Acumulador electrico calefaccion

Contenidos

Calefacción con acumuladores de calor

Los consumidores que dispongan de calefacción eléctrica podrán instalar distintos sistemas para calentar su vivienda como los acumuladores de calor.

Calefacción eléctrica

Muchos usuarios recurren a la electricidad para la calefacción de sus viviendas o locales, se trata de una energía muy cómoda para los usuarios pero también es una de las más caras del mercado. A la hora de instalarla los consumidores pueden recurrir a distintos sistemas:

  • Radiadores de aceite o termoeléctricos: es uno de los más antiguos, funciona a través del calentamiento de un aceite térmico. La temperatura disminuye de manera gradual una vez apagado.
  • Suelo radiante: mediante la instalación de una red de tuberías o cables que transportan agua caliente bajo el suelo de la vivienda. Es uno de los sistemas más modernos, pero conlleva un coste inicial elevado y la realización de obras.
  • Bomba de calor: no consume mucha energía, pero únicamente calienta la habitación donde está instalada la bomba de calor y el calor se dispersa muy rápido.
  • Placas radiantes: a través de ondas radiantes se calienta la habitación donde está instalada de manera homogénea. El calor alcanza la temperatura muy rápidamente pero son sistemas muy caros.
  • Acumuladores de calor: por medio de resistencias eléctricas se almacena calor que se libera posteriormente.
  • Convectores: ingresa aire frío y expulsa aire caliente gracias a las resistencias eléctricas y un termostato que incorporan.

Acumuladores de calor

Los usuarios podrán instalar en sus domicilios acumuladores de calor, los cuales funcionan mediante resistencias eléctricas que calienta el núcleo acumulador y almacenan el calor producido, liberándolo progresivamente de manera calorífica.

Hay dos tipos de acumuladores de calor que los consumidores pueden utilizar en sus viviendas:

  1. Estáticos: los cuales liberan la energía calorífica de manera natural. Se recomiendan para lugares habitados permanentemente ya que ofrecen una temperatura de confort constante.
  2. Dinámicos: en este caso incorporan un ventilador que ayuda a la transmisión de energía. Su aislamiento es más eficaz que en el caso de los estáticos. El control de la descarga de energía, permite gestionar la temperatura de distintas zonas.

Se suele combinar ambos tipos de acumuladores, principalmente por cuestiones económicas. Aunque la mejor opción sería recurrir a los acumuladores dinámicos ya que permiten llevar un control, los acumuladores estáticos son mucho más baratos que los dinámicos.

Calefacción con acumuladores de calor

Estos sistemas de calefacción tienen un espacio de almacenamiento limitado, acumulan la energía necesaria para mantener la temperatura durante el día en la vivienda, por lo que esta característica hace que el cálculo de las necesidades energéticas sea muy importante, así como los sistemas de aislamiento y la temperatura de confort.

Aunque se tratan de sistemas de calefacción que supone un gran desembolso inicial presentan una serie de ventajas, además de su bajo mantenimiento:

  • Instalación sencilla: no requiere obras
  • Bajo mantenimiento: limpieza anual de los acumuladores y cambio de las pilas de los cronotermostatos
  • Solución limpia y segura

Uno de los principales inconvenientes de estos sistemas de calefacción es que la carga debe realizarse con antelación. Así, los consumidores se ven obligados a programar sus necesidades. Además hay otra serie de aspectos que los consumidores deben estudiar antes de instalar acumuladores de calor para la calefacción.

  • Precio elevado de cada aparato además de grandes diferencias entre modelos en el mercado
  • Si el cliente dispone de una tarifa con discriminación horaria, la recarga deberá hacerse por la noche
  • Hay un menor control sobre la descarga de calor, dependiendo del tipo de acumulador
  • La instalación eléctrica de inmuebles antiguos suele necesitar una reforma casi total

Calefacción con convectores

Otra opción similar a los acumuladores de calor son los convectores, que también recurren a la energía eléctrica para calentar el aire frío. En estos casos, la resistencia eléctrica y el termostato que incorporan permiten ingresar aire frío y expulsar aire caliente en el momento. No son sistemas muy eficaces pero pueden ser una buena opción para segundas viviendas o espacios pequeños.

Acumuladores de Calor

El Acumulador digital Gabarrón Ecombi PLUS, ha llegado a ser el más eficiente y con diseño más innovador del mercado hasta el momento, es un equipo de calefacción muy novedoso.

Este emisor térmico está catalogado como uno de los mejores ya que impide mejor que otros diseños la liberación no deseada de energía calórica y es un punto a favor cuando se desea ahorrar el consumo innecesario.

En Masvoltaje podrás conseguir los mejores precios de acumuladores de calor.

El acumulador digital gabarrón Ecombi PLUS también se puede controlar remotamente vía wi-fi, es decir que se podrá programar desde la cómoda posición de la cama o sillón.

El Acumulador Dinámico Manual Gabarrón ADL, es versátil y muy recomendado para aquellos hogares amplios y zonas comerciales.

Por ello el acumulador dinámico manual Gabarrón ADL es la opción primordial de muchas empresas.

Su reparto de temperatura es sobresaliente gracias a que posee un ventilador silencioso que ayuda a distribuir mejor el calor.

El Acumulador estático Gabarrón ADS, tiene como característica principal que sus bloques refractarios son de alta densidad, lo que permite que puedan almacenar mucha más energía calorífica y que la carga se pueda realizar a temperaturas más bajas.

El Acumulador estático manual Gabarrón AX, estos acumuladores de calor se centran en ofrecer unas dimensiones reducidas, para aquellos lugares donde el tamaño es importante.

Este acumulador de calor logra satisfacer cada una de las necesidades del usuario, pero sobre todo mantiene las opciones tradicionales de los acumuladores de calor Gabarrón más reconocidos.

Con su opción de elevar la temperatura de manera uniforme se abre todo un abanico de elecciones para el usuario.

Por ultimo, no puede faltar mencionar el Acumulador digital Gabarrón Ecombi el cual ofrece funcionamiento de 24 horas con sus regulaciones automáticas.

Tipos de acumuladores eléctricos

Al tener tantos múltiples usos, necesitamos saber que utilización exacta va a tener para poder diferenciar los distintos tipos de acumuladores eléctricos:

Acumuladores eléctricos fotovoltaicos

Uno de los tipos de acumulador eléctrico más novedoso y utilizado es el fotovoltaico. La instalación parte de paneles solares que recogen la energía de los rayos del sol para almacenarla en los depósitos destinados al efecto. Así, puede ser utilizada en cualquier momento del día o de la noche, sin que sea necesario acceder en esos momentos a una red eléctrica externa para abastecer la vivienda. La única desventaja de este tipo de acumulador eléctrico es su precio, requiere una inversión elevada para su instalación. No obstante, se amortiza en poco tiempo, puesto que el ahorro es considerable desde el momento en que se comienza a utilizar.

Acumuladores eléctricos térmicos

Por su parte, los acumuladores eléctricos térmicos son los que conforman la calefacción de una vivienda cuando esta se compone de radiadores eléctricos. El acumulador eléctrico para calefacción se sirve de la energía eléctrica para generar calor que posteriormente distribuirá por toda la casa. La ventaja del radiador acumulador eléctricoes que se calienta mucho más deprisa que otros dispositivos y que aprovecha toda la energía que acumula en el momento del día que se necesite. Dentro de este tipo de acumulador de calor eléctrico, se encuentra también el acumulador eléctrico portátil o radiador portátil. Cuyo uso aporta un extra de temperatura en una estancia concreta sin un gasto energético demasiado elevado.

Acumuladores hidráulicos

En este caso, el acumulador no se encarga de almacenar energía eléctrica, sino hidráulica. Se trata de un depósito que contiene un fluido hidráulico y un circuito que va a dar a otro depósito lleno de un gas, por lo general nitrógeno. En este caso, la energía se acumula en el líquido hasta superar la presión del nitrógeno, y entonces libera su poder para comprimir el gas. Sus funciones tienen que ver con el control de fugas y errores dentro de las instalaciones industriales. Y es que estos dispositivos no se definen como un acumulador de agua eléctrico para viviendas.

Termo eléctrico o calentador

Este sí es el conocido acumulador eléctrico de agua que puede encontrarse en viviendas de toda clase. Se trata del tradicional calentador, dentro del cual también pueden encontrarse diversos tipos, como el termo eléctrico doble acumulador o el termo acumulador eléctrico de 100 litros para los inmuebles más grandes. En todos los casos, el principio de funcionamiento de este calentador acumulador eléctrico es el hecho de que utiliza la energía eléctrica para aumentar la temperatura del agua contenida en su depósito. Desde ahí, el agua pasa al circuito de las tuberías y se dispensa en los diferentes grifos de la casa.

Aunque en la actualidad haya perdido adeptos con respecto a hace algunos años, puedes tener en cuenta el acumulador de agua eléctrico por su precio y porque supone una buena forma de ahorrar energía sin renunciar a un servicio tan básico como el de tener siempre agua caliente.

Si estás interesado en instalar radiadores eléctricos de calefacción, solicita presupuesto gratis y sin compromiso:

Tipos de radiadores eléctricos según su tecnología

  • Radiadores eléctricos con fluido caloportador
  • Radiadores eléctricos de bajo consumo
  • Radiadores eléctricos de tecnología seca
  • Radiadores eléctricos por infrarrojos
  • Radiadores acumuladores eléctricos
  • Convectores eléctricos

Tipos de radiadores eléctricos según su diseño

  • Radiador toallero eléctrico
  • Radiadores de diseño decorativos

Aspectos a tener en cuenta para elegir el mejor radiador eléctrico

  • Potencia de los radiadores eléctricos
  • Regulación inteligente

Radiadores eléctricos con fluido caloportador

Este tipo de radiadores utilizan un fluido caloportador en su interior, como puede ser el aceite, que circula por su interior y calienta de forma uniforme toda la masa del radiador. A este tipo de radiadores son los que se llaman de bajo consumo, como explicaremos a continuación.

Radiadores eléctricos de bajo consumo

Este término –usado a nivel comercial- generalmente se refiere a radiadores eléctricos que utilizan un fluido específicamente diseñado por la marca con mayor inercia térmica que el agua. Hay que ser precavidos con los mensajes comerciales de bajo consumo, ya que lo que explican es que, al tener mayor inercia térmica, el fluido tardará más en enfriarse con lo que el radiador continúa emitiendo calor sin consumir energía.

La letra pequeña de este tipo de aparatos es que la mayor inercia térmica del fluido contenedor hace que también tarde más tiempo en calentar el radiador, con lo que el consumo final probablemente resulte ser el mismo.
Este tipo de radiadores son indicados para viviendas o estancias que necesiten de calefacción encendida durante más de 5 horas.

Radiadores eléctricos de tecnología seca

Los radiadores de tecnología seca utilizan una resistencia eléctrica para calentar el material del que están compuestos. Dependiendo del tipo de material que contengan, tendrán menor o mayor inercia térmica.
En el caso de un radiador de aluminio o de mica, se calentará muy rápidamente por tener poca inercia térmica, por lo que también se enfriará rápidamente al apagarlo. Este tipo de radiadores son indicados para usos muy puntuales y para periodos de tiempo breve (1-2 horas).

En cambio, los radiadores cerámicos o de mármol, consiguen una gran inercia térmica, es decir: cuesta más que se calienten, pero una vez lo hacen mantienen muy bien el calor, por lo que están indicados para encendidos de larga duración entre 5 y 8 horas.

Radiadores eléctricos por infrarrojos

La calefacción eléctrica por infrarrojos se basa en la generación de ondas de radiación que calientan directamente los cuerpos y no el aire, a diferencia de los sistemas tradicionales de convección.

Alguno de los beneficios de este tipo de sistemas es que el aire no circula continuamente, por lo que no se levanta polvo por lo que resultan ideales para personas asmáticas. Al no calentar el aire directamente, no resecan el ambiente, manteniendo un equilibrio constante en la relación humedad – temperatura – aire.

Los radiadores eléctricos de este tipo se comercializan generalmente en forma de paneles que pueden colocarse incluso en el techo de las viviendas, lo que ahorra espacio en las paredes.

Radiadores acumuladores eléctricos

Estos aparatos están diseñados para ofrecer el máximo aprovechamiento de las tarifas eléctricas con Discriminación Horaria (DH). Los acumuladores de calor almacenan el calor producido durante la noche o en periodos cuando se aplican tarifas especiales reducidas y lo descargan durante el día, según las horas programadas en cada aparato o a través de un reloj programador centralizado. Este sistema se traduce en interesantes ahorros energéticos y económicos para el consumidor de calefacción eléctrica.

Convectores eléctricos

Estéticamente resultan similares a los radiadores eléctricos, pero su tecnología y la forma en la que calientan la estancia es distinta. A diferencia de los radiadores eléctricos, un convector calienta directamente el aire que traspasa por unas resistencias que se calientan gracias a la corriente eléctrica. El aire caliente al pesar menos asciende por convección y calienta la estancia.

Radiadores eléctricos según su diseño

Radiador toallero eléctrico

Este tipo de radiadores se caracterizan por su diseño específicamente orientado para su instalación en el baño. Su composición es generalmente vertical y está armado por barras horizontales en las que poder colgar y secar las toallas usadas. Existen modelos extraplanos y muy decorativos.

El uso en el baño obliga a tener en cuenta algunas recomendaciones de seguridad. Los modelos los eléctricos sólo pueden colocarse a un mínimo de 60 centímetros de la zona de baño o ducha y deben contar con un IP44 -grado de protección frente al polvo y la humedad-.

Si quieres ver la oferta de radiadores toalleros eléctricos que los fabricantes presentan al mercado, pincha aquí.

Radiadores de diseño decorativos

La calefacción eléctrica ha dado un paso más en los últimos años hacia otras propuestas con un diseño moderno e innovador que se adapta a todos los estilos de decoración del hogar. Los radiadores eléctricos han pasado de ser un mero aparato funcional a formar parte del entorno de una habitación, enriqueciendo con sus formas la armonia de la misma.

Si quieres ver la oferta de radiadores de diseño que los fabricantes presentan al mercado, pincha aquí.

Algunos conceptos a tener en cuenta a la hora de elegir un radiador eléctrico

La inercia térmica: se trata de la velocidad que tiene el material para absorber o ceder calor. Al enchufar estos radiadores a la corriente, empiezan a calentar, y normalmente, debido a este fenómeno, tardan un tiempo en conseguir alcanzar la temperatura indicada. Al igual que cuando se apagan mantienen el calor durante cierto tiempo.

Tarifa por discriminación horaria: Este tipo de tarifa, que permite importantes descuentos en la factura de la luz, comprende un periodo de 14 horas en su franja horaria reducida (periodo Valle) en el que el precio del kWh es muy inferior al precio estándar y, un periodo de 10 horas (periodo Punta) en el que el precio del kWh es ligeramente superior al precio normal.

De esta forma, si desplazamos parte de nuestros consumos energéticos a las “horas valle”, comprendidas entre las 22 p.m. a 12 p.m. en horario de invierno, podremos conseguir ahorros de entre un 30% y un 40% en la factura eléctrica.

¿Qué potencia necesito?

Una forma simple de calcular la potencia necesaria de un radiador eléctrico, es calcular unos 80 W por cada m2 y sumar un 30% más al resultado.

Para calentar un espacio de 20m2 se necesitaría uno o más radiadores de al menos 1.660 W.

Para calentar un espacio de 5m2 se necesita un radiador de unos 550W.

Sin embargo, a la hora de calcular la potencia que necesitamos, tenemos que tener en cuenta varios factores, como la calidad del aislamiento térmico que tenga nuestra vivienda, la orientación de la misma o la zona climática en la que se encuentra. Te invitamos a leer el artículo: “Calcular la potencia calorífica que requiere nuestra vivienda” para poder hacer un cálculo más acertado.

Debemos decir que los radiadores eléctricos son 100% eficientes en cuanto al consumo de energía se refiere. Con esto queremos decir que toda la electricidad consumida es convertida directamente en calor.

Regulación y control inteligente de los radiadores eléctricos

Los radiadores eléctricos tienen un termostato integrado que permite ajustar el consumo, elegir la temperatura y programar de forma horaria e incluso diaria los encendidos y apagados de cada radiador para un mayor control del consumo energético. De esta forma, se consigue regular y reducir el consumo de la vivienda.

Algunos radiadores eléctricos también están conectados a sensores de temperatura, por lo que si en la estancia detecta que hace más calor, debido por ejemplo a la presencia de un número mayor de personas, automáticamente el radiador baja la temperatura, puesto que no es necesario tanto aporte de calor para alcanzar la temperatura deseada.

Estos sensores también son capaces de percibir cuándo ocurre una bajada drástica de la temperatura en la estancia, por ejemplo cuando abrimos las ventanas para ventilar, y apagan automáticamente el radiador para evitar derroches de energía.

Otra de las características de los radiadores de última generación es la conectividad WiFi. Esto permite controlar los equipos a distancia, y también realizar ciertas programaciones para reducir el consumo. Este tipo de sistemas también tienen la capacidad de “aprender” nuestros hábitos y optimizarlos. Un mayor control del sistema de calefacción, permite un mayor ahorro en calefacción, ya que se utilizará exclusivamente en el momento que nosotros programemos y a la temperatura deseada.

Ventajas de los radiadores eléctricos frente a los de gas

Instalación más sencilla y económica: Los radiadores eléctricos resultan especialmente rentables para consumos de calefacción medios, como los que se producen en zonas de clima templado. Generalmente este sistema es instalado en viviendas en las que no se puede poner una caldera de gas o gasóleo y se busca la instalación más barata y sencilla sin importar el consumo de electricidad. La instalación de radiadores eléctricos frente a la de radiadores de agua caliente (gas) resulta más barata y apenas requiere de mantenimiento: no es necesario purgar los radiadores y no requieren de una caldera para su funcionamiento. Regulación independiente: Regulación independiente; se puede regular la temperatura de cada radiador, con lo que conseguimos ambientes distintos para cada habitación y limitar el consumo programando el encendido o apagado de los radiadores según nuestras necesidades de confort. Acumular calor para ahorrar energía: si elegimos acumuladores de calor, que almacenar el calor producido durante la noche o en periodos cuando se aplican tarifas especiales reducidas, lo que se traduce en interesantes ahorros energéticos y económicos para el consumidor de calefacción eléctrica. Movilidad y fácil almacenaje: si elegimos radiadores eléctricos con ruedas su fácil movilidad y almacenaje (caben en cualquier armario o trastero de tamaño medio) supone una ventaja para momentos puntuales en los que necesitamos apoyar otros sistemas de calefacción o calentar un espacio concreto de una estancia donde el calor no llegaría de otra forma.

Desventajas de los radiadores eléctricos

La electricidad, una energía cara: Actualmente, la electricidad es una energía mucho más cara que el gas. El precio del KWh puede llegar a ser incluso el doble. Por lo tanto, calefactar una vivienda entera de grandes dimensiones sólo con radiadores eléctricos en una zona en la que las temperaturas exteriores son muy frías puede suponernos un gran desembolso económico cada mes. Si es este tu caso, te recomendamos instalar un sistema de calefacción a gas con radiadores a baja temperatura. Requiere de altas potencias fijas: Asimismo, una instalación completa con radiadores eléctricos nos obligará a contratar un mayor rango de potencias en el fijo nuestra factura eléctrica, que pagaremos consumamos calefacción o no. Por lo tanto, el uso de radiadores eléctricos no sale rentable como sistema único de calefacción en una vivienda o local de grandes dimensiones ni en zonas frías, pero sí que puede ser una buena opción como apoyo complementario a otros sistemas de calefacción o para pequeños espacios y en zonas de clima templado.

Si estás interesado en instalar radiadores eléctricos de calefacción, solicita presupuesto gratis y sin compromiso:

Calefacción: ¿cuáles calientan más y consumen menos?

La llegada del frío ha agudizado las necesidades de calefacción de miles de familias españolas. Además, el último incremento de la factura eléctrica también ha hecho que muchos se cuestionen cuál es el sistema de calefacción más económico. No es una cuestión sencilla, puesto que depende de muchos factores variables, como el precio del KWh generado, y otros que van en función de las circunstancias de cada hogar: el espacio, el aislamiento de la vivienda e incluso la ubicación de ésta.

El reciente incremento de la factura media del consumidor español ha situado a la energía eléctrica como uno de los métodos de calefacción que más antipatías se está ganando. Estufas, acumuladores y bombas de calor emplean la electricidad para calentar los espacios.

En términos generales, y teniendo en cuenta los costes variables de la factura y los fijos, como instalación y mantenimiento, el precio final puede acabar siendo el más caro. Tener una tarifa eléctrica ajustada a la discriminación horaria -por lo general, las tardes y noches son más baratas- es el principal consejo a la hora de optar por un sistema eléctrico de calefacción.

Acumulador de calor. Foto: GETTY IMAGES

Dentro de los distintos tipos de calefacción eléctrica, las placas son otro de los métodos más comunes. Su instalación se recomienda para hogares pequeños, con techos no muy altos, y para personas que pasen poco tiempo en su hogar.

Placas eléctricas. Foto: GETTY

Bomba de calor

Este sistema de climatización gana adeptos gracias a su bajo consumo eléctrico y su carácter ecológico. Su funcionamiento consiste en absorbe el calor del aire exterior y transportarlo hacia el espacio interior. El principal debe está en los costes de instalación. Existen cuatro tipos: bomba a calor aire-aire, bomba a calor aire-agua, bomba a calor agua-agua y bombas de calor geotérmicas.

Bomba de calor. Foto: GETTY

Estufas de pellets

Son un tipo de combustible obtenido a partir de madera y desechos de la limpieza de los montes, como ramas y hojarasca, que se tritura y se compacta para usarlo posteriormente en sistemas de calefacción eléctricos. Los pellets se consideran biomasa porque se obtienen de la naturaleza y son limpios, económicos y ecológicos. Las estufas de pellets están cada vez más extendidas, en especial en chalés y apartamentos de última construcción. Si se compran los pellets en grandes cantidades, el coste desciende, aunque implican un mantenimiento de carga y limpieza.

Estufa de pellets. Foto: GETTY IMAGES

Calefacción por gas natural

Por lo general, el gas natural es considerado más económico que la electricidad. La extensión de las redes de suministro ha popularizado su instalación en muchos hogares españoles, si bien lo difícil de habilitar una infraestructura para la cobertura de todo el territorio hace que otras familias no puedan disponer de la posibilidad de instalar el gas natural.

Calefacción por gas natural. GETTY IMAGES

Aunque el coste de la instalación pueda resultar caro en un primer momento -el precio de una caldera puede rondar los 1.500 euros- el gas tiene ventajas, como ser una energía silenciosa, que alcanza todos los espacios del hogar y que apenas deja residuos contaminantes.

Calefacción por gasoil

Aunque está perdiendo uso, muchos hogares conservan la calefacción por gasoil, un método con varios condicionantes en contra, como el alza de los combustibles, la necesidad de tener un depósito y la contaminación que acarrea. No obstante, se considera una de las vías de generación de calor más intensas que hay, puesto que alcanza a todas las estancias.

Calefacción por gasoil. Foto: GETTY IMAGES Compartir en Twitter Compartir en Facebook

¿Es más barata la calefacción eléctrica o de gas? Precios y opiniones

La calefacción es uno de los equipamientos más costosos para un hogar. El mayor gasto de suministro se efectúa por este servicio en los meses de invierno, por lo que elegir la calefacción más barata es clave para ahorrar en los recibos. Hacemos una comparación entre la calefacción de gas y la calefacción eléctrica para saber cuándo conviene la utilización de una u otra.

¿Qué calefacción es más barata?

Elegir el sistema de calefacción más barato es imprescindible para que no se dispare el importe de las facturas de energía en los meses de invierno. La calefacción es un sistema básico para el confort en la vivienda, sobre todo en las zonas en las que las temperaturas son bajas constantemente.

En España, hay más de 10 millones de hogares con calefacción, que se dividen entre calefacción central, individual y con algún aparato autónomo, como las estufas de gas. Los sistemas de calefacción predominantes son cuatro:

  1. Calefacción eléctrica
  2. Calefacción de gas natural
  3. Calefacción por gasoil
  4. Calefacción por caldera de pellets

En total, un 47% del consumo energético en España se destina a calefacción.

A día de hoy, la calefacción eléctrica y la calefacción de gas son las más comunes en zonas urbanas y en nuevas construcciones. La elección de una u otra influye, sobre todo, en los sistemas de calefacción individual, ya que el coste del suministro repercutirá directamente en el propio usuario.

Un dato…El consumo energético de la calefacción en hogares unifamiliares dobla prácticamente el realizado en pisos dentro de un edificio. En las zonas continental y del atlántico norte (centro y norte de España), el consumo de calefacción es mucho mayor debido a las características del clima.

Encontrar la calefacción más barata depende de múltiples factores, pero, en general, la calefacción de gas será la más económica. El bajo coste del gas natural hace que esta sea una alternativa rentable para este tipo de equipamiento. Si, además se utiliza para cocina y agua caliente sanitaria, los beneficios de su utilización son muchos.

La calefacción eléctrica es la que funciona mediante el suministro de energía eléctrica (provenga de fuentes renovables o no). La presencia de este tipo de calefacción en España se sitúa sobre todo en las zonas mediterráneas, donde, en principio, no es necesaria su utilización salvo en fechas concretas.

La opción de calefacción eléctrica tiene algunas ventajas:

  • Ventajas de la calefacción eléctrica
  • No necesita acumular ningún combustible en casa.
  • Los dispositivos de calor son completamente independientes.
  • No precisa de un gran trabajo ni una gran inversión en instalación.
  • Es un sistema cómodo que permite su encendido y apagado en el momento.

El equipamiento necesario para tener calefacción eléctrica es muy sencillo: con la colocación de radiadores eléctricos es más que necesario. No obstante, estos pueden ser de diferentes tipos según su material para potenciar su eficiencia. Además, son compatibles con válvulas termostáticas (que ya suelen venir incorporadas en los radiadores de nueva generación) para hacer posible su manejo y control de la temperatura, encendido y apagado.

Esta clases de calefacción también se puede utilizar a través de otros dispositivos, como el suelo radiante o las bombas de calor.

¿Cuánto cuesta la calefacción eléctrica?

El coste de la energía eléctrica es de los más altos del mercado. Además, a este hecho se suman las fluctuaciones en el precio de la electricidad, una energía más susceptible a este tipo de cambios por motivos medioambientales y de demanda.

Actualmente se pueden encontrar tarifas de luz bastante económicas, pero aún así no compensan el coste de la calefacción eléctrica. Veamos en una gráfica cuánto puede variar el coste anual asociado a la calefacción en una vivienda de la zona atlántica, suponiendo que consume 1.992 kWh de energía al año.

Coste de calefacción por electricidad y gas natural

Energía Coste
Electricidad 241€
Gas Natural 119,52€

Precios según PVPC medio y TUR del gas en 2017

Calefacción a gas

La calefacción a gas es la alternativa más rentable para los consumidores, tengan el tipo de calefacción que tengan. Y es que tanto para el consumo individual (sea en viviendas unifamiliares como en un piso) el bajo precio de esta energía hace posible el ahorro en las facturas incluso teniendo la calefacción conectada.

Para tener la calefacción de gas natural es preciso haber realizado una instalación de gas. Esta es la que va a permitir utilizar esta energía para calentar el hogar.

Los sistemas de calefacción a gas consisten en un circuito de agua que se conecta en dos puntos: una caldera que se encarga de calentarla y unos radiadores que se dedican a irradiar su calor y transformarlo en una temperatura óptima para la vivienda.

La calefacción de gas también cuenta con muchas ventajas frente a la calefacción eléctrica:

  • Ventajas de la calefacción de gas natural
  • Es un suministro limpio que no enrarece el ambiente.
  • Tiene uno de los costes más bajos del mercado.
  • El gas tiene un alto poder calorífico, por lo que hace falta menos cantidad de energía para obtener los mismos resultados.
  • No es necesario acumular combustible en la vivienda porque se trata de un gas canalizado.

Aún con todo, la calefacción sigue suponiendo una alta cantidad de consumo de la energía que sea, por lo que es imprescindible adoptar buenos hábitos de utilización para ahorrar en las facturas de gas natural en la medida de lo posible.

La calefacción de gas natural también puede consistir en un sistema de suelo radiante. Expertos en eficiencia energética aseguran que este sistema puede ser aún más eficiente que un sistema de radiadores, aunque esté bien dimensionado. Sin embargo, su instalación es costosa y algo complicada, por lo que se recomienda realizarla en el mismo momento de construcción de la vivienda.

Calderas de gas

La caldera de gas es el elemento clave para la eficiencia y funcionamiento del sistema de calefacción por gas natural. La correcta elección de la caldera de gas es imprescindible para que la instalación de la calefacción sea lo más eficiente posible.

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) indica que las calderas de gas que deben instalarse actualmente son las calderas de condensación. Estas potencian la actividad del combustible y la generación de calor gracias al aprovechamiento del vapor de agua emitido durante la combustión. De esta forma, se necesita menos cantidad de gas aún para conseguir el mismo resultado en calor.

Estas calderas deben ser instaladas por técnicos instaladores autorizados, y revisadas de forma obligatoria cada dos años, como el resto.

La calderas de condensación más utilizadas son las de tipo mural, que se colocan en la pared de la vivienda con ayuda de un soporte de alta fijación. En este caso, la estructura de la caldera incluye un depósito de desagüe encargado de recoger el agua procedente de la condensación, el cual también debe ser revisado durante la inspección.

Las calderas de condensación, además, son más seguras para el medio ambiente y para el usuario, ya que la combustión del gas se realiza en una cámara cerrada herméticamente, sin necesidad de expulsar gases dentro de la habitación ni de utilizar el oxígeno ambiente para funcionar.

Calderas de gasoil

Las calderas de gasoil aún son frecuentes en nuestro país. Este combustible se utiliza sobre todo para grandes demandas, como son calderas centrales en comunidades de propietarios. También se utiliza con más frecuencia en zonas rurales o superficies industriales o ganaderas.

En el ámbito doméstico, la utilización del gasóleo va dejando paso a la conexión por gas natural o, al menos, al butano o al propano. El gasóleo es un combustible altamente inflamable y dañino para el medio ambiente, por lo que una de las principales preocupaciones de los expertos es que todos estos hogares y otros puntos de suministro que lo utilicen se cambien a un tipo de energía más limpia.

Además, el precio del gasóleo como combustible también está sujeto a cambios constantes en función del precio del barril de petróleo, lo cual lo convierte en una alternativa energética con un coste irregular.

Para alcanzar la posibilidad de conexión de la mayor cantidad posible de puntos de suministro a una energía más limpia, como el gas natural, las propias distribuidoras de gas natural se encargan de expandir y potenciar la red de distribución del gas natural a todas las zonas de España.

En caso de que ya exista disponibilidad de suministro de gas en la zona en la que se encuentra la vivienda, el cambio de caldera de gasoil por una de gas es bastante sencillo. En función del tipo de instalación que exista, tendrá un coste más o menos bajo, pero siempre es recomendable solicitar distintos presupuestos a varios instaladores para comparar ofertas.

Calentadores de agua

Si el consumidor no necesita calefacción permanentemente, un calentador de agua puede ser la clave para tener agua caliente sanitaria por gas natural sin tener que costear el importe de una caldera de gas, muy por encima del precio del calentador.

Un calentador de agua es la alternativa perfecta para aquellas zonas en las que no es necesaria toda una instalación de calefacción, cuando con una estufa de gas o algún dispositivo portátil de este tipo es suficiente. Teniendo suministro de gas natural, es posible tener un calentador de agua de gas para el día a día y contar con una estufa de gas para conseguir una temperatura confortable en el hogar durante los meses más fríos.

Al igual que con cualquier otro elemento que funcione a gas, es fundamental que la instalación la realice un técnico autorizado que se asegure de que el aparato funciona correctamente y de que no existen fugas de gas.

Plan Renove de Calderas

El cambio de caldera a gas natural puede ser una gran inversión para un consumidor medio. Además, contando con que ahora es necesario colocar calderas de condensación, el importe de la operación puede ser más elevado aún.

El precio de la caldera de condensación gira en torno a los 1.000 €.

Para fomentar el cambio a una energía más limpia, a pesar de su coste, múltiples Comunidades Autónomas ofrecen distintas ayudas para sufragar el cambio de una caldera por otra. Estas subvenciones se conocen como Planes Renove de Calderas y son gestionadas directamente por los organismos autónomos competentes.

A través de estos planes, la Comunidad Autónoma sufraga una parte del precio de compra e instalación de una caldera de condensación. Esto se realiza en colaboración con los fabricantes de las calderas, que también asumen una parte del coste de la renovación.

Dos marcas frecuentes que participan en estos programas son las calderas Wolf y las calderas Junkers. Además, los propios fabricantes pueden llegar a ofrecer sus propias ayudas y descuentos por la compra e instalación de nuevas calderas.

Con estas ayudas es posible disfrutar de una calefacción más barata desde un primer momento. Aún así, la inversión se amortiza en medio plazo gracias al ahorro que supone en las facturas del gas.

Opiniones sobre la calefacción eléctrica o de gas natural

En función de las necesidades de cada usuario pueden variar las opiniones sobre que tipo de calefacción es mejor sin embargo se pueden observar las siguientes:

  • De manera general al usar la calefacción electrica la factura suele ser mas elevada.
  • Los aparatos electricos consumen más y repercute en la factura directamente.
  • Usada de manera muy puntual la calefacción eléctrica no tiene porque subir en exceso la factura de luz.
  • Cambiar de calefacción eléctrica a gas natural suele suponer un coste ecónomico en ocasiones elevado pero a la larga compensa en las facturas.

distribuidor de acumuladores em Mauá – Esta procurando por distribuidor de acumuladores em Mauá

10 motivos para fechar negócios com a Baterias Estacionarias | Baterias Santa Tereza

Aqui você cliente tem um produto de Qualidade e paga um preço justo. Fale agora mesmo com um dos nossos atendentes e solicite orçamento – distribuidor de acumuladores em Mauá.

Temos responsabilidade e comprometimento com todo o processo de reciclagem de nossos produtos, desde a divulgação sobre a necessidade de se devolver a sucata de baterias ao ponto de venda até a destinação correta da mesma

Navegue em nosso site e conheça nossos produtos e serviços e solicite um orçamento, teremos o maior prazer em atende-los.

Por ser tratar de um serviço onde executamos diariamente nossos profissionais tem uma grande habilidade na execução.

Se você está procurando por distribuidor de acumuladores em Mauá, entre em contato conosco.

Nossa missão e atender todas as necessidades de nossos clientes com Agilidade, Qualidade e Preços competitivos.

Aqui a Satisfação e as necessidades de nossos clientes é Garantida.

Nossa equipe é totalmente preparada e apta em distribuidor de acumuladores em Mauá.

Somos especializados no comércio e manutenção de baterias estacionárias (baterias para condomínios/prédios, indústrias, centrais telefônicas, sinalização, iluminação de emergência, energia solar, energia eólica, monitoramento remoto, alarmes, vigilância eletrônica, subestações elétricas, bancos, telecomunicações, bancos de dados e outros, baterias para no breaks em geral), trabalhamos com o que a melhor no mercado de baterias.

Respeitamos o meio ambiente, «mais do que comercializar baterias, a reciclagem faz parte da visão de negócios da Baterias Santa Tereza».

TAGS:

distribuidor de acumuladores em Mauá, apc baterias, bateria 12v 7.2ah, bateria 40ah luz de emergência, bateria 50ah luz de emergência, bateria 60ah luz de emergência, bateria 70ah luz de emergência, bateria 70ah para condomínio, bateria Freedom DF1000, bateria Freedom DF1500, bateria Freedom DF2000, bateria Freedom DF2500, bateria Freedom DF300, bateria Freedom DF-4001, bateria Freedom DF500, bateria Freedom DF700, bateria luz emergência, bateria luz prédio, bateria para gerador, bateria para luminária de emergência, bateria para no-break, Baterias Estacionárias Freedom, Baterias Estacionárias GetPower, Baterias Estacionárias Moura Clean, Baterias Estacionárias Tudor, baterias para prédios, baterias vrla, distribuidor de acumuladores, freedom estacionaria, loja de bateria para condomínio, preço de bateria estacionaria

  • PRODUTOS
    • Novidades 2020
    • Balanças básicas
      • Balança de bolso
      • Balanças para escola
    • Balanças de laboratório
      • Balanças analíticas
      • Balanças de precisão
      • Medidores de humidade
    • Balanças industriais
      • Balanças de mesa
      • Balanças aço inoxidavel | Protecçaõ IP65…68
      • Balanças calculadora de preços
      • Balanca de contagem
      • Balanças de plataforma
      • Balança de chão
      • Balanças de carga sobre eixo
      • Empilhador com balança
      • Balanças de suspender | Balanças de grua
    • Componentes
      • Indicadores
      • Plataformas
      • Células de medição
      • Plug analógico ALMEMO da Ahlborn
    • Balanças clínicas
      • Balanças de bebê
      • Balanças electrónica de chão pessoal
      • Balanças electrónica pessoal
      • Balanças electrónica de gordura corporal
      • Balanças electrónica com corrimão
      • Balanças electrónica de adiposidade
      • Balanças electrónica de cadeira de rodas
      • Balanças electrónica de cadeira
      • Medidores de força de mão
      • Medidores de altura
      • Balanças veterinárias
    • Pesos de verificação
      • OIML E1
      • OIML E2
      • OIML F1
      • NON-OIML F1
      • OIML F2
      • OIML M1
      • OIML M2
      • OIML M3
      • Maleta & estojos
    • Instrumentos medidores
      • Dinamómetro
      • Medição do torque
      • Espessura de camada
      • Medição da espessura da parede
      • Ensaio de dureza de materiais sintéticos (Shore)
      • Ensaio de dureza de metais (Leeb)
      • Segurança no trabalho | Ambiente
      • Teste d’ouro
      • Medição de comprimento
      • Equipamentos tensores e dispositivos para teste
      • Equipamentos tensores configuráveis
      • Células de medição
    • Instrumentos óticos
      • Microscópios de luz transmitida
      • Microscópios metalúrgico
      • Microscópios polarizante
      • Microscópios estéreo
      • Sets para microscópio estéreo
      • Jogo de microscópio digital
      • Acessórios microscópio estéreo
      • Unidade de iluminação externa
      • Câmaras de microscópio
      • Refratómetros analógicos
      • Refratómetro digital
      • Refratómetro Abbe
    • Industry of Things
    • Software
    • Aparelhos especiais
    • Acessórios
      • Torque
      • Dinamómetro
      • Medidores de altura
      • Sonómetros
      • Cabo de interface
      • Coberturas de protecção
      • Instrumentos de medición de luz
      • Rampas
      • Balanças
      • Colunas
      • Baterias e acumuladores
      • Software
      • Medidores de comprimento
      • Durómetros
      • Impressoras
      • Plataformas
      • Visores
      • Espessura de camada
      • Sistemas de testes de molas
      • Medidores de espessura de material
      • Unidades de alimentação
      • Bancadas de ensaio
      • Acessórios
  • SERVIÇOS
    • Serviço de aferição
    • Aferição
  • SERVICO
  • DOWNLOADS
  • KERN interno
    • Quem somos
      • História da KERN
    • Colaboradores
    • Como chegar até nós
    • Novidades
      • Arquivos
      • News-Board
    • Cursos
    • Feiras
    • Dicionário
  • PAGAMENTO | ENVIO
    • Formas de pagamento
    • Entrega | Envio
    • Despesas de envio
    • Status de encomenda
  • OFERTAS ESPECIAIS

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *