Banca etica españa

¿Qué entidades de banca ética hay en España?

El consumo responsable y ético no solamente ha de estar presente en aquello que comemos, en la ropa que llevamos o en los bienes materiales de consumo que adquirimos. El consumo ético debe aplicarse a los productos financieros de nuestro día a día. Quizás nunca te habías planteado que tu dinero, y sus vías de inversión, puede ser utilizado, por ejemplo, en forma de microcréditos destinados a proyectos sociales y medioambientales. ¿Suena bien, verdad?

Y es que, afortunadamente, existen alternativas a la banca tradicional: estamos hablando de la llamada Banca Ética. Pero, ¿en qué se diferencia un banco ético de un banco que no lo es? La banca ética debe tener como misión principal contribución al desarrollo de la sociedad y la preservación del medio ambiente a través de unos productos financieros sostenibles, así como el uso responsable y ético del dinero y sus vías de inversión. No es lo mismo financiar ciertos fondos de inversión de dudosa reputación, que invertir el dinero en proyectos transparentes, responsables, éticos, solidarios, que se preocupan por el bienestar del planeta y sus habitantes.

En España cada vez empiezan a tener más peso este tipo de entidades, aunque todavía nos queda mucho terreno por recorrer. Si quieres saber más te invitamos a que conozcas a las principales entidades financieras éticas en nuestro país, e investigues qué opciones te interesan más para pasarte a la Banca Ética. (Nota, este artículo ha sido modificado el 15/01/2019 y el 20/08/2019 para mantenerlo al día)

Fiare Banca Etica

Esta entidad nace de la unión de dos proyectos basados en las finanzas éticas: Banca Popolare Etica (un banco cooperativo italiano surgido en 1999) y Fiare, que opera en España desde el 2005. Su misión es estar “al servicio de la transformación social a través de la financiación de proyectos de la economía social y solidaria y la promoción de una cultura de la intermediación financiera, bajo los principios de la transparencia, la participación, la democracia y el crédito como derecho”.

Visitar la página web de Fiare Banca Etica

Ver el perfil de Fiare Banca Ética en El Bien Social

Triodos Bank

En 1971 se creó la Fundación Triodos con el objetivo de captar fondos de donantes privados para invertirlos en actividades con fines sociales, medioambientales y culturales. En 1980 la fundación dio lugar a Triodos Bank en Holanda, y desde entonces han demostrado que es posible hacer banca de otra manera; poniendo en el centro el bienestar de las personas y el medio ambiente.

Visitar la página web de Tridos Bank

Ver el perfil de Triodos Bank en El Bien Social

Coop 57

Los inicios de esta cooperativa se remontan a 1995, año en el que los trabajadores que habían sido despedidos de la antigua Editorial Bruguera finalmente crearon un fondo con parte de las indemnizaciones recibidas por sus despidos, tras ganar un proceso judicial iniciado en 1986. El objetivo de este fondo era promover proyectos económicos que creasen puestos de trabajo de calidad, sobre todo aplicando el modelo cooperativo.

Actualmente es una cooperativa autogestionada de servicios financieros éticos y solidarios que apoyan a entidades de Economía Social Solidaria.

Visitar la página web de Coop 57

Oikocredit

Oikocredit se fundó en 1975 como una cooperativa internacional de crédito con sede en los Países Bajos. Bajo el modelo cooperativo de finanzas éticas están comprometidos con la pobreza y la financiación de proyectos en países en vías de desarrollo. Su lema es “Invertir en las personas”.

Visitar la página web Oikocredit

Colonya, Caixa Pollença

Una de las dos últimas cajas de ahorro que quedan en España tras la gran crisis del sector, fue fundada en el año 1880 por Guillem Cifre de colonya, un pedagógo y abogado que trabajó para desarrollar proyectos en el ámbito cultural y social en su pueblo, y que ha mantenido esta filosofía hasta día de hoy, siendo una banca ética que usa los activos financieros para poder dar apoyo a proyectos sociales y respetuosos con el medio ambiente.

Visitar la página web Colonya Caixa Pollença

Arç Cooperativa y Seryes Seguros

Por último, más allá de la banca, también queríamos recomendar dos entidades a nivel de seguros éticos: la correduría de seguros Arç Cooperativa y Seryes Seguros.

Arç Cooperativa un proyecto especializado en la Economía Social y Solidaria. Ofrecen servicios de consultoría y correduría ética y solidaria desde 1983 de forma autogestionada bajo el modelo cooperativo. ¡Una estupenda alternativa a las tradicionales entidades aseguradoras!

Visitar la página web de Arç Cooperativa

Ver el perfil de Arç Cooperativa en El Bien Social

Sobre Seryes, es una correduría fundada en 1987, con la vocación de llevar la gestión ética y transparente al sector asegurador. Su principal objetivo es el de devolver la idea de los seguros a su origen: ser un mecanismo para prevenir la desigualdad social.

Visitar la página web de Seryes Seguros

Otras Entidades Internacionales

Mucha gente nos ha pedido que demos información sobre entidades de banca ética que no están en España. Si este es tu caso, te recomendamos que visites la página web de la Global Alliance for Banking on Values en la que podrás encontrar entidades de todo el mundo. ¡Esperemos que te sea de ayuda!

Si conoces más iniciativas de finanzas éticas y responsables, ¡nos encantará recibirlas!

¡Compártelo con tus contactos!

Tal y como os comentaba en mi última entrada voy a publicar una serie de posts sobre las llamadas finanzas éticas. Y como me gusta ser ordenado hoy os presento las 14 entidades financieras “éticas” que voy a ir presentando en las próximas semanas.

En la banca “ética” los depósitos, los fondos de los clientes, son empleados con una determinada finalidad. Más allá de invertirlo en activos legales, con unas determinadas rentabilidades y garantías financieras, se busca que ese dinero se use atendiendo unos fines que entidad y clientes consideran positivos. Atender a estos valores, buscar una rentabilidad basada en el crecimiento de iniciativas, de alternativas no financiadas habitualmente por el mainstream financiero y que cuadran con la visión de uno, eso es lo que hacen las entidades financieras “éticas” (el problema viene cuando cada uno tiene su propia ética).

Por supuesto, y tal y como os avanzaba, hay un segundo aspecto que podíamos denominar ético en estas empresas (en sentido amplio). Y es qué los medios deben tener una correspondencia con los fines, usando instrumentos que no perjudiquen la legitimidad de esos fines que se buscan, y que ayudan a conseguirlos del mejor modo. Se trata este de un segundo aspecto de las finanzas éticas que se suele obviar, pero que conviene recordar.

Algunas de las empresas que voy a citar a continuación son bancos “éticos”, entidades autorizadas para captar depósitos bancarios (libretas, plazos fijos) del público. Son las menos. Otras son agentes financieros de entidades bancarias. Las hay que son financieras simplemente, o una suerte de consultoras o banca de inversión ética. Pero todas ellas tienen rasgos comunes como los citados y que reconocereis fácilmente.

Me he intentado centrar en el caso español, en lo que pueden encontrar los lectores que mayoritariamente leen este blog. En algún caso, hay alguna experiencia embrionaria que ha sido importada de modelos ya existentes fuera, y tampoco desdeño el dedicar en el futuro alguna otra entrada a inciativas en el extranjero que me parezcan relevantes (más allá del manido Grameen Bank).

Como comprobareis entre muchas de ellas se están produciendo acercamientos, integraciones (y en otros casos se nota que subyace una cierta tensión latente). Y, por supuestos, no están todas las que son, por lo que estaré encantado de que me habléis de otras, o tener una conversación con los que participáis de las mismas (publirreportajes no, gracias).

Creo que va a resultar entretenido y enriquecedor.

Más información |FEBEA, FETS
En El Blog Salmón | Las finanzas “éticas” no necesitan publirreportajes

Banca ética, para clientes que no se conforman

La banca ética está conformada por entidades financieras muy diferentes a las convencionales, puesto que ofrecen a sus clientes productos al margen de la especulación y no buscan los mayores beneficios, sino un equilibrio en el proceder entre entidad y cliente. Este tipo de banca es más cercana al ciudadano y trata de favorecer también las medidas sociales y medioambientales. En algunos casos, la estructura que presentan es incluso cooperativista.

Es un tema que no es en absoluto nuevo para OCU. Ya en 2008 publicamos un estudio sobre la ética de la banca y analizamos entonces las políticas de responsabilidad social de los principales bancos en áreas desconocidas para la mayoría de los consumidores, como paraísos fiscales, de gobierno corporativo, cumplimiento de los derechos humanos…

Ante la aparente desconfianza de los españoles en el sector financiero, los consumidores empiezan a valorar a estas otras entidades éticas, como demuestran sus buenos resultados en la encuesta de satisfacción de OCU sobre productos bancarios, en la que Triodos Bank ha recibido una puntuación de 83/100, siendo el segundo banco mejor valorado por detrás de ING Direct.

Triodos Bank recibe las mejores calificaciones, ha seguido creciendo, ha abierto sucursales en la principales ciudades de España, y ya es una opción para más de 150.000 españoles. Además, registra crecimientos anuales sostenidos (58% en 2012 y 38% en 2013).

Esta entidad se diferencia de otros bancos por tres aspectos:

  • Únicamente invierte en proyectos sociales, culturales, medioambientales, de turismo sostenible, agricultura ecológica o energías renovables, casi siempre a nivel local. Sus criterios son sobre todo positivos, aunque dispone de algunos criterios de exclusión, como los no armamentísticos.
  • Analiza el fin del préstamo y a la organización que los solicita y realiza un seguimiento anual de los proyectos. Si no cumplieran, algo que sólo ocurre en contadas ocasiones, valora suprimir la financiación.
  • Transparencia en la gestión: todos los préstamos se publican en la web, bajo el epígrafe “a quién financiamos”, respetando algunos datos confidenciales. Pretende ofrecer productos sencillos y transparentes.

Sus depósitos y cuentas son siempre éticos, puesto que debe respetar criterios sociales y medioambientales, y opcionalmente solidarios. Así, el cliente elige voluntariamente ceder un porcentaje de sus intereses (0%, 25%, 50%, 75% o 100%) a una ONG de sus elección dentro de un listado de 25.

Fiare banca ética

En otoño de 2014 empezará a estar plenamente operativo como banco Fiare banca ética, que lleva diez años operando en España como agente de la Banca Ética Popolare, banco italiano bien valorado entre sus usuarios, de los que ha recibido una puntuación de 87/100 -la segunda de su país- en la encuesta de la organización de consumidores italiana Altroconsumo.

Fiare banca ética ofrecerá en España todos los productos bancarios de ahorro habituales, como cuentas, depósitos o libreta solidaria, pudiéndose ceder el interés a unas ONG pre-seleccionadas. Pero por el momento no va a conceder préstamos hipotecarios.

La particularidad de Fiare Banca ética es que además de disponer de criterios éticos, tiene una estructura cooperativista y el 50% de las decisiones las decide el personal contratado, frente a otro 50% que toma el personal cooperativista, a través de comités elegidos por la asamblea de la cooperativa entre expertos que tienen que ser socios de Fiare. Por eso se autodenomina “el banco en manos de la ciudadanía”.

Global Alliance

Los 25 bancos éticos más destacados del mundo están agrupados en una red internacional, la Alianza Global para la Banca con Valores, que diferencia claramente el ideario de los bancos éticos de otros que operan de la manera tradicional, y hace márketing de buenas prácticas puntuales.

Triodos Bank y la matriz de Fiare Banca ética pertenecen a esta red que promueve una renovación del sistema financiero desde un enfoque sostenible.

¿Condiciones financieras interesantes?

Las condiciones de la cuenta corriente de Triodos Bank son las mismas independientemente de si se domicilia la nómina. Se trata de una cuenta sin comisiones de mantenimiento y permite realizar hasta cinco transferencias gratuitas al mes. Ofrece una pequeña retribución del 0,10 % TAE por los saldos depositados. La principal desventaja es que la tarjeta de débito tiene una comisión de emisión y de renovación anual de 18 euros. Si no quiere domiciliar la nómina, la única diferencia con las mejores cuentas es el coste de la tarjeta de débito.

Por lo tanto, únicamente quienes buscan obtener los máximos beneficios por domiciliar su nómina y no valoran los propósitos de la banca ética, disponen de mejores opciones, con cuentas sin gastos que devuelven un porcentaje de algunos de los recibos domiciliados.

La cooperativa Fiare Banca Ética ha financiado la compra por parte de Sostre Cívic de un edificio en Martorell (Barcelona) para llevar a cabo un proyecto de vivienda cooperativa en régimen de cesión de uso.

Fiare Banca Ética ha informado en una nota de prensa de que el inmueble, de once viviendas y una superficie media de 48 metros cuadrados, era propiedad del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, fruto de un proceso de ejecución hipotecaria en 2012.

Las viviendas se calificarán como vivienda de protección oficial y se destinarán a personas socias de la cooperativa que tengan unos ingresos no superiores al 3,5 del Indicador de Renta de Suficiencia (IRSC), fijado actualmente en 569,12 euros mensuales y 7.967,73 euros anuales.

La financiación de Fiare Banca Ética, juntamente con la del Institut Català de Finances, le ha servido a la cooperativa Sostre Cívic para adquirir el edificio mediante el derecho de tanteo y retracto, que da preferencia a Generalitat, ayuntamientos y promotores sociales como Sostre Cívic para comprar estas viviendas.

La vivienda cooperativa es una alternativa al alquiler o la compra, ya que la propiedad es colectiva y representa una manera de gestionar la vivienda de forma grupal, lo que supone una manera de transformar el mercado inmobiliario, evitando la especulación y garantizando el derecho a la vivienda de las personas.

Fiare Banca Ética asegura que en Cataluña se han producido 95.000 desahucios entre 2008 y 2017, y que sólo el 2,5 % del parque total español es de viviendas de alquiler social, con lo cual la vivienda en nuestro país supone un «problema social no resuelto.» EFE

..

La Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) ha firmado un acuerdo de colaboración comercial y financiero con Fiare Banca Ética, la entidad cooperativa de finanzas éticas, con el fin de facilitar el crédito y servicios financieros a las empresas de la Economía Social.

Este acuerdo, sellado hoy en la sede de CEPES por el vicepresidente de Fiare Banca Ética, Peru Sasia, y el presidente de CEPES, Juan Antonio Pedreño, significa un paso importante para ambas organizaciones y permitirá a las empresas de Economía social generar un impacto social y medioambiental positivo, con el apoyo de esta entidad que conoce sus necesidades y comparte sus valores.

Sasia afirmó que “el ecosistema de la Economía Social y Solidaria supone encontrarnos con realidades que conocemos bien y que se encuentran entre nuestras prioridades de financiación. También supone un espacio natural de colaboración para incidir en las políticas estatales y europeas. Finalmente, es un lugar en el que encontrar muchas personas y organizaciones que entienden el valor de nuestro proyecto y lo apoyan”.

Por su parte, Pedreño destacó “la importancia de este convenio, que permitirá a las empresas de nuestro tejido asociativo acceder a fuentes de financiación en condiciones favorables, con las que poder generar cohesión económica y social, así como empleo estable y de calidad, características todas ellas que definen a la Economía Social”.

CEPES representa los intereses de más 42.140 empresas de Economía Social, que representan el 12,5% del empleo y el 10% del PIB del Estado español. Por su parte, Fiare Banca Etica tiene entre sus objetivos prestar servicios financieros a entidades que trabajan con una clara vocación de transformación social, y por lo tanto este acuerdo se enmarca en los objetivos fundaciones de la entidad de ponerse al servicio de la economía social, el tercer sector y nuevas formas de innovación social.

Fiare Banca Ética financió con 10 millones de euros a empresas con un alto impacto social y medioambiental. El 70% se ha invertido en los ámbitos de la vivienda, la cultura, la educación y la inserción socio laboral, que es el principal ámbito solicitante de financiación. Sin embargo, cada vez más entidades vinculadas a energías renovables y la sostenibilidad ambiental quieren trabajar con el banco.

Ambas organizaciones trabajan a nivel estatal en diferentes redes y a nivel europeo con el fin de poder incidir en la dirección de las políticas económicas, como es el caso de CEPES en ‘Social Economy Europe’ y el de Fiare Banca Ética a través de la Federación de bancos éticos y alternativos europeos (FEBEA).

Si en alguna de las muchas asambleas que proliferaban en España cuando estalló la crisis alguien hubiera pedido la palabra para proponer la creación de un banco propiedad de la gente que financiara las iniciativas para transformar la sociedad, lo más probable es que a más de uno se le escapase una sonrisa condescendiente. Y quizá habría incluso algún grito: “¡Y yo quiero la luna”. U otro: “¡Y jamón gratis!”.

Ahora este banco ya existe: tiene ficha del Banco de España para operar desde julio de 2014 y aquí lo hace con el nombre comercial de Fiare Banca Etica.

En España la entidad es todavía muy pequeña, con 2.400 personas y organizaciones socias —los propietarios de la entidad, que deciden las líneas maestras en la Asamblea—, 5.400 clientes y 3,1 millones de euros de capital social. Pero el banco en su conjunto, fruto de la fusión entre los proyectos hermanos de España e Italia, empieza a tener dimensiones destacables porque la experiencia italiana suma ya dieciocho años de funcionamiento exitoso: Banca Etica, que es como se llama la entidad financiera fruto de la fusión, cuenta en total con 40.000 socios, 80.000 clientes y un capital social de 60 millones. Y el 2016 cerró con 4,3 millones de beneficios, que se destinarán, como siempre, a reforzar capital y a financiar proyectos de economía social puesto que nunca se reparten dividendos.

La idea de disponer de un banco ético que fuera propiedad de los mismos socios empezó a coger fuerza a principios de la década de 1990, tanto en España como en Italia, cuando los desencantos políticos por la aparente victoria aplastante del neoliberalismo hizo que muchos de los que creían que otro mundo es posible fueran concentrando sus esfuerzos hacia proyectos más concretos y cercanos. El movimiento de las finanzas éticas, que aspira a utilizar el dinero como palanca para el cambio social de acuerdo con un código ético de actuación transparente y con participación democrática, empezó a tomar cuerpo.

Albert Gasch, que ahora lleva el área social de Fiare y es el nexo con los grupos territoriales, se acercó al movimiento atraído por el “potencial transformador que el dinero puede llegar a tener dependiendo de cómo se mueva”, una idea que había mamado de pequeño, hijo como es de abogados del Col·lectiu Ronda: “Es básico recoger ahorro para poder financiar la economía solidaria”, insiste.

La tarea era titánica y mientras que en Italia la legislación y la propia fortaleza financiera del movimiento cooperativo permitió arrancar la actividad bancaria ya en 1999, aquí el camino ha sido más tortuoso, aunque logró un impulso importante cuando los esfuerzos dispersos cristalizaron, en 2003, en la creación de la Fundación Fiare, que nació para promover las finanzas éticas y en última instancia para crear una entidad financiera. Desde el inicio, muy de la mano de la experiencia italiana. “Vamos poco a poco porque vamos lejos”, le gusta decir a Peru Sasia, cofundador de Fiare y hoy también miembro del Consejo de Administración de Banca Etica, quien añade: “No tenemos accionistas millonarios, pero sí una base madura construida desde abajo”.

Los millonarios, si estuvieran, tampoco se notaría demasiado porque ningún accionista puede tener más del 1% del banco. Y desde 2014, esta base social tan fogueada tiene también la licencia bancaria. Son los propietarios de un banco, que tiene la forma jurídica italiana de cooperativa por acciones, el equivalente a una cooperativa de crédito española.

El proceso de empezar a ofrecer servicios a particulares, combinado con la fusión con los socios italianos, aconsejaba la política cauta de ir despacio. Pero la cartera de servicios que ofrece el banco aquí empieza a ser la básica de una entidad convencional: ya puedes tener libreta de ahorros y a plazos, tarjeta de débito y de crédito, banca por Internet donde hacer transacciones, recibos domiciliados, incluida la nómina, y, desde finales del año pasado, todas las operaciones con la Seguridad Social, con la misma protección que en el resto de entidades financieras que otorga el Fondo de Garantía de Depósitos.

Cajero automático

Entre los próximos pasos que se atisban destaca la posibilidad de tener al menos un cajero automático en Bilbao, en la única oficina presencial que hay de momento —tanto en Barcelona como en Madrid hay puntos de información—, que complemente la realidad de ahora, que permite operar en toda España con los cajeros de Laboral Kutxa, Caixa d’Enginyers y la red de cajas rurales a cambio de una pequeña comisión de 80 céntimos para sacar efectivo. También están en estudio los créditos a particulares y no sólo a las entidades de economía social como ahora. En Italia, la cartera de servicios sí que ya es completa: no sólo hay préstamos a particulares, sino también hipotecas, créditos al consumo e incluso la posibilidad de invertir a través de un fondo ético, que mueve 3.000 millones con criterios muy estrictos de responsabilidad social y máxima transparencia.

Evidentemente, nadie elige tener su dinero en Fiare para pescar medio punto de interés por encima del que ofrece el banco del lado o para conseguir un televisor a cambio de domiciliar la nómina, sino que busca básicamente la “prima ética”, en expresión de Sasia: la garantía que se impulsarán proyectos que ayuden a avanzar hacia una sociedad más equitativa y ecológica y con la idea de que el dinero es un medio para conseguirlo y no un fin. Los recursos destinados a esta tarea —siempre con la supervisión de la comisión social de la entidad— empiezan a ser importantes, con un volumen de crédito que en 2016 llegó a los 970 millones de euros (18 millones de los cuales de Fiare, en España), con un aumento del 12% con respecto a 2015, y se dirigieron hacia 9.000 proyectos.

Las personas y entidades socias tienen mejores condiciones y, sobre todo, forman parte del proyecto y pueden participar con voz y voto en la Asamblea. Para ser socio, las personas físicas deben adquirir un mínimo de cinco títulos de la entidad, que hoy tienen un precio de 57,5 euros cada uno. Por tanto, la aportación inicial mínima es de 287,5 euros. Las entidades deben adquirir 10, lo que implica una inversión de 575 euros.

Estos títulos no cotizan en ningún mercado secundario y el banco garantiza su liquidez, de forma que la entidad los recompra a los socios que quieren dejar de serlo al precio que fija la Asamblea, siempre al margen de las dinámicas especulativas de los mercados. A mediados de la década pasada, los títulos tenían un precio de 52,5 euros y en 2008 subieron a 55,5, en el que se mantuvieron durante todos los momentos álgidos de la crisis, clavado mientras los mercados se desplomaban o vivían los posteriores rallies alcistas. En 2014, la Asamblea los situó en 57,5 euros, el precio actual. Alessandro Celoni, el directivo de Banca Etica que hace de enlace con Fiare y refuerza su lanzamiento en España, subraya que si se aplicasen los criterios contables clásicos y el precio dependiera del patrimonio, los títulos deberían costar 80 euros. Esta diferencia es un colchón de seguridad para el socio, que sabe que es realmente muy difícil que pierda dinero.

Títulos al alza

“Aquí la gente no viene a ganar dinero, pero tampoco va a perder y lo más probable es que gane”, señala Celoni, que tiene un máster en administración de empresas y lleva doce años en Banca Etica. La comparación entre la evolución del precio de los títulos de Banca Etica con la media de valores bancarios italianos es impresionante: desde 2006, Banca Etica se ha apreciado el 9,5%, mientras que las acciones de la banca italiana convencional han perdido de media el 81% de su valor en Bolsa.

El banco funciona con criterios muy profesionales —no se dan créditos sólo para ayudar, sino que primero debe asegurarse que el dinero no se perderá—, y al ser ajeno a las prácticas agresivas típicas de los especuladores es realmente una inversión segura. La morosidad neta es sólo del 1%, lejísima de las figuras de dos dígitos que se han convertido en habituales en la banca tradicional desde que explotó la burbuja, y a finales de 2016 tenía el 12,47% de capital de la máxima calidad (Cet1, en el argot de los reguladores internacionales), una cifra mejor que la del BBVA, Bankinter, Banco Sabadell y Banco Popular, por ejemplo.

Toda esta sucesión de cifras positivas —volumen de crédito hacia la economía productiva, beneficios, índice de morosidad, evolución del precio de los títulos, porcentaje de capital Cet1, etc.— desmiente los prejuicios que advierten de que el modelo de banca cooperativa puede ir en detrimento de la profesionalidad y, en última instancia, de la solvencia misma de la entidad en la medida que los socios no profesionales pueden acabar imponiendo aventuras perjudiciales al tener voz y voto en la toma de decisiones. En España, el modelo de cooperativas de crédito está ya muy contrastado, con entidades con mucha historia que suman activos por valor de 93.000 millones de euros, pero además este tipo de argumentos chocan con lo que ha sucedido en las últimas décadas, en que muchos profesionales adictos a las prácticas de riesgo han llevado a entidades centenarias a la quiebra.

De todas formas, son los profesionales los que llevan la batuta también de Banca Etica, lo que no es contradictorio con un funcionamiento democrático que fomenta la participación de los socios, que se pueden pronunciar sobre las líneas generales de actuación de la entidad. La Asamblea se celebra una vez al año, pero la veintena de grupos territoriales constituidos en España se encuentran periódicamente para debatir, entre ellos y también con los técnicos de la casa, de forma que a la reunión anual se llega ya con los temas muy masticados y discutidos.

Masa crítica

El momento en Fiare es especialmente excitante porque literalmente se está construyendo un banco, no en teoría sino también en la práctica y justo cuando el sector convencional no tiene otro remedio que reinventarse, atrapado por los bajos tipos de interés, la revolución tecnológica y la pesada mochila de la burbuja especulativa que tanto ayudó a propulsar. Además, ahora que empieza a haber masa crítica, algunas administraciones están decididas a impulsar la banca ética trabajando con ella —abriendo cuentas, gestionando dinero—, y algunos sectores económicos en auge encajan particularmente bien con la filosofía de las finanzas éticas, desde la agricultura ecológica hasta las energías renovables, entre otras.

Celoni admite, no obstante, que España tiene algunos obstáculos específicos para el crecimiento de bancos pequeños que se dan en Italia, como la enorme concentración bancaria y una organización territorial con normativas que pueden variar mucho de un lugar al otro. Pero Fiare Banca Etica ya circula y tiene el depósito lleno.

Cuando en alguna asamblea alguien diga que lo que hay que hacer es tener un banco ético propiedad de la gente y al servicio del cambio social, seguro que algún socio de Fiare le contestará: “¡Pero si ya existe!”.

Te interesa

| España

Los Bancos de Alimentos en España han sido reconocido con el premio Príncipe de Asturias de la Concordia por su solidaridad en una época marcada por la crisis económica que azota a todo el mundo.

En España hay 54 bancos distribuidos por toda la península. Desde Aragón hasta Andalucía, más de 2000 voluntarios trabajan a destajo para que los menos favorecidos tengan algo que llevarse a la boca al cabo del día.

En el año 2011 más de un millón de españoles obtuvieron sus alimentos a través del banco. Una cifra que está creciendo a lo largo de los años según explica el director general de la Federación Española de Bancos de Alimentos, Juan Ramón Sanz.

“Hay más de 7000 empresas que nos ayuda a que todo el mundo que lo necesite tenga su alimento. Desde Cáritas hasta los Paúles se solidarizan con nosotros de manera gratuita”, señala Sanz.

España es el país que más distribuye en toda Europa seguido de Francia de los 21 que forman los bancos de alimentos. Cabe destacar que FESBAL ha distribuido más de 104 millones de kilos de comida en el 2011 a familias en España.

ÁREAS DE APROVISIONAMIENTO

Los bancos están organizados en áreas de aprovisionamiento -recogida de alimentos a través de empresas y de campañas o festivales-, distribución -asignación de cantidades y tipos de alimentos a entidades benéficas-, gestión de existencias -recepción de alimentos, conservación y preparación de pedidos- y administración. Un 40% de su aprovisionamiento es propio, es decir, se nutren del Ministerio de Agricultura que proporciona alimento y un 60% de grandes superficies, como Simply, Carrefour o Mercadona.

El voluntariado de los bancos de alimentos está constituido, por lo general, por profesionales jubilados o prejubilados que desarrollan tareas de dirección, contabilidad, almacén, transporte y aprovisionamiento, así como otras de apoyo jurídico y relaciones públicas.

Los bancos integrados en la Federación reciben donaciones de productos y aportaciones materiales de más de 3.000 empresas e instituciones, empresas de logística y transporte, de construcción, entidades financieras, fundaciones y grupos o medios de comunicación, así como de donantes particulares. En 2011, los bancos españoles trabajaron con 7.106 instituciones benéficas de toda España.

Además de las instituciones benéficas, hay más puntos de aprovisionamiento. “Cualquier ciudadano puede contribuir a ayudar, de hecho hay más de 2000 voluntarios de toda España que está con nosotros. No sólo nos ayudan con comida, también nos dan dinero o través de la Operación Kilo”, sentencia Sanz.

Banco Solidario

El Banco Solidario es uno de nuestros proyectos sociales anticrisis más potentes. El concepto es el de una sala o almacén organizado como un supermercado, donde los usuarios del Banco encuentran todos los productos de alimentación, higiene, etc., que necesitan. Las familias beneficiarias acuden a él cada mes, y realizan una “compra” grande: se les surte de un lote de productos en proporción al número de personas que son en cada familia y a sus necesidades especiales (bebés…).

Los productos son los mismos que se encuentran en los hipermercados de calidad que nos patrocinan, y también a menudo, además del carro habitual, podemos repartir a nuestros usuarios donaciones especiales (productos gourmet, cestas de navidad) que recibimos a través de campañas realizadas o de acciones con otras empresas y entidades.

Las cuentas del Banco Solidario están sometidas a auditoría, dentro de las cuentas de la Fundación Mensajeros de la Paz, que son públicas y están registradas oficialmente.

Pueden ser solicitantes de ayuda todas las personas que por cualquier causa atraviesen una situación de necesidad y pobreza, que realicen una petición concreta, especialmente de carácter material, y con una duración determinada en el tiempo.

Todos los casos son examinados y valorados por los técnicos del Banco Solidario de Mensajeros de la Paz. Las ayudas que se ofrecen son productos de alimentación (los correspondientes a una compra con capacidad mensual, cada mes) y de limpieza e higiene para el hogar habitualmente, así como materiales recaudados a través de campañas de Mensajeros de la Paz dirigidas a sus usuarios, como la de recogida de material escolar en septiembre, cestas de Navidad en diciembre, etc.

Además de en la sede del Banco Solidario de Madrid (Ribera de Curtidores, en las oficinas de la Fundación Mensajeros de la Paz), en Madrid los centros familiares (comedores sociales) más grandes tienen su propio banco de alimentos. Para los usuarios del comedor una vez al mes también se reparten alimentos para que puedan cocinar en casa y también para cubrir los desayunos y cenas de toda la semana. En el caso de los no usuarios del servicio de comedor contamos con una bolsa fija de familias a las que facilitamos alimentos, productos de limpieza, etc.

También se realizan pagos de suministros (Banco Invisible), medicamentos y ayudas escolares, así como reparto de billetes de metro para el transporte.

Cada año se reparte una media de 400 toneladas de alimentos y 100 toneladas de productos de higiene y limpieza.

BANCO INVISIBLE

La Fundación Mensajeros de la Paz ante la grave crisis que está atravesando España, continúa contando, entre los diversos recursos anti-crisis puestos en marcha para las familias afectadas, con el Banco Solidario Invisible. Consiste en ayudar a pagar los suministros a familias que, debido a la pérdida de empleo fundamentalmente, se encuentran en una situación económica desfavorable.

Son familias de clase media que han perdido su nivel adquisitivo. Suelen ser personas que no han necesitado nunca de ayudas sociales y, en muchos casos, desconocen dónde acudir para pedir ayuda. Llegan por diferentes cauces, principalmente a través de llamada telefónica por conocimiento de nuestra organización por la web o medios de comunicación.

Este banco es invisible porque de lo que se trata es de ayudar a pagar, eventualmente, los recibos que los usuarios no pueden asumir, de luz, agua, gas… Para evitar, sobre todo, los cortes por impago y permitir que los usuarios utilicen la calefacción en invierno o sus propios electrodomésticos para hacer la colada.

Año de inicio: 2014

Número de beneficiarios: 65 familias

Población destinataria: Familias en desventaja social y en situación de pobreza energética.

Finanzas éticas

Los bancos éticos, tres veces más rentables que la banca tradicional desde la caída de Lehman Brothers

Las épocas de las burbujas y los pingües beneficios financieros se ven ya muy lejanas. Las bolsas nunca recuperaron los niveles anteriores a la caída de Lehman Brothers. La confianza en los mercados se sostiene a base del dinero barato repartido por Mario Draghi. Pero el sector de las finanzas éticas, aquellos bancos que basan su funcionamiento en criterios sociales y ecológicos, parece no inmutarse.

Ese podría ser la principal idea a la que se llega al observar los datos del segundo Informe sobre las finanzas éticas y sostenibles de Europa, elaborado gracias a la cooperación de la fundación española Finanzas Éticas y la fundación italiana Finanza Etica, ambas pertenecientes a la red de Banca Popolare Etica. En dicho informe, presentado ayer en el Parlamento Europeo, se comparan las cifras de crecimiento o rentabilidad de los 23 bancos éticos que existen en Europa, con los 15 bancos de mayor relevancia global que tienen sede en Europa, para los últimos diez años.

Este listado de bancos éticos y sostenibles, entre los que se encuentran la Caixa de Pollença, la italiana Fiare o la holandesa Triodos, han obtenidos unos rendimientos tres veces mayores que los bancos tradicionales en los diez últimos años. Según apunta el informe, la rentabilidad media anual desde el estallido de la crisis financiera es del 3,98%, frente al 1,23% que han obtenido en ese mismo periodo el resto de bancos.

La rentabilidad media anual desde el estallido de la crisis financiera es del 3,98%, frente al 1,23% que han obtenido el resto de bancos

La explicación a esta mayor resiliencia y mejores resultados es debida, según indican, a que los bancos de las finanzas éticas conceden créditos para “el desarrollo de la economía real e invierten en base a criterios sociales y ambientales precisos”, que han demostrado ser especialmente resistentes a la crisis.

Los activos, depósitos, préstamos y el patrimonio neto de los bancos éticos y sostenibles también arrojan unas cifras de crecimiento cercanas al 10% anual. Porcentajes que se diferencian, en mucho, a las del sector financiero general. Por ejemplo, de 2007 a 2017, los activos, y por lo tanto el total de las inversiones, los créditos y la liquidez, de los bancos éticos han crecido una media del 9,66% al año, frente al -1% anual de los bancos tradicionales.

En cuanto a los depósitos, que muestran la confianza de los clientes y el traspaso a este tipo de entidades, entre 2007 y 2017, los bancos éticos han tenido un crecimiento medio anual del 11%. Los bancos tradicionales solo han obtenido crecimientos del 2%.

Bancos que siguen siendo bancos

Tras el estallido de la crisis financiera, se pudo observar cómo la gran parte del negocio de la industria financiera se basaba en la especulación con productos financieros complejos u otras herramientas de inversión. Tras el desplome de dicho negocio y del inmobiliario e hipotecario, los bancos se han lanzado a aumentar de manera desproporcionada las comisiones para sacar gran parte de su beneficio de dicha manera.

La función primaria del sistema bancaria, la canalización del ahorro de un sector de la población en forma de préstamos hacia otra, se ha perdido en gran parte. Pero el informe apunta a que las finanzas éticas siguen apoyando a la economía real mediante préstamos a empresas productivas y no especulativas. En 2017, la concesión de créditos representaba una media de casi el 77% de la actividad total de los bancos éticos y sostenibles. En los bancos tradicionales, esta actividad solo representa el 40,52%. En estos diez años estudiados en el informe, los bancos éticos han tenido un crecimiento medio anual de préstamos del 11% y los bancos tradicionales no han llegado a un 1%.

Fondos responsables

La segunda parte del informe analiza los números de los fondos socialmente responsables: aquellos que invierten en acciones y obligaciones de empresas que cotizan en bolsa, o en títulos de deuda soberana, seleccionados en base a una serie de criterios ambientales y sociales. En Europa, el patrimonio invertido en los fondos éticos best in class, los mejores en cada industria y que adoptan los criterios más rigurosos, entre 2015 y 2017 ha subido una media del 9% al año, rozando los 600.000 millones de euros.

MADRID.- La percepción que tiene la sociedad sobre la banca se ha visto afectada en los últimos tiempos como consecuencia de la situación que ha vivido el sector financiero en nuestro país. Esto ha propiciado una desconfianza hacia los bancos convencionales que ha llevado a que las entidades financieras de la denominada banca ética comenzasen a ver un crecimiento en sus clientes y activos.
Estas entidades se caracterizan por no regirse por la búsqueda del máximo beneficio económico y por evitar la especulación. En su lugar, apuestan por promover principios éticos invirtiendo en economía real y solidaria, es decir, en aquellos proyectos que repercuten positivamente sobre la calidad de vida de las personas y promueven el desarrollo sostenible, siendo transparentes y en algunos casos potenciando la participación de sus usuarios, lo que las convierte en un ejercicio de activismo.
Ser cliente de estos bancos tiene un componente de militancia como ha explicado Juan Garibi, director de la sucursal en España de la italiana Banca Popolare Etica, uno de los dos bancos, junto a la española Fiare, que conformaron la entidad Fiare Banca Etica. Esta entidad es una de las tres más destacadas de la banca ética en España junto a Triodos Bank y Coop 57.
“Quien venga a un banco ético tiene que entender que va a ser razonablemente más incómodo y razonablemente más caro, por tanto o hay un componente de militancia o no funciona”, ha afirmado Garibi al explicar que muchos usuarios manifiestan su desacuerdo con las carencias que tienen estas entidades respecto a los bancos convencionales. Algunos ejemplos de esto serían los costes anuales de las tarjetas de crédito y débito o las distintas comisiones que cobran por unos u otros servicios. A cambio de estos “sacrificios” estos bancos se comprometen a invertir solo en proyectos éticos que promuevan el bienestar social y mejoren la calidad de vida.

Una parte de los clientes que forman parte de estas entidades provienen de militancias en otros ámbitos de la sociedad. El dirigente de la sucursal en España de Banca Popolare Etica aseveraba que, pese a la falta de estudios y análisis, “normalmente, la militancia en finanzas éticas no es la primera militancia de nadie, nadie viene aquí porque ha descubierto que este es el sitio donde cambiar su relación con el entorno. Normalmente quien viene a un banco ético viene de algún otro sitio como la cooperación para el desarrollo, la economía solidaria, la militancia ambiental, la militancia sindical, la militancia feminista, la militancia política…etc”.
El objetivo de Fiare Banca Etica es, según el directivo, “siendo un banco distinto, con criterios distintos, con objetivos distintos y tipos de inversiones diferentes, no dejar de ser un banco posible, elegible por cualquier persona para cubrir sus necesidades básicas. Hasta ahora no lo hemos sido y ese es el salto que hay que dar ahora para responder al momento actual”. Con dos años de vida, al cierre 2015 ya contaban con más de 6.000 clientes en España y 70 millones de euros en activos. Esperan que crezcan en torno a 2.000 clientes y entre 10 y 15 millones de euros al año.
Las dos mayores inversiones realizadas por Fiare Banca Etica han sido dos proyectos de cohousing para mayores realizados en Madrid y en Cuenca, con un valor promedio cada uno de 3 millones de euros. Pero también invierten en proyectos que requieren menor financiación como por ejemplo en una librería especializada en temas feministas y LGTB que solicitó 15.000 euros.
Para determinar cada inversión, las decisiones de inversión se toman en base a dos criterios: el técnico y el ético-social. A los socios les corresponde participar en el segundo y evaluar si tiene sentido invertir en ese proyecto de acuerdo a los principios éticos y los valores de la entidad. Valoran aspectos de la empresa solicitante como la perspectiva de género, la relación con la comunidad, el compromiso con el medioambiente, quiénes son sus proveedores, la participación en su entorno y en redes, cómo distribuyen sus beneficios, la transparencia… Esto, junto a la publicación de quién y cuánto recibe, permite mantener un mecanismo de control sobre las inversiones de Fiare Banca Etica.
Respecto a la financiación política Garibi ha explicado que “no sólo no financiamos partidos políticos, ni siquiera les avalamos para pedir el anticipo del cobro de las subvenciones electorales” y ha señalado que sus clientes pertenecen todo el espectro político. “Son personas comprometidas a remar juntas y juntos para mejorar la sociedad.

“La banca ética no debería ser para todos”

Pese a que ser cliente de la banca ética puede sonar muy bien para el público implicado en contribuir a transformar positivamente la sociedad, Garibi ha explicado que no debería ser para todos o al menos no para aquellos que no estén concienciados de lo que supone ser cliente de una entidad financiera ética.
“A pesar de que el mercado en este momento sería oportuno para un banco ético, hay que ser suficientemente honestos para limitar su crecimiento conscientemente para evitar gente que no es potencial cliente de un banco ético. No todo el mundo lee cualquier periódico, no todo el mundo puede entrar a cualquier banco” a lo que ha añadido que “muchas personas reclaman los mismos servicios o condiciones que un banco convencional y no comprenden que esto no es lo mismo pero en limpio. Eso es más una justificación y una limpieza de conciencia que una apuesta de fondo. La Banca ética no es para todos, no debería ser para todos”.

3. La banca ética, una realidad en nuestro país

Las principales entidades de banca ética en Catalunya son:
· Triodos Bank: De origen holandés, Triodos Bank es el primer banco ético que se instaló en España; en el año 2004, cuando ya era un referente de la banca ética europea. Centra sus inversiones, fundamentadas en criterios éticos, en tres ámbitos: el cultural (medioambiental y ecologico), el social y el de cooperación para el desarrollo. Entre sus productos, podemos encontrar cuentas corrientes, banca online, tarjetas de débito y crédito y la ecohipoteca.


· Fiare Banca Etica: Fiare Banca Ética es un banco cooperativo que ofrece operativa bancaria online y servicios financieros básicos como tarjetas de débito o cuentas de ahorro. Así mismo, financiamiento a actividades economicas con un impacto social positivo, siendo una opción para todos aquellos que quieran que sus ahorros se dediquen a proyectos afines con sus principios, siempre partiendo de los valores del cooperativismo. Fiare Banca Ética también cuenta con una base social creciente de personas, ONG’S y cooperativas que participan activamente en el proyecto.


· Oikocredit: Es una cooperativa mundial no bancaria que finanza proyectos en las zonas más pobres del mundo. Concede préstamos a proyectos producitvos que den trabajo e ingresos a los más desfavorecidos, fomenten la promoción de la mujer y garanticen el respeto al medio ambiente. Se especializa en los sectores de finanzas inclusivas, agricultura sostenible y energías renovables en países de América Latina, África y Asia.

· Coop57: Esta entidad no bancaria nace cuando un colectivo de trabajadores despedidos decide poner gran parte de su indemnización al servicio de la creación de cooperativas. Desde entonces ha crecido y actualmente ofrece servicios financieros en el conjunto de la economia solidaria siguiendo principios de banca ética. Sus recursos se destinan a préstamos para proyectos de economía social que promuevan la ocupación, el cooperativismo, el asociacionismo y la sostenibilidad. En estos momentos los recursos propios de Coop57 provienen de aportaciones de las entidades socias y de contribuciones personales de socios y socias.


Tamibén existe otra entidad de finaciamiento ético, no bancaria, basada en donativos:

· Acció Solidària contra l’Atur (ASCA): Desde el año 1981 concede microcréditos con la finalidad de apoyar personas que a causa del paro se encuentran en una situación límite. Pretenden ayudar a la gente que se encuentra en el paro y quiere salir de su situación mediante proyectos de auto-ocupación, a partir de un programa de ayudas puntuales, ayudas en procesos de inserción laboral, fondos Sociales y microcréditos para entidades y auto-ocupación. A diferencia de las otro cuatro entidades, Acció Solidària contra l’Atur funciona gracias a donativos y no en base a dipósitos o inversión ética.

Que es?

La banca alternativa es el conjunto de entidades intermediarias financieras cuya oferta de servicios no está condicionado exclusivamente al criterio de la rentabilidad-riesgo, sus servicios se basan en principios alternativos, de cooperación y sostenibles, son responsables gestionando el dinero de sus clientes, su estructura de gobierno está fundamentada en la participación cooperativa. La denominación más común de este tipo de entidades financieras es la Banca ética, un nombre controvertido por dos razones: En primer lugar la etiqueta genérica de Banca ética, que da a entender que la banca tradicional, actúa en contra de la ética y la otra, la dificultad de ser objetivos, pues lo ético hace que esta definición también sea objeto de cierta crítica desde dentro del movimiento. A pesar de esto, el nombre de Banca ética es el más aceptado popularmente y el que más se usa.

Como funciona?

Los proyectos de Banca ética se basan en una gestión totalmente transparente, en fomentar una economía real, para fomentar beneficios medioambientales y generar servicios priorizando el comercio justo y la ayuda social entre otros. Los gestores de dicha banca analizan siguiendo rigurosos criterios sus carteras de inversión y solo conceden créditos bancarios a empresas o particulares que cumplan estos rigurosos criterios de sostenibilidad, beneficio social y medeioambiental.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *