lugar en aquella época. Actualmente
China es el principal productor de coliflor, si bien esta verdura se cultiva
en todo el mundo.

Existen numerosas variedades de coliflor, que pueden clasificarse en función
de diferentes criterios. Si se atiende a su color, se distingue:
– Coliflor blanca. Es la variedad más común. Su color blanco se
debe a que se impide que entren los rayos del sol y se impide el desarrollo
de la clorofila, pigmento natural que aporta el color verde a los vegetales.
– Coliflor verde. En esta variedad se dejan pasar los rayos sobre la inflorescencia
y se desarrolla así la clorofila. Esta variedad es más aromática
que la anterior y concentra más vitamina C. El romanesco es un tipo de
coliflor verde.
– Coliflor morada. Contiene antocianinas, unos pigmentos naturales responsables
de su color violáceo, color que desaparece con la cocción y se
transforma en un tono amarillo verdoso.

Según la época del año en la que maduran, encontramos
variedades de verano, otoño e invierno.
– De verano. Son coliflores compactas. Presentan la ventaja de que no todas
maduran a la vez, por lo que las puede encontrar en el mercado desde principio
hasta finales de verano.
– De otoño. Pueden ser coliflores grandes y vigorosas o más pequeñas
y compactas.
– De invierno. A pesar del nombre que reciben, son variedades que realmente
maduran en primavera.

Su mejor época

Las coliflores se encuentran en su mejor momento entre los meses de septiembre
y enero, si bien podemos disponer de ellas durante todo el año.

Propiedades nutritivas

El principal componente de la coliflor es el agua, lo que acompañado
del bajo contenido que presenta tanto de hidratos de carbono y proteínas
como de grasas, la convierte en un alimento de escaso aporte calórico.
Se considera buena fuente de fibra, así como de vitaminas y minerales.
En relación con las vitaminas destaca la presencia de vitamina C, folatos
y vitamina B6. También contiene otras vitaminas del grupo B, como la
B1, B2 y B3, pero en menores cantidades.

En cuanto a su contenido en minerales, podemos considerar a la coliflor un
alimento rico en potasio y fósforo. También contiene, aunque de
forma menos importante, calcio, hierro y magnesio. Éste último
es de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros
alimentos que son fuente importante de este mineral, al igual que ocurre con
el hierro, cuya absorción es mucho mayor cuando procede de alimentos
de origen animal.

Al igual que otras verduras del mismo género Brassica, el consumo de
coliflor se aconseja por su alto contenido en elementos fitoquímicos
(glucosilonatos, isotiocianatos e indoles), entre otros, los cuales contribuyen
a la prevención de algunas enfermedades degenerativas y a estimular el
sistema inmune por su carácter antioxidante. Muchos de estos compuestos
azufrados (dimetilsulfuro, trimetilsulfuro…) son responsables del fuerte
aroma que desprende esta verdura durante su cocción.

Composición por 100 g de porción comestible

Ventajas e inconvenientes de su consumo

Gracias a su alto contenido en agua y a su escaso contenido energético,
la coliflor es una verdura idónea en dietas de control de peso, teniendo
en cuenta el método de cocción y los aliños. Además,
por su contenido en fibra resulta saciante y reduce el apetito, un aspecto muy
beneficioso en estas circunstancias.

Comparte con el resto de verduras y hortalizas su carácter diurético,
por lo que el consumo de coliflor favorece la eliminación del exceso
de líquidos del organismo y resulta beneficioso en caso de hipertensión
y retención de líquidos. Al estar aumentada la producción
de orina se eliminan además de líquidos, sustancias de desecho
disueltas en ella como ácido úrico, urea, etc. Por ello conviene
también a quienes padecen hiperuricemia y gota, y a las personas con
tendencia a formas cálculos renales.

En general, las verduras de la familia de las crucíferas son ricas en
vitamina C y ácido cítrico, que potencia la acción beneficiosa
de dicha vitamina. Además, son consideradas como una fuente excelente
de antioxidantes naturales (vitamina C y compuestos de azufre). Los antioxidantes
bloquean los radicales libres que modifican el llamado mal colesterol, contribuyendo
a reducir el riesgo cardiovascular y cerebrovascular. Por otro lado, bajos niveles
de antioxidantes constituyen un factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer
y de enfermedades degenerativas.

A pesar de que por su composición presenta múltiples efectos
beneficiosos para la salud, la coliflor les sienta mal a ciertas personas. La
fibra y los compuestos de azufre abundantes en su composición son las
sustancias responsables de la flatulencia y la dificultad para digerir que experimentan
ciertas personas tras comer coliflor.

Conservación y criterios de calidad en la compra

A la hora de adquirir una coliflor, se aconseja elegir aquellos ejemplares que
presenten una masa limpia, firme y compacta, con hojas verdes y tiernas.
Una vez en casa, la coliflor ha de conservarse en el frigorífico, envuelta
en una bolsa de plástico perforada. De este modo puede conservar sus
cualidades tanto nutricionales como organolépticas durante una semana.
Se aconseja no lavarla hasta el momento en el que vaya a ser consumida.
La coliflor también puede conservarse congelada, seleccionando aquellos
cogollos que sean más firmes y blancos y escaldándolos previamente
durante unos minutos en agua hirviendo. De este modo se pueden conservar durante
un periodo de aproximadamente 8 meses.

En la cocina

Antes de preparar una coliflor hay que limpiarla correctamente. Para ello se
corta la base y se arrancan las hojas, se separan los ramos de inflorescencias
y se lavan. De este modo pueden consumirse crudos formando como ingrediente
de una ensalada, siempre que estén tiernos o pueden cocinarse y elaborar
con ellos una gran variedad de platos. Si se va a cocer la coliflor se aconseja
no tapar la cazuela ya que si no, su intenso aroma puede llegar a afectar al
sabor.
La coliflor puede prepararse al vapor, asada, frita, estofada hervida o gratinada.
Puede servirse como acompañamiento de otros platos, como legumbres, arroz
o formando parte de una saludable menestra de verduras. También es un
buen acompañante de algunos pescados, como el bacalao, o incluso puede
formar parte de una original tortilla.
Además las coliflores pueden constituir nutritivos y sabrosos platos
por sí mismas, acompañándolas de patatas, huevo duro, un
refrito de ajos, un poco de mayonesa o incluso frutos secos, como por ejemplo
almendras.

Etiquetas:

coliflor color meses verdura vitamina

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

  • Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.
  • Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.
  • Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.
  • No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

CONGELACIÓN HORTALIZAS II (B)

BATATAS:

  • Igual que ocurre con las patatas, es mejor cocerlas antes de congelarlas.

Preparación:

  • Se pelan. Se cortan en dados o rodajas. Se cuecen parcialmente, se escurren y se dejan enfriar. O se pelan, se cortan por la mitad y se hierven hasta que empiecen a ponerse tiernas. Se escurren. Se enfrían en agua con hielo. Se escurren y se secan con un paño. Se hacen puré, si se desea.

Envasado:

  • Se envasan, cierran y etiquetan en bolsas para congelar.
  • El puré se envasa en recipientes rígidos.

Descongelación:

  • Se descongelan a temperatura ambiente sin sacar del recipiente, luego se secan con un paño y se fríen en mantequilla caliente con o sin azúcar hasta que se doren por igual, o se fríen sin descongelar en mucho aceite.
  • El puré de batata se recalienta sin descongelar al baño María.

Conservación: 6 meses

Berenjenas
Preparación:

  • Se dejan sin pelar si son jóvenes. Se lavan, se cortan en rodajas de 2 cm de espesor. Se escaldan durante 4 minutos. Se enfrían en agua con hielo. Se escurren y se secan con un paño.

Envasado:

  • Se envasan en recipientes rígidos, intercalando cada capa con papel de aluminio u hoja plástica transparente. O se envasan en bolsas para congelar dejando un espacio sin llenar.

Descongelación:

  • Se descongelan a temperatura ambiente o en el frigorífico sin sacar del envoltorio. Se secan con un paño y se fríen en aceite caliente hasta que se doren. También pueden utilizarse para horno y guisos.

Conservación: 12 meses

Berros

  • No pueden utilizarse en ensaladas o guarnición después de congelados, pero resultan excelentes en mantequilla, sopas, potajes y purés.

Preparación:

  • Se lavan y se secan. Se sofríen a fuego lento durante 10 minutos en mantequilla. Se dejan enfriar.

Envasado:

  • Se envasan en recipientes rígidos.

Descongelación:

  • Se utilizan sin descongelar en la preparación de salsas, sopas, potajes, etc.

Conservación: 6 meses
Berza
Preparación:

  • Se lavan muy bien, se pelan o se quitan los tallos duros, y se pican o se dejan enteras. Se escaldan dos minutos en abundante agua hirviendo, se escurren y se enfrían rápidamente en agua con hielo. Se vuelven a escurrir, se secan con un paño.

Envasado:

  • Se envasan en bolsas para congelar. Se cierran herméticamente, se marcan y se congelan.

Descongelación:

  • Se desenvuelven y se echan en agua hirviendo con sal. Cuando vuelven a hervir, se tapan y se hacen a fuego lento durante unos 5 minutos, justo hasta que los tallos empiecen a ponerse tiernos.

Boniato

  • Igual que batata


Brécol
Preparación:

  • Se lava en agua salada, y luego se aclara bajo el chorro del agua fría.
  • Se escalda: 2 minutos tallos finos, 3 tallos medianos, 4 tallos gruesos. Se escurren. Se enfrían en agua con hielo. Se vuelven a escurrir y se secan con un paño.

Envasado:

  • Se envasan en recipientes rígidos o bolsas para congelar, alternando los tallos con las cabezas en la colocación.

Descongelación:

  • Se hierven sin descongelar: 3 – 7 minutos, según tamaño.

Conservación: 12 meses

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *