Botella de butano precio

Venta de gas butano

Los consumidores de butano puede adquirir ellos mismos las bombonas en las estaciones de servicio o solicitar el reparto a domicilio.

Características gas butano

El butano es un gas licuado del petróleo caracterizado por su eficiencia energética y su poder calorífico. Se utiliza tanto en ámbitos domésticos como profesionales principalmente para la cocina, el agua caliente y la calefacción en algunos casos.

Únicamente se suministra envasado, en bombonas o botellas de 12.5kg de fácil manejo que el propio consumidor deberá cambiar. Se trata de un gas inodoro e incoloro al que es necesario añadirle un aditivo para poder detectarlo en caso de fuga.

La principal desventaja de este tipo de energía es su temperatura de congelación, 0ºC, por lo que no se recomienda para zonas muy frías. En esos casos es mejor recurrir al gas propano cuyas características son muy similares y resiste temperaturas de hasta -44ºC.

Distribuidora gas butano

Otra de las ventajas del butano es que se encuentra disponible en todo el territorio, de su distribución se ocupan principalmente tres compañías, acaparando dos de ellas la mayoría de los suministros.

  1. Repsol: bombonas naranjas
  2. Cepsa: bombonas metalizadas
  3. Galp Energía: bombonas color crema

Repsol y Cepsa han lanzado unas nuevas bombonas de aluminio con el objetivo de sustituir las tradicionales naranjas y metalizadas respectivamente, por unas más modernas y seguras. Cepsa ya ha realizado el cambio de todas sus botellas y Repsol se encuentra en el proceso. Las nuevas bombonas destacan por ser:

  • Más ligeras
  • Más seguras: incorporan una protección en la boquilla que reduce el riesgo de fuga.
  • Gasifican mejor
  • Mayor capacidad: al ser envases nuevos no acumulan los residuos del butano.

PIDA BUTANO

Para solicitar bombonas de butano o recibir información rellene este formulario y un experto en se pondrá en contacto con usted.

Precio bombonas de butano

Para conocer el precio de la bombona de butano hay que saber que el Gobierno regula los precios de los gases envasados entre los 8kg y los 20kg, a excepción de los envases con una «tara». Es decir, peso del envase sin gas (inferior a 9kg) en cuyo caso están dentro del mercado liberalizado.

Así las bombonas de butano tradicionales tienen el precio regulado por el Gobierno y este se encarga tanto de fijarlo como de revisarlo de manera periódica, generalmente bimestralmente. Por su parte las nuevas bombonas de aluminio, al tener una «tara» de 7kg forman parte del mercado liberalizado y son las propias distribuidoras quienes fijan el precio de venta.

¿Dónde adquirir bombonas de butano?

Los cosumidores de butano tienen dos vías para adquirir las bombonas. Por un lado pueden comprarlas en las estaciones de servicio seleccionadas y transportarlas ellos mismos o pueden solicitar el reparto a domicilio de las botellas de butano.

En ambos casos, las características de las bombonas son las mismas y el precio se mantendrá, ya que la entrega a domicilio no supone ningún coste para el usuario. El cliente debe asegurarse de si la compañía dispone de estaciones de servicio cercanas a su domicilio o si su vivienda entra en la ruta de reparto antes de decantarse por una vía u otra.

Contrato suministro de butano

Indepedientemente de la vía por la que los consumidores adquieran las bombonas de butano, será necesario firmar un contrato con la compañía que desee. El contrato se firmará en el momento en el que el cliente compre la primera botella y para ello necesitará presentar una serie de documentos.

  1. Fotocopia del DNI del titular.
  2. Fotocopia de las escrituras de la vivienda o contrato de arrendamiento.
  3. Certificado de calefacción.
  4. Certificado de la instalación del gas

Además el alta del suministro de bombonas de butano conlleva unos costes que variaran en función del proveedor. El usuario tendrá que pagar el coste de alta y una fianza por cada bombona adquirida.

  • Repsol: 21,73€ + bombona
  • Cepsa: 22,00€ + bombona

Cambiar de compañía de butano

En caso de que el consumidor tenga contratado el suministro con una compañía y desee cambiar de proveedor tendrá que firmar el contrato con la nueva distribuidora. Si dispone de botellas de la anterior compañía el nuevo repartidor se encargará de dejar las nuevas bombonas y llevarse las antiguas.

En caso de que al contratar el suministro el cliente tuviera que pagar una fianza, se recomienda dar de baja el suministro con la primera compañía para poder recuperar ese dinero.

Aprovechar una bombona de butano hasta el final

Para aprovechar bien una bombona de butano mejor propano
Ese lo saca todo esta como a 40 veces mas presion que el butano
Y vale lo mismo en bombona naranja y en las gasolineras te las dan unas x otras igualmente
Ale
Las bombonas tienen una proporcion 40% -60% de butano propano. Si es de propano, tiene mas de propano y al reves.
La presion depende de la temperatura, a 0 grados es muy baja y a 50ºC unas decenas de bares. La presion en una de propano sera un poco mayor, pero no el x2, ni x40.
La setas de propano y butano son diferentes. Supongo que con diferentes presiones de salida, pero para la seta le importa poco la presion.
Una vez se confundieron de seta y era para propano puesta en una butano.
Los fogones parecian un lanzallamas y el calentador un cohete.
Si no ponias los fogones al minimo, echaba tanto gas que se apagaba la llama.
No se porque motivo al tumbar da mas gas. En la ducha puede que aumente la superficie y pueda dar el gas mas rapido,pero para el fuego no se.
Ademas en canarias que no hace frio.
Tal vez la seta al estar inclinada de un poco más de presion por o soportar su propio peso. Es lo unico que se me ocurre.
———- Post added 25-nov-2015 at 15:59 ———-
Lo que propone es una tontería .
En el momento que pones la segunda bombona en paralelo, el mano reductor de la primera deja de funcionar correctamente.
De hecho puede que estés rellenando la primera con el exceso de presión de la segunda. Para que se llenase la botella deberia estar por debajo de la presion del manoreductor, pero no va estar por debajo porque entonces se cierra, creo.
Aunque ahora dudo si el mano reductor ya deja la presion directa de la bombona una vez que ha bajado por debajo de la de salida.
En la botellas de submarinismo se utiliza una serie de botella para aprovechar el gas de los deposito.
Van a 200 bares.
Primeor se usa el deposito mas vacio, hasta que se iguala la presion de las dos botella y no admiten mas. Luego se utiliza otro deposito con mas presion hasta que se igualan las presiones. Asi se repite hasta que se llega al de mas presion.
Si se uniesen todos los depositos las presiones se igualarian y no se podria aprovechar tanto al gas.
En algunos caso con gases caros como el helio se utiliza un compresos para bombear a mas presion el gas de la bombona.

Ciencia para [email protected]

En periodo vacacional no es raro tener que lidiar con el gas butano en nuestro lugar de descanso. Las personas que no están acostumbradas a su uso lo miran con recelo, casi con miedo, debido a la cantidad de noticias que hablan de explosiones, y, sobre todo, a lo poco que se sabe de este hidrocarburo.

Antes de nada, vamos a ver qué hay en el interior de las inconfundibles bombonas de color naranja. El butano comercial es un hidrocarburo gaseoso compuesto principalmente por butano normal (60%), propano (9%), isobutano (30%) y etano (1%). Tanto el butano como el propano, también denominados Gases Licuados del Petróleo (GLP), se obtienen de las bolsas de gas que existen en la naturaleza y del refino del petróleo.

Llegados a este punto, vamos a aclarar una serie de cuestiones muy importantes a la hora de manejarnos con una bombona de butano:

1. El gas butano no es tóxico

Simón Soriano, criminólogo experto en la investigación de incendios, aseguró en una entrevista al periódico Ideal que el gas butano “no es tóxico en sí mismo. Lo que sí puede provocar es la asfixia de la persona por falta de oxígeno, pero que esto pase es algo realmente difícil por la cantidad de gas que es necesario que se acumule en una casa”.

2. Si dejas una bombona de butano abierta no morirás mientras duermes

El mito de la muerte dulce es algo que pertenece a nuestro imaginario colectivo. Nunca te dejes el gas abierto por la noche porque te puedes asfixiar. Error. “Para que una persona muera por falta de oxígeno en su vivienda, dejando salir el gas butano, tiene que darse una acumulación del 90% de gas en la estancia y eso, con una bombona de butano, en una vivienda media de 80 metros, es imposible”, afirmó Soriano.

3. El gas butano no huele mal

El butano es un gas incoloro e inodoro, pero por seguridad se le añade en su elaboración mercaptano que le confiere ese olor desagradable tan característico para avisarnos de que algo no va bien. Si esto te ocurre cierra la llave de paso, abre las ventanas y sal de la vivienda.

4. Si hay un escape de gas no basta con no encender fuego para evitar una explosión

Este es un punto de lo más interesante. Según Soriano, “la propia electricidad estática que genera el roce de la ropa puede desencadenar la explosión. También la activación de un electrodoméstico, cualquier chispa…”. Para salir airoso lo mejor es seguir los pasos vistos en el apartado 3.

5. La bombona de butano no explota

Soriano dejó claro que “es imposible que el recipiente en sí, la botella, estalle. Las botellas de butano resisten 30 kilos por centímetro cuadrado de presión y las válvulas que tienen comienzan a liberar gas a 20 kilos por centímetro cuadrado. El dispositivo de seguridad se activa. Y tampoco puede registrar ninguna llama en su interior”.

Aclaradas estas cuestiones y ya para finalizar, cabe recordar que el butano empleado como combustible para hogares es un sistema seguro siempre y cuando se realicen las inspecciones periódicas pertinentes.

El butano baja casi otro 5%, hasta los 13,17 euros

A partir del 21 de mayo, el precio de la bombona de butano baja de precio. El precio oficial pasa de los 13,86 € a los 13,17 €, un descenso del 4,98%. Los precios de la bombona de butano siguen mostrando una fuerte volatilidad, ya que después de tres subidas del casi 5% (17 de julio, 18 de septiembre y 20 de noviembre) y dos bajadas, también del casi 5% el 15 de enero y el 19 de marzo, los precios vuelven a apurar los límites de la variación máxima permitida en cada revisión.

Una revisión al límite

Esta caída es la máxima posible, ya que si hubiera bajado un céntimo más se habría sobrepasado ese límite. En todo caso, dicho límite parece más la indicación de lo que va a variar el precio, pues rozar o llegar a ese límite ha sido la tónica de las revisiones bimestrales desde marzo de 2018. Desde entonces, los precios han oscilado siempre al borde de lo permisible, lo que transluce dos hechos:

  • El primero, que los elementos que inciden en el precio de la bombona tienen una fuerte volatilidad y que el sistema no deja de generar superávits o déficits de tarifa que se dejan para revisiones subsiguientes.
  • El segundo, que los consumidores han sufrido en un año oscilaciones en el precio de la bombona muy fuertes, de más de dos euros en apenas cuatro meses (este año ha pasado tanto entre julio y noviembre, con subidas, como entre enero y mayo, con bajadas), lo que dificulta las previsiones de los consumidores a la hora de consumir este producto.

Todo esto va en contra del espíritu del sistema de revisiones bimestrales, que pretendía amortiguar los cambios en el precio de la bombona de butano, un producto sensible para muchos hogares de bajos recursos. El precio actual es casi idéntico al que había hace un año (13,27 €), con un descenso interanual de apenas un 0,8% (variación interanual casi idéntica a la que vimos el 15 de enero y el 19 de marzo).

¿Y en la próxima revisión de julio?

Los motivos de esta bajada se encuentran en la absorción del superávit de tarifa que no se pudo consumir en la anterior bajada. Un superávit que era muy considerable, dado que en los últimos meses otros factores que influyen en el precio tuvieron una evolución muy negativa. Así, el coste de los fletes (transporte), subieron un 22,9% y la materia prima un 2,9%.

No obstante, dado que la bajada fue la máxima permitida, implica que todavía resta algo de superávit de tarifa para futuras revisiones. Sin embargo, con la evolución reciente del precio de la materia prima y de los fletes, existe la posibilidad de que el superávit se agote, lo que daría una evolución incierta para la revisión de julio, aunque no sería de extrañar una subida, tal como pasó el año pasado.

El precio regulado solo se aplica en la bombona de 12,5 kg

Recordamos que este precio máximo sólo se aplica a la bombona tradicional de butano, aquella que tiene 12,5 kilogramos de carga y que en vacío pesa más de 9 kilos. Las que poseen una tara inferior a 9 kilos o no tengan una carga entre 8 y 20 kilos tienen el precio liberalizado desde hace años, por lo que pueden costar más que este precio regulado.

El BOE de hoy recoge una resolución del Ministerio para la Transición Ecológica que establece el precio de la bombona de butano a partir de esta noche. Si en mayo se podía comprar por 13,28 euros, la subida de julio y la de hoy va a dejar su precio en 14,61, casi un euro y medio más.

Estos precios regulados afectan solo a las bombonas tradicionales, las de doce kilos y medio. Han ido creciendo desde 2016, pero por el momento no alcanzan el pico de 17,5 euros de principios de 2015.

Precios finales de venta al público (en euros) de bombona de 12,5 kilos incluidos impuestos.

Estas resoluciones, que se publican cada dos meses, establecen los precios máximos antes de impuestos, en céntimos de euro, por kilogramo, de los envases de más de ocho kilos y menos de 20. Están basados en la cotización internacional del petróleo, los tipos de cambio y los costes de comercialización estimados. A partir de esa cifra se calcula el precio de venta al consumidor.

Recibe cada artículo de El BOE nuestro de cada día en tu correo

Según la norma, la cifra final no puede subir o bajar más de un 5% con respecto a la anterior marca. Si eso ocurre, se produce un remanente que se guarda para posteriores cálculos. Es por esa razón que la subida publicada hoy no rebasa ese tope del 5% y se queda a las puertas (4,92%).

¿Cómo se calcula?

La resolución de hoy da un precio máximo de 95,1261 céntimos de euros por kilogramo. Si multiplicamos esa cifra por los 12,5 kilos de la bombona tradicional, le sumamos el impuesto especial de hidrocarburos (15€ por tonelada) y acabamos aplicando el IVA (21%), obtenemos la cifra final de 14,61 euros, el precio que entrará en vigor a las doce de la noche.

El BOE de hoy también publica los precios del gas por canalización, el gas natural. Aunque la parte fija se mantiene inalterable, la parte variable de la factura sube 3,3 céntimos por kilo, antes de impuestos.

Buenos días.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *