Aminexil o minoxidil

Es importante resaltar que la pérdida de cabello se conoce como alopecia y se expone en diversas formas. Entre las más comunes podemos observar:

  • Alopecia calvicie
  • Alopecia cicatricial
  • Alopecia areata

Tipos de tratamientos antiácida

Existe en el mercado una variedad de tratamientos para controlar y evitar la caída del cabello. Entre ellos podemos encontrar:

  1. Minoxidol: es un vasodilatador que se utiliza para el crecimiento del cabello ayudando a dilatar los vasos sanguíneos capilares. Se presenta de forma tópica mediante un tónico que se aplica directo al cabello.
  2. Finasterida: Es un fármaco capaz de prevenir los efectos biológicos de las hormonas sexuales masculinas. Es el tratamientos más usado en los hombres para la para evitar la caída del cabello. Se consume oralmente.

Para muchas personas el transplante de cabello es uno de los tratamientos más efectivo y consiste en una cirugía estética capilar donde se toma una muestra de otra parte del cuerpo donde haya crecimiento de cabello y se coloca en la zona afectada

¿Sabías que el 83% de la población española tiene algún tipo de problema capilar? Falta de densidad, caspa, cabello seco, exceso de grasa… pero entre ellos el que más preocupa, sin duda, es la caída del cabello. La alopecia es padecida por muchos y temida por otros, ya que el pelo constituye una de las partes más visibles e importantes para nuestra imagen.

La alopecia androgenética es la causa más común para la calvicie, pero la pérdida de cabello puede deberse a muchos motivos, como el cambio de estación -la llegada del otoño es un momento crítico-, el estrés o los antecedentes familiares. No es un problema exclusivamente masculino: también sufren esta preocupación. «En el caso de los hombres, esta caída suele estar más relacionada con la alopecia hereditaria», explica Mercedes Abarquero, Responsable Científica de los Laboratorios Vichy: «En las mujeres, está más relacionada con la caída estacional o los cambios hormonales, bien sea una caída post parto, la menopausia…».

VER GALERÍA

La experta explica cuáles son los factores desencadenantes más comunes a hombres y a mujeres: «antecedentes familiares, déficits de vitaminas, niveles bajos de hierro o anemias y situaciones de estrés, entre otros». Está claro que las causas son muchas y muy variadas para la caída del cabello, pero ¿es posible frenarla?

La respuesta que Vichy propone a esta pregunta es el tratamiento capilar intensivo anticaída triple acción en ampollas DERCOS AMINEXIL PRO, disponible para hombres y para mujeres, y el CHAMPÚ DERCOS ESTIMULANTE de uso frecuente. Ambos contienen Aminexil, la molécula anticaída de referencia, para reforzar el anclaje del cabello al cuero cabelludo. También contienen SP94, para construir una fibra capilar resistente, y Arginina, que junto con el aplicador efecto masaje de las ampollas estimula la microcirculación del cuero cabelludo.

VER GALERÍA

Comprometidos con el cuidado de tu cabello
Si tienes dudas sobre el cuidado de tu cabello y sobre cómo afrontar tus problemas capilares, tras más de 40 años de investigación en este campo Vichy Dercos ha desarrollado la 1ª CAMPAÑA NACIONAL DE CUIDADO CAPILAR. Una práctica iniciativa con la que se pretende dar respuesta a las dudas de la población sobre su pelo y los problemas que puede padecer, desde caída a falta de densidad, pasando por caspa, cuero cabelludo sensible, cabello seco o cabello graso.

¿En qué consiste? Se trata de un programa completo avalado por profesionales de la salud, farmacéuticos y dermatólogos, cuyo objetivo es que cada persona pueda acceder a un diagnóstico capilar experto y profesional. Para ello, la firma cuenta con una dermatóloga online, la Dra. Cristina Serrano, disponible en su página web desde el 1 de Septiembre al 31 de Octubre para solucionar cualquier consulta capilar en un plazo máximo de 72 horas. La campaña cuenta con farmacias colaboradoras donde también puedes realizarte el diagnóstico. ¡Aprovecha la oportunidad!

Combate la caída de tu cabello con Aminexil de Kerastase

Hoy os traemos desde KeGlamour el tratamiento anti-caída por excelencia, Aminexil de Kerastase. Existen muchísimos tratamientos que frenan la pérdida de cabello pero despues de muchas pruebas y opiniones llegamos a una conclusión, el que verdaderamente funciona es Aminexil de Kerastase. ¿por què pensamos esto? Pues por varios motivos. La marca Kerastase habla por si sola de calidad, además de estar respaldada por Loreal, por los avances tecnológicos que han evolucionado la ampolla Aminexil y por último y lo más importante, porque los consumidores compran, la prueban y repiten.

¿Cómo funciona?

Existen dos tratamientos, un tratamiento Kerastase puntual de 20 ampollas y otro tratamiento Kerastase intensivo de 42. Los dos tratamientos vienen con el Champú Bain Prevention de Kerastase de regalo para realizar un ritual completo de anti-caída. El tratamiento completo tiene una duración de 6 semanas, lo que significa que tienes que usar aminexil sobre el cuero cabelludo durante cuarenta y dos días. Primero procederemos al lavado del cabello con Bain Prevention de Kerastase. Despues aclaramos, secamos con toalla y aplicamos la ampolla aminexil. La aplicación es tan sencilla como incorporar el aplicador a la ampolla, esparcirla poco a poco sobre el cuero cabelludo y realizar un suave masaje con la yema de los dedos Una simple aplicación y un suave masaje capilar. Del resto se encargan los ingredientes activos. ¿No crees que es interesante probarlo?

El tratamiento anti-caída se diferencia por fases de pérdida de pelo a corto plazo o largo plazo. En las ocasiones en las que la caída del cabello es producida por estrés, medicación, embarazo o procesos externos con el uso de un tratamiento es suficiente. Aminexil Kerastase va a proporcionar los nutrientes necesarios para que tu cabello sea reparado y sustituido.

En otras situaciones no interviene el embarazo, pero las situaciones por las que atraviesa el cuero cabelludo son similares. Épocas de estrés laboral, exámenes, problemas familiares y otras circunstancias pueden acarrear merma de tono y un incremento en la caída del cabello. Al igual que en la situación anterior, es en estos casos en donde es recomendable usar una vez al año Aminexil Kerastase.

Cuando se trata de pérdida de largo plazo, el cabello adelgaza gradualmente. Puede ser debido a múltiples factores. Genes, alimentación, factores, clima, hormonales, etc. Hay muchos factores que afectan directamente a la salud del cuero cabelludo y los folículos pero lo que está claro, es que cuando el pelo flojea y pierde grosor es mejor usar Aminexil dos veces al año.

Los folículos pilosos sufren durante más tiempo, y un único tratamiento suele ser suficiente para fomentar el aumento de la masa capilar, dos estimulan y mejoran el grosor desde los folículos hasta las puntas. Dado que el cuero cabelludo está padeciendo más estrés durante un periodo prolongado, es conveniente aportar más nutrientes para ayudar y reforzar el crecimiento del cabello. De este modo se barren los síntomas de calvicie.

Treating female pattern hair loss

Noticeable hair loss in women can be deeply distressing. Here are some medical treatments that may help.

Updated: November 14, 2018Published: June, 2009

About one-third of women experience hair loss (alopecia) at some time in their lives; among postmenopausal women, as many as two-thirds suffer hair thinning or bald spots. Hair loss in women often has a greater impact than hair loss does on men w, because it’s less socially acceptable for them. Alopecia can severely affect a woman’s emotional well-being and quality of life.

The main type of hair loss in women is the same as it is men. It’s called androgenetic alopecia, or female (or male) pattern hair loss. In men, hair loss usually begins above the temples, and the receding hairline eventually forms a characteristic «M» shape; hair at the top of the head also thins, often progressing to baldness. In women, androgenetic alopecia begins with gradual thinning at the part line, followed by increasing diffuse hair loss radiating from the top of the head. A woman’s hairline rarely recedes, and women rarely become bald.

There are many potential causes of hair loss in women , including medical conditions, medications, and physical or emotional stress. If you notice unusual hair loss of any kind, it’s important to see your primary care provider or a dermatologist, to determine the cause and appropriate treatment. You may also want to ask your clinician for a referral to a therapist or support group to address emotional difficulties. Hair loss in women can be frustrating, but recent years have seen an increase in resources for coping with the problem.

Patterns of female hair loss

Clinicians use the Ludwig Classification to describe female pattern hair loss. Type I is minimal thinning that can be camouflaged with hair styling techniques. Type II is characterized by decreased volume and noticeable widening of the mid-line part. Type III describes diffuse thinning, with a see-through appearance on the top of the scalp.

What is androgenetic alopecia?

Almost every woman eventually develops some degree of female pattern hair loss. It can start any time after the onset of puberty, but women tend to first notice it around menopause, when hair loss typically increases. The risk rises with age, and it’s higher for women with a history of hair loss on either side of the family.

As the name suggests, androgenetic alopecia involves the action of the hormones called androgens, which are essential for normal male sexual development and have other important functions in both sexes, including sex drive and regulation of hair growth. The condition may be inherited and involve several different genes. It can also result from an underlying endocrine condition, such as overproduction of androgen or an androgen-secreting tumor on the ovary, pituitary, or adrenal gland. In either case, the alopecia is likely related to increased androgen activity. But unlike androgenetic alopecia in men, in women the precise role of androgens is harder to determine. On the chance that an androgen-secreting tumor is involved, it’s important to measure androgen levels in women with clear female pattern hair loss.

In either sex, hair loss from androgenetic alopecia occurs because of a genetically determined shortening of anagen, a hair’s growing phase, and a lengthening of the time between the shedding of a hair and the start of a new anagen phase. (See «Life cycle of a hair.») That means it takes longer for hair to start growing back after it is shed in the course of the normal growth cycle. The hair follicle itself also changes, shrinking and producing a shorter, thinner hair shaft — a process called «follicular miniaturization.» As a result, thicker, pigmented, longer-lived «terminal» hairs are replaced by shorter, thinner, non-pigmented hairs called «vellus.»

Life cycle of a hair

Each hair develops from a follicle — a narrow pocket in the skin — and goes through three phases of growth. Anagen (A), the active growth phase, lasts two to seven years. Catagen (B), the transition phase, lasts about two weeks. During this phase, the hair shaft moves upward toward the skin’s surface, and the dermal papilla (the structure that nourishes cells that give rise to hair) begins to separate from the follicle. Telogen (C), the resting phase, lasts around three months and culminates in the shedding of the hair shaft.

A clinician diagnoses female pattern hair loss by taking a medical history and examining the scalp. She or he will observe the pattern of hair loss, check for signs of inflammation or infection, and possibly order blood tests to investigate other possible causes of hair loss, including hyperthyroidism, hypothyroidism, and iron deficiency. Unless there are signs of excess androgen activity (such as menstrual irregularities, acne, and unwanted hair growth), a hormonal evaluation is usually unnecessary.

Hair loss treatment for women

Medications are the most common treatment for hair loss in women. They include the following:

Minoxidil (Rogaine, generic versions). This drug was initially introduced as a treatment for high blood pressure, but people who took it noticed that they were growing hair in places where they had lost it. Research studies confirmed that minoxidil applied directly to the scalp could stimulate hair growth. As a result of the studies, the FDA originally approved over-the-counter 2% minoxidil to treat hair loss in women. Since then a 5% solution has also become available when a stronger solution is need for a woman’s hair loss.

Clearly, minoxidil is not a miracle drug. While it can produce some new growth of fine hair in some — not all — women, it can’t restore the full density of the lost hair. It’s not a quick fix, either for hair loss in women . You won’t see results until you use the drug for at least two months. The effect often peaks at around four months, but it could take longer, so plan on a trial of six to 12 months. If minoxidil works for you, you’ll need to keep using it to maintain those results. If you stop, you’ll start to lose hair again.

How to use minoxidil: Be sure that your hair and scalp are dry. Using the dropper or spray pump that’s provided with the over-the-counter solution, apply it twice daily to every area where your hair is thinning. Gently massage it into the scalp with your fingers so it can reach the hair follicles. Then air-dry your hair, wash your hands thoroughly, and wash off any solution that has dripped onto your forehead or face. Don’t shampoo for at least four hours afterwards.

Some women find that the minoxidil solution leaves a deposit that dries and irritates their scalp. This irritation, called contact dermatitis, is probably caused not by the minoxidil itself, but rather by the alcohol that is included to facilitate drying.

Side effects and concerns: Minoxidil is safe, but it can have unpleasant side effects even apart from the alcohol-related skin irritation. Sometimes the new hair differs in color and texture from surrounding hair. Another risk is hypertrichosis — excessive hair growth in the wrong places, such as the cheeks or forehead. (This problem is more likely with the stronger 5% solution.)

Because the patent on Rogaine (the brand-name version of minoxidil) has expired, many generic products are available. They all contain the same amount of minoxidil, but some include additional ingredients, such as herbal extracts, which might trigger allergic reactions.

Anti-androgens. Androgens include testosterone and other «male» hormones, which can accelerate hair loss in women. Some women who don’t respond to minoxidil may benefit from the addition of the anti-androgen drug spironolactone (Aldactone) for treatment of androgenic alopecia. This is especially true for women with polycystic ovary syndrome (PCOS) because they tend to make excess androgens. Doctors will usually prescribe spironolactone together with an oral contraceptive for women of reproductive age. (A woman taking one of these drugs should not become pregnant because they can cause genital abnormalities in a male fetus.) Possible side effects include weight gain, loss of libido, depression, and fatigue.

Iron supplements. Iron deficiency could be a cause of hair loss in some women . Your doctor may test your blood iron level, particularly if you’re a vegetarian, have a history of anemia, or have heavy menstrual bleeding. If you do have iron deficiency, you will need to take a supplement and it may stop your hair loss. However, if your iron level is normal, taking extra iron will only cause side effects, such as stomach upset and constipation.

Hair transplantation

Hair transplantation, a procedure used in the United States since the 1950s to treat androgenic alopecia, involves removing a strip of scalp from the back of the head and using it to fill in a bald patch. Today, 90% of hair-transplant surgeons use a technique called follicular unit transplantation, which was introduced in the mid-1990s.

During this procedure, surgeons remove a narrow strip of scalp and divide it into hundreds of tiny grafts, each containing just a few hairs. Each graft is planted in a slit in the scalp created by a blade or needle in the area of missing hair. Hair grows naturally this way, in small clusters of one to four follicles, called follicular units. As a result, the graft looks better than the larger «plugs» associated with hair transplants of yesteryear.

Disclaimer:
As a service to our readers, Harvard Health Publishing provides access to our library of archived content. Please note the date of last review on all articles. No content on this site, regardless of date, should ever be used as a substitute for direct medical advice from your doctor or other qualified clinician.

Evidence‐based (S3) guideline for the treatment of androgenetic alopecia in women and in men – short version

  • 1Kanti V, Messenger A, Dobos G et al. S3 ‐ European dermatology forum guideline for the treatment of androgenetic alopecia in women and in men 2017. URL (last accessed 19.10.2017).
  • 2Blumeyer A, Tosti A, Messenger A et al. Evidence‐based (S3) guideline for the treatment of androgenetic alopecia in women and in men. J Dtsch Dermatol Ges 2011; 9: S1– S57.
  • 3Roenigk HH Jr, Pepper E, Kuruvilla S. Topical minoxidil therapy for hereditary male pattern alopecia. Cutis 1987; 39: 337– 342.
  • 4Olsen EA, DeLong ER, Weiner MS. Long‐term follow‐up of men with male pattern baldness treated with topical minoxidil. J Am Acad Dermatol 1987; 16: 688– 695.
  • 5Montagnani A, Bardazzi F. Open not controlled clinical study on 2% topical minoxidil solution in the treatment of patients with androgenetic alopecia. Dermatol Clin 1990; 10: 47– 49.
  • 6Olsen EA, Weiner MS, Amara IA et al. Five‐year follow‐up of men with androgenetic alopecia treated with topical minoxidil. J Am Acad Dermatol 1990; 22: 643– 646.
  • 7Karam P. Topical minoxidil therapy for androgenic alopecia in the Middle East. The Middle‐Eastern Topical Minoxidil Study Group. Int J Dermatol 1993; 32: 763– 766.
  • 8Kanti V, Hillmann K, Kottner J et al. Effect of minoxidil topical foam on frontotemporal and vertex androgenetic alopecia in men: a 104‐week open‐label clinical trial. J Eur Acad Dermatol Venereol 2015.
  • 9Olsen EA, Whiting D, Bergfeld W et al. A multicenter, randomized, placebo‐controlled, double‐blind clinical trial of a novel formulation of 5% minoxidil topical foam versus placebo in the treatment of androgenetic alopecia in men. J Am Acad Dermatol 2007; 57: 767– 774.
  • 10Califano A, Virgili A, Caputo R et al. 2% Minoxidil topical solution in the treatment of alopecia androgenetica. A controlled clinical study. G Ital Dermatol Venereol 1991; 126: V– X.
  • 11Anderson CD, Hansted B, Abdallah MA et al. Topical minoxidil in androgenetic alopecia. Scandinavian and Middle East experience. Int J Dermatol 1988; 27: 447– 451.
  • 12Dutree M, Nieboer C, Koedijk FHJ et al. Treatment of male pattern alopecia using topical minoxidil in The Netherlands. Int J Dermatol 1988; 27: 435– 440.
  • 13Petzoldt D, Borelli S, Braun‐Falco O et al. The German double‐blind placebo‐controlled evaluation of topical minoxidil solution in the treatment of early male pattern baldness. Int J Dermatol 1988; 27: 430– 434.
  • 14Olsen EA, DeLong ER, Weiner MS. Dose‐response study of topical minoxidil in male pattern baldness. J Am Acad Dermatol 1986; 15: 30– 37.
  • 15Shupack JL, Kassimir JJ, Thirumoorthy T et al. Dose‐response study of topical minoxidil in male pattern alopecia. J Am Acad Dermatol 1987; 16: 673– 676.
  • 16Olsen EA, Dunlap FE, Funicella T et al. A randomized clinical trial of 5% topical minoxidil versus 2% topical minoxidil and placebo in the treatment of androgenetic alopecia in men. J Am Acad Dermatol 2002; 47: 377– 385.
  • 17Civatte J, Laux B, Simpson NB et al. 2% topical minoxidil solution in male‐pattern baldness: preliminary European results. Dermatologica 1987; 175: 42– 49.
  • 18Lopez‐Bran E, Robledo A, Aspiolea F et al. Multicenter comparative study of the efficacy of topical 2% minoxidil (Regaine) versus placebo in the treatment of male baldness. Adv Ther 1990; 7: 159– 168.
  • 19Civatte J, Degreef H, Dockx P et al. Topical 2% minoxidil solution in male pattern alopecia: the initial european experience. Int J Dermatol 1988; 27: 424– 429.
  • 20Alanis A, Barbara F, Meurehg C et al. Double‐blind comparison of 2% topical minoxidil and placebo in early male pattern baldness. Curr Ther Res Clin Exp 1991; 49: 723– 730.
  • 21Piepkorn MW, Weidner M. Comparable efficacy of 2% minoxidil gel and solution formulations in the treatment of male pattern alopecia. J Am Acad Dermatol 1988; 18: 1059– 1062.
  • 22Olsen EA, Weiner MS, Delong ER et al. Topical minoxidil in early male pattern baldness. J Am Acad Dermatol 1985; 13: 185– 192.
  • 23Savin RC. Use of topical minoxidil in the treatment of male pattern baldness. J Am Acad Dermatol 1987; 16: 696– 704.
  • 24Katz HI, Hien NT, Prawer SE et al. Long‐term efficacy of topical minoxidil in male pattern baldness. J Am Acad Dermatol 1987; 16: 711– 718.
  • 25De‐Villez RL. Androgenetic alopecia treated with topical minoxidil. J Am Acad Dermatol 1987; 16: 669– 672.
  • 26Koperski JA, Orenberg EK, Wilkinson DI. Topical minoxidil therapy for androgenetic alopecia. A 30‐month study. Arch Dermatol 1987; 123: 1483– 1487.
  • 27Kreindler TG. Topical minoxidil in early androgenetic alopecia. J Am Acad Dermatol 1987; 16: 718– 724.
  • 28Connors TJ, Cooke DE, De‐Launey WE et al. Australian trial of topical minoxidil and placebo in early male pattern baldness. Australas J Dermatol 1990; 31: 17– 25.
  • 29Price VH, Menefee E, Strauss PC. Changes in hair weight and hair count in men with androgenetic alopecia, after application of 5% and 2% topical minoxidil, placebo, or no treatment. J Am Acad Dermatol 1999; 41: 717– 721.
  • 30Hillmann K, Garcia Bartels N, Stroux A et al. Investigator‐initiated double‐blind, two‐armed, placebo‐controlled, randomized clinical trial with an open‐label extension phase, to investigate the efficacy of 5% Minoxidil topical foam twice daily in men with androgenetic alopecia in the fronto‐temporal and vertex regions regarding hair volume over 24/52 weeks. J Investig Dermatol 2013; 133: 1400.
  • 31Rietschel RL, Duncan SH. Safety and efficacy of topical minoxidil in the management of androgenetic alopecia. J Am Acad Dermatol 1987; 16: 677– 685.
  • 32Roberts JL. Androgenetic alopecia: treatment results with topical minoxidil. J Am Acad Dermatol 1987; 16: 705– 710.
  • 33Gassmueller J, Hoffmann R, Webster A. Topical fulvestrant solution has no effect on male and postmenopausal female androgenetic alopecia: results from two randomized, proof‐of‐concept studies. Br J Dermatol 2008; 158: 109– 115.
  • 34Arca E, Acikgoz G, Tastan HB et al. An open, randomized, comparative study of oral finasteride and 5% topical minoxidil in male androgenetic alopecia. Dermatology 2004; 209: 117– 125.
  • 35Saraswat A, Kumar B. Minoxidil vs finasteride in the treatment of men with androgenetic alopecia. Arch Dermatol 2003; 139: 1219– 1221.
  • 36Berger RS, Fu JL, Smiles KA et al. The effects of minoxidil, 1% pyrithione zinc and a combination of both on hair density: a randomized controlled trial. Br J Dermatol 2003; 149: 354– 362.
  • 37Reygagne P, Assouly P, Catoni I et al. Male androgenic alopecia. Randomized trial versus 2% minoxidil. Nouvelles Dermatol 1997; 16: 59– 63.
  • 38Khandpur S, Suman M, Reddy BS. Comparative efficacy of various treatment regimens for androgenetic alopecia in men. J Dermatol 2002; 29: 489– 498.
  • 39Panahi Y, Taghizadeh M, Marzony ET et al. Rosemary oil vs minoxidil 2% for the treatment of androgenetic alopecia: a randomized comparative trial. SKINmed 2015; 13: 15– 21.
  • 40Shin HS, Won CH, Lee SH et al. Efficacy of 5% minoxidil versus combined 5% minoxidil and 0.01% tretinoin for male pattern hair loss: a randomized, double‐blind, comparative clinical trial. Am J Clin Dermatol 2007; 8: 285– 290.
  • 41Tanglertsampan C. Efficacy and safety of 3% minoxidil versus combined 3% minoxidil / 0.1% finasteride in male pattern hair loss: a randomized, double‐blind, comparative study. J Med Assoc Thai 2012; 95: 1312– 1316.
  • 42Dhurat R, Sukesh M, Avhad G et al. A randomized evaluator blinded study of effect of microneedling in androgenetic alopecia: a pilot study. Int J Trichol 2013; 5: 6– 11.
  • 43Sakr FM, Gado AM, Mohammed HR et al. Preparation and evaluation of a multimodal minoxidil microemulsion versus minoxidil alone in the treatment of androgenic alopecia of mixed etiology: a pilot study. Drug Des Devel Ther 2013; 7: 413– 423.
  • 44Hu R, Xu F, Sheng Y et al. Combined treatment with oral finasteride and topical minoxidil in male androgenetic alopecia: a randomized and comparative study in Chinese patients. Dermatol Ther 2015; 28: 303– 308.
  • 45Bazzano GS, Terezakis N, Galen W. Topical tretinoin for hair growth promotion. J Am Acad Dermatol 1986; 15: 880– 883.
  • 46Pazoki‐Toroudi H, Babakoohi S, Nilforoushzadeh MA et al. Therapeutic effects of minoxidil high extra combination therapy in patients with androgenetic alopecia. SKINmed 2012; 10: 276– 282.
  • 47Lueangarun S, Panchaprateep R, Tempark T et al. Efficacy and safety of oral minoxidil 5 mg daily during 24‐week treatment in male androgenetic alopecia. J Am Acad Dermatol 2015; 72: Ab113– Ab.
  • 48Piraccini B, Starace M, Alessandrini A et al. . G Ital Dermatol Venereol 2011; 146: 1– 8.
  • 49Tsuboi R, Arano O, Nishikawa T et al. Randomized clinical trial comparing 5% and 1% topical minoxidil for the treatment of androgenetic alopecia in Japanese men. J Dermatol 2009; 36: 437– 446.
  • 50Faghihi G, Iraji F, Harandi MR et al. Comparison of the efficacy of topical minoxidil 5% and adenosine 0.75% solutions on male androgenetic alopecia and measuring patient satisfaction rate. Acta Dermatovenerol Croat 2013; 21: 155– 159.
  • 51Pumthong G, Asawanonda P, Varothai S et al. Curcuma aeruginosa, a novel botanically derived 5alpha‐reductase inhibitor in the treatment of male‐pattern baldness: a multicenter, randomized, double‐blind, placebo‐controlled study. J Dermatol Treat 2012; 23: 385– 392.
  • 52Blume‐Peytavi U, Kunte C, Krisp A et al. Comparison of the efficacy and safety of topical minoxidil and topical alfatradiol in the treatment of androgenetic alopecia in women. J Dtsch Dermatol Ges 2007; 5: 391– 395.
  • 53DeVillez RL, Jacobs JP, Szpunar CA et al. Androgenetic alopecia in the female. Treatment with 2% topical minoxidil solution. Arch Dermatol 1994; 130: 303– 307.
  • 54Jacobs JP, Szpunar CA, Warner ML. Use of topical minoxidil therapy for androgenetic alopecia in women. Int J Dermatol 1993; 32: 758– 762.
  • 55Lucky AW, Piacquadio DJ, Ditre CM et al. A randomized, placebo‐controlled trial of 5% and 2% topical minoxidil solutions in the treatment of female pattern hair loss. J Am Acad Dermatol 2004; 50: 541– 553.
  • 56Olsen EA. Topical minoxidil in the treatment of androgenetic alopecia in women. Cutis 1991; 48: 243– 248.
  • 57Tsuboi R, Tanaka T, Nishikawa T et al. A randomized, placebo‐controlled trial of 1% topical minoxidil solution in the treatment of androgenetic alopecia in Japanese women. Eur J Dermatol 2007; 17: 37– 44.
  • 58Vexiau P, Chaspoux C, Boudou P et al. Effects of minoxidil 2% vs. cyproterone acetate treatment on female androgenetic alopecia: a controlled, 12‐month randomized trial. Br J Dermatol 2002; 146: 992– 999.
  • 59Whiting DA, Jacobson C. Treatment of female androgenetic alopecia with minoxidil 2%. Int J Dermatol 1992; 31: 800– 804.
  • 60Sheng Y, Rui W, Xu F et al. A randomized controlled clinical study on 2% and 5% topical minoxidil solution in the treatment of female pattern hair loss. J Clin Dermatol 2014; 43: 3– 5.
  • 61Bergfeld W, Washenik K, Callender V et al. A phase III, multicenter, parallel‐design clinical trial to compare the efficacy and safety of 5% minoxidil foam versus vehicle in women with female pattern hair loss. J Drugs Dermatol 2016; 15: 874– 881.
  • 62Blume‐Peytavi U, Shapiro J, Messenger AG et al. Efficacy and safety of once‐daily minoxidil foam 5% versus twice‐daily minoxidil solution 2% in female pattern hair loss: a phase III, randomized, investigator‐blinded study. J Drugs Dermatol 2016; 15: 883– 889.
  • 63Blume‐Peytavi U, Hillmann K, Dietz E et al. A randomized, single‐blind trial of 5% minoxidil foam once daily versus 2% minoxidil solution twice daily in the treatment of androgenetic alopecia in women. J Am Acad Dermatol 2011; 65: e1.
  • 64Ryu HJ, Yoo MG, Son SW. The efficacy of 3% minoxidil vs. combined 3% minoxidil and Korean red ginseng in treating female pattern alopecia. Int J Dermatol 2014; 53: e340– e342.
  • 65Trüeb R, Gadzhigoroeva AG, Kubanov AA et al. Superiority of combination treatment over monotherapy for female alopecia. In: 8th World Congress for Hair Research. Jeju Island, South Korea, 2014.
  • 66Kapadia N, Borhany T, Khalid G et al. Systemic cyproterone acetate and 5% minoxidil topical in the treatment of female pattern hair loss. J Pak Assoc Dermatol 2009; 19: 216– 219.
  • 67Yoshitake T, Takeda A, Ohki K et al. Five‐year efficacy of finasteride in 801 Japanese men with androgenetic alopecia. J Dermatol 2015; 42: 735– 738.
  • 68Brenner S, Matz H. Improvement in androgenetic alopecia in 53‐76‐year‐old men using oral finasteride. Int J Dermatol 1999; 38: 928– 930.
  • 69Kaufman KD, Olsen EA, Whiting D et al. Finasteride in the treatment of men with androgenetic alopecia. Finasteride Male Pattern Hair Loss Study Group. J Am Acad Dermatol 1998; 39: 578– 589.
  • 70Kawashima M, Hayashi N, Igarashi A et al. Finasteride in the treatment of Japanese men with male pattern hair loss. Eur J Dermatol 2004; 14: 247– 254.
  • 71Olsen EA, Hordinsky M, Whiting D et al. The importance of dual 5alpha‐reductase inhibition in the treatment of male pattern hair loss: results of a randomized placebo‐controlled study of dutasteride versus finasteride. J Am Acad Dermatol 2006; 55: 1014– 1023.
  • 72Price VH, Menefee E, Sanchez M et al. Changes in hair weight and hair count in men with androgenetic alopecia after treatment with finasteride, 1 mg, daily. J Am Acad Dermatol 2002; 46: 517– 523.
  • 73Price VH, Menefee E, Sanchez M et al. Changes in hair weight in men with androgenetic alopecia after treatment with finasteride (1 mg daily): three‐ and 4‐year results. J Am Acad Dermatol 2006; 55: 71– 74.
  • 74Roberts JL, Fiedler V, Imperato‐McGinley J et al. Clinical dose ranging studies with finasteride, a type 2 5alpha‐reductase inhibitor, in men with male pattern hair loss. J Am Acad Dermatol 1999; 41: 555– 563.
  • 75Stough DB, Rao NA, Kaufman KD et al. Finasteride improves male pattern hair loss in a randomized study in identical twins. Eur J Dermatol 2002; 12: 32– 37.
  • 76Trueb RM, Itin P. Fotografische Dokumentation der Wirksamkeit von 1 mg oralem Finasterid in der Behandlung der androgenetischen Alopezie des Mannes im Praxisalltag in der Schweiz. Schweiz Rundsch Med Prax 2001; 90: 2087– 2093.
  • 77Van‐Neste D, Fuh V, Sanchez‐Pedreno P et al. Finasteride increases anagen hair in men with androgenetic alopecia. Br J Dermatol 2000; 143: 804– 810.
  • 78Leyden J, Dunlap F, Miller B et al. Finasteride in the treatment of men with frontal male pattern hair loss. J Am Acad Dermatol 1999; 40: 930– 937.
  • 79Whiting DA, Waldstreicher J, Sanchez M et al. Measuring reversal of hair miniaturization in androgenetic alopecia by follicular counts in horizontal sections of serial scalp biopsies: results of finasteride 1 mg treatment of men and postmenopausal women. J Investig Dermatol. The Symposium proceedings the Society for Investigative Dermatology, Inc European Society for Dermatological Research 1999; 4: 282– 284.
  • 80Whiting DA, Olsen EA, Savin R et al. Efficacy and tolerability of finasteride 1 mg in men aged 41 to 60 years with male pattern hair loss. Eur J Dermatol 2003; 13: 150– 160.
  • 81Leavitt M, Perez‐Meza D, Rao NA et al. Effects of finasteride (1 mg) on hair transplant. Dermatol Surg 2005; 31: 1268– 1276.
  • 82Kaufman KD. Long‐term (5‐year) multinational experience with finasteride 1 mg in the treatment of men with androgenetic alopecia. Eur J Dermatol 2002; 12: 38– 49.
  • 83Sato A, Takeda A. Evaluation of efficacy and safety of finasteride 1 mg in 3177 Japanese men with androgenetic alopecia. J Dermatol 2012; 39: 27– 32.
  • 84Rossi A, Cantisani C, Scarno M et al. Finasteride, 1 mg daily administration on male androgenetic alopecia in different age groups: 10‐year follow‐up. Dermatol Ther 2011; 24: 455– 461.
  • 85Hajheydari Z, Akbari J, Saeedi M et al. Comparing the therapeutic effects of finasteride gel and tablet in treatment of the androgenetic alopecia. Indian J Dermatol Venereol Leprol 2009; 75: 47– 51.
  • 86Gubelin Harcha W, Barboza Martinez J, Tsai T‐F et al. A randomized, active‐ and placebo‐controlled study of the efficacy and safety of different doses of dutasteride versus placebo and finasteride in the treatment of male subjects with androgenetic alopecia. J Am Acad Dermatol 2014; 70: e3.
  • 87Rossi A, Mari E, Scarno M et al. Comparitive effectiveness of finasteride vs serenoa repens in male androgenetic alopecia: a two‐year study. Int J Immunopathol Pharmacol 2012; 25: 1167– 1173.
  • 88Stough D. Dutasteride improves male pattern hair loss in a randomized study in identical twins. J Cosmet Dermatol 2007; 6: 9– 13.
  • 89Jung JY, Yeon JH, Choi JW et al. Effect of dutasteride 0.5 mg/d in men with androgenetic alopecia recalcitrant to finasteride. Int J Dermatol 2014; 53: 1351– 1357.
  • 90Eun HC, Kwon OS, Yeon JH et al. Efficacy, safety, and tolerability of dutasteride 0.5 mg once daily in male patients with male pattern hair loss: a randomized, double‐blind, placebo‐controlled, phase III study. J Am Acad Dermatol 2010; 63: 252– 258.
  • 91Price VH, Roberts JL, Hordinsky M et al. Lack of efficacy of finasteride in postmenopausal women with androgenetic alopecia. J Am Acad Dermatol 2000; 43: 768– 776.
  • 92Yeon JH, Jung JY, Choi JW et al. 5 mg/day finasteride treatment for normoandrogenic Asian women with female pattern hair loss. J Eur Acad Dermatol Venereol 2011; 25: 211– 214.
  • 93Oliveira‐Soares R, E Silva JM, Correia MP et al. Finasteride 5 mg/day treatment of patterned hair loss in normo‐androgenetic postmenopausal women. Int J Trichol 2013; 5: 22– 25.
  • 94Sovak M, Seligson AL, Kucerova R et al. Fluridil, a rationally designed topical agent for androgenetic alopecia: first clinical experience. Dermatol Surg 2002; 28: 678– 685.
  • 95Orfanos CE, Vogels L. Lokaltherapie der Alopecia androgenetica mit 17 alpha‐Ostradiol. Eine kontrollierte, randomisierte Doppelblindstudie. Dermatologica 1980; 161: 124– 132.
  • 96Wustner H, Orfanos CE. . Z Hautkr 1974; 49: 879– 888.
  • 97Wozel G, Narayanan S, Jackel A et al. Alfatradiol (0.025%) ‐ An effective and safe therapy for the treatment of androgenetic alopecia in women and men. Aktuelle Dermatologie 2005; 31: 553– 560.
  • 98Peereboom‐Wynia JD, van‐der‐Willigen AH, van‐Joost T et al. The effect of cyproterone acetate on hair roots and hair shaft diameter in androgenetic alopecia in females. Acta Derm Venereol 1989; 69: 395– 398.
  • 99Paradisi R, Porcu E, Fabbri R et al. Prospective cohort study on the effects and tolerability of flutamide in patients with female pattern hair loss. Un estudio de cohorte prospectivo sobre los efectos y la tolerabilidad de flutamida en pacientes con perdida de pelo de patron femenino. Ann Pharmacother 2011; 45: 469– 475.
  • 100Georgala S, Katoulis AC, Georgala C et al. Topical estrogen therapy for androgenetic alopecia in menopausal females. Dermatology 2004; 208: 178– 179.
  • 101Kim J‐H, Lee SY, Lee H‐J et al. The efficacy and safety of 17alpha‐Estradiol (Ell‐Cranell alpha 0.025%) solution on female pattern hair loss: single center, open‐label, non‐comparative, phase IV study. Ann Dermatol 2012; 24: 295– 305.
  • 102Uebel CO, da‐Silva JB, Cantarelli D et al. The role of platelet plasma growth factors in male pattern baldness surgery. Plast Reconstr Surg 2006; 118: 1458– 1466.
  • 103Bernstein RM, Rassman WR. Dissecting microscope versus magnifying loupes with transillumination in the preparation of follicular unit grafts. A bilateral controlled study. Dermatol Surg 1998; 24: 875– 880.
  • 104Rinaldi F, Giuliani G. The anti‐apoptotic activity of Psittacofulvin in transplanted hair bulbs . J Plast Dermatol 2010; 6: 221– 224.
  • 105Schiavone G, Raskovic D, Greco J et al. Platelet‐rich plasma for androgenetic alopecia: a pilot study. Dermatol Surg 2014; 40: 1010– 1019.
  • 106Gkini MA, Kouskoukis AE, Tripsianis G et al. Study of platelet‐rich plasma injections in the treatment of androgenetic alopecia through an one‐year period. J Cutan Aesthet Surg 2014; 7: 213– 219.
  • 107Lee SH, Zheng Z, Kang JS et al. Therapeutic efficacy of autologous platelet‐rich plasma and polydeoxyribonucleotide on female pattern hair loss. Wound Repair Regen 2015; 23: 30– 36.
  • 108Leavitt M, Charles G, Heyman E et al. HairMax LaserComb laser phototherapy device in the treatment of male androgenetic alopecia: a randomized, double‐blind, sham device‐controlled, multicentre trial. Clin Drug Invest 2009; 29: 283– 292.
  • 109Satino JL, Markou M. Hair regrowth and increased hair tensile strength using the HairMax LaserComb for low‐level laser therapy. Int J Cosmet Surg Aesthetic Dermatol 2003; 5: 113– 117.
  • 110Lanzafame RJ, Blanche RR, Chiacchierini RP et al. The growth of human scalp hair in females using visible red light laser and LED sources. Lasers Surg Med 2014; 46: 601– 607.
  • 111Bureau JP, Ginouves P, Guilbaud J et al. Essential oils and low‐intensity electromagnetic pulses in the treatment of androgen‐dependent alopecia. Adv Ther 2003; 20: 220– 229.
  • 112Maddin WS, Amara I, Sollecito WA. Electrotrichogenesis: further evidence of efficacy and safety on extended use. Int J Dermatol 1992; 31: 878– 880.
  • 113Maddin WS, Bell PW, James JH. The biological effects of a pulsed electrostatic field with specific reference to hair. Electrotrichogenesis. Int J Dermatol 1990; 29: 446– 450.
  • 114Policarpi F, Giorgini S, Farella V et al. Effects of application of a pulsed electrostatic field in male and female androgenic alopecia. Ann Ital Dermatol Clin Sperimentale 1993; 47: 227– 232.
  • 115Prager N, Bickett K, French N et al. A randomized, double‐blind, placebo‐controlled trial to determine the effectiveness of botanically derived inhibitors of 5‐alpha‐reductase in the treatment of androgenetic alopecia. J Altern Complement Med 2002; 8: 143– 152.
  • 116Lassus A, Santalahti J, Sellmann M. Combined topical external and oral administration of marine polysaccharide derivatives in the treatment of hereditary androgenetic alopecia in adults. Nouvelles Dermatol 1994; 13: 254– 255.
  • 117Moers‐Carpi M. Influence of nutritive factors on hair growth. Nutritive Beeinflussung des Haarwachstums. Aktuelle Dermatologie 2011; 37: 171– 175.
  • 118Kamimura A, Takahashi T, Watanabe Y. Investigation of topical application of procyanidin B‐2 from apple to identify its potential use as a hair growing agent. Phytomedicine 2000; 7: 529– 536.
  • 119Kessels AG, Cardynaals RL, Borger RL et al. The effectiveness of the hair‐restorer “Dabao” in males with alopecia androgenetica. A clinical experiment. J Clin Epidemiol 1991; 44: 439– 447.
  • 120Greenberg JH, Katz M. Treatment of androgenetic alopecia with a 7.5% herbal preparation. J Dermatol Treat 1996; 7: 159– 162.
  • 121Olsen EA, DeLong E. Transdermal viprostol in the treatment of male pattern baldness. J Am Acad Dermatol 1990; 23: 470– 472.
  • 122Groveman HD, Ganiats T, Klauber MR. Lack of efficacy of polysorbate 60 in the treatment of male pattern baldness. Arch Intern Med 1985; 145: 1454– 1458.
  • 123Freund BJ, Schwartz M. Treatment of male pattern baldness with botulinum toxin: a pilot study. Plast Reconstr Surg 2010; 126: 246e– 248e.
  • 124Ito T, Fukamizu H, Ito N et al. Roxithromycin antagonizes catagen induction in murine and human hair follicles: implication of topical roxithromycin as hair restoration reagent. Arch Dermatol Res 2009; 301: 347– 355.
  • 125Fischer TW, Trueb RM, Hanggi G et al. Topical melatonin for treatment of androgenetic alopecia. Int J Trichol 2012; 4: 236– 245.
  • 126Draelos ZD, Jacobson EL, Kim H et al. A pilot study evaluating the efficacy of topically applied niacin derivatives for treatment of female pattern alopecia. J Cosmet Dermatol 2005; 4: 258– 261.
  • 127Gehring W, Gloor M. Use of the phototrichogram to assess the stimulation of hair growth – an in vitro study of women with androgenetic alopecia. Z Hautkr 2000; 75: 419– 423.
  • 128Oura H, Iino M, Nakazawa Y et al. Adenosine increases anagen hair growth and thick hairs in Japanese women with female pattern hair loss: a pilot, double‐blind, randomized, placebo‐controlled trial. J Dermatol 2008; 35: 763– 767.
  • 129Baek JH, Lee SY, Yoo M et al. Effects of a new mild shampoo for preventing hair loss in Asian by a simple hand‐held phototrichogram technique. Int J Cosmet Sci 2011; 33: 491– 496.
  • 130Le Floc’h C, Cheniti A, Connétable S et al. Effect of a nutritional supplement on hair loss in women. J Cosmet Dermatol 2015; 14: 76– 82.
  • 131Loing E, Lachance R, Ollier V et al. A new strategy to modulate alopecia using a combination of two specific and unique ingredients. J Cosmet Sci 2013; 64: 45– 58.
  • 132Jo SJ, Shin HS, Park YW et al. Topical valproic acid increases the hair count in male patients with androgenetic alopecia: a randomized, comparative, clinical feasibility study using phototrichogram analysis. J Dermatol 2014; 41: 285– 291.
  • 133Morganti P, Fabrizi G, James B et al. Effect of gelatin‐cystine and serenoa repens extract on free radicals level and hair growth. J Appl Cosmetol 1998; 16: 57– 64.

Para completar el desaguisado, la doctora Bagazgoitia añade: “Se ha extendido la falsa creencia de que el estrés es una causa de aparición de canas, pero es un malentendido puesto que nos referimos a estrés oxidativo a nivel celular, pero no hay evidencias científicas, a día de hoy, sobre el estrés emocional y las canas”.

Esta confusión se nutre de una leyenda histórica que cuenta que a María Antonieta se le volvió blanco el pelo mientras esperaba en su celda a que llegase la hora de la ejecución. Es una historia falsa puesto que, como puede comprobarse en numerosos cuadros, la reina consorte de Francia ya lucía un cabello visiblemente plateado diez años antes de pisar el cadalso. Nos encontramos aquí con uno de los episodios históricos que han alimentado durante mucho tiempo la idea de que el estrés y los nervios hacen que aparezcan canas.

Resumiendo: ¿no hay nada que evite o al menos disminuya la aparición de canas? Por el momento no, y mucho menos en tratamientos orales a base de pastillas o cápsulas; sin embargo, Bagazgoitia nos señala que “sí hay algo que tiene evidencia científica, puesto que, desde mediados de los noventa, existen cuentiosos estudios científicos, como este publicado en el British Medical Journal, que demuestran que el tabaco aumenta la probabilidad de aparición de canas, por lo que no fumar sería una buena medida para prevenirlas…, con todos los beneficios que eso conlleva”.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Cabello: RESUCITA TU PELO con REDENHAIR

¿Notas tu pelo pobre y con menos brillo? ¿Se te cae más de lo normal? Deshidratación, encrespamiento, zonas que empiezan a clarear… el frío y las bajas temperaturas dejan huella en nuestro cabello, por eso REDENHAIR te propone un tratamiento revolucionario para darle más densidad y volumen.

Detectar la caída del cabello a tiempo es imprescindible para saber cómo afrontar el problema. Es importante asegurarse que el origen de este padecimiento no sea una enfermedad genética, del cuero cabelludo (como hongos), o problemas de salud como anemia, depresión o ansiedad.

Se estima que todos los días perdemos entre 50 y 100 cabellos como parte del proceso natural de regeneración. El problema viene cuando comenzamos a darnos cuenta de que el cabello que nace es cada vez menor y de menos calidad que el que se va cayendo. Utilizar los productos adecuados es imprescindible si no queremos someter a nuestro cabello a una dosis extra de daños. Para frenar la caída típica de esta época del año, disponemos de este arsenal de productos.

Hair Nutrition Supplement

Haz que la hidratación sea un paso imprescindible en tu rutina de belleza, tanto en verano como en invierno.

Las cápsulas son una revolucionaria fórmula especialmente diseñada para mantener el folículo capilar sano, previniendo su oxidación y proporcionando todos los nutrientes para estimular el crecimiento del cabello. PVP: 42€

Forte Hair Regenerator Serum

Tratamiento que contribuye a aumentar la densidad del cabello mientras reduce su caída y ayuda a estimular el crecimiento. Compuesto de activos que contribuyen a estimular el crecimiento capilar como Redensyl™, Procapil ™, Capixil y Células madre de Argán. PVP: 49€

Champú Regenerativo

Utiliza un chapú adecuado

Formulado a base de Redensyl puro enriquecido con activos con acciones específicas, como ayudar a frenar la caída del cabello y a estimular el crecimiento capilar. PVP: 19€

Acelerador Pro-Regenerativo

Su potente fórmula hidrata, fortalece, estimula, acondiciona y da brillo al cabello, lo que evita la rotura, y deja el pelo sano protegiéndolo de futuros daños. PVP: 19€

De venta exclusiva en la Parafarmacia de El Corte Inglés y en www.redenhair.com

04 de Octubre de 2013 – 08:28 EDT by hola.com

La salud de nuestro cabello está íntimamente relacionada con nuestro estado de ánimo. De hecho, hay personas que ven cómo su pelo se cae en momentos de especial estrés o ansiedad. El doctor Alberto Gorrochategui nos resume algunas de las claves sobre la alopecia nerviosa, desde sus causas a sus síntomas y posibles tratamientos.
¿Qué es la alopecia nerviosa? ¿qué la provoca?
La caída de cabello puede deberse a muchas causas, puede ser por carencias en la alimentación, por genética, por problemas de hierro en las mujeres, fiebres… Entre estas causas también hay personas a las que se les cae el cabello debido a un momento de ansiedad, estrés o depresión. Al sufrir el organismo una sensación fuerte de ansiedad, en ocasiones reacciona dejando caer el cabello de forma temporal.
¿Es algo temporal? ¿ese pelo que se cae vuelve a nacer?
Efectivamente, la alopecia nerviosa es una caída temporal muy aguda que suele durar unos meses y, una vez superado el problema de ansiedad, el cabello vuelve a nacer.
Esto ocurre siempre que no se tenga una enfermedad autoinmune de base (alopecia
areata), en tal caso habría que utilizar algunos productos tópicos para que el pelo vuelva a salir
¿Cómo sabemos que es alopecia nerviosa, androgenética o areata?
Hay algunas diferencias básicas:
-La alopecia androgenética se produce a lo largo de varios años, en los que el cabello literalmente se miniaturiza, se queda débil y se cae muy poco a poco.
-La alopecia areata tiene un factor genético que se hereda. Se diferencia porque van apareciendo calvitas del tamaño de un euro aproximadamente que, si no se tratan, pueden formar grandes placas.
-En la alopecia nerviosa el cabello se cae de forma difusa y homogénea en cuestión de 8 o 10 días en los que el estrés personal es mayor, después el pelo vuelve a nacer por sí solo. Pero si una persona que padece de base la enfermedad de alopecia areata, tiene en un momento dado de su vida alopecia nerviosa, esta se manifestaría también con calvitas y habría que tratarla como areata (con productos tópicos).
¿Hay algún tratamiento que pueda frenar este tipo de caída?
La alopecia nerviosa es mejor tratarla desde el punto de vista psicoterapéutico, intentando calmar al paciente anímicamente, ya que el cabello va a volver a aparecer por sí solo cuando se acabe el problema nervioso.
¿Algún champú especial o algún activo concreto?
Quizás la aplicación de algún producto dermatológico pueda ser bueno, pero siempre después de un diagnóstico. Por ejemplo puede ayudar Minoxidil o un complemento vitamínico. Después, cuando el pelo haya vuelto a nacer, sería recomendable un tratamiento con infiltraciones subcutáneas de aminoácidos en el cuero cabelludo para darle la fuerza y el brillo que tenía antes de caerse.

La alopecia puede afectar solo al cuero cabelludo o a todo el cuerpo. Puede ser causada por factores hereditarios, cambios hormonales, una enfermedad o medicamentos. Cualquier persona puede tener caída del cabello, pero es más común en los hombres.

La alopecia es la pérdida anormal del cabello. Cuando una persona pierde más de 100 cabellos al día se considera que sufre una alopecia, también llamada calvicie.

La alopecia más común es la llamada alopecia androgenética, suponiendo más del 90% de los casos de alopecia. Otros tipos de alopecia son la cicatricial, la areata y la difusa, fibrosante que te explicaré más adelante.

Algunos tipos de pérdida del cabello son temporales mientras que otros son permanentes.

Causas alopecia y calvicie

Genética: El motivo más frecuente de la alopecia es el factor hereditario llamado calvicie de patrón masculino o calvicie de patrón femenino. Suele ser de forma gradual a medida que se envejece y en patrones predecibles una línea capilar en retroceso en los hombres y reducción del grosor del pelo en las mujeres.

Cambios hormonales y trastornos médicos:

  • Trastornos hormonales: Como los cambios hormonales del embarazo, el parto, la menopausia y los problemas de tiroides.
  • Los trastornos médicos: Serían la alopecia areata, (la caída del cabello en parches), las infecciones del cuero cabelludo (como la tiña), y la tricotilomanía, (un trastorno de tirones de cabello).

Medicamentos y suplementos: Puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos, como los que tratan el cáncer, la artritis, la depresión, los problemas cardíacos, la gota y la presión arterial alta. Con la radioterapia de la cabeza puede ser que el pelo no vuelva a crecer igual.

Estrés: Después de sufrir estrés puedes tener una reducción del grosor del cabello. Este tipo de pérdida del cabello es temporal.

Peluquerías: Según qué tipo de peinado uses frecuentemente puedes tener un tipo de pérdida de cabello llamado alopecia por tracción. Los tratamientos con aceite caliente o de permanente pueden inflamar los folículos y causar la pérdida del cabello. Si hay “cicatrización”, la pérdida de cabello puede ser permanente.

Síntomas

Entre los signos y los síntomas de la pérdida del cabello se pueden incluir los siguientes:

  • Pérdida del grosor del cabello gradual en la parte superior de la cabeza. Este es el tipo más frecuente de pérdida del cabello, y afecta tanto a hombres como a mujeres a medida que envejecen. En los hombres, la línea del cabello comienza a retroceder desde la frente en una línea que se asemeja a la letra M. Las mujeres suelen conservar la línea del cabello en la frente, pero presentan un ensanchamiento en la separación del cabello.
  • Puntos de calvicie circulares o en parches. En algunas personas se hacen presentes puntos de calvicie suaves, del tamaño de monedas. Este tipo de pérdida del cabello suele afectar solamente al cuero cabelludo, pero en ocasiones también se produce en la barba o las cejas. En algunos casos, puede existir picazón o dolor en la piel antes de que se caiga el cabello.
  • Pérdida repentina del cabello. Un choque físico o emocional puede aflojar el cabello. Es posible que se caigan mechones de cabello al peinarse o lavarse el cabello, o incluso luego de tirarlo con suavidad. Este tipo de pérdida del cabello suele causar el afinamiento general del cabello en lugar de parches de calvicie.
  • Pérdida del cabello en todo el cuerpo. Algunos trastornos y tratamientos médicos como la quimioterapia contra el cáncer pueden ocasionar la pérdida del cabello en todo el cuerpo. Por lo general, el cabello vuelve a crecer.
  • Parches de descamación que se diseminan en el cuero cabelludo. Este es un signo de tiña. Puede estar acompañado de cabellos quebrados, enrojecimiento, inflamación y, en ocasiones, secreciones.

Clases de alopecia

Alopecia Androgenética

Este es el tipo de alopecia más común. Más del 95% de las personas con alopecia es el tipo androgenética. Se da más entre los hombres que entre las mujeres y suele empezarse a ver entre los 30 y 40 años.

  • El pelo crece cada vez más fino lacio, incluso si su cabello natural es rizado.
  • El crecimiento del pelo se ralentiza hasta que poco a poco va cayendo y no vuelve a crecer jamás.

Para solucionar estos casos existen tratamientos como el plasma rico en plaquetas o la regeneración de alta frecuencia.

La alopecia Androgenética masculina

Afecta aproximadamente al 75% de los hombres, pudiéndose iniciar en la adolescencia, aunque lo más normal es que los primeros signos se hagan evidentes entre los 30 y 40 años.

Las causas principales de la alopecia androgenética son la predisposición genética y un aumento en la acción de las hormonas masculinas o andrógenos. Es un proceso lento que se produce de forma progresiva a lo largo del tiempo.

En el caso de los hombres, la alopecia comienza a manifestarse en la zona de las entradas, de la coronilla o ambos. Hasta que solo queda pelo en los lados y zona posterior de la cabeza.

Alopecia Androgenética femenina

La alopecia androgenética puede llegar a afectar a casi el 50% de las mujeres. Siendo más habitual cuando comienzas con la menopausia y la disminución de hormonas femeninas.

En la menopausia los andrógenos que anteriormente estaban inhibidos por la mayor presencia de estrógenos, empiezan a actuar sobre el cabello de la misma manera que en los hombres, debilitándolo y provocando una caída irreversible si no es tratada a tiempo.

Afecta en especial a la zona superior de la cabeza, permaneciendo inalterable la línea frontal del cabello. Sin embargo, en casos muy avanzados podría incluso afectar de forma difusa a todo el cabello.

Alopecia difusa

En este tipo de alopecia, el pelo se pierde de forma generalizada y progresivamente. Afecta tanto a hombres como a mujeres y puede llegar a concluir en una calvicie total.

La única forma de tratar este tipo de alopecia es acudir cuanto antes y hacer trasplantes capilares. El cabello va debilitándose y creciendo cada vez más lento y lacio hasta que cae y no vuelve a crecer.

Alopecia Areata

En la alopecia areata aparecen placas de calvicie de forma redondeada en cualquier parte del cuerpo, lo más común es su aparición en el cuero cabelludo y la barba. La zona afectada por la pérdida de cabello presenta un aspecto sano, sin descamaciones, inflamaciones o enrojecimiento.

Afecta al 2% de la población con problemas de pérdida de pelo y suele surgir alrededor de los 20 años.

Con este tipo de alopecia, el pelo natural vuelve a crecer tras el correcto tratamiento médico.

Alopecia cicatricial

La alopecia cicatricial se caracteriza por la aparición de tejido fibroso cicatricial donde antes existían folículos pilosos. Las cicatrices impiden que el pelo crezca de forma normal. La zona se reconoce por que el cuero cabelludo está enrojecido y escamado.

Este tipo de alopecia se produce por las consecuencias de alguna enfermedad o traumatismo, como pueda ser lupus, infecciones bacterianas, hongos, tumores o heridas.

No es posible la regeneración del folículo de pelo de forma natural

Alopecia fibrosante

Afecta principalmente a mujeres. Se suele presentar en la menopausia. El cabello se pierde de forma gradual desde la zona frontal de la cabeza y laterales, en forma de diadema.

La piel de la zona afectada se vuelve más pálida y fina y la evolución de la alopecia puede durar años. El tratamiento que se recomienda en este tipo de alopecia es realizar algún tipo de tratamiento fortalecedor y en casos más extremos, recurrir al trasplante capilar.

Prevenir

  • No te peines de forma tirante como lo son las trenzas, los rodetes o las colas de caballo. Evita retorcerte el cabello, frotarlo o tirarlo de forma compulsiva.
  • Tienes que poner en una balanza si quieres estar guapa durante un tiempo o con alopecia en unos años… Los tratamientos fuertes como los rizadores calientes, las planchas para el cabello, los tratamientos con aceite caliente y las permanentes pueden provocar alopecia.
  • Deja de fumar. En algunos estudios se ha demostrado una relación entre el tabaquismo y la calvicie entre los hombres.
  • Si te sometes a tratamiento con quimioterapia, consulta con el médico sobre un gorro de frío. Estos reducen el riesgo de que se pierda el cabello durante la quimioterapia.

Minoxidil: ¿Funciona? ¿Qué efectos secundarios tiene?

¿Encuentras un número excesivo de cabellos en la almohada, en la ducha o al peinarte? Si se trata de una pérdida anormal es cuando hablamos de alopecia: una cuestión inevitable tanto en hombres como en mujeres a partir de cierta edad.

Cuando esta caída del cabello está en su fase temprana o existe solo una ligera pérdida se suele utilizar Minoxidil, un tratamiento tópico (aplicado a través de la piel). Probablemente ya hayas oído hablar o incluso utilizado este producto, que se comercializa sin necesidad de receta como en forma líquida, espuma, gel o crema.

Pero… ¿es efectivo?, ¿funciona en todos los casos? y, lo más importante, ¿tiene efectos secundarios? En este post te contamos cómo funciona el Minoxidil, sus ventajas y desventajas y sus posibles efectos secundarios.

¿Para qué sirve el Minoxidil?

Minoxidil es un tratamiento vasodilatador que habitualmente se utiliza para frenar la caída del cabello administrado por vía tópica en el cuero cabelludo estimulando así el crecimiento del pelo. Habitualmente está indicado para casos de alopecia androgenética moderada.

¿Funciona el Minoxidil contra la caída del cabello?

Las causas de la excesiva pérdida de cabello pueden ser muchas (estrés, hábitos poco saludables, alimentación…), aunque la causante en un 80-90 % de los casos en hombres es la misma: la herencia genética.

Para luchar contra ella solamente hay dos productos, uno tópico (minoxidil) y otro oral (finasterida). La tercera opción y la única duradera es el trasplante capilar.

La denominada como alopecia androgenética está producida por causas genéticas y por la acción de las hormonas masculinas (andrógenos). Aunque afecta tanto a hombres como mujeres es más común en los varones y es para este tipo de alopecia para la que está recomendado el uso de Minoxidil.

¿Cómo funciona Minoxidil?

Este tratamiento actúa de la siguiente manera: el producto provoca una vasodilatación de los capilares, lo que favorece el flujo sanguíneo en el folículo capilar. Al recibir más sangre esto hace que nazcan con más fuerza los nuevos folículos.

¿En qué casos se puede emplear?

El producto ofrece los mejores resultados en una etapa temprana o ligera de la pérdida de cabello y es más eficaz en personas menores de 40 años con pérdida de cabello reciente. El tratamiento no tiene efecto sobre las entradas cada vez más pronunciadas y no acaba con la calvicie. Insistimos en que antes de adquirir este tratamiento lo más aconsejable es consultar con su dermatólogo.

¿Los resultados son duraderos?

Aquí radica la principal desventaja del uso de Minoxidil: es un tratamiento vitalicio. Es decir, si se interrumpe, el crecimiento del cabello puede detenerse y volver a la alopecia inicial en un plazo de 3-4 meses. Por ello, el compromiso con este fármaco dermatológico debe ser total, aplicándolo 2 veces todos los días.

¿Con qué marcas se comercializa?

Algunas de las más conocidas son Kirkland, Viñas o Lacovin.

¿Qué efectos secundarios tiene el Minoxidil?

Los efectos secundarios del Minoxidil están en la mayoría de los casos relacionados con la piel, al ser un fármaco tópico. Escozor, picor o enrojecimiento encabezan la lista, aunque existen otros efectos secundarios y contraindicaciones:

  • Picor y escozor

Es posible sentir picor y escozor puesto que el alcohol que contiene puede provocar sequedad en el sensible cuero cabelludo y su posterior irritación.

  • Enrojecimiento del cuero cabelludo

El posible enrojecimiento por vasodilatación se hace más visible debido a la falta de cabello en determinadas zonas.

  • Shedding

Expresión del inglés para definir un proceso habitual en el uso de Minoxidil y que consiste en la pérdida parcial del cabello regenerado a los 2 o 3 meses de haberse iniciado el tratamiento. Se trata de una caída normal y controlada que forma parte del tratamiento y que se produce para dar paso al crecimiento de pelo más robusto. Experimentar la fase del shedding puede repercutir en la autoestima de la persona que utiliza este producto, aunque no se debe interrumpir el tratamiento ya que, como hemos indicado, esto provoca volver a la casilla de salida de la alopecia.

  • Hirsutismo

La aparición del vello facial es más habitual en mujeres, en el caso de que el producto se exponga a otras partes del cuerpo o se tome en forma de pastillas.

  • Alergias

Para evitar otros efectos adversos derivados del tratamiento con Minoxidil, como alergias, volvemos a recalcar la pertinencia de consultar con el dermatólogo y el farmacéutico.

  • No usar en el embarazo y lactancia

Alternativas al Minoxidil

¿Existes alternativas al Minoxidil o a medicamentos como la Finasterida? Los principales inconvenientes que presentan estos tratamientos como el Finasteride es que son de por vida y que requieren aplicaciones o tomas diarias. Además, no funcionan en todos los casos y sus resultados no son los más efectivos, ya que estimulan unos folículos capilares debilitados de partida.

Como alternativa duradera y eficaz, los trasplantes capilares han cobrado una especial relevancia en los últimos años. Las técnicas han avanzado hacia métodos tan consolidados y con resultados claramente visibles como el método FUE o la técnica DHI, que se basan en el implante de folículos fuertes y sanos de una zona donante del mismo paciente hacia la zona que sufre alopecia.

Estas técnicas se han popularizado y en la actualidad ya son aproximadamente 60.000 las personas que se someten anualmente a un injerto capilar en Turquía, reconocida como la “meca de los implantes” por su tradición médica centenaria, el alto nivel de los centros hospitalarios privados del país y la experiencia de sus sanitarios. Además, existe una diferencia de precio entre Europa y Turquía radicada en los bajos costes de mano de obra y el nivel de vida de Turquía. Estos factores junto a una subvención que ofrece el gobierno turco, posibilita ofrecer precios muy bajos para los tratamientos médicos y de estética.

Cuando nacen, muchos bebés apenas tienen pelo, pero pronto tendrán un buen número de folículos capilares, más de un millar por centímetro cuadrado. Lamentablemente, antes de llegar a la treintena esta cantidad habrá disminuido casi a un 50% y este proceso sigue avanzando en nuestra contra a medida que envejecemos. Es verdad que los hombres lo tienen mucho peor, porque su pérdida de pelo está motivada en la mayoría de las ocasiones por razones genéticas, pero no es menos cierto que este problema empieza a afectar cada vez más a las mujeres. Sin llegar a la alopecia, cada día son más frecuentes los casos de mujeres que han visto disminuir el volumen y longitud de su melena o el espesor de sus cabellos antes de tiempo. Y es entonces cuando se preguntan qué hacer para frenar esta sangría.

¿Por qué a mí?

Si en septiembre empiezas a ver más cabellos de lo habitual en la almohada, en la toalla, en el suelo…, seguramente no tendrás de qué preocuparte, pues la caída otoñal es algo normal siempre y cuando no sobrepase los 100 pelos diarios. Pero, si supera esta cifra, ¿debo ponerme en alerta?

No. Lo primero, antes de perder los nervios y acudir a una solución improvisada, es analizar los factores que desencadenan la pérdida de cabello, para poder tratar sus efectos y tomar medidas para evitar que vaya a más. Por tanto, el primer paso será saber si se trata de una causa externa o genética.

CAUSAS EXTERNAS. Afectan a un 10% de las personas con este problema, y es la caída más frecuente en las mujeres. Los motivos que la provocan son, principalmente, emocionales (una excesiva preocupación, ansiedad, etc….), alimentarios (dietas severas o con déficit de nutrientes), hormonales (haber dado a luz recientemente, determinados fármacos…) o higiénicos (una deficiente limpieza) y lo bueno es que en la mayoría de las ocasiones es fácilmente reversible. El pelo deja de caer de forma espontánea o cuando se corrige la causa que lo ocasiona. Basta con seguir una pautas básicas:

1. Imprescindible una higiene correcta para evitar la acumulación de grasa y mantener así una adecuada oxigenación del cuero cabelludo.

2. Huir de las coletas tirantes, la gomas, horquillas, los tintes, las mechas y el cloro.

3. Nunca hay que acercar las planchas al nacimiento del pelo y es recomendable secárselo al aire libre. Cuando haya que emplear el secador, mejor hacerlo con la cabeza hacia abajo.

4. Llevar una alimentación equilibrada para evitar la falta de nutrientes en el cabello. Es conveniente seguir una dieta que contenga vitamina A, hierro, zinc, silicio y ácidos Omega 3 y Omega 6.

5. Llevar una vida ordenada, con el mínimo estrés.

En estos casos, además, los productos cosméticos o nutricosméticos ofrecen magníficos resultados.

SAMBHALA, de Farma Dorsch. Complemento con contiene potentes antioxidantes y cofactores esenciales, como Zinc, Coenzima Q10, Magnesio, Selenio, OMEGA 6, CA, Vitaminas B1, B2, B3, Vitamina C, A, E…

Forté Pharma ha desarrollado Expert Capilar (21,89 €), un compuesto de aceite de karité y vitamina B3 que frena la pérdida de pelo y estimula su crecimiento.

Las ampollas de Pilexil Anticaída, de Lacer, regulan la secreción sebácea y actúan frente a los factores que intervienen en la caída del cabello.

Infoactivo Fuerza es un vitalizador capilar que fortalece y equilibra el cabello desde su nacimiento; corrige los desórdenes a nivel celular con un potente sistema de triple acción.

CAUSAS GENÉTICAS: Constituyen el 90% de los casos de pérdida de pelo. La más frecuente es la que se conoce como alopecia androgénica y los factores que la provocan son hereditarios. Se va produciendo una progresiva miniaturización de los folículos capilares, la fase de crecimiento del pelo se acorta, se cae con más frecuencia y finalmente deja de ser reemplazado por otro nuevo. Es un problema que afecta muchísimo más a los hombres y, lamentablemente, es crónico, por lo que deben aplicarse tratamientos de manera continuada.

¿Existen soluciones eficaces?

La Organización de Consumidores y Usuarios emitió un informe muy desalentador el pasado agosto en el que afirmaba lo siguiente: “Para los que sufren la alopecia androgénica, el mensaje es claro: no gastéis en cosméticos porque no funcionan. En cuanto a los medicamentos, solo ralentizan la caída y tienen efectos secundarios. Nuevas técnicas, como la ozonoterapia, el láser o la estimulación mediante masajes mecánicos, son inocuas y, como mucho, mejorarán la apariencia del cabello, pero no frenarán la caída. Se conocen al menos dos principios activos que frenan, aunque no revierten, la alopecia androgénica: la finasterida (Propecia) y el minoxidil”.

El Presidente de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV), José Carlos Moreno, puntualiza algunos aspectos: “No hay lociones milagrosas, pero el minoxidil sí ha demostrado eficacia en el tratamiento de la alopecia. Respecto a los tratamientos con láser, hay en marcha un estudio de la FDA sobre su efectividad, por lo que habrá que esperar para hacer valoraciones. El trasplante es un excelente tratamiento para algunos casos, siempre que se use pelo propio y se haga en manos expertas. Es cierto que pueden aparecer efectos secundarios como infecciones pero son excepcionales y en caso de aparecer se resuelven con la toma de un antibiótico. Finalmente, el aviso de la OCU hace referencia a los buenos resultados de la finasterida. Totalmente de acuerdo, pero los efectos secundarios a los que alude (impotencia, dificultades de eyaculación) son excepcionales”, explica.

¿Dónde ir y qué comprar?

Algunas propuestas cosméticas han gozado de gran prestigio desde su lanzamiento. Sin lugar a dudas, una de las mayores revoluciones ha sido Adenogen Hair Energizing Formula, desarrollado por Shiseido. Es un tratamiento anticaída que la firma estima en un 94% de efectividad, que marcó todo un hito al incorporar el factor de crecimiento capilar FGF-7, necesario para que el pelo nazca y crezca fuerte y saludable.

Shiseido

Dercos es otra de las marcas que más han investigado en este campo. Su última innovación, con dos formulaciones diferentes, una para hombre y otra para mujer, es el Nuevo Dercos Aminexil Pro, un tratamiento anticaída intensivo de triple acción, que en una primera fase activa la microcirculación, después ancla la raíz y finalmente, fortifica la fibra

Dercos

Y para quien pueda hacer una escapada, resulta muy recomendable el tratamiento que realizan en el centro suizo de Clarens-Montreux Clinique La Prairie. Allí utilizan la moderna técnica CRTS-1, consistente en la estimulación y regeneración del cuero cabelludo mediante corrientes eléctricas que aceleran el crecimiento del cabello. Para las mujeres, proponen la aplicación local de una solución de minoxidil al 2% y para los hombres, la finasterida, “una molécula que administrada por vía oral una vez al día durante un largo período de tiempo bloquea los efectos negativos de la testosterona, pero sólo en la raíz del cabello, respetando totalmente los demás órganos relacionados con esta hormona. Nuestra experiencia es que permite frenar la evolución de la calvicie en casi nueve pacientes de cada diez”, afirman desde la prestigiosa clínica.

Lo que está por venir

Según adelanta la AEDV, para la alopecia androgenética se estudian otras alternativas, aún no comercializadas o no autorizadas, como en el caso del dutasteride. Quién sabe si será el remedio definitivo…

Pagina nueva 1 Se denomina alopecia (o calvicie) a la ausencia o caída anormal del cabello. Puede afectar al cuero cabelludo y/o a otras zonas de la piel en la que exista pelo como pestañas, cejas, axilas, región genital y barba.

Las causas de la alopecia son múltiples y, por tanto, también son distintos los cuidados y tratamientos que se le deben procurar al cabello para evitar su caída excesiva.

El pelo o cabello está formado por una fibra de queratina, constituida por una raíz (ubicada en un folículo piloso) y un tallo. En el cuero cabelludo humano podemos encontrar entre 90.000 y 150.000 cabellos.

El pelo humano no crece de manera indefinida, sino de forma cíclica. En su desarrollo normal presenta tres etapas:

1. La primera y más larga es la anágena o de crecimiento, etapa durante la cual las células de folículo piloso presentan una gran actividad. En este período, el pelo crece alrededor de un centímetro al mes, teniendo una duración variable de entre 2 y 7 años.

2. Le sigue la fase catágena o de transición, que dura unas pocas semanas. El cabello deja de crecer y se separa de la papila. La actividad de las células se detiene.

3. Y finalmente, la fase telógena o de caída, período de unos 3 meses en los que no hay actividad de las células y el pelo empieza a caerse, para reiniciar un nuevo ciclo.

Por término medio pueden llegar a caerse entre 80 y 100 cabellos al día, que en condiciones normales van siendo sustituidos por otros nuevos que generan los folículos pilosos.

Cada cabello crece de un folículo piloso, y cada folículo piloso sigue su propio ciclo, que es independiente de los que están a su alrededor. Por ello, en un momento determinado, cada cabello se encuentra en una fase diferente de su ciclo de vida.

Clasificación de las alopecias

Debido a que las patologías que pueden producir alopecias son múltiples, es importante establecer una clasificación. En general, se dividen en dos grandes grupos:

Alopecias no cicatriciales

El folículo piloso no se destruye, aunque presente otros cambios funcionales. Entre este tipo de alopecias encontramos los siguientes tipos:

•Alopecia andrógenica (o común), corresponde al 95% de los casos. Mucho más frecuente en hombres que en mujeres. La raza blanca también es más proclive que la negra. En su aparición intervienen factores genéticos y hormonales.

•Alopecia traumática por tracción, presión o tricotilomanía.

•Alopecia areata, es un tipo de caída del cabello que ocasiona parches redondos. Su etiología no está totalmente establecida, aunque puede tener una base autoinmune y también se relaciona con situaciones de estrés.

•Alopecia difusa consiste en una pérdida de cabello más o menos intensa, aguda o crónica, pero reversible y no localizada en una determinada porción del cuero cabelludo.

•Alopecia por enfermedades sistémicas, que pueden ser de origen endocrino o infeccioso.

También pueden provocar alopecias no cicatriciales ciertos síndromes hereditarios, y la toma de determinadas sustancias o medicamentos.

Alopecias cicatriciales

En estas, en cambio, existe un daño físico, una malformación o se ha producido la destrucción de los folículos pilosos. Algunos tipos serían los siguientes:

•Alopecia por enfermedades hereditarias tales como la ictiosis o nevus epidérmico.

•Alopecia por enfermedades infecciosas. Pueden ser micóticas, bacterianas, virales o protozoarias.

•Alopecia por enfermedades neoplásicas, epitelioma basocelular, linfomas…

•Alopecia por dermatosis como el liquen plano o el lupus eritematoso cutáneo.

•Alopecia por síndromes clínicos como la foliculitis decalvante o la dermatitis pustulosa erosiva, entre otros.

Por término medio pueden llegar a caerse entre 80 y 100 cabellos al día, que en condiciones normales van siendo sustituidos por otros nuevos que generan los folículos pilosos

Tratamiento de las alopecias

En el tratamiento de la alopecia androgénica hay dos fármacos muy utilizados, que son: el minoxidil y la finasterida.

El minoxidil empezó a utilizarse como vasodilatador en personas con hipertensión. Así se descubrió, por casualidad, que uno de sus efectos secundarios era precisamente que provocaba crecimiento capilar y regresión de la calvicie. Si bien como hipotensor se utiliza por vía oral, en casos de alopecia el tratamiento es en disolución al 2 y 5%.

Este producto es mucho más eficaz en personas jóvenes en las que la caída del pelo es reciente.

La finasterida es un medicamento antiandrógenico derivado no hormonal de los esteroides, que se receta a individuos con hiperplasia benigna de próstata. En dosis cinco veces inferiores (1mg por comprimido) se prescribe para evitar la caída del cabello, sobre todo el de la parte alta de la cabeza. Está contraindicado en mujeres por el riesgo de malformaciones del feto durante el embarazo.

Aparte de estos dos medicamentos, los laboratorios comercializan diversos productos anticaída con ciertos componentes que han demostrado su eficacia en la detención de la pérdida de masa capilar. Entre ellos podemos citar el aminexil (o kopexil), que evita el endurecimiento del tallo del cabello y la acumulación de colágeno alrededor. Sus beneficios son importantes, pero solamente en las primeras etapas de la pérdida de cabello.

El extracto de la planta Serenoa repens (conocida también como Sabal Serrulata y Serenoa Serrulata), planta americana de la familia de las palmeras a la que se le atribuyen propiedades parecidas a la finasterida en el tratamiento de la alopecia andrógenica.

A menudo, la causa de la caída excesiva del cabello se debe a ciertos déficits nutricionales en el organismo; por ello se formulan complementos que los aportan, y suplen estas deficiencias. Fundamentalmente contienen vitamina D3 y vitaminas del grupo B (acido pantoténico, biotina, niacina, piridoxina,…), ácidos grasos omega-3, minerales (cinc, silicio, y especialmente el hierro) y aminoácidos como la cisteína, arginina y la taurina. La composición varía mucho de una marca a otra, pero las diferentes combinaciones buscan sobre todo una mejora de la nutrición y, por ende, de la salud capilar.

Como resulta obvio, si la causa de la calvicie se debe a alguna enfermedad sistémica o cutánea, ninguno de estos productos mostrará eficacia, y el tratamiento deberá estar acorde con la patología de base que origina el problema.

Mercado de los productos anticaída del cabello

Analizando los datos que tenemos a nuestra disposición, comprobamos que las formas más vendidas fueron las lociones. Los porcentajes de mercado que detentaron en el periodo estudiado son del 43,7% de las unidades y del 49,8% de las ventas en valor.

Figura 1. Anticaída del cabello – Peso segmentos – % mercadoDatos: TAM Abril 2015

A menudo, la causa de la caída excesiva del cabello se debe a ciertos déficits nutricionales en el organismo; por ello se formulan complementos que los aportan, y suplen estas deficiencias

Ventas por laboratorios

Las ventas totales del sector alcanzaron los 38,24 millones de euros a PVP durante el año analizado (desde abril de 2014 a abril de 2015), con algo menos de 1.800.000 unidades y 227 productos comercializados.

Se trata de un mercado muy atomizado, puesto que, de los 105 laboratorios presentes, solo 4 de ellos superan el 10% del porcentaje en valor, mientras que solo otros 4 sobrepasan el 5%. Dentro de este contexto, Viñas fue el mejor clasificado con 234.000 unidades y 4,71 millones de euros de facturación (12,3%). Por detrás se situó Inneov con 97.000 unidades y 4,11 millones de euros (10,7%). En tercer lugar se situó Galderma, 223.000 unidades y 3,98 millones de euros (10,4%). Ducray fue el cuarto laboratorio con 139.000 unidades y 3,86 millones de euros (10,1%).

Figura 2. Anticaída del cabello – Principales laboratorios – % mercado – valoresDatos: TAM Abril 2015

Productos anticaída, cápsulas

Las ventas del este subgrupo ascendieron a un total de 434.000 unidades vendidas por un importe aproximado de 12,38 millones de euros. Son 31 los productos anticaída en cápsulas comercializados por 23 laboratorios distintos.

Figura 3. Anticaída del cabello – cápsulas – Ventas primeras marcasDatos: TAM Abril 2015

Productos anticaída, champús

Las ventas en este apartado ascendieron a 561.000 unidades y 6,34 millones de euros. La oferta de champús anticaída en las farmacias es de 67 productos distribuidos por 57 laboratorios.

Figura 4. Anticaída del cabello – champúsPrincipales marcas- % mercado – valoresDatos: TAM Abril 2015

Productos anticaída, lociones

Es el subgrupo de mayor tamaño, con 783.000 unidades vendidas y 19,04 millones de euros de facturación. Son 64 los laboratorios y 105 los productos a la venta.

Encabezando el ranking de marcas encontramos MinoxidilViñas (del laboratorio del mismo nombre) con 226.000 unidades y 4,63 millones de euros (24,3%).

Seguida de Lacovin de Galderma. Las ventas en este caso ascendieron a un total de 223.000 unidades por un importe de 3,98 millones de euros (20,9%).

Regaxidil (IFC) consiguió 80.000 unidades y 1,71 millones de euros (9,0%).

DercosNeogenic, 20.000 unidades y 1,69 millones de euros (8,9%) y Pilexil, 31.000 unidades y 1,24 millones de euros (6,5%).

Figura 5. Anticaída del cabello – lociones – Principales marcas – % mercado – valoresDatos: TAM Abril 2015

Una vida sana, con una dieta equilibrada, variada y con suficiente hidratación evitará posibles deficiencias nutricionales que puedan llegar a afectar la salud capilar

Consejo farmacéutico

La preocupación por la pérdida del cabello es importante tanto en hombres como en mujeres. Muchos clientes se acercan a la farmacia para exponernos sus dudas, y requerir nuestro consejo profesional.

Para poder aconsejarles deberemos empezar por conocer a fondo, todos y cada uno de los productos comercializados. También es primordial establecer las posibles causas de la caída anómala del cabello, para ello, unas sencillas preguntas nos pondrán sobre la pista del problema. Averiguaremos por ejemplo cuanto tiempo hace que le practicaron la última analítica de sangre, para conocer si en ella se detectó algún déficit de minerales (como el hierro, cuya deficiencia es causa frecuente de pérdida de cabello), también sus hábitos alimentarios y de vida, los cuidados que procura a su cabello, etc.

Recordar que muchas veces se tienen ideas equivocadas respecto a como debe protegerse el cuero cabelludo. Un error muy difundido entre un amplio sector de la población, consiste en hacernos creer que lavar el pelo todos los días lo debilita y por ello, cae más. No es cierto, un cabello sucio y con grasa se ahoga. Eso sí, el agua no debe ser muy caliente, y el champú suave y adecuado.

A la hora de secarlo, es mejor con toalla o al aire, y si debemos utilizar secador, siempre a temperatura baja. Además, es preferible el uso del peine al del cepillo.

Se debe limitar también el uso de gorros y sombreros para conseguir una mejor oxigenación del pelo.

Sobre todo, debemos castigarlo lo menos posible, evitando tintes y productos químicos demasiado agresivos, la utilización de planchas u otros aparatos eléctricos calientes, etc. Las coletas y moños demasiado tirantes también son muy perjudiciales y son causa de importantes alopecias femeninas.

Y evidentemente una vida sana, con una dieta equilibrada, variada y con suficiente hidratación resulta imprescindible. Se evitan así posibles deficiencias nutricionales que pueden afectar la salud capilar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *