Banco malo sareb

Contenidos

¿Qué es y cómo funciona Sareb, el ‘banco malo’ de España?

La venta de viviendas por parte de los bancos es algo bastante común en la actualidad y una de las entidades que se vienen a la cabeza es Sareb, el denominado ‘banco malo’ que vende casas y pisos, aunque también locales, oficinas o suelo, que fueron traspasados por las entidades que recibieron ayudas públicas. Sin embargo, y a pesar de su denominación, Sareb no es un banco, sino «una entidad privada con el mandato público de vender los inmuebles adquiridos a las entidades en crisis».

La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) fue creada en 2012 para ayudar a sanear el sistema financiero español y, además, su constitución era una de las condiciones para recibir ayuda financiera por parte de Europa. En concreto, con la creación de esta entidad se ponía el foco en aquellas entidades en problemas debido a su gran exposición al sector inmobiliario.

Una de las cuestiones que más confunden acerca de la Sareb es su titularidad, ya que no pertenece al Estado, pero sí cuenta con su aval. La entidad tiene mayoría de capital privado, el 55%, aunque el principal accionista es el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), de titularidad pública y que cuenta con el 45% del capital. Esto implica que los activos de su cartera no han sido comprados por el Estado, el dinero de todos los contribuyentes, sino que han sido pagadas con deuda emitida por la compañía. Solo en caso de que la compañía no respondiese a sus responsabilidades, el Estado, como aval, tendría que hacerlo.

El objetivo de Sareb se limita a desinvertir los activos que tiene en cartera, la entidad no tiene ficha bancaria, ni concede hipotecas, por lo que no se puede considerar un banco. La denominación de ‘banco malo’ proviene de otros países, como EEUU o Alemania, donde a las entidades con la misma función se les denomina ‘bad bank’, aunque tampoco se constituyen como bancos.

Sareb no vende solo pisos embargados por entidades financieras, sino que su cartera está constituida por préstamos a promotores y activos inmobiliarios. En 2012, cuando se constituyó, recibió casi 200.000 activos procedentes de nueve cajas de ahorros, de los cuales el 80% eran préstamos a promotores y el 20% inmuebles. Además, la entidad no cuenta con créditos a particulares, solo aquellos de empresas que sean superiores a 250.000 euros, y activos inmobiliarios adjudicados por encima de los 100.000 euros.

Comprar un inmueble a Sareb

La gestión y comercialización de estos activos está delegada a cuatro entidades (Altamira Asset Management, Haya Real Estate, Servihabitat y Solvia), ya que Sareb no es una entidad financiera y no cuenta con red comercial.

Comprar un inmueble es igual de sencillo que a través de otras inmobiliarias. Debes acceder a la página web de Sareb, realizar la búsqueda de acuerdo a tus preferencias y, en caso de estar interesado en alguno de los inmuebles ofertados, contactar con la agencia que lo comercializa. El resto de contratos, impuestos, formalizaciones, etc, tienen las mismas obligaciones que al adquirir cualquier otra propiedad. En la actualidad, Sareb cuenta con inmuebles (viviendas, oficinas, suelos, fincas, entre otros) por todo el territorio español, especialmente en la costa Mediterránea y en Madrid, que oscilan entre los 8 millones y los 20.000 euros. Además, también ofrece alquiler.

“El banco malo nunca supondrá costes para los contribuyentes”.
Luis de Guindos

Los antecedentes

El Estado adquirió el patrimonio inmobiliario de las cajas de ahorros y de los bancos quebrados para rescatar al sistema financiero. Fue así también como se hizo con el mayor número de viviendas y de solares que haya tenido nunca. Sin embargo, el Estado ha eludido su condición de garante de lo público y ha malvendido este patrimonio a través de Sareb, que también es conocida como el banco malo.

Sareb es la parte central de un entramado jurídico creado para distraer la atención del ciudadano sobre la privatización encubierta de decenas de miles de solares y de viviendas. A Sareb se le ha llamado el banco malo con el ánimo de confundir a la sociedad. En realidad, su naturaleza no tiene nada que ver con la de un banco. Simplemente se trata de una compañía propietaria de bienes inmobiliarios que además se encarga de su gestión. Aunque haya pasado desapercibido, el fundamento de Sareb es algo tan simple como “coge el dinero y escapa antes de que se den cuenta”.

¿Qué es Sareb?

La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB) fue creada por el Estado y por el Consejo Europeo. Aunque Sareb es una entidad con una finalidad y con una financiación pública, está gestionada por entidades privadas.

La finalidad de Sareb era la de actuar como un cortafuegos, hecho de dinero público, con el propósito de evitar que la crisis española se propagase por toda Europa. Este peligro provenía de que los bancos se encontraban fuertemente endeudados entre sí. Si entidades importantes como Bankia o Catalunya Banc no hubiesen devuelto los préstamos que habían recibido de otros bancos europeos, también los podrían haber arrastrado a la quiebra. En realidad, el sistema bancario funciona como un castillo de naipes en el que la quiebra de una entidad importante puede provocar el desmoronamiento de todo el sistema financiero.

Debido al riesgo de contagio, el Consejo Europeo prestó más de 50.000 millones de euros al Estado español con la obligación de que los emplease en pagar las deudas que estas entidades arruinadas tenían con otras entidades financieras.

Sin embargo, esta operación todavía no ha sido contabilizada dentro de las ayudas públicas a la banca. Sareb fue constituida a finales de 2012 con un capital de 4.800 millones de euros. Más de la mitad de este capital era de origen privado (55%) y el resto era de origen público (45%). Pero la cuestión central es que Sareb iba a recibir un préstamo de más de 50.000 millones de euros por parte de la Unión Europea.

El capital público fue aportado a través del FROB. Hay que recordar que, además de las intervenciones a través de Sareb que se tratan en este artículo, el FROB ha socorrido a la banca sufriendo pérdidas que podrían alcanzar los 50.000 millones de euros. Por su parte, el capital privado vino aportado por las entidades financieras, quienes, por otro lado, compensarían parte de las pérdidas soportadas con los servicios que iban a prestar a Sareb.

¿Cómo estaba previsto que Sareb devolviese el préstamo que le había concedido la Unión Europea?

Hay que tener en cuenta que los fondos aportados a Sareb por el Estado a través del FROB y por las entidades financieras suponían menos de una décima parte del importe del préstamo que esta había contraído. Además, estaba previsto que el negocio fuese ruinoso. La finalidad de Sareb consistía en comprar bienes inmobiliarios para después tratar de revenderlos a fondos buitre por un precio mucho menor del que se había pagado.

Lo que sucede en realidad es que todos los implicados en la constitución de Sareb eran conscientes de que esta entidad no iba a ser capaz de devolver el préstamo y sabían que el Estado sería quien finalmente asumiría la mayor parte de su coste. La obligación de que el sector público sea quien finalmente deba asumir la devolución del préstamo proviene de la imposición del Consejo Europeo, que obligó al Estado español avalar la deuda de Sareb durante el ataque especulativo que tuvo lugar en el verano de 2012, en el que la prima de riesgo se convirtió en la protagonista de la agenda mediática.

Por otro lado, Sareb se creó con un plazo de duración de quince años. Por eso también, desde 2013 se está deshaciendo vertiginosamente de sus bienes en un proceso de venta totalmente opaco. Pero, cuando ya no queden bienes que vender y Sareb no pueda afrontar las cuotas préstamo, se ejecutará el aval. Así es como el Estado deberá correr con la parte del préstamo que no se haya devuelto. En definitiva, es la sociedad española la que finalmente se hará cargo de la deuda de Sareb a través de los impuestos.

¿Por qué se decidió que Sareb fuese gestionada de manera privada?

Existen varios motivos. Uno de ellos es que su deuda no ha sido todavía contabilizada como deuda pública porque el Estado posee menos de la mitad de su capital y porque los avales públicos no se computan como deuda hasta su ejecución.

Además, debido a que Sareb fue configurada como una entidad privada, se han podido evitar todos los controles de la administración pública y los procedimientos administrativos para vender sus bienes. De esta manera, Sareb ha podido deshacerse con total opacidad del mayor patrimonio de vivienda pública que haya tenido nunca el Estado. Por otro lado, al no ser una entidad pública se evitan las garantías que exige la aplicación de la legislación de contratos del sector público. Entre ellas se encuentra la de vender las viviendas a quien haya hecho la mejor oferta.

En el fondo, la estrategia acordada por el gobierno de España con la Unión Europea consistía en que, a través de Sareb, las entidades financieras quebradas se deshicieran de sus activos inmobiliarios mediante la venta masiva a fondos de inversión internacionales, que también son conocidos como fondos buitre. Las ventas se harían por una pequeña parte del coste que tuvieron estos activos para la banca. La diferencia entre el coste pagado por Sareb y el precio de venta a los fondos, es decir, la pérdida, sería asumida por el Estado español.

¿Para qué ha utilizado Sareb el préstamo que recibió?

Sareb gastó 50.782 millones de euros en adquirir los activos inmobiliarios de las entidades financieras quebradas. Sareb gastó el 22% de esta cantidad en adjudicaciones de solares, pisos terminados en venta, pisos en alquiler y obras en curso. En total adquirió 14.952 solares para edificar junto con 87.972 viviendas terminadas, que en algunos casos estaban sin alquilar y en otros estaban alquiladas. Estas viviendas provenían frecuentemente de desahucios.

El 78% restante lo gastó en comprar los préstamos y los créditos a promotores que estaban en poder de las entidades financieras que habían quebrado. Estos también tenían normalmente viviendas o suelo como garantía, por lo que Sareb en realidad adquirió de esta manera decenas de miles de viviendas. No obstante, Sareb no ha publicado ni qué viviendas concretas adquirió como garantía ni tan siquiera el número global de inmuebles.

Sin embargo, Caixabank (La Caixa), que es el segundo mayor accionista privado de Sareb, publicó un estudio llamado “Sareb: claves estratégicas” en el que se hacía un análisis de los bienes de esta entidad. Tomando este estudio como base del cálculo de los bienes adquiridos por Sareb, concluimos que Sareb adquirió 257.136 viviendas que eran la garantía de los préstamos que compró y viviendas provenientes de subastas judiciales.

¿Cómo funciona Sareb?

En un principio los bienes de Sareb eran gestionados por las entidades financieras que le habían traspasado sus activos inmobiliarios, aunque en 2014 Sareb abandonó este modelo de gestión. A finales de aquel año Sareb adjudicó el servicio de administración, gestión y venta de sus activos a cuatro intermediarios en el marco de un plan general que denominó Proyecto Íbero. Resultaron adjudicatarias de este servicio varias entidades vinculadas con el sector financiero: Haya Real Estate, Altamira Asset Management (Santander), Servihabitat (La Caixa) y Solvia (Banco de Sabadell).

A estas cuatro entidades se les encomendó la prestación de estos servicios por un periodo de cinco a siete años, por lo que el vencimiento de los contratos se produciría entre 2019 y 2021. Las entidades a las que se les ha encargado la venta de los bienes de Sareb son los socios que habían aportado la mayor parte de su capital privado: Santander, La Caixa y Banco Sabadell. La única excepción es Haya Real Estate, que no era una entidad financiera ni había realizado ninguna inversión. De esta manera, vemos cómo la banca ha logrado mitigar las pérdidas que la inversión en Sareb podía provocarle mediante el cobro de comisiones. Hasta 2018, Sareb había pagado a estas entidades 1.111 millones de euros en concepto de comisiones por la gestión y por la comercialización de sus activos.

Sin embargo, lo que resulta más preocupante es que la venta de los bienes de Sareb se haya encomendado a las entidades que disponen del mayor poder de intervención en el mercado inmobiliario, por lo que está servida la posibilidad de que se produzcan conflictos de intereses en la venta de los bienes de Sareb.

Por su parte, Haya Real Estate recibió la gestión de 52.000 préstamos vinculados con el sector inmobiliario. Estos provenían de los bienes de Bankia, que fueron adquiridos por Sareb. Estos préstamos suponían el 40 % del valor total de los bienes de Sareb.

Haya es una gestora perteneciente al fondo buitre Cerberus Capital Management L.P., cuya sede se encuentra en Nueva York y que es dirigido por antiguos altos cargos del Partido Republicano. A resultas de estas conexiones, Cerberus designó a José María Aznar Botella como consejero de Haya en España. Cerberus replicó, de esta manera, la estrategia que utiliza en Estados Unidos en su división española. Esta estrategia consiste en contratar políticos que unan a su capacidad de influencia un inverso sentido de la ética. A su vez, el presidente de Haya es Juan Hoyos Martínez de Irujo, cuya característica más notoria es ser amigo íntimo de Aznar, según asegura en sus memorias el propio expresidente. Las designaciones de estos consejeros por Haya se produjeron en octubre de 2013. Cabe preguntarse si es casual que la fecha de las designaciones coincida con la época en la se decidió modificar la gestión de Sareb para encomendársela a intermediarios.

La creación de la Socimi Témpore Properties

En 2017 Sareb creó una Socimi, Témpore Properties, para gestionar 2.249 viviendas en régimen de alquiler, de las que más de un tercio se encuentran en la Comunidad de Madrid. Estas viviendas fueron tasadas en 339 millones de euros.

Sareb encomendó la gestión de su Socimi a Azora. Es preciso recordar que la Comunidad de Madrid vendió las 2.935 viviendas del Ivima (Instituto de la Vivienda de la Comunidad de Madrid) a Azora y a Goldman Sachs, en un proceso trufado de irregularidades en palabras del informe de la Fiscalía que está investigando esta venta.

En julio de 2019 Sareb acordó la venta del 75% de Tempore al fondo de inversión Texas Pacific Group Real Estate Partners. Por lo tanto, la venta de Témpore Properties a un fondo permite constatar que el cambio de gobierno no ha hecho variar ni un ápice la política consistente en la venta del patrimonio público de vivienda, a pesar de las grandes necesidades sociales que existen.

Conclusiones: una reflexión general sobre Sareb

Luis de Guindos manifestó que el banco malo nunca supondría costes para los contribuyentes. Sin embargo, esta afirmación no tiene ningún viso de cumplirse, puesto que en 2018 Sareb declaró que todavía debe 39.929 millones de euros, a pesar de que ha estado deshaciéndose de sus bienes vertiginosamente desde su creación.

Sareb declaró que hasta 2018 había vendido bienes por valor de 24.343 millones de euros. A pesar de esto, los resultados de Sareb arrojan unas pérdidas de casi tres mil millones de euros. Esto se debe a que ha ido devolviendo una parte del préstamo que le concedieron las instituciones europeas.

Lamentablemente, aunque todavía quedan por devolver casi 40.000 millones de euros, Sareb ha vendido la parte más sustancial de los recursos con los que contaba para hacer frente a esta devolución. Debido a todo ello, el Estado será quien con certeza asumirá su deuda en un futuro próximo, como avalista último del préstamo.

Sareb ha sido una de las principales operaciones políticas que ha tenido lugar en España durante los últimos años. De esta operación se han beneficiado los fondos de inversión extranjeros, que venían principalmente de Estados Unidos, la banca nacional y algunos personajes del panorama político como la familia Aznar Botella o Rodolfo Martín Villa, que fue consejero de Sareb desde su constitución.

La principal damnificada es la sociedad española en su conjunto. Hemos perdido la ocasión de disponer de un parque público de vivienda con un tamaño suficiente para hacer frente a la especulación llevada a cabo por las elites económicas. De hecho, desde 2014 venimos sufriendo otra subida generalizada y constante de los precios de la vivienda, que tiene consecuencias devastadoras para el desarrollo humano y económico de nuestra sociedad. Por ejemplo, en este período el precio medio de los alquileres ha subido un 51% en Barcelona y un 45% en Madrid. La subida se ha producido en buena medida por la falta de vivienda pública en alquiler social, lo que ha venido acompañado por el agravante de que las viviendas que se deberían haber destinado a este fin han sido malvendidas por el Estado a través de Sareb.

Dentro de unos pocos años, el Estado deberá afrontar el aval de Sareb. Cuando llegue ese momento, no estaría de más recordar quiénes han sido los responsables de este gran desfalco.

Fuente: http://www.larepublica.es/2012/10/taifa-de-sareb/

Ya tenemos nombre para nuestro futuro hijo: SAREB, bonito nombre con connotaciones árabes, como futuro califa de una taifa de Barataria.

El banco malo o Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Re-estructuración Bancaria (SAREB) va a nacer con el apadrinamiento del Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional, dos organismos que ya han demostrado fehacientemente no sólo su incompetencia e inutilidad social, sino su perversidad económica (no hay país en el mundo intervenido por el BCE o el FMI que no haya empeorado su situación económica). Su tía, la Comisión Europea, hace meses que está en paradero desconocido. Con este apadrinamiento y la paternidad de un Gobierno que vive en la duda continua de a quién obedecer, el banco malo, si nace, será deforme con toda probabilidad.

Su función será hacerse cargo de los activos “tóxicos” de los bancos privados. Estos activos, principalmente inmobiliarios y créditos incobrables, están valorados a precio de mercado… de antes de la crisis. Si los bancos no han actualizado su valor a precio de hoy es porque la modificación de su balance les exigiría declarar la quiebra de los mismos bancos (y cajas, que ahora son bancos ya).

Hasta aquí la criatura ha salido altruista. Pero Sareb, para evitar precisamente la quiebra de los bancos, debe adquirir los activos “tóxicos” a un precio similar al de la valoración dada por los mismos bancos (aquella valoración previa a la crisis, es decir, muy sobrevalorados). Después debe proceder a su venta para recuperar algo de su valor pero sin dejar desplomarse el mercado inmobiliario. Entonces, sólo le quedan dos opciones: o engaña a los numerosísimos nuevos compradores colocándoles las viviendas a los precios sobrevalorados que ha pagado (algo que no va a ocurrir porque los compradores no son tontos y, principalmente, porque no hay crédito ni liquidez en la calle) o venderá a precios actuales declarando las grandes pérdidas que reportará este proceso.

Pero, ¿quién se hará cargo de éstas pérdidas? Sí, han acertado. Aunque el Gobierno quiere implicar al capital nacional y extranjero en un 50 % de esta sociedad, este capital no va a entrar (hasta ahora no se ha ofrecido ninguno para participar) hasta que el Gobierno no le garantice que no va a perder la parte que aporte. Por tanto, como ustedes ya habrán podido deducir, quien va a saldar las deudas de Sareb va a ser, tachán… la altruista Unión Europea. Menos mal, porque pensé que íbamos a pagar casi todos los españoles. El Gobierno de España sólo tiene que solicitar el rescate a la Unión Europea y, a través del FROB (Fondo de Re-estructuración Bancaria Ordenada) repartir los fondos necesarios entre las entidades con problemas.

Así da gusto. El Gobierno español sólo tiene que retocar un poco los Presupuestos Generales del Estado de los próximos 15, 20 , 30,..años en la aplicación más grande de los mismos que es el pago de la deuda pública, partida presupuestaria emanada de los impuestos de los españoles que los pagan. ¡Ah! ¿Pero al final pagamos casi todos?

Pero no se preocupen, una vez que se hayan vendido los activos “tóxicos”, Sareb será privatizado en favor de uno de los pocos bancos que superarán la fase de fusiones (a un módico precio, obviamente) y las arcas del Estado se desharán de carga tan pesada.

Para gestionar Sareb, el Gobierno se gastará, además, la módica cantidad de 2 millones de euros anuales en salarios para directivos (no sé porqué intuyo que, aunque sean los más bajos del mercado, recaerán en viejos conocidos).

Redondo… para unos pocos… curiosamente los de siempre.

Este cortijo se llamará Taifa de Sareb, pero podemos evitar que nazca permitiendo que los bancos en quiebra técnica, como empresas privadas que son, quiebren. Otro tema es la responsabilidad del Estado en estas quiebras por las leyes de bancarización y por las normas promotoras de la especulación promovidas por los gobiernos Aznar y Zapatero.

Por Javier Ávila

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha anunciado la puesta en marcha de una sociedad que invertirá 2.238 millones en la promoción de 17.095 viviendas repartidas por toda la geografía española. Se asocia con Värde Partners para llevar a cabo la construcción. La entrega de pisos se realizará escalonadamente hasta 2027 «por lo que vivirá diferentes ciclos inmobiliarios», admitió Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb.

Los pisos tendrán un precio final que estará entre los 200.000 y 220.000 euros aproximadamente, una banda en donde la empresa cree que hay demanda para la vivienda nueva. El presidente de la Sareb ha destacado que la mayoría de las promociones se comenzarán a construir en el año 2021, estando prevista su entrega para 2023 y 2024.

La firma, denominada Árqura Homes, estará participada en un 10% por Värde Partners, empresa de capital riesgo estadounidense dedicada a la gestión inmobiliaria, cuando reciba la autorización de la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea (CE). Sareb, también conocida como el banco malo, aportará suelo valorado actualmente en 811 millones.

Este vehículo se desarrollará bajo la figura de un Fondo de Activos Bancarios (FAB), un instrumento financiero ideado exclusivamente para Sareb y que opera como una joint venture. Del valor total de aportación de los activos traspasados, el 41% se corresponde con promociones en curso; el 29%, con suelo en desarrollo; el 27%, con suelo finalista; y el 3%, con construcciones que se encuentran paradas en la actualidad. La gestión de los activos correrá a cargo de Aelca, propiedad de Värde Partners.

Concentrados en Andalucía, Cataluña y Madrid

Las 17.095 viviendas que desarrollará Árqura se reparten por 15 comunidades autónomas, entre las que destacan Andalucía, Cataluña y Comunidad de Madrid, donde se levantarán el 58% de los inmuebles. Estas promociones inmobiliarias estarán destinadas a la venta, pero no se ha cerrado la puerta a la desinversión de una promoción completa si llegara una oferta por ella para ponerla en alquiler por parte de otro inversor.

Una vez que la Sareb se ha desprendido de estos dos millones de metros cuadrados en suelo para la nueva sociedad, todavía acumula este tipo de activos por valor de 3.750 millones. Echegoyen admitió que buena parte de ese suelo «tiene piedras o es suelo industrial y rústico, que ahora no le vemos salida pero que esperamos lograr venderlo más adelante». Además, el banco malo cuenta con promociones residenciales en construcción o ya terminadas por la compañía con 2.800 viviendas.

Echegoyen comentó que Árqura Homes «es una palanca muy potente para dinamizar la cartera de activos de la compañía y una de las pocas cosas que genera valor en la Sareb; es una actividad diferente del recobro de créditos o la venta de inmuebles recibidos de herencia». En su opinión, pese a los problemas de acceso de los jóvenes y parte de la población a la primera vivienda en propiedad, «sigue existiendo demanda para este producto no solo en las grandes ciudades de España, sino también en las áreas metropolitanas de las mismas. En el último año no se ha construido más de 100.000 viviendas nuevas, frente a las casi 600.000 vendidas de segunda mano».

Pisos de bancos: ¿merecen la pena?

23/05/18 9 minutos

Asunción

Infante

  • Estos inmuebles pertenecen actualmente a bancos, a la Sareb y a fondos de inversión privados
  • Las hipotecas de estas viviendas suelen tener condiciones más ventajosas y pueden llegar a concederse al 100% de financiación

Las rebajas han llegado a la banca. Desde que estallara la burbuja inmobiliaria en 2008, las entidades financieras han ido acumulando un gran número de inmuebles como consecuencia de los embargos realizados durante los años de crisis económica. Con el objetivo de deshacerse de todos ellos y centrarse en su propio negocio, los bancos continúan lanzando ofertas de viviendas a precios reducidos y con condiciones menos exigentes a la hora de conceder las hipotecas.

La última en anunciar una nueva campaña de descuentos ha sido Bankia, que este 2018 ha sacado a la venta 2.000 viviendas repartidas por toda España con rebajas de hasta el 40%. No es ni la primera y, ni mucho menos, la única, pues la mayoría de las entidades bancarias persisten en su afán por desprenderse de estos activos.

Sin embargo, muchas personas todavía siguen viendo estas viviendas con cierto recelo pese a gozar de descuentos o facilidades de financiación. ¿Realmente existen rebajas en los precios? ¿Es posible conseguir una vivienda más barata? Aquí te contamos todas las claves para que decidas si merecen o no la pena.

¿Qué son y a quién pertenecen estas viviendas?

Los conocidos como pisos de bancos nacieron como consecuencia de los embargos derivados de la crisis económica que tuvo lugar en España entre los años 2007 y 2012. El crecimiento de los impagos en las hipotecas contratadas a través de diferentes bancos generó un stock masivo de viviendas vacías en todo el país, lo que hizo que las entidades financieras pasaran a albergar un elevado número de inmuebles. Sin embargo, a lo largo del tiempo, algunas de estas propiedades han ido cambiando de dueño. Pese a que se las conoce como pisos de bancos, lo cierto es que estas casas están repartidas entre varios agentes:

  • El propio banco. Estos fueron los primeros en hacerse con las viviendas como consecuencia de embargos, ejecuciones hipotecarias o desahucios. En este caso, es la propia firma quien las comercializa ya sea de forma directa o a través de inmobiliarias propias creadas debido al gran stock acumulado.
  • La Sareb (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria). Esta entidad, conocida como el ‘banco malo’, se creó como un instrumento para sanear el sector bancario español y le fueron cedidos diferentes pisos para ser gestionados tras la reestructuración bancaria.
  • Fondos de inversión privados (o ‘servicers’). Se trata de antiguas plataformas inmobiliarias que pertenecían a bancos y que pasaron a ser controladas por fondos internacionales. En la actualidad, también poseen algunos de estas viviendas.

¿Dónde se pueden encontrar los inmuebles de la banca?

Aunque se les conoce como pisos de bancos, es posible encontrar la oferta de casas a través de diferentes agentes y de distintas formas. La manera más sencilla es acudiendo directamente a las agencias inmobiliarias de las entidades bancarias, donde los compradores potenciales podrán ver todas las viviendas que tienen disponibles en ese momento. No obstante, si lo desean también tendrán la posibilidad de visitar las sucursales de los propios bancos o sus páginas web, donde suelen mostrar la oferta de pisos en apartados específicos.

Si los usuarios prefieren acudir a la Sareb también podrán consultar su web y encontrar la oferta de casas disponibles. Pese a que esta entidad es ahora la propietaria de dichos apartamentos, el cliente deberá tratar directamente con las inmobiliarias que trabajan con la Sareb, que son quienes los comercializan.

¿Son más baratos los pisos de bancos?

Aunque se tiene la concepción de que los pisos de bancos son más baratos que los que oferta cualquier otra agencia inmobiliaria convencional, lo cierto es que las diferencias en los precios no son, por lo general, muy elevadas.

Por ello, si lo que los clientes desean es conseguir viviendas a importes reducidos deberán estar atentos a las ofertas puntuales que lanzan las entidades. Este tipo de campañas suelen estar en el mercado por tiempo limitado, por lo que es necesario actuar y decidir con rapidez para aprovechar dichas rebajas. De lo contrario, los precios serán muy parecidos a los de cualquier otra agencia.

No obstante, con lo que sí cuentan este tipo de inmuebles es con diferentes facilidades de financiación, unas ventajas casi imposibles de conseguir con los préstamos hipotecarios convencionales. En estos casos, además, tampoco importará a qué entidad pertenezca el piso ya que el cliente podrá pedir la hipoteca con cualquier banco y obtener los mismos beneficios.

Ventajas

Por lo general, los pisos de bancos suelen venderse a precios similares a los de otra viviendas comercializadas por inmobiliarias tradicionales, salvo que existan ofertas puntuales. Asimismo, los costes de la hipoteca, así como los requisitos para acceder a ella, también suelen estar en la misma línea. No obstante, este tipo de pisos presentan algunas ventajas:

  • Financiación al 100%. Actualmente, algunos bancos están volviendo a comercializar estos productos al 100%. Sin embargo, no es una tradición arraigada entre las entidades desde que se produjo la crisis ya que debido a los numerosos impagos han optado, desde entonces, por prestar el 80% del valor de compraventa de las viviendas. A pesar de ello, este tipo de inmuebles son los únicos con los que está prácticamente garantizada la financiación al completo.
  • Plazos de amortización más largos. Estos plazos, que se pueden llegar a extender hasta los 40 años, permiten a los usuarios tener cuotas más bajas si lo necesitaran.
  • No es necesaria la tasación del inmueble. En este caso, el usuario se ahorra algunos trámites como la parte de la tasación ya que, al ser viviendas propiedad del banco, las entidades ya han realizado esa labor para tenerlos en sus propias carteras.
  • Pagos flexibles. Si el cliente pasa por dificultades económicas puntuales, existirán algunas opciones como cambios en los plazos de amortización o carencias de capital para que estos puedan afrontar el pago más fácilmente.

Inconvenientes

Pese a las facilidades para obtener préstamos hipotecarios con estas viviendas, lo cierto es que también presenta algunos inconvenientes que el cliente deberá tener en cuenta:

  • Oferta limitada de inmuebles. Las viviendas que ofrecen los bancos proceden de embargos que tuvieron lugar en años pasados. Por lo tanto, las entidades solo disponen de un número limitado de casas que se encuentran en lugares determinados. Por este motivo, no siempre dispondrán del tipo de piso que el cliente desee en el barrio que le gustaría.
  • Pisos en mal estado. En ocasiones este tipo de inmuebles pueden ser más baratos. Sin embargo, esto es debido al estado en el que se encuentran los mismos ya que puede ser necesaria una profunda reforma, lo que acabaría incrementando el precio final.

¿Qué debes hacer antes de comprar un piso al banco?

Adquirir una vivienda es una de las decisiones económicas más importantes que puede tomar una persona a lo largo de toda su vida. Por este motivo, es importante conocer y estudiar el mercado antes de elegir la casa adecuada. Si lo que el cliente busca es beneficiarse de mayores facilidades a la hora de solicitar un préstamo hipotecario y, quizá, una rebaja en el precio del inmueble podrá optar por uno de los pisos que ofrecen las entidades bancarias. No obstante, antes será necesario seguir varias recomendaciones:

  • Buscar y comparar. Antes de elegir la casa será necesario navegar, ya sea a través de la red o acudiendo a las distintas inmobiliarias y sucursales, para informarse de todas las opciones posibles y de los precios que existen en el mercado actualmente. Además, será necesario comparar entre agentes diferentes e, incluso, investigar más allá de los pisos de bancos en caso de que los precios sean similares.
  • Negociar el precio. Una vez que el cliente haya comparado distintas ofertas y acuda al banco, tendrá que negociar el importe del inmueble ya que en casi todas las ofertas de estudio se consiguen rebajas que pueden llegar hasta el 30%, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).
  • Comprobar el estado de la vivienda. Antes de comprar un piso, el usuario deberá saber cuál es su estado debido a que en ocasiones tendrá que llevar a cabo reformas. Además, será necesario comprobar en el Registro si está libre de cargas y si existen deudas con la comunidad de propietarios.
  • Conseguir la mejor financiación. A la hora de solicitar un préstamo para este tipo de inmuebles el cliente también deberá negociar los términos del mismo. Aunque las entidades suelen conceder más facilidades, esto no significa que a la hora de calcular la hipoteca esta sea más barata. En este sentido, el usuario deberá evitar, en la medida de lo posible, contratar muchos productos vinculados.

Comparar las mejores hipotecas

Las hipotecas para pisos de bancos permiten conseguir financiación con más facilidades respecto a los préstamos tradicionales. Aunque se cree que este tipo de viviendas suelen ser más baratas no siempre tiene que ser así. No obstante, de lo que sí se pueden beneficiar quienes compran este tipo de inmuebles es de condiciones más ventajosas en sus préstamos hipotecarios, que podrán ser contratados con cualquier entidad bancaria. Para ello, lo más recomendable es estudiar todas las opciones e informarse previamente. En el comparador de Hipotecas de Rastreator el usuario podrá acceder a una gran variedad de productos y elegir el que más se adapte a su situación personal y financiera.

Mayo 2018

Encuentra las mejores Hipotecas

Comparar Hipotecas

Encuentra las mejores Hipotecas

Comparar Hipotecas

Asunción

Infante

Sareb pone a la venta 40 casas de pueblo en Valencia desde 31.000 euros

Algunas de las viviendas a la venta en Valencia. / LP

Esta iniciativa pretende dinamizar la vida en las localidades de menos de 5.000 habitantes

LAS PROVINCIAS/ EUROPA PRESS Sábado, 14 diciembre 2019, 20:02

Sareb ha puesto a la venta 2.653 viviendas situadas en medio millar de pequeñas poblaciones del país, todas ellas de menos de 5.000 habitantes, con el fin de «contribuir a estimular y dinamizar la vida en estas localidades». Estas localidades en las que se ha colgado el cartel de ‘se vende’ se ubican en la Comunitat Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha, Cataluña y Castilla y León.

En virtud de esta iniciativa, el ‘banco malo’ ofrece ‘casas de pueblo’ con precios a partir de los 29.000 euros y repartidas por todas las comunidades autónomas. La entidad que preside Jaime Echegoyen enfoca esta iniciativa comercial a «potenciales compradores, tanto locales, como procedentes de otros lugares, que busquen reencontrarse con el pueblo familiar o, simplemente, quieran apartarse de la ciudad y reconectar con la naturaleza».

Sareb, que asegura contar en su cartera con un «gran número de activos ubicados en localidades poco pobladas» pretende asimismo «estimular la actividad inmobiliaria en estos municipios y sus regiones, donde el mercado evoluciona a una menor velocidad».

Casas en venta en Valencia

Entre las más de 2.000 viviendas que pone a la venta, 40 pertenecen a la provincia de Valencia. Entre estas, la más barata se encuentra en Alcàntera del Xúquer y se vende por 31.000 euros. La más cara se encuentra en Piles, por 249.000 euros.

Estas son las localidades valencianas con casas que Sareb ha puesto a la venta. Algunas cuentan con más de una oferta de viviendas, pero están ordenadas de menor a mayor precio.

– Alcàntera del Xúquer: 31.000 euros

– Enguera: 40.000 euros

– Massalavés: 49.000 euros

– Favara: 53.000 euros

– Villalonga: 54.600 euros

– La Pobla Llarga: 54.700

-Tuéjar: 55.000 euros

– Alquería de la Comtessa: 56.700 euros

– Tuéjar: 57.000 euros

– Siete Aguas: 63.000 euros

– Villar del Arzobispo: 64.000 euros

– Sellent: 69.000 euros

– Benifairó de les Valls: 70. 300 euros

– Cárcer: 71.500 euros

– Tuéjar: 74.000 euros

– Miramar: 75.000 euros

– Montroy: 76.300 euros

– Tuéjar: 77.000 euros

– Tuéjar: 78.000 euros

– Enguera: 79.000 euros

– Tuéjar: 83.000 euros

– Tuéjar: 84.000 euros

– Piles: 86.000 euros

– Favara: 86. 400 euros

– Piles: 92.000 euros

– Massalavés: 92.800 euros

– Ador: 94.500 euros

– Piles: 99.000 euros

– Bonrepòs i Mirabell: 104.100 euros

– Corbera: 105.000 euros

– Bellreguard: 114.300 euros

– Bellreguard: 120.600 euros

– Torrella: 126.000 euros

– Torrella: 127.100 euros

– Xeresa: 137.700 euros

– Olocau: 138.600 euros

– Massalavés: 146.000 euros

– Montroy: 156.000

– Gátova: 165.900

– Piles: 249.000 euros

Sareb vende un apartamento en Pirineos por 34.900 euros

Más información en www.sareb.es/es_ES/destacados/casas-de-pueblo

Otras noticias

  • El primer premio de la Lotería Nacional de este jueves 12 de diciembre cae en Valencia
  • El tiempo: alerta amarilla este viernes en Valencia
  • Chicote vuelve a un restaurante del centro de Valencia
  • Muere un joven abandonado a las puertas del hospital La Fe con herida de bala
  • El templo del turrón está en Valencia
  • La desaparición de Wafa no ha sido voluntaria y se sospecha que alguien borró sus redes sociales

La Sareb lanza una oferta de 223 viviendas en Murcia

La Sareb ha lanzado una campaña comercial que incluye 1.445 viviendas ubicadas en 17 provincias del litoral peninsular, de las que 223 están en la Región de Murcia, y las islas con precios que parten desde los 31.000 euros. Esta iniciativa aglutina una completa oferta de apartamentos, pisos y viviendas unifamiliares destinada principalmente al segmento de población que demanda inmuebles para segunda residencia.

Las viviendas pueden consultarse en ViviendasEnLaCosta.sareb.es, donde aparece información sobre cada una de ellas y su ubicación. Cada inmueble posee una ficha con los datos esenciales y fotos, además de un teléfono y un formulario que permiten establecer contacto con la entidad comercializadora.

Un tercio de las viviendas ofertadas en esta campaña estival se sitúa en las provincias andaluzas. Almería encabeza el ranking por número de inmuebles con 442 unidades a la venta; le siguen Huelva, con 31; y Málaga, con 11. También destaca el peso de Murcia, con 223 viviendas, un 15% de la oferta total.

La Comunidad Valenciana aglutina el 29,5% de las viviendas incluidas por Sareb en la campaña. En Alicante hay 204 unidades; en Valencia, 134, y en Castellón, 88.

Además, la oferta en Cataluña se compone de 109 unidades en Tarragona, 18 en Barcelona y una en Girona.

El «banco malo» pone en venta 133 casas en la provincia de Tarragona desde 36.300 euros

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), más conocida como el «banco malo», ha impulsado la campaña Casas de pueblo, a través de la cual quiere vender 2.653 vivienda de 500 pequeños municipios de menos de 5.00 habitantes de todo el Estado. El precio de venta es a partir de 29.000 euros, según ha informado la sociedad en un comunicado.

En Tarragona, se han puesto en venta un total de 133 viviendas de estas características en municipios como Vila-rodona, Vilallonga del Camp, Aiguamúrcia, Blancafort, la Secuita, l’Espluga de Francolí, la Bisbal del Penedès, Creixell, Bellvei, Sarral, les Borges del Camp, Prades, Bonastre, Santa Coloma de Queralt y Sant Jaume dels Domenys.
En las Terres de l’Ebre hay viviendas en venta en l’Aldea, Amposta, Masdenverge, Sant Jaume d’Enveja, Móra la Nova y Flix.
Los precios van desde los 36.300 hasta los 276.200 euros. La vivienda más económica se encuentra en l’Aldea en una promoción de nueva construcción de 48 metros cuadrados con una habitación y un lavabo. Mientras que el más caro se encuentra en Bellvei y se trata de una casa unifamiliares de cuatro habitaciones, dos lavabos y 251 metros cuadrados.
En Cataluña se han puesto en venta un total de 404 viviendas. De hecho, Cataluña, Castilla-La Mancha (635) y Castilla y León (323) concentran el 50% de la oferta.
El objetivo de la campaña es «estimular la actividad inmobiliaria en estas regiones y municipios donde el mercado evoluciona a una menor velocidad que en las grandes ciudades y contribuir a la dinamización de la vida de estas poblaciones».
La Sareb ha afirmado que la acción está enfocada a potenciales compradores locales así como también en aquellos de otras poblaciones que busquen «reencontrarse con el pueblo familiar o, simplemente, quieran alejarse de las grandes urbes y reconectar con la naturaleza».
Las viviendas en venta se pueden consultar en el siguiente ENLACE.

La puesta en marcha del banco malo español, Sareb, fue a finales del año 2012. Cuando el Gobierno y el Banco de España dieron la luz verde a las entidades financieras de España con ayudas públicas tuvieron que traspasar sus activos tóxicos ligados al sector inmobiliario. La sociedad de gestión de activos tendría un plazo de 15 años para gestionarlos y venderlos. Al final de dicho periodo, este instrumento será liquidado.

Aunque, las sociedades destinadas a dar una salida a dichos activos tóxicos del sector inmobiliario han sido una experiencia desarrollada antes en otros países Europeos como Alemania, Suiza, Austria o Bélgica. Sin embargo, se parece más al banco malo Español es el caso del irlandrés.

¿Qué es el banco malo o Sareb?

Es la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), como se ha llamado el banco malo, es una sociedad anónima que compra a los bancos con ayudas públicas sus activos con problemas ligados al sector inmobiliario. Es decir, créditos a promoción inmobiliaria en situación de impagado o con riesgo de morosidad.

Por tanto, es el medio por el cual el Gobierno ha pretendido sanear el sector financiero mediante la compra de los activos tóxicos que los bancos mantenían en sus balances. Su constitución se realizó con dinero público más el aportado por el sector privado.

Pese a su nombre, este mecanismo de rescato no ha operado como un banco realmente. Es una sociedad pública que gestiona los activos de riesgo de los bancos a los que se ha inyectado dinero público.

¿Cuál son los objetivos del banco malo o Sareb?

El objetivo que marcó por el Gobierno para la Sareb es la gestión y desinversión de la cartera de activos tóxicos recibidos de las entidades en un tiempo no superior a 15 años, y durante este tiempo debe:

  • Optimizar los niveles de recuperación y preservación del valor.
  • Minimizar el impacto negativo en la economía, el mercado inmobiliario y el sector bancario españoles.
  • Minimizar los costes y la carga sobre los contribuyentes.
  • Reembolsar plenamente sus pasivos.
  • Utilizar eficientemente el capital.

Por tanto, es una sociedad de reestructuración inmobiliaria y, no el de una entidad de crédito. La Sareb está diseñada para cumplir las condiciones necesarias para que no consolide como parte del sector de las Administraciones Públicas en España.

¿Qué tipo de activos, volumen y cuánto y con qué paga el banco malo a las entidades por los activos?

Las entidades traspasan al banco malo inmuebles y suelo adjudicado cuyo valor neto contable sea superior a los 100.000 euros. Además, recibe créditos a promociones inmobiliarias por valor superior a 250.000 euros.

Sareb ha recibido de las entidades ya nacionalizadas, BFA-Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia Banco y Banco de Valencia. El banco malo no puede gestionar más de 90.000 millones en activos, con el fin de no dificultar su gestión.

La sociedad paga a bancos por esos activos entregándoles a cambio de deuda subordinada avalada por el Estado y que las entidades pueden utilizar, por lo tanto, como garantía ante el Banco Central Europeo (BCE) para obtener financiación baratas y, por lo tanto, liquidez.

¿Quién vende los activos? ¿Cómo se fijan los precios o descuentos? ¿Gana dinero el Estado con el banco malo?

Los propios gestores del banco malo, esto es, el FROB y sus accionistas privados, han nombrado equipos encargados de la gestión y venta de los activos. Estos pueden firmar acuerdos con promotores, entidades financieras o páginas webs especializadas para que se encarguen también de dar salida de estos activos.

El Banco de España, se encarga de fijar el precio final de cada activo o paquete de activos a traspasar, toma como referencia su valor económico real, según el FROB. A su cuantía aplica una serie de descuentos, entre ellos los costes de gestión de estos activos que asume la Sareb o la rentabilidad que se ofrezca a los inversores privados variando el precio según la entidad.

Al fijar un gran descuento sobre los activos, el banco puede ir vendiéndolos a un precio superior según el mercado inmobiliario se vaya recuperando. El malo tiene una rentabilidad media anual de entre el 14 por ciento y el 15 por ciento de su capital. Aunque, la rentabilidad quedó descartada públicamente el primer año de actuación de Sareb. Actualmente, se habla de rentabilidad positiva.

¿Las entidades que traspasan sus activos al banco malo, ganan o pierden? ¿El banco malo baja los precios del mercado inmobiliario?

En principio, y al tener que traspasar esos activos a un precio inferior al que los que tienen en su cartera, los bancos tienen que asumir una nueva pérdida. Aunque, esa operación permite liberar capital por unos 5.000 a 6.000 millones de euros y reducir la cantidad de ayudas públicas que reciben de Bruselas. Por otra parte, al desprenderse de ese activo tóxico, quedan más saneadas.

Algunas entidades financieras piensan que este descuento impuesto por el banco malo sobre estos activos han influido sobre el mercado inmobiliario y provocar un descuento a la baja sobre los inmuebles. Aunque, el Gobierno y el Banco de España se han asegurado que este precio de transferencia es un precio que se ha fijado, al margen del mercado, y no servirá de referencia.

Banco malo de Irlanda (NAMA)

La experiencia que se tiene de un país donde también huno una importante burbuja inmobiliaria es que la decisión de crear un banco malo fue muy condicionante de que Irlanda tuvo que pedir ayuda financiera posteriormente.

El Gobierno de Irlanda creó su primer banco malo, la Agencia Nacional de Gestión de Activos (NAMA), en febrero del 2010 empezando a comprar activos de cinco bancos por 71.000 millones. La deuda pública del país se disparó por encima del 75 por ciento del PIB y se tuvo que aceptar el rescate.

El Gobierno de Irlanda pretendió resolver las dificultades del sector salvaguardando los intereses de los contribuyentes, con la valoración objetiva de los activos a adquirir e imprimir disciplina en la gestión de los préstamos y deudores.

Banco malo del Reino Unido (Northern Rock Asset Management)

Northern Rock se convirtió en el año 2007 en la primer banco rescatado en el Reino Unido, y se nacionalizó el 2008. Tras su paso a manos del Gobierno, se decidió dividir la entidad en Northern Rock, que agrupo los activos saneados, y uno malo, que agrupo los activos hipotecarios bajo la marca Northern Rock Asset Magement.

En noviembre del 2008, el Gobierno llego a un acuerdo para vender Northern Rock a Virgin Money por 747 millones de libras en efectivo. El Gobierno británico destacó que la operación represento un paso significativo en la privatización de las participaciones del sector público en la banca británica.

Banco malo de Alemania (WestLb y Hypo Real)

Durante el año 2009, el Gobierno de Merkel dio luz verde a la constitución de bancos malos por parte de sus entidades. WestLB y Hypo Real crearon sus bancos malos con más de 200.000 millones en activos tóxicos. La operativa fue distintas al caso del banco malo de Irlanda.

Las ventajas de la participación en el banco malo alemán, a pesar de la disposición de los riesgos del sistema bancario, fue un alivio temporal de los balances de los bancos que liberaron capital desde el momento en el riesgo se redujo significativamente, por lo que permitió al banco otorgar nuevos préstamos.

Las pérdidas corrieron a cargo del banco, pero s extienden en el tiempo. Los bonos garantizados por el Gobierno pudieron ser usados como garantía en refinanciación de operaciones con el eurosistema. El grado de incertidumbre se redujo desde que el momento en que los pagos por las compensaciones son fijos y el banco no se someter a depreciaciones adicionales sobre los activos transferidos.

Banco malo de Estados Unidos (TARP -PPIP)

Para sanear el sistema financiero, el Gobierno de George Bush diseño el Programa de Alivio de Activos Problemáticos (TARP). En el año 2008 aprobó una dotación de 750.000 millones de dólares, su paquete de medidas contemplaba, entre otras, comprar activos de bancos, aseguradoras, empresas de tarjetas de crédito y fabricantes de automóviles.

El secretario de Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, amplió el rescate en el año 2009 con el Programa Público-Privado de Inversión (PPIP), una extensión del TARP dotado con 100.000 millones de dólares para comprar los activos tóxicos de los bancos y otro billón de dólares para compartir riesgos con inversores privados que adquieran títulos respaldados con hipotecas y otros préstamos.

Además del banco malo, el Gobierno de Estados Unidos inyectó liquidez en las empresas nacionalizandolas parcialmente. Algunas de las entidades fueron ‘Bank of America’ y ‘General Motors’, que ya han devuelto las ayudas con intereses.

Banco malo Holanda (ING)

El Gobierno holandes, en el año 2009, tuvo que salir en ayuda e inyectar casi 10.000 millones de euros para apuntalar las finanzas de su principal banco, el ING, en graves dificultades debido a la crisis global.

Con el contratiempo de que apenas unos día antes, ING había tomado el control del banco islandés Kaupting, que debió cesar en sus operaciones por efectos de las crisis. En el momento que se hizo cargo del Kaupthing, las autoridades de ING aseguraron que hacían desde una posición de fortaleza y solidez, ya que el banco contaba con casi dos billones de dólares en activos y más 85 millones de clientes.

Pero poco tiempo después, según las autoridades en un ambiente variable, ING, segundo banco a nivel mundial de ahorros, debió aceptar la ayuda que le ofreció el gobierno holandés para evitar el colapso total.

Banco malo Islandia (Landsbanki)

Islandia fue el primer país en sentir las consecuencias de las crisis económica. Uno de sus mayores bancos, el Landsbanki, había ofrecido altos tipos de interés en una cuenta de ahorro que resultó ser atractiva para británicos y holandeses.

Una vez que los mercados empezaron a desplomarse, el gobierno británico descubrió que el banco estaba repatriando capitales y decidió congelar los fondos. Esto provocó la quiebra y el desplome en la cadena de la banca, que debía a sus inversores extranjeros unos 4.000 millones de euros, afloraron pérdidas por 100.000 millones y el PIC se redujo en 15 por ciento.

Reino Unido y Holanda, que habían garantizado dichas inversiones reclamaron al gobierno islandés la devolución de la deuda y acordaron un plazo de 37 años con un tipo de interés del 3 por ciento. El gobierno en vez de aceptar el rescate, convocó un referéndum para que sus ciudadanos decidieron salvar o no a la banca, decidiendo no hacerlo.

Banco malo Italia (Atlante)

El fondo, que será gestionado por Quaestio Capital Management SGR, contará co un capital de alrededor de 5.000 millones de euros que inyetarán otros bancos, aseguradoras, algunas entidades públicas y fundaciones italianas.

Además, se apalancará con deuda garantizada del Estado Italiano para así poder tener más potencia de fuego. Con el dinero obtenido se dedicará a comprar acciones de bancos italianos que deban recapitalizarse así como carteras de préstamos problemáticos. El lanzamiento del fondo irá acompañado de nuevas reformas encaminadas a facilitar la recuperación de deudas impagadas.

Con Atlante el gobierno y el sector bancario pretende calmar a los inversores y restablecer la confianza en un sistema financiero qué acumula unos préstamos con problemáticos de más de 350.000 millones euros.

Situación actual del banco malo de España (Sareb)

Durante el año 2015 las pérdidas de la sociedad superaron los 2.200 millones por las mayores provisiones exigidas por el Banco de España. Con la conversión de la deuda busca equilibrar el patrimonio.

La entrada en vigor de la circular contable del Banco de España para Sareb provoco un importante problema dentro de las cuentas de la sociedad y en sus accionistas que han ido anunciando la constitución de provisiones con cargo el ejercicio pasado para paliar esos efectos.

El problema es que a medida que avanza el proceso de poner valor de mercado los activos de Sareb la situación empeora y que cada vez que se reúne el consejo para analizar la situación. Al cierre del año 2014, el capital de Sareb ascendía a 354 millones de euros, frente a los 1.200 millones iniciales después de haber tenido que absorber las pérdidas correspondientes a los tres ejercicios transcurridos desde su constitución.

Este capital era, a largo del año pasado, suficiente para no incurrir en una supuesta liquidación ya que se exige que al menos al 2 por ciento del activo. La posible convivencia de que la empresa decidiera no convertir los dos tercios de la deuda subordinada, sino que se planteara hacerlo con toda ella de cara a despejar las incertidumbres a largo de este año.

La empresa se ha comprometido a no pedirles que desembolsen más capital que el ya aportaron. Pero a cambio han conseguido que se les diga que no se necesitará más, pero claro que en alguno de los bancos accionistas recuerdan que el papel lo aguanta todo.

Se adjunta el informe facilitado por Sareb de Marzo del 2016, donde se puede ver la evolución que ha tenido durante estos 3 años de existencia:

En El Blog Salmón | El banco malo para «no expertos»

Imagen | La información | Cinco Días

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *