Alta en gas natural

Tiempo de lectura: 4 minutos

El alquiler ha crecido en los últimos años como alternativa a la compra de vivienda. En la actualidad, la tasa de alquiler se sitúa en el 18 %, según el INE, lo que ha provocado un incremento de los precios por la falta de oferta de casas en alquiler. Los jóvenes son quienes más se plantean esta opción por las dificultades económicas que tienen para acceder a la vivienda en propiedad.

Sin embargo, alquilar una vivienda también conlleva una serie de gastos adicionales y una serie de aspectos que no deberías dejar pasar. Os dejamos con una pequeña guía con todo lo que debes saber si vas a alquilar una vivienda.

Contenidos

Firma un contrato y pide el certificado energético

Si quieres alquilar una casa para vivir de forma permanente, lo primero que debes hacer es firmar un contrato escrito con el arrendador donde se establezcan las condiciones del alquiler. La ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) no obliga a que se haga por escrito, es legal un contrato verbal, pero en caso de conflicto será más difícil demostrar lo que se había pactado.

En el contrato deben estar recogidas todas las cuestiones relativas a la renta y su actualización, la fianza, la duración del contrato, la forma de pago, si se exige aval o no, el reparto de gastos y las condiciones que libremente quieran pactar inquilino y propietario. Además, el propietario debe facilitarte el certificado energético de la vivienda que acredite su calificación y puede ayudarte a saber cuánta energía consume en calefacción y luz, lo que te permitirá saber el gasto en suministros.

La fianza es obligatoria

Cuando se inicia el alquiler debes pagar una fianza, cuya cuantía es un mes de renta, además de la renta del primer mes. La fianza es una garantía que tiene el propietario en caso de que el inquilino provoque algún desperfecto en la vivienda y es obligatoria. El casero está obligado a depositar esta fianza en el organismo correspondiente de la comunidad autónoma. Cuando finalice el contrato, te devolverá la fianza en un plazo máximo de un mes desde la entrega de las llaves si no se ha producido ningún desperfecto en la casa.

El casero también puede pedir un aval bancario al inquilino para que el banco garantice que paga el alquiler. Este aval puede ser de 3 a 6 mensualidades que debe ingresar en el banco el inquilino.

La Joya no Joya y…
La Cuenta NÓMINA
Del Banco no Banco

Sin comisiones, con tarjetas gratis ¡y mucho más! Ábrela en 5 minutos y ciérrala en un solo clic… otra cosa es que quieras.

Abrir mi Cuenta NÓMINA

Quien usa los suministros, los paga

El pago de los suministros de agua, luz, teléfono y gas corresponde al inquilino que es quien los gasta, según establece la ley, al poder individualizarse su uso mediante contadores. Sin embargo, los gastos generales de la vivienda como el IBI, la comunidad de propietarios o la tasa de basura son a cargo del arrendatario, pero pueden repercutirse al inquilino siempre que así se haya acordado y esté recogido en el contrato.

En cuanto al alta de los suministros cuando la vivienda es nueva, se puede poner a nombre del inquilino para que en caso de impago sea quien sufra las consecuencias, aunque esto supone un coste que también debe ser pactado entre casero e inquilino.

La duración del contrato tiene límites

La duración del contrato se pacta libremente entre las partes, siendo lo más habitual que dure un año. Según la última modificación de la LAU, se puede prorrogar el contrato de forma automática cada año hasta un mínimo de 3 años, salvo que alguna de las partes quiere cancelar el contrato antes.

En el caso de que, una vez transcurrido este periodo de tiempo, ni propietario ni inquilino hayan renunciado a la renovación, el contrato se prorroga un año más.

No te olvides del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) se asocia siempre con la compra de una vivienda, pero el alquiler también está gravado con este impuesto. Durante mucho tiempo se “olvidó” que había que pagarlo, pero si no lo haces puedes ser sancionado. El pago de este impuesto corresponde al inquilino, que dispone de 30 días desde la firma del contrato para abonarlo. Pero solo se paga una vez durante todo el periodo de vigencia del alquiler, salvo si se firman prórrogas anuales que se pagará cada año.

Básicamente, para calcular este impuesto hay que tener en cuenta la renta mensual y la duración del contrato para obtener la base imponible. Por ejemplo, una renta de 7200 € anuales (600 € mensuales) multiplicado por 3 años de duración del contrato da como resultado una base imponible de 21.600 €. A esta cantidad se aplica la tarifa correspondiente de cada comunidad autónoma o los tipos de la escala estatal recogidos en la siguiente tabla:

El ITP se calcula de la siguiente manera: 21.600 € x 0,024/ 6,01= 86 € es el dinero a ingresar.

Para finalizar, conviene recordar que el casero debe declarar los ingresos obtenidos por el alquiler de la vivienda en el IRPF y que la deducción estatal de la que se podía beneficiar el inquilino se suprimió en 2015 a nivel estatal, aunque todavía se conservan algunas deducciones autonómicas, como por ejemplo en la Comunidad de Madrid en determinados supuestos.

En Naranja | ¿Comprar una vivienda para alquilar o invertir en un fondo? Las ventajas e inconvenientes de cada alternativa

alquiler vivienda

¿El alta de los suministros lo paga el propietario o el inquilino?

19 de Enero de 2018 Alquiplus Madrid

Quien se encarga del alta de suministros es una cuestión controvertida que puede ocasionar ciertos conflictos entre propietarios e inquilinos. El problema que hay respecto a este asunto es que la Ley de arrendamientos urbanos (LAU) no especifica nada sobre esta cuestión.

Lo único que determina la Ley de arrendamientos urbanos es el pago respecto al consumo de los suministros, lo recoge en el artículo 20.3 y dice lo siguiente: “Los gastos por servicios con que cuente la finca arrendada que se individualicen mediante aparatos contadores serán en todo caso de cuenta del arrendatario”. La ley es determinante respecto a esto, pero no aclara nada sobre el alta de los suministros, entonces ¿Quién tiene que hacerse cargo?

Como este asunto no está regulado por la Ley de arrendamientos urbanos, quien se hace cargo del alta es algo sobre lo que tendrán que ponerse de acuerdo ambas partes. Dar de alta los suministro supone un coste y se necesita tiempo para organizar a los distintos técnicos para que realicen todos los trámites necesarios para el alta. Por ello y para evitar conflictos, es muy importante determinar, quién se encarga de realizar los trámites para dar de alta los suministros y quién asume los costes, antes de la firma del contrato de alquiler y que quede constancia en el propio contrato. En el caso de que se especifique en el contrato que los trámites serán realizados por el inquilino, hay que aclarar también en el contrato que documentación facilitará el propietario al inquilino para poder realizar este trámite (boletines, cédula de habitabilidad, etc).

Si tienes en alquiler alguna vivienda o estás pensando en hacerlo y tienes dudas sobre este asunto o alguna otra gestión respecto al alquiler, ¡Contacta con nosotros y te asesoraremos sobre todo lo que necesites!

En Alquiplus nos hacemos cargo del consumo de los suministros desde que comenzamos a gestionar tu vivienda hasta que encontramos al inquilino perfecto; además, después de la firma del contrato de arrendamiento facilitamos la tramitación del cambio de titularidad de los suministros al inquilino. Somos expertos en la gestión integral de inmuebles de alquiler, ¡Infórmate!

¿Quién debe ser el titular de los suministros en un alquiler?

Una de las preguntas más frecuentes cuando se alquila una vivienda es quién debe ser el titular de los contratos de suministros, como el agua, la luz, el gas o incluso el teléfono y el Internet.

Como es previsible, ambas opciones tienen sus pros y sus contras. Sin embargo, en este artículo intentaremos explicar diferentes consejos para evitar males mayores en caso de impago de recibos.

En primer lugar, cabe destacar que la Ley de Arrendamientos Urbanos, en su artículo 20.3, establece que “los gastos por servicios con que cuente la finca arrendada que se individualicen mediante aparatos contadores serán en todo caso de cuenta del arrendatario”.

No obstante, la legislación se refiere al pago frente al propietario y no frente a la suministradora, ya que para estas, el titular del contrato de suministro será siempre el que está obligado a abonar los recibos.

Suministros a nombre del propietario

En este caso será el arrendador el encargado de pagar los recibos de las empresas suministradoras. Es decir, el propietario recibirá y pagará el importe del recibo y éste deberá encargarse de exigir la cuantía al inquilino.

Pros:

  • El propietario siempre sabrá el consumo real de agua, luz y gas, por lo que podrá tomar acciones si considera que se está haciendo un uso inadecuado de los suministros energéticos
  • El arrendador será el gestor de todos los suministros. Por lo tanto, se evitará un cambio de servicios, de tarifas o de empresas suministradoras sin previo aviso por parte del inquilino.

Contras:

  • En caso de que el inquilino se niegue a pagar los recibos, la deuda recaerá sobre el titular del contrato de suministros que, en este caso, será el propietario.
  • En caso de que el arrendador, ante un impago por parte del arrendatario, decida dar de baja los suministros se produzca un corte por parte de la empresa, el inquilino puede llegar a denunciar al propietario por coacciones, con unas penas muy elevadas establecidas por el Código Penal.
  • El procedimiento en caso de impago y posterior desahucio será más largo que si el contrato de suministros está a nombre del inquilino. Por lo que la deuda irá aumentando y será el arrendador quien tenga que hacer frente a ellas.

Suministros a nombre del inquilino

Siguiendo este método, el inquilino se dará de alta como titular de los contratos de suministro y será el encargado de efectuar el pago, normalmente domiciliado, de los recibos de luz, agua y gas.

  • El responsable de pagar los suministros es el inquilino. Por lo tanto, en caso de impago, la empresa reclamará el importe adeduado al arrendatario.
  • El propietario en ningún caso será incluido en una posible lista de morosos en caso de impago de recibos.
  • El inquilino, a la hora de abandonar la vivienda, puede dar de baja los servicios por su cuenta, con el gasto que supondría volver a activarlos para el arrendador.
  • Si no se pagan los recibos correspondientes, las suministradoras podrán realizar cortes en la vivienda, que es propiedad del arrendador.
  • En caso de impago, aunque el inquilino sea el responsable de asumir la deuda, las empresas suministradoras exigirán el pago completo de la deuda antes de activar los suministros en la vivienda.

Como se puede observar, ambas opciones tienen sus beneficios y sus desventajas. No obstante, teniendo en cuenta la legislación y la forma de actuar de las empresas suministradoras, desde Uniplaces recomendamos poner los suministros a nombre del inquilino pero incluir en el contrato de arrendamiento unas sanciones en caso de que el arrendatario haga un mal uso de esa titularidad.

Si desea obtener más información sobre este tema, le recomendamos que lea atentamente este artículo publicado anteriormente en el Portal de Uniplaces.

Dar de alta el gas con Gas Natural Fenosa

Tener la necesidad de dar de alta el gas se puede dar principalmente en dos casos:

  • Vivienda nueva (en este caso es posible que tengamos que realizar la acometida de gas)
  • Suministro de gas previamente dado de baja

Requisitos para poder dar de alta el gas

Tenemos que saber que para poder contratar el suministro de gas natural con una comercializadora eléctrica se necesita llamar a la compañía de luz y proporcionarle todos los datos necesarios para dar de alta el gas natural.

Dos de los requisitos más importantes que se solicitarán para tramitar la contratación de gas será el Certificado de Instalación de Gas y también el Código Universal del Punto de Suministro (CUPS).

Para disponer del certificado de gas, se debe contactar con un instalador de gas autorizado, el cual verificará que la instalación se encuentra en perfecto estado y proporcionará el documento al cliente. En cuanto al número CUPS, se podrá encontrar en una anterior factura de gas o poniéndose en contacto con la distribuidora de su zona y que se lo proporcionará para realizar el alta.

Alta del suministro de gas con Gas Natural Fenosa

Para dar de alta el gas con Gas Natural Fenosa la forma más fácil y rápida es llamar por teléfono. Una vez el cliente se ponga en contacto con ellos, pedirán información sobre el punto de suministro para poder localizarlo exactamente.

Gas natural Fenosa se encargará de realizar todas las gestiones precisas, no solo efectuando el alta, sino también poniéndose en contacto con la distribuidora y que será la encargada de conectar el contador del cliente. Se recomienda tener un recibo de gas a mano para acelerar todo el proceso.

Documentación para dar de alta el gas con Gas Natural Fenosa

La comercializadora de gas solicitará una serie de documentos necesarios para dar de alta el gas con Gas Natural Fenosa:

  • DNI o equivalente del titular
  • Certificado de la Instalación Individual de gas
  • Certificado de instalación térmica, en caso de tener calefacción de gas
  • Documento que certifique la relación con la vivienda (escritura, alquiler, contrato de compra-venta…)

Coste de alta de gas

El precio que el cliente tendrá que abonar por dar de alta el gas con Gas Natural Fenosa será el estipulado por los «derechos de acometida» y «derechos de alta». Estos costes se tendrán que pagar a la distribuidora, independientemente de la comercializadora que se contrate, a pesar de que vendrá especificado en la primera factura del gas.

  • Derechos de acometida donde el precio variará dependiendo de la tarifa de acceso.
  • El precio de los derechos de alta estará fijado por cada Comunidad Autónoma.

Una vez que se ha solicitado el alta, la comercializadora enviará todos los documentos a la distribuidora y deberá ser ella la encargada de facilitar el suministro de gas. El tiempo estimado para disponer de gas en la vivienda será de entre 7 y 10 días hábiles.

Contacto con Gas Natural Fenosa

Para dar de alta el suministro energético con Gas Natural Fenosa, solo tiene que llamar al 900 100 251 o al 900 100 259, y realizar la gestión con el asesor energético.

¿Cuánto cuesta dar de alta el gas natural?

El precio de dar de alta el gas natural depende de la comunidad autónoma en la que se encuentre el inmueble y de la cantidad de gas consumida durante el año. ¿Cuánto debes pagar en tu vivienda?

Precio del alta de gas

El gas natural debe estar dado de alta en el inmueble para poder recibir el suministro. Este trámite se realizará con la comercializadora que se desee cotratar una tarifa de gas y supone un coste para el titular.

El precio del alta de gas natural se divide en dos conceptos:

  1. Derechos de alta
  2. Derechos de acometida

Derechos de alta del gas natural

El usuario deberá pagar los derechos de alta, cuyo coste dependerá de la comunidad autónoma en la que se encuentra y de su tarifa de acceso al gas natural:

Precios con IVA incluído.

La tarifa de acceso al gas natural no la puede elegir el cliente, ya que depende de su consumo:

  • En el caso de un primer alta de gas: el instalador asignará una tarifa de acceso en base a una estimación del consumo, teniendo en cuenta las características del inmueble y su equipamiento.
  • En años posteriores, la distribuidora mantendrá o asignará una nueva tarifa de acceso en función del consumo realizado durante el año anterior.
  • Tarifas de acceso al gas natural
  • 3.1: para consumos de hasta 5.000kWh al año, pensada para hogares que utilizan el gas para el agua caliente sanitaria (ACS) y/o la cocina.
  • 3.2: para consumos comprendidos entre los 5.000 y 50.000kWh anuales, por lo que es la más común en viviendas con calefacción de gas, con o sin ACS o cocina.
  • 3.3: para consumos de entre 50.000 a 100.000kWh anuales, adecuada para negocios o viviendas con un alto consumo de gas.
  • 3.4: para consumos que superen los 100.000kWh al año, por lo que está ideada para negocios o comunidades de propietarios.

Si han pasado menos de 5 años desde que se activó el suministro por última vez, únicamente se tendrán que pagar los derechos de alta del gas y no los derechos de acometida.

Derechos de acometida del gas

Los derechos de acometida del gas natural tienen un mismo precio para todos los puntos de España, variando únicamente en función de la tarifa de acceso que tenga asignada el usuario:

Precios con IVA incluído.

El precio total del alta se debe pagar en la primera factura del gas con la compañía. Posteriormente, ésta enviará el importe que corresponde a la gestión a la distribuidora de la zona.

  • Ejemplo de precio total de alta de gas:
  • Una vivienda nueva en Asturias a la que le han asignado una tarifa de acceso 3.2, con consumo inferior a 15.000 kWh/año:
  • Alta de gas = derechos de alta + derechos de acometida
  • Derechos de alta = 96,95€
  • Derechos de acometida = 128,67€
  • Total del alta = 225,62€

¿Necesitas dar de alta el gas natural?

Te ayudamos a realizar todas las gestiones de tu suministro de forma gratuita.

¿Qué hacer para dar de alta el gas natural?

Antes de dar de alta el gas natural, el inmueble deberá tener la instalación del gas natural:

  • Si se trata de una vivienda unifamiliar, únicamente deberán realizar la IRI (Instalación Receptora Individual).
  • En caso de una comunidad de vecinos, se deberá realizar la IRC (Instalación Receptora Común) y una IRI por cada vivienda.

Una vez dispongamos del Certificado de la Instalación de Gas, podremos elegir entre las diferentes tarifas que ofrecen las compañías, con quién podremos contratar y dar de alta el gas natural.

¿Cómo y cuánto cuesta dar de alta el gas natural?

Lo primero que debes tener en cuenta es si la vivienda tiene ya un contrato con el anterior dueño (lo más normal en vivienda de segunda mano o alquiler) o, de lo contrario, la casa no tiene ni siquiera instalación.

¿Cuál es el precio de la instalación del gas natural?

Si no hay instalación: derechos de alta y acometida

En el caso de que nuestro domicilio no disponga de instalación de gas es necesario que te pongas en contacto con un instalador de gas natural autorizado. Este instalador es el que realizará todas las adaptaciones necesarias, elaborará un Certificado de la instalación y normalmente te facilitará los trámites con la distribuidora de gas de tu zona. Puedes solicitar presupuesto a varios instaladores y elegir aquél que más te interese.

La activación del servicio de gas conlleva el pago de los derechos de contratación que incluyen los derechos de alta y los derechos de acometida:

  • Los derechos de alta se pagan en cualquier nuevo suministro. El importe lo fija la Comunidad Autónoma y encontramos diferencias desde los 72 € en Andalucía para la tarifa 3.1 (IVA incluido) y los 106,89 € de Galicia.
  • Los derechos de acometida se pagan en nuevas instalaciones. Este importe es único para todo el país y su importe es de 128.67 € para los contratos destinados a consumidores particulares. Por lo tanto el alta de un suministro tiene un coste de entre 200 y 235 €.

Como ocurre con la electricidad, cada territorio tiene su propia distribuidora que será la que gestione el alta. Nedgia (Grupo Gas Natural) está presente en gran parte del país, pero hay otras como Nortegas, Madrileña de Gas o Gas Extremadura que tienen su propio área de distribución. Algunas distribuidoras como Nedgia (Grupo Gas Natural) promocionan este suministro con importantes bonificaciones que problablemente tu instalador te ofrecerá.

Certificados de gas natural

Los trámites se simplifican si tu vivienda ya tiene instalación de gas:

  • Si la casa lleva menos de 1 año con el servicio de gas dado de baja, tan sólo será necesario que la Inspección Periódica de la instalación (cada 5 años) sigue vigente para comenzar a dar el servicio.
  • Por el contrario, si ha pasado más de 1 año, será necesario acudir a un instalador para que nos prepare un nuevo Certificado de la Instalación.

En viviendas de segunda mano o alquileres lo más normal es que ya tengan un contrato de suministro activo. En ese caso, lo más rápido y económico es solicitar un traspaso del contrato. No tendrás que pagar nada por el cambio, aunque es aconsejable consultar las deudas o consumos pendientes de facturar para llegar a un acuerdo con el anterior titular. Si el anterior propietario tuviera deudas o tienes sospechas que el contador del anterior propietario pudiera estar manipulado, mejor solicita un alta nueva para evitar asumir responsabilidades del anterior propietario.

Las tarifas de acceso del gas

Sea cual sea tu compañía, a la hora de contratar el suministro de gas hay que elegir entre la tarifa de acceso 3.1 (hasta 5000 kWh al año) y la tarifa de acceso 3.2 (de 5000 a 50000 kWh al año). La primera se dirige a hogares con bajo consumo de gas y la segunda a hogares que hacen un uso más intenso normalmente por tener calefacción con gas. El suministro es exactamente el mismo en uno y otro caso. Sólo cambia la tarifa a pagar. Con la tarifa de acceso 3.1, se paga poco al mes de término fijo (en torno a 4 €/mes) a cambio de sufrir unas tarifas más elevadas por el consumo. Con la tarifa de acceso 3.2, el precio mensual es mayor (en torno a 9 €) y a cambio el precio del kWh es más reducido.

En un suministro nuevo, la compañía te preguntará si utilizas el gas para la calefacción o no para atribuirte una u otra tarifa de acceso. Además, la compañía distribuidora, cada año debe valorar cuál ha sido tu consumo, y reasignarte la tarifa que más te interese automáticamente.

El problema es que cuando se diseñaron esta estructura de tarifas, exactamente a partir 5000 kWh pasaba a ser más interesante la tarifa 3.2. La realidad es que en la actualidad, con los cambios en las tarifas, hay que llegar a los 7500 kWh al año para que interese contratar la tarifa 3.2. Por eso, si tu vivienda no es especialmente grande o no vives en una zona muy fría, mejor optar por la tarifa 3.1 y espera a la primera revisión anual a que la distribuidora reasigne la tarifa si es necesario.

¿Cómo elegir la mejor oferta de gas natural?

Ya solo te queda decidir con qué compañía contratas el suministro de gas y elegir la tarifa oficial TUR o una oferta en el mercado libre. Si no tienes muy claro qué tarifa elegir, localiza la mejor oferta del mercado en nuestro:

Comparador de tarifas de energía

¿Quieres ahorrar hasta 148 euros al año? También puedes apuntarte a la Compra Colectiva de Energía y sumarte al ahorro:

Cita:

Originalmente Escrito por theusu5k Acaba de pasar un revendedor de Gas Natural por casa a recomendarnos instalarlo.
Los precios que me han dicho son:
Instalación 200 euros(pero que ellos pagan 150) que se me quedaría en 50
Alquiler contador 3 euros al mes(los primeros 2 años,10 euros despues de eso).
La cocina electrica va a mi cuenta cambiarla a gas natural
El calentador se puede adaptar a gas natural.
Actualmente somos 5 en el domicilio y fácilmente ahora con la calefacción se nos van 2-3 bombonas al mes
Como lo veis?
Robo?

He visto en internet y parece que es esto o parecido:
¿Vives en un piso con butano y quieres pasarte al Gas Natural?
“GAS NATURAL ES COMODIDAD”
banner1La campaña “Gas natural es comodidad” 1 es exclusiva para contrataciones de nuevos puntos de suministro en los que se sustituyan el suministro de butano por gas natural con Nedgia Catalunya SDG, S.A.
En fincas que cumplan las siguientes condiciones:
• Plurifamiliares sin gas natural.
• Mínimo de 3 viviendas.
La Comunidad de Propietarios deberá disponer de:
• Acuerdo de la CCPP en la que se apruebe la construcción de la Instalación Receptora Común (IRC) en la finca.
• IRC propiedad de la Distribuidora.
Esta campaña consiste en:
•Subvencióna la instalación de 150€. Se descontará del presupuesto de la instalación.
• Aportación económica de 150€. Se abonará mediante transferencia bancaria al titular de la Solicitud de Conexión a la Red (SCR) y del posterior contrato de Conexión a la Red (CCR), en un periodo aproximado
de un mes a partir de la puesta en servicio del punto de suministro.
Esta campaña estará sujeta a la disponibilidad de gas en la zona. No es acumulable a otras promociones de Nedgia Catalunya SDG, S.A. y es válida para las SCRs realizadas del 01/01/2018 al 31/03/2018 (o el último día de la prórroga en caso de haberse prorrogado) y efectivamente puestas en servicio hasta 6 meses después de su contratación.

Lo que hace el comercial es quitarte parte de lo que pagarías en el alta. Pero tendrías que pagar la instalación. Un instalador fuera de estas empresas te cobraría unos 3000€ según caldera y radiadores que tengas que poner. Con la empresa suministradora te hará precio y te saldrá a 2000€ o menos.
Ya me imaginaba que eso fuera un chollo. Si sólo pagases 50€ y te instalan todo «gratis» lo haría sin pensarlo. Pagando la instalación ya depende de vosotros. Es mucho más cómodo el gas, pero no es barato.

¿Cuánto cuesta instalar el gas natural?

El precio de instalar gas natural depende de las características de la vivienda y la empresa instaladora. Te contamos cómo conseguir el mejor presupuesto.

¿Qué instalación de gas natural necesito?

Los usuarios que decidan contratar gas natural deberán tener en cuenta el coste de las instalaciones necesarias para poder hacer uso de este tipo de suministro.

Para dar de alta el gas natural es necesario contar con:

  • Una Instalación Receptora Común (IRC) en el caso de una comunidad de vecinos, sirviendo de nexo entre la red de distribución y la IRI de cada vivienda.
  • Una Instalación Receptora Individual (IRI):
    • En pisos que se encuentran en una comunidad de propietarios, conectando el IRI individual a la IRC.
    • En viviendas unifamiliares, que conectan el IRI directamente a la red de distribución.

Algunas zonas del territorio español no disponen de gas natural. Aún así, las distribuidoras están ampliando sus redes y cada vez son más las zonas que sí tienen este tipo de suministro.

Si en tu zona no hay suministro de gas, podrás elegir entre otras alternativas como el gas propano, el butano, el gasoil o energías renovables como la aerotermia.

¿Cuánto cuesta instalar gas natural?

El precio de la instalación de gas natural depende de las características de cada inmueble, como pueden ser:

  • El tamaño de la vivienda, que influirá en los metros de canalización necesarios.
  • El número de equipos o servicios que van a estar conectados al gas: solo calefacción, agua caliente, cocina o todos.
  • El tipo de equipamiento a colocar: tipo de caldera de gas natural, número de radiadores o suelo radiante.
  • Si ya existe acometida de gas o hay que trabajar en ella.
  • El tipo de instalación que haya que realizar: una IRI o una IRC.
  • Los planes o subvenciones que ofrezca la comunidad autónoma

Se recomienda solicitar presupuesto a varias empresas instaladoras de gas natural para elegir el más económico, así como informarse de las subvenciones disponibles y formas de financiacion.

En cualquier caso, los elementos esenciales que debe tener un presupuesto de gas son:

  1. Inspección preliminar de la instalación.
  2. Mano de obra por la instalación de gas.
  3. Armario exterior para conectar la acometida.
  4. Instalación de equipos, si los hubiera.
  5. Colocación de los elementos de desagüe y evacuación de humos de los equipos.
  6. Instalación de los puntos de calefacción y su equipamiento, si fuera el caso.
  7. Emisión del Certificado de Instalación del Gas, indispensable para comprobar que la red cumple con los requisitos de seguridad mínimos para realizar gestiones como dar de alta el gas o realizar cualquier cambio en la instalación.

¿Necesitas realizar la instalación de gas natural?

Solicitamos presupuesto a varios instaladores de tu zona para que consigas la mejor oferta para contratar el gas en tu inmueble.

¿Cuánto cuesta instalar gas natural en un edificio?

Si se quiere instalar el gas natural en una comunidad de vecinos se deberá contar con el apoyo de al menos un tercio de los propietarios, según la Ley de Propiedad Horizontal, para comenzar con la Instalación Receptora Común.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que tras la instalación del edificio se aplica el canon de fincas de gas natural, o canon de IRC, aumentando el importe de la factura del gas, aunque no existe un precio exacto ya que depende de varios factores como el tipo de instalación.

Es un canon que aplican las distribuidoras a las IRC por haber realizado la obra y su mantenimiento. Normalmente se cobra a la comunidad de propietarios durante 20 años, aunque dependerá del contrato firmado.

Durante el tiempo que se realiza el pago, las distribuidoras son responsables del mantenimiento de la instalación. Una vez finalizado el contrato, será responsabilidad de la comunidad.

Una vez constuida la IRC del edificio se deberá proceder a la instalación de la IRI en cada piso que desee tener suministro. Dependiendo del tipo de instalación tendrá un precio aproximado que mostramos a continuación:

Precio de la instalación de gas en un piso *

Tipo de instalación Precio
IRI 450 €
IRI + Calentador 1.100 €
IRI + Caldera 2.000 €
IRI + Caldera + Calefacción 4.000 €

* Estos precios son con IVA incluído, teniendo en cuenta que la comunidad ya tiene Instalación Receptora Común (IRC).

¿Cuánto cuesta instalar gas natural en una vivienda unifamiliar?

En el caso de las viviendas unifamiliares, únicamente será necesario realizar una Instalación Receptora Individual, que irá conectada directamente a la red de distribución. En este caso, los precios serán aproximadamente los siguientes según las características de la instalación:

Precio de la instalación de gas en una vivienda

Tipo de instalación Precio *
IRI 1.400 €
IRI + Calentador 2.050 €
IRI + Caldera 3.250 €
IRI + Caldera + Calefacción 6.250 €

* Precios con IVA incluído.

Estos precios podrán variar dependiendo del tamaño del inmueble, número de radiadores o si se quiere instalar suelo radiante.

Subvenciones y descuentos en el coste de la instalación

Al realizar la instalación de gas natural o de la calefacción, los usuarios pueden contemplar las siguientes cuestiones con vistas a reducir el coste total de la instalación:

  • Subvenciones y financiación por parte de las empresas instaladoras y distribuidoras.
  • Descuentos por parte de los instaladores si se realizan varias instalaciones a la vez. Por ejemplo, una comunidad de vecinos que contrata a una misma empresa instaladora para realizar la IRC y las IRI de todas las viviendas.
  • Plan Renove de Calderas, para cambiarla por una más eficiente.

Es importante consultar con la distribuidora y con varios instaladores autorizados sobre el tipo de subvenciones que se pueden solicitar, ya que algunas tienen requisitos de estacionalidad, tipo de instalación o vivienda, etc.

Coste de la instalación de calefacción con gas natural

La mayoría de los clientes de gas natural utilizan este tipo de suministro para calentar sus viviendas. Sin embargo, se ha de tener en cuenta que para poder disponer de calefacción de gas natural en la vivienda es imprescindible realizar la instalación de los distintos elementos que conforman el sistema de calefacción.

Precio de la instalación de gas en una vivienda

Superficie Tipo de instalación Coste total
50 m2 4 radiadores y una caldera 2.448,60 €
80 m2 5 radiadores y una caldera 2.737 €
110 m2 6 radiadores y una caldera 3.347 €
150 m2 8 radiadores y una caldera 3.925 €

* Precios con IVA incluído.

En el caso de que se quiera instalar suelo radiante en lugar de radiadores, el inmueble contará con un calor más homogéneo a lo largo de todas las estancias, aunque el desembolso en la instalación es bastante superior.

El suelo radiante ronda los 100€ por metro cuadrado, incluído el material y la mano de obra

¿Cómo dar de alta el gas natural?

Una vez que toda la instalación esté realizada, el consumidor tiene que ponerse en contacto con una comercializadora para contratar la tarifa de gas que mejor se adapte a sus necesidades.

Sin embargo, dar de alta el gas en una vivienda o en una comunidad de vecinos supone un coste, que se tiene que pagar a la distribuidora y que se cobra a través de la primera factura de gas que llega al domicilio.

Los derechos a pagar se dividen en dos conceptos y dependen de la tarifa de acceso y de la comunidad autónoma donde se encuentre:

Derechos de alta del gas natural:

El cliente deberá pagar los derechos de alta que le correspondan según su tarifa de acceso al gas natural.

  • Tarifas de acceso de gas natural
  • Tarifa 3.1, para consumos inferiores a 5.000kWh anuales, principalmente para viviendas que solo utilicen el gas para la cocina y el agua caliente.
  • Tarifa 3.2, para consumos entre 5.000 y 50.000kWh anuales, la más extendida entre viviendas con calefacción de gas natural, aunque no lo utilicen para la cocina o agua caliente.
  • Tarifa 3.3, para consumos de entre 50.000 y 100.000 kWh anuales, habitualmente locales o viviendas con un alto consumo de gas.
  • Tarifa 3.4, para consumos de más de 100.000 kWh anuales, principalmente negocios o comunidades de vecinos.

De esta forma, los precios por dar de alta el gas natural en las diferentes comunidades españolas serán los siguientes:

Derechos de acometida del gas natural:

El coste de estos derechos es igual para toda España, y su precio varía únicamente en función de la tarifa de acceso al gas natural.

La tarifa de acceso no la elige el usuario, es asignada directamente por la distribuidora según el consumo de la vivienda o local.

En el caso de un primer alta de gas, la empresa instaladora realizará una estimación del consumo, según el tipo de inmueble y se equipamiento, para asignar una tarifa de acceso.

Precio de los derechos de acometida del gas natural

Tarifa de acceso Consumo de gas Derechos de acometida
3.1 Menos de 5.000 kWh/año 128,67 €
3.2 Entre 5.000 y 15.000 kWh/año 128,67 €
Entre 15.000 y 50.00 kWh/año 295,72 €
3.3 – 3.4 A partir de 50.000 kWh/año 591,48 €

Documentos para contratar el gas natural

Para comenzar con la contratación del suministro de gas, se debe contactar directamente con la compañía con la que se quiera contratar una tarifa.

Para realizar la gestión tanto por teléfono como de forma online, suelen ser imprescindibles los siguientes datos:

  • Datos del titular del suministro.
  • Tarifa que se quiere contratar.
  • Dirección de la vivienda.
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS) que debe solicitar a la distribuidora de su zona.
  • Número de cuenta bancaria en la que domiciliar el pago de los recibos.
  • Certificado de Instalación de Gas

Instalar calentador de gas natural en lugar de caldera

@rusticanas, creo que el instalador no tiene razón; el Reglamento de Instalaciones Térmicas no dice que tu caldera tenga que ser de condensación (eso es solo en nueva construcción; en reforma se admiten distintas variantes, pero tampoco es tu caso, porque tú no necesitas hacer ninguna reforma, si la instalación ya estuvo en servicio).
El gasto es mucho más bajo ya que está subvencionada y el cambio de instalación relativamente barato ¿Te refieres a que está subvencionado el cambio de caldera o el combustible?
El precio por kWh es mayor para el GLP… de hecho, es casi el doble.
Lo que sí es cierto es que con gas natural tienes 30 € de factura sin abrir el grifo del agua caliente…
Sobre el cambio de combustible, en los criterios de interpretación que hace Industria en Castilla y León:
¿Es reforma un cambio de gas propano a gas natural en una caldera estanca?
El cambio de familia de gases combustibles (por ejemplo, de gas licuado del petróleo a gas natural o viceversa), en un generador que admita el cambio, no se considera cambio de tipo de energía utilizada, a efectos del artículo 2 del RITE, por lo que no se considera reforma de la instalación térmica (antes de leerlo yo pensaba que sí…). No obstante lo anterior, cuando se realicen las adaptaciones de los generadores, además de cumplir las instrucciones del fabricante, se deberá cumplir lo dispuesto en el Reglamento Técnico de Distribución y Utilización de Combustibles, en concreto, lo contemplado en la ITC IGC08 Aparatos de Gas y en la Resolución de 27 de mayo de 2014, de la Dirección General de Industria y Competitividad, por la que se establece el procedimiento para el cambio de gas en punto de suministro (usuario final) de combustibles gaseosos por canalización. De forma que para los aparatos a gas que hayan sido adaptados, se deberá emitir el certificado de puesta en marcha, conforme a lo indicado en la ITC-ICG 08, previa adecuación del aparato por cambio de familia de gas.
Yo probaría a llamar directamente a Gas Natural (o a la distribuidora que lleve tu zona); con la dirección es probable que sepan el CUPS (código único de punto de suministro), y con eso te puedan decir «administrativamente» como está tu instalación.
Es seguro que la caldera necesitará una puesta a punto, y Gas Natural antes de suministrarte debería hacer una revisión (que también te cobrará, creo que dentro de los derechos de enganche, que pagarás una vez). Comprobarán el contador, las ventilaciones, la integridad del tubo… y por último, que tu caldera queme como debe.
Pero no deberías tener más problemas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *