Beneficios de ser vegetariano

Por Nany Sevilla | Health Coach and Fitness Instructor

Hay que tener en cuenta que el ser vegetariano sin seguir correcta y balanceadamente una alimentación puede no ser sano o la mejor decisión. Así que para quienes se decidan a seguir este estilo de vida tendrán que conocer cuáles son los requerimientos de proteína vegetal necesaria para estar en buen balance.

La dieta vegetariana tiene muchos beneficios cuando está propiamente hecha y con densidad de nutrientes.

Les daré 10 beneficios que se pueden obtener en una dieta vegetariana si está correctamente llevada.

1- Mejor humor

Los estudios revelan que los vegetarianos probablemente son más felices que los que consumen carne. De hecho se ha encontrado que los vegetarianos tenían puntuaciones más bajas en pruebas de depresión y estados de ánimo comparado con los que comen pescado y carne.

2- Lucha contra la enfermedad

Cuando los Lacto- Vegetarianos, los Lacto- Ovo-Vegetarianos o los Veganos llevan una buena alimentación es natural que sea baja en grasas saturadas y colesterol por tanto se reduce la posibilidad de riesgo a ataques cardíacos.

Los datos epidemiológicos muestran que los vegetarianos sufren menos de enfermedades coronarias, hipertensión, obesidad, diabetes tipo 2, cáncer relacionados con la dieta, diverticulitis, estreñimiento, gases entre muchas otras. Esto puede ser atribuido a un alto consumo de fibra, fitonutrientes, antioxidantes, flavonoides y carotenoides.

3- Figura delgada

Los vegetarianos típicamente pesan menos, tienen una figura más esbelta y esto es resultado de una dieta baja en calorías compuesta en forma de granos, legumbres, nueces, semillas, frutas y vegetales.

4- Menos toxicidad

Las fuentes vegetales son más seguras que alimentos de origen animal, particularmente si se consume frutas y vegetales orgánicos.

Enfermedades transmitidas por los alimentos, antibióticos. Bacterias, parásitos y tóxicos químicos y más comunes en carne comercial, pavo, mariscos en comparación con alimentos de origen vegetal.

5- Salvar el planeta

Una dieta basada en Vegetales es más amigable con el planeta porque requiere menos energía y tierras de cultivo para alimentar.

6- Mejor para la visión

Los vegetarianos tienden a tener mejor visión y menos degeneración macular.

7- Mayor ahorro

Los vegetales regularmente son más baratos excepto que sean algunas «delicias exóticas». Se promueve un ahorro en el costo total en la compra de alimentos.

8- Mejor para el rendimiento atlético

Mientras muchos se enfocan en el consumo de proteína animal, deberían asesorarse mejor al respecto, ya que una dieta vegetariana bien llevada con el consumo correcto de proteína vegetal, carbohidratos complejos, baja en grasas saturadas y cargada de vitaminas y minerales puede ser óptima para el rendimiento deportivo. A pesar de que existe conflicto de opiniones en ciertos estudios, podemos escuchar de atletas de alto nivel que se han convertido al vegetarianismo.

9- Soporte a los derechos de los animales

Cuando el ser vegetariano es una decisión tomada por razones éticas se lucha por mejorar el bienestar de los animales.

10- Longevidad

Se ha encontrado que los vegetarianos disfrutan de una vida más longeva y sana comparada con quienes consumen carne roja.

¿Por qué ser vegetariano? ¿Cuáles son sus ventajas?

Todos los días se adquiere más conciencia de que no estamos ingieriendo comidas saludables y nos gustaría ser vegetariano, pero parece que suena muy difícil y no tienes la fuerza de voluntad. El ser vegetariano no es para todos. Sin embargo, convertirse en un vegetariano, para mí, es la cosa más fácil del mundo.

Este sitio está dedicado a las muchas personas interesadas en adoptar un método más saludable para su alimentación, es decir, ser vegetariano o vegano y obtener los beneficios que se derivan.

Así que veremos algunas sugerencias y consejos para convertirse en un vegetariano sin demasiada dificultad, y algunas razones por las que podría considerar este estilo de vida. Y recuerda que en nuestra podrás encontrar un gran numero de recetas de hamburguesas vegetarianas.

¿Por qué ser Vegetariano?

Una vez más, permíteme decirte que el vegetarianismo no es para todos. Si eres fanático dedicado a la carne (yo lo era en un momento, por lo que lo entiendo), no podrías estar interesado.

Pero hay algunas razones, para el resto de nosotros, a tener en cuenta:

  • Elimine la Grasa. La carne no sólo proporciona una gran cantidad de proteínas, sino que también proporciona un montón de grasa – especialmente las grasas saturadas. Lo que significa que al cortar la carne, está desechando una gran cantidad de grasas malas, y su sustitución por las cosas que probablemente son más baja en grasa, pero que contienen algunas grasas buenas. Esto reduce enormemente el riesgo de enfermedades del corazón, y de hecho, numerosos estudios han mostrado que los vegetarianos tienden a tener un menor riesgo de enfermedad cardíaca, así como la hipertensión, la diabetes, el cáncer y otras enfermedades.
  • Menos Intoxicación Alimentaria. Esto afecta a millones de personas cada año – y muchos de ellos comen carne, que es un buen caldo de cultivo para las bacterias dañinas, especialmente si no se almacenan, o no son cocinados de la manera correcta. Si elimina la carne reducirá el riesgo de intoxicación por alimentos (especialmente si también eliminas los huevos y los productos lácteos, pero esto es opcional).
  • Reducir la Eliminación de Animales. Es probable que no quiere oír hablar del horrible trato a los animales que son criados para la alimentación, incluso antes de que hayan sido sacrificados para nuestro beneficio. Pero basta con decir que, hay gran cantidad de sufrimiento que conlleva, y desechando la carne, están reduciendo su participación en contribuir al sacrificio de animales para fines comerciales.
  • Ayudar al medio ambiente. Hay numerosas formas en que la industria de la carne daña el medio ambiente, desde una pérdida de nuestros recursos (animales criados para comida comer el grano suficiente para alimentar al mundo), a una pérdida de combustible, a la contaminación causada por los desechos, y mucho más.
  • Ayude a su Pérdida de Peso. Es posible ser vegetariano y comer alimentos poco saludables, incluyendo gaseosas, papas fritas, cosas fritas, pizza y patatas fritas. Pero es mucho más difícil. Los estudios demuestran reiteradamente que los vegetarianos son más delgados y menos propensos a ser obesos que quienes comen carne. Si estás tratando de perder peso ser vegetariano puede ser una buena parte de tu programa.
  • Obtener Más Valor Nutritivo. En general los vegetarianos reemplazan la carne por alimentos más nutritivos, como frutas, verduras, frijoles, granos enteros, y así sucesivamente. Si haces eso, vas a obtener más de los nutrientes que tu cuerpo necesita, dándole una mejor salud, menos enfermedades, y más energía.

Los beneficios para la salud de ser vegetariano según la ciencia

No hay nada de malo en comer carne si lo haces con moderación. De hecho, muchas de las personas que entrenamos con pesas no podríamos si quiera plantearnos la opción de ser vegetarianos porque no sabríamos de donde sacar las proteínas (a excepción, quizá, de Alberto Rulos, un competidor de culturismo vegetariano que entrevistamos en Deporte y Vida). En su defensa, debemos decir que la investigación muestra que los vegetarianos tienden a ser más saludables en general, e incluso a vivir más tiempo, como te mostramos a continuación.

Mejora la presión arterial. Los investigadores han encontrado que no solo los vegetarianos tienen una presión arterial más baja en promedio que el resto, sino que las dietas vegetarianas podrían usarse incluso para disminuir la presión arterial entre las personas que necesitan una intervención.

Menor riesgo de muerte. Un estudio de 2013 de más de 70.000 personas publicado en JAMA Internal Medicine encontró que los vegetarianos tenían un 12 % menos de riesgo de muerte en comparación con los no vegetarianos. Gracias a que no comen casi ningún tipo de grasas saturadas colesterol, que obstruye las arterias, los vegetarianos pueden tener un riesgo menor de enfermedades crónicas en general.

Mejor estado de ánimo. Un estudio de 2012 dividió aleatoriamente a los participantes en tres dietas: con carne permitida, solo pescado y completamente vegetariana. Los investigadores encontraron que después de dos semanas, las personas que siguieron la dieta vegetariana reportaron más mejoras en el estado de ánimo que aquellas que hicieron las otras dos dietas pautadas.

Menos enfermedades cardíacas. Otro estudio de 2013 realizado en 44.000 personas informó que los vegetarianos tenían un 32% menos de probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca isquémica.

Menor riesgo de cáncer. Investigadores de la Universidad de Loma Linda en California estudiaron diferentes versiones de la dieta vegetariana y el riesgo de cáncer entre las personas con bajo riesgo de cáncer en general y descubrieron que una dieta vegetariana puede tener beneficios protectores. Aunque la investigación no es concluyente, los veganos tenían el riesgo más bajo de cáncer, específicamente las mujeres, que veían reducidas las posibilidades de padecer cáncer de mama.

Ayuda a las personas con diabetes. Los estudios han demostrado que los vegetarianos corren un menor riesgo de desarrollar diabetes. Si bien la dieta no cura la enfermedad, puede reducir el riesgo de un individuo al ayudarlos a mantener el peso y mejorar el control del azúcar en la sangre.

Menor riesgo de sobrepeso. Seguir una dieta vegetariana limita muchos alimentos que podemos incluir en ella, algunos de ellos muy grasientos (especialmente las carnes procesadas), por lo que algunos datos sugieren que puede ayudar a perder peso o no ganarlo. Claro está, siempre que no se recurra a los productos típicos de bollería industrial o cereales azucarados, por poner un ejemplo.

Vegetarianismo es salud

Los científicos encuentran cada vez más evidencia de que somos lo que comemos, y los médicos apuntan que nuestra alimentación es crucial para nuestra calidad de vida. La carne producida en países industrializados (granjas industriales) que practican la agricultura intensiva está cargada de pesticidas y químicos nocivos: DDT, arsénico (estimulante del crecimiento para el ganado), sulfato de sodio (usado para darle a la carne el «fresco» color rojo) y DES, hormona sintética cancerígena. En

Los alimentos derivados de animales se relacionan con el colesterol alto, arteriosclerosis, enfermedades cardiovasculares, estreñimiento, trastornos digestivos, cáncer, diabetes, obesidad y otras enfermedades que pueden ser letales.

En Estados Unidos, la nación más consumidora de carne del mundo, una persona de dos morirá de enfermedades cardiovasculares y del corazón. El Journal of the American Medical Association reportó en 1961 que «una dieta vegetariana puede prevenir entre el 90 y el 97% de las enfermedades cardíacas». Ya que una dieta libre de carne disminuye la ingesta de colesterol, hay menos probabilidades de acumulación de grasas animales y colesterol en las arterias, y disminuir con ello el riesgo de una muerte provocada por enfermedades cardíacas. Con una correcta selección de alimentos, puedes prevenir o tratar enfermedades ya existentes, perder peso de manera permanente, prevenir los ataques cardíacos, e incluso, revertir enfermedades cardíacas preexistentes. (1) Actualmente es bien sabido que las dietas ricas en los cuatro nuevos grupos de alimentos (granos, vegetales, frutas y legumbres) establecidos en 1991 por el Comité de Médicos por una Medicina Responsable, reemplazando los anteriores cuatro grupos de alimentos (carnes, lácteos, frutas y vegetales) se dice que previenen el cáncer.

De acuerdo al Judge Rotenberg Center, algunos estudios han demostrado que las personas que no consumen productos animales tienen un sistema inmunitario más fuerte que los omnívoros, porque ingieren un alto contenido de nutrientes antioxidantes y menos toxinas. Ciertas vitaminas y minerales se encuentran solamente en vegetales, especialmente crudos, como la vitamina A, C y E, que reducen las respuestas alérgicas e inflamatorias, refuerzan las defensas y previenen el envejecimiento celular.

Ya se ha comprobado que los lácteos son perjudiciales para la salud y se relacionan con alergias a la lactosa o la caseina, trastornos de las vías respiratorias, problemas de piel e incluso impotencia. La carne se relaciona con trastornos articulares y óseos como artritis, artrosis, osteoporosis, acumulación de ácido úrico y urea, oclusión arterial, gota y obesidad.

El Estudio China -la mayor investigación acerca de la dieta y salud que duró 21 años- comparó a diferentes grupos de personas- demostrando que a más consumo de carne y lácteos, más causas de muerte provocadas por la mala alimentación. (2)

El cuerpo humano es una máquina compleja. Y, como toda máquina, algunos combustibles son más apropiados que otros para que funcione mejor. Los registros médicos de todo el mundo demuestran sin duda alguna que la carne es un combustible muy ineficiente para echar a andar la máquina humana y que eventualmente cobra un impuesto muy alto. Por estos motivos, abrazar una dieta basada en vegetales es un excelente comienzo para buscar una mejor salud para tu cuerpo y tu mente.

Bibliografía:

1. Ornish D, Scherwitz LW, Billings JH, et al. “Intensive lifestyle changes for reversal of coronary heart disease: five-year follow-up of the Lifestyle Heart Trial”. Journal of the American Medical Association-JAMA. 1998;280:2001-2007

2. The China Study: The Most Comprehensive Study of Nutrition Ever Conducted and the Startling Implications for Diet, Weight Loss and Long-Term Health, BenBella Books, Inc., 2005

3. Owen S. Parrett, Diseases of Food Animals (Washington, DC, Review and Herald Pub., 1974).

7 consecuencias para la salud de ser vegetariano

iStockphoto/Thinkstock

Si bien ser vegetariana es considerada una decisión buena y saludable, hay algunas cosas de las cuales no se hablan. Ser vegetariano puede traer consecuencias en algunas áreas físicas, y es por eso que aquí te mostraremos cuales son las 7 consecuencias para la salud de ser vegetariano, de manera que al momento de decidir convertirte en una persona con este estilo de vida y dieta, sepas en totalidad cuales son los riesgos de la misma.

fudio/istock/thinkstock

1. Ausencia de proteínas

Al momento de decidir convertirte en una persona vegetariana, debes saber que comenzarás a ingerir menos proteínas, las cuales son necesarias para el cuerpo, y por eso desde la primera instancia es perjudicial la ausencia de la misma. Las proteínas las ingerimos a través de la carne, el cuerpo las recicla y las utiliza para construir sus propias proteínas. Si bien podemos recibir las proteínas a través del huevo y la leche, el problema surge debido a que no puedes solo vivir de semillas y huevos. Las proteínas que se encuentran en estos alimentos no resultan suficientes como las que contiene la carne. La falta de proteínas en nuestra dieta resulta negativa, ya que si tenemos una herida en la piel, el tejido tardará más en regenerarse.

Ivan Kmit – RF – Thinkstock

2. Grasas saludables

Otro beneficio que obtenemos de la carne son las grasas saludables, si bien no debemos consumirlas en cantidades, resultan bueno para nuestra piel, cabello y articulaciones. Estos ácidos grasos son esenciales para nuestra función cerebral, y se encuentran principalmente en los pescados.

hlphoto – RF – Thinkstock

3. Vitamina B12

Esta vitamina la puedes recibir de la carne, y solo de esta. Es por ello que convertirse en una persona vegetariana trae algunas consecuencias de las cuales no estabas enterada. Esta vitamina es esencial, y la ausencia de esta puede traer consecuencias muy graves, como por ejemplo, dañar los nervios, falta de energía y problemas de osteoporosis.

stockdevil/istock/thinkstock

4. Densidad mineral ósea

Según los estudios, los vegetarianos tienen un 5% menos de densidad mineral ósea; aún incluso cuando se consumen proteínas, calcio y hierro para lograr el desarrollo muscular y de la salud.

vitanovski/iStock/thinkstock

5. Aumento de cáncer colorrectal

Científicos han comprobado que los vegetarianos tienen más probabilidad de padecer cáncer colorrectal en comparación a aquellos que consumen carne (un 39% más de posibilidades).

indigolotos/istock/thinkstock

6. Niveles insuficientes de omega-3

Los vegetarianos tienen niveles más bajos de omega-3, lo cual resulta riesgoso, ya que este es necesario y beneficioso para la salud cardiovascular. Si optas por convertirte en vegetariano, intenta consumir nueces y linaza, las cuales suministran suficientes ácidos grasos esenciales.

iStockphoto/Thinkstock

7. Estilo de vida

Lo complicado de este estilo de vida surge cuando deseas ir a la casa de un amigo o alguna persona en particular, y necesitan dirigirse a comprar ingredientes especiales para tu cena. Si deseas comer en un restaurante, tienes una limitación de platos a elegir; sin duda alguna, este estilo de vida conlleva consigo algunas complicaciones.

Es por ello que si deseas comenzar con el estilo de vida y la dieta vegetariana, no puedes darle la espalda a estas 7 consecuencias para la salud de ser vegetariano. Si bien algunas cosas pueden reemplazarse, no dejes de prestarle atención a las consecuencias que trae consigo esto.

También puede interesarte: Riesgos de ser vegetariano durante la niñez y adolescencia

Medio ambiente, vegetarianismo y salud

Artículo originalmente publicado en 2014 en el blog “Espacio Abierto”. He actualizado algunos datos.

Hay quien considera que con comprar alimentos orgánicos ya es suficiente para “salvar” el medio ambiente y su propia salud. Hablé de los alimentos ecológicos en “Comer o no comer”, en junio de 2013, junto al periodista Antonio Ortí. Hoy añadiría que «La agricultura intensiva es tan sostenible como la ecológica». Pero lo cierto es que existe algo tan importante como fijarnos en la etiqueta del alimento, y es fijarnos en su origen. Y cuando digo “origen” no solo me refiero a si ha sido importado desde la otra punta del mundo (que también –el impacto medioambiental es muchísimo menor si consumimos productos locales-), sino sobre todo a si estamos frente a un producto de origen vegetal o animal.

Un importante estudio concluyó lo siguiente: no es lo mismo ser un “yo sin carne no como” que basar la dieta en alimentos de origen vegetal. Aunque no sorprenderá a nadie que se dedique a la nutrición humana, tiene como valor añadido la calidad de los análisis realizados y la reputación de los firmantes de la investigación. Veámoslo de cerca.

El trabajo se publicó en Public Health Nutrition el 6 de noviembre de 2014 y lo coordinó el Dr. Joan Sabaté, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Loma Linda. Su título es bastante elocuente: “El coste medioambiental de las selecciones proteicas” (“The environmental cost of protein food choices”). El objetivo de la investigación fue evaluar el impacto medioambiental que genera producir un kilo de proteína comestible a partir de dos fuentes proteicas de origen vegetal (alubias y almendras), y tres fuentes proteicas de origen animal (huevos, pollo y carne de vacuno).

Si estás pensando que la proteína vegetal no es comparable a la animal, debes saber que este estudio ha tenido en cuenta, mediante factores de conversión, coeficientes y algoritmos validados, los aspectos relacionados con el diferente aprovechamiento de la proteína de distintos alimentos, además de las pérdidas por cocción que se generan por la manipulación doméstica. También te sugiero que acudas a la edición de mayo de 1994 de la revista American Journal of Clinical Nutrition y busques un artículo titulado “Plant proteins in relation to human protein and amino acid nutrition”.

Dicho esto, volvamos al estudio de Sabaté y colaboradores. Valoraron cuánta tierra y cuánta agua se necesita para criar animales que luego servirán de alimento (en este caso, ellos mismos –carne de vacuno o pollo-, o sus huevos –de las gallinas-), y se comparó la tierra y el agua que se precisa para cultivar alubias o almendras. También se calculó el combustible, los fertilizantes y los pesticidas utilizados en uno u otro caso.

El resultado de sus cálculos fue bastante revelador: producir un kilo de proteína comestible a partir de alubias requiere aproximadamente 18 veces menos tierra , 10 veces menos agua, 9 veces menos combustible, 12 veces menos fertilizantes y 10 veces menos pesticidas que producir un kilo de proteína a partir de carne de vacuno. Por su parte, producir 1 kg. de proteína a partir de carne de vacuno genera de 5 a 6 veces más residuos (estiércol). La conclusión de los autores, como veremos, no solo tuvo en cuenta el impacto medioambiental de nuestras decisiones, sino también su efecto en nuestra salud:

“La sustitución de carne de vacuno con alubias en los patrones de alimentación reducirá significativamente la huella ambiental en todo el mundo, y debería promoverse para reducir la prevalencia de enfermedades no transmisibles. Las sociedades deberían trabajar de forma conjunta para cambiar la percepción de que la carne roja es el pilar de una dieta sana y próspera”.

He puesto en cursiva “alubias”, “enfermedades no transmisibles” y “carne roja”, para acordarme de explicar algo sobre dichos conceptos. Sobre las alubias debo insistir en que no hace falta que tomemos solo esta legumbre, ni tampoco que solo tomemos almendras. Podemos, desde luego, consumir otras legumbres como las lentejas, u otros frutos secos como las avellanas, que también son una buena fuente de proteína y también nos aportan una larga lista de beneficios. Permítanme añadir dos apuntes. El primero es que los frutos secos no solo no engordan sino que podrían disminuir nuestro riesgo de mortalidad, como expliqué aquí y aquí. El segundo es que las legumbres podrían ser el mayor predictor dietético de la supervivencia en personas mayores, según mostró una investigación publicada por Darmadi-Blackberry y colaboradores en 2004 (Asia Pac J Clin Nutr. 2004;13(2):217-20). ¿Sabían, por cierto, que los españoles tomamos más calorías a partir del alcohol que de las legumbres? Si no se lo creen (yo tampoco lo haría, la verdad) pueden contrastar el dato aquí.

Con “enfermedades no transmisibles” se hace referencia, sobre todo, a las enfermedades cardiovasculares (como ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares), el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el asma) y la diabetes. Este documento de la Organización Mundial de la Salud contiene interesantísima información al respecto.

Y cuando se indica “carne roja”, se hace referencia a la carne de vacuno, cerdo o cordero, o derivados como hamburguesas, filetes, chuletas de cerdo o cordero asado. Por ello, no extraña que nos encontremos en el estudio de Sabaté y colaboradores con esta frase:

“Existe una convergencia de opinión entre académicos, políticos y organizaciones no gubernamentales en apoyar, con base en un importante cuerpo de evidencias científicas, la necesidad de una transición hacia una dieta basada en alimentos de origen vegetal, con el objetivo de promover la salud de las poblaciones humanas y reducir al mínimo los impactos ambientales perjudiciales asociados con la producción de alimentos”.

Pero hay dos trabajos más sobre esta cuestión que me gustaría comentar. También los realizaron investigadores de la Universidad de Loma Linda. En este caso, no estudiaron el impacto medioambiental de producir un kilo de proteína animal o vegetal, sino que valoraron dos cuestiones relacionadas. La primera es cuánto “contaminan” (emisiones de gases de efecto invernadero) tres tipos distintos de dietas: vegetariana, semi-vegetariana y no vegetariana. La segunda, la mortalidad total en los tres grupos. Para hacerlo contaron con datos de más de 73.000 voluntarios.

Tanto el Dr. Sam Soret como el Dr. Joan Sabaté, coautores de los dos estudios declararon que el nivel de detalle de sus trabajos se traduce en que sus resultados “no tengan precedentes”. Lo hicieron en una nota de prensa titulada “Alarga tu vida, salva el planeta”, y publicada por la propia Universidad de Loma Linda poco después de la publicación de los estudios.

El primer artículo tiene como título “Mitigación del cambio climático y efectos sobre la salud de diversos patrones dietéticos en escenarios de la vida real en América del Norte”, y lo pueden consultar en la edición de junio de 2014 la revista American Journal of Clinical Nutrition. El segundo artículo, en el que los autores profundizan en los resultados de sus investigaciones o de otras relacionadas, recibió un título la mar de elocuente “Sostenibilidad de las dietas basadas en alimentos de origen vegetal: regreso al futuro”. Lo pueden consultar en este enlace.

Pero vayamos a los resultados de los estudios. Para empezar, miremos qué sucedió en relación con el impacto medioambiental. Las dietas no vegetarianas emitieron tres veces más gases de efecto invernadero que las vegetarianas. Que se dice pronto. Pero eso no es todo, porque la tasa de mortalidad en los individuos no vegetarianos fue casi un 20% superior que la observada en personas vegetarianas o semi-vegetarianas.

¿Qué mensaje nos transmiten estos estudios? Que disminuir nuestro (elevado) consumo de alimentos de origen animal puede ser una herramienta viable y eficaz para mitigar el cambio climático y mejorar la salud pública. Nada mejor para resumir esta cuestión que unas declaraciones del Dr. Sam Soret, recogidas en la nota de prensa antes citada: “Pequeñas reducciones en el consumo de productos de origen animal resultan en beneficios medioambientales y para la salud nada triviales”.

El artículo más reciente sobre esta cuestión lo publicaron en la revista Science el pasado 1 de junio de 2018 Joseph Poore y Thomas Nemecek. Su conclusión es que «los impactos de los productos animales de menor impacto generalmente superan los impactos de los sustitutos vegetales, lo que proporciona nuevas pruebas de la importancia del cambio en la dieta «. El periodista Miguel Ángel Criado detalló en Materia (la sección de ciencia de El País) los resultados de esta investigación. En su texto, titulado «Hazte vegano si quieres salvar el planeta», leemos que «La producción de alimentos de origen animal multiplica por diez el impacto ambiental de los vegetales».

Por motivos como los recién descritos (entre otros) el doctor Juanjo Cáceres (@juanjocaceresn) y yo escogimos como título de nuestro último libro «Más vegetales, menos animales».

Todos los beneficios de una dieta vegetariana

Existe un número creciente de personas que llevan una dieta vegetariana. Quienes siguen esta alimentación se abstienen de comer proteínas animales, ya sea por salud o por convencimiento moral. Se consumen fuentes de proteína vegetal con el fin de obtener la nutrición diaria adecuada que su cuerpo necesita.

Entre las ventajas de hacerse vegetariano se incluyen la pérdida de peso, una nutrición más sana y por tanto unos riesgos de salud más bajos. Descubre todas sus virtudes a continuación.

Bajar de peso

En la dieta vegetariana hay una amplia variedad de alimentos que poseen un alto número de calorías. Por ejemplo, helados, galletas, panes y patatas fritas. No obstante, la mayoría de los vegetarianos son capaces de bajar de peso, porquesu dieta se centra en productos de origen vegetal.

Como señala una publicación en Diabetes Care, los vegetarianos tienden a tener un índice de masa corporal (IMC) más bajo que los omnívoros.

Así pues, ciertos estudios han demostrado la eficacia de las dietas vegetarianas en la reducción del riesgo de obesidad, por lo que podemos decir que da mejores resultados en la pérdida de peso comparado con las dietas bajas en calorías.

Sin embargo, para que sea una dieta saludable e incluso para perder peso, debemos asegurarnos la ingesta calórica necesaria. Para ello, recurriremos aalimentos muy nutritivos, como los frutos secos, el coco o elaguacate.

Este tipo de alimentos son ricos en grasas saludables, como el Omega 3, que puede reducir la acumulación de grasas en todo el cuerpo según señala un estudio publicado en la Revista Lipids. Estas aceleran el metabolismo y, por tanto, facilitan la pérdida de peso.

Nutrición saludable

Una dieta vegetariana permite más espacio para los alimentos saludables, que forman parte de una dieta equilibrada. Por ejemplo, frutas, verduras,cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas.

Estos alimentos aportan vitaminas, minerales, fibra, ácidos grasos y proteínas vegetales.Además, proporcionan una nutrición más saludable, ya que están libres de grasas y colesterol.

Menor riesgo de enfermar

Excluir la carne de la dieta diaria reduce de manera notable la cantidad de grasas saturadas y trans que se consumen. En cambio, las proteínas vegetales poseen grasas saludables. Esto hace que los vegetarianos tengan menor presión arterial y unos niveles de colesterol aceptables.

Además, al no comer productos de origen animal altos en grasa y colesterol, también nos beneficia de otras maneras. Según un estudio realizado por el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, disminuye el riesgo de padecer enfermedades del corazóny diabetes, entre otras patologías.

Los beneficios de una dieta vegetariana para niños se basan en el aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes y fibra. Esto hace que el niño tenga un buen funcionamiento del sistema digestivo. No obstante, debe ser completa y equilibrada.

Déficits habituales en la dieta vegetariana

Hierro

El hierro está presente en la carne. Como este alimento está excluido en la dieta vegertariana, debes de asegurar la ingesta de alimentos ricos en este mineral.Por ejemplo, las crucíferas y verduras de hoja verde, que contienen altas cantidades de hierro.

También es fundamental la vitamina C, ya que esta aumenta la absorción de hierro. La ingesta diaria recomendada de hierro para un adulto es de 14 miligramos.

Vitamina D y B12

Por último, estas son vitaminas importantes que también has de buscar, dado que se hallan en alimentos de origen animal.

  • La vitamina D la puedes encontrar tomando el sol de 15-20 minutos diarios. También está en el aguacate y en los cereales fortificados.
  • Para obtener la vitamina B12, puedes consumircereales fortificados, algas y levadura de cerveza. No obstante, si tienes déficit de esta vitamina o sigues una dieta muy restrictiva puedes tomar un suplemento vitamínico del grupo B, para evitar deficiencias.

Siempre se recomienda consultar con un nutricionista profesional para que la dieta vegetariana sea completa y equilibrada. Por lo demás, es una opción saludable.

Por Dr. Edward F. Group III, Global Healing Center, marzo de 2015

Adoptar una dieta vegetariana puede ser una manera fantástica de empezar a disfrutar de una mejor salud.

Una dieta vegetariana está asociada a un mayor consumo de fibra, ácido fólico, vitaminas C y E, magnesio, grasas insaturadas y un sinnúmero de fitoquímicos. Esto, a menudo, da como resultado que los vegetarianos tengan un colesterol más bajo, la presión arterial más baja, menor riesgo de enfermedades del corazón y estén más delgados. Vamos a explorar algunos de los otros beneficios de adoptar un estilo de vida vegetariano (o vegano).

  1. Puede Mejorar el Estado de Ánimo

El ácido araquidónico es una sustancia que generalmente proviene de fuentes animales en la dieta y no es de extrañar que las dietas vegetarianas no sean ricas en ácido araquidónico.

Esto puede ser beneficioso dado que las investigaciones han demostrado una relación entre las alteraciones del estado anímico y el ácido araquidónico. Investigadores de la Universidad Benedictina realizaron un estudio para investigar el impacto de restringir productos animales en el estado de ánimo y confirmaron que la mejora del estado de ánimo ocurre cuando se restringe el consumo de carne y pescado.

Además, el Instituto de Investigación Médica y Salud Laboral de Croacia realizó encuestas de salud mental entre los vegetarianos y encontraron que tienen menores niveles de neuroticismo.

  1. Puede Mejorar los Síntomas de la Soriasis

La soriasis es una enfermedad de la piel que causa enrojecimiento e irritación y puede ser debilitante para quienes la padecen.

Sin embargo, según un estudio publicado por la Universidad Federal de Pernambuco en Brasil, una dieta vegetariana puede mejorar positivamente sus síntomas.

  1. Podría Reducir la Incidencia de Diabetes

De acuerdo con la Escuela de Salud Pública de la Universidad Loma Linda, las dietas vegetarianas se asocian con una reducción significativa en la incidencia de diabetes.

La información publicada por la Facultad de Medicina de la Universidad George Washington también ha confirmado que las dietas vegetarianas ofrecen un beneficio importante para el tratamiento de la diabetes e incluso pueden reducir la probabilidad de desarrollar la enfermedad a la mitad.

  1. Reduce el Riesgo de Desarrollo de Cataratas

Por extraño que parezca, investigaciones publicadas por el Departamento Nuffield de Medicina Clínica de la Universidad de Oxford ha demostrado una fuerte relación entre el riesgo de desarrollar cataratas y la dieta; con un mayor riesgo en los consumidores de carne y siendo los grupos de menor riesgo las personas vegetarianas y veganas.

  1. Reduce el Riesgo de Enfermedades Cardiovasculares

De acuerdo con la Clínica de Investigación de Cáncer de Piel de la Universidad JCU, existe una relación entre una dieta vegetariana y la disminución del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. ¿Por qué?

La mayoría de las dietas vegetarianas están repletas de alimentos ricos en antioxidantes. Los antioxidantes son moléculas que pueden reducir el daño causado por el estrés oxidativo, incluyendo la aterosclerosis.

  1. Los Vegetarianos Suelen Tener el Colesterol Bajo

No existe ningún beneficio para la salud, en absoluto, en comer grasa animal. No debería ser ninguna sorpresa que sacándola de tu dieta, también elimines los efectos perjudiciales que tiene en tu salud.

Después de examinar los efectos a largo plazo de seguir una dieta vegetariana, investigadores coreanos llegaron fácilmente a la conclusión de que la grasa corporal y los niveles de colesterol fueron menores en los vegetarianos que en los omnívoros.

  1. Menos Riesgo de Padecer un Ictus y Obesidad

Siempre hay excepciones pero, en general, los vegetarianos y los veganos tienden a ser mucho más prudentes al elegir los alimentos y mucho menos propensos a comer compulsivamente o elegir alimentos siguiendo sus emociones, dos hábitos que contribuyen, en gran medida, a la obesidad. Según el Departamento de Pediatría del Hospital Universitario de Pediatría de Gante, en Bélgica, seguir una dieta vegetariana es una buena manera de reducir sus probabilidades de sufrir un ictus o la obesidad.

  1. Menos Probabilidad de Desarrollar Cálculos Renales

El Centro Médico de Langone de la Universidad de Nueva York, informa que eliminar el consumo de proteína animal y aumentar el de verduras, se traducirá en un pH urinario superior; mientras que un pH bajo en la orina está asociado a la formación de cálculos.

  1. Puede Satisfacer Todas tus Necesidades Nutricionales

Si piensas que los vegetarianos y los veganos son nutricionalmente deficientes o siempre tienen hambre, ¡Piénsalo dos veces!

¿Ser vegetariano es la clave para tener buena salud? 6 beneficios de seguir esta dieta

Actualmente ser ‘veggie’ se ha vuelto tendencia, ¿te has fijado en la cantidad de restaurantes de este tipo que han aflorado por todas las ciudades? Esto ha hecho que incremente la población que sigue una dieta sin carne. Pero ¿por qué hay cada vez más personas eliminando este grupo de alimentos de su dieta?

Varios estudios han encontrado que los vegetarianos más incondicionales cambiaron sus hábitos alimenticios a causa de la crueldad animal (67%), mientras otros, en cambio, lo hicieron por la textura y sabor de la carne (45%) Aunque también hay vegetarianos por convicción que conocen todos los beneficios que una dieta de este tipo puede hacer por ti. ¿Quieres conocerlo tu también?

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

1. Es rica en fibra

Las dietas veganas o vegetarianas son más ricas en fibra debido a la cantidad de semillas y legumbres que contienen. La fibra no está tan presente en una dieta común y más variada, como por ejemplo la mediterránea, y muchas personas no llegan a la cantidad recomendada de 24 gramos al día.
Pero como vegetariana, tus platos sin carne dan oportunidad a introducir otras comidas ricas en fibra como las verduras, frutas, legumbres y semillas.

Descubre: 50 alimentos con fibra que deberías comer regularmente

© Getty

2. Ayuda a prevenir enfermedades

Lo creas o no, muchas verduras comunes están llenas de proteínas, a pesar de que mucha gente piensa que carecen de ellas y que solo la carne las contiene. Comer grandes cantidades de fruta y verdura en una dieta libre de carne, significa consumir proteínas pero también grandes cantidades de ciertos nutrientes como antioxidantes y fitonutrientes (derivados compuestos de plantas) que protegen nuestro cuerpo contra algunas enfermedades.

3. Aumenta la cantidad de antioxidantes en tu organismo

Llevar una dieta basada en fruta, verdura y semillas a la larga tiene beneficios. El aumento de la cantidad de antioxidantes en el organismo es uno de ellos. Una dieta rica en frutas y verduras, y baja en grasas saturadas, es sinónimo de tener un buen sistema inmunológico.
¿Conoces el licopeno? Es la sustancia que aporta el color rojo a los vegetales y las frutas, además de ser el culpable de hacerlas tan llamativas, el licopeno es una gran fuente de antioxidantes, así que ya sabes: tomates, fresas, pimientos… ¡A por ellos!
Si eliminamos la carne consumimos más vitaminas y minerales, lo que implica poseer una gran cantidad de antioxidantes en nuestro organismo. Los antioxidantes son muy beneficiosos para el sistema inmunológico, pero no solo se encuentran en las frutas y verduras, los frutos secos, semillas y legumbres también contienen.

4. Un estilo de vida más saludable

Toda persona que ha decidido seguir este tipo de dieta seguramente sea porque quiere llevar una vida más saludable. En este cambio de mentalidad seguir una dieta vegetariana puede ser de gran ayuda, además de cambiar la alimentación no puedes olvidarte de hacer ejercicio. Las personas que han decidido cambiar sus hábitos se sienten más ligeras, saludables y jóvenes que nunca.

Descubre: 50 deportes para estar en forma

© iStock

5. Es bueno para el corazón

Numerosos estudios demuestran que la dieta vegetariana está asociada a unos índices menores de obesidad, enfermedades de corazón, tensión elevada o diabetes tipo II.
En resumidas cuentas, la carne roja procesada mayor cantidad de grasas saturadas que, consumidas diariamente, pueden afectar de forma negativa a tu corazón. Una dieta basada en vegetales es una historia diferente, ya que supone una baja ingesta de grasas saturadas y es más rica en vitaminas y minerales, lo que ayuda a reducir los riesgos de padecer una enfermedad cardiovascular.

6. Ta ayuda a perder peso

Las carnes y derivados (sobre todo los derivados, o ciertas formas de cocinarlos), contienen grasas saturadas que pueden causar obesidad y los altos niveles de colesterol. Eliminando estos productos de nuestra dieta no solo mejorará nuestra salud, perderemos los kilos de más provocados por el abuso de ésta. En comparación con la carne, las grasas vegetales son más fáciles y rápidas de eliminar.

Pero, ojo, ¡consumir carne no es malo!

A pesar de que siguiendo una dieta vegetariana podemos encontrar distintos beneficios, lo ideal siempre va a ser una dieta variada en la que incluyas todo tipo de alimento. Si quieres seguir una dieta vegetariana, hazlo con cabeza y aportando a tu organismo todo tipo de vitaminas y nutrientes. Y es que la carne no es mala ni tienes por qué eliminarla de tu dieta si no quieres: ¡puede aportarte también distintos beneficios! Como siempre, lo óptimo es consumir los alimentos de forma moderada y variada.

Descubre: 50 consejos de alimentación para tener un peso saludable

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *