Acciones popular renta 2017

La campaña de la declaración de la renta de 2017 tendrá algunas particularidades para ciertos contribuyentes. Y es que más de 300.000 accionistas, propietarios de bonos contingentes y de deuda subordinada del Banco Popular vieron el pasado mes de junio cómo toda su inversión se esfumaba de la noche a la mañana de aquel 7 de junio.

Aquel disgusto puede ahora compensarse, al menos parcialmente, en la declaración de la renta de 2017, cuya campaña arranca este 4 de abril.

En 2017 sólo podrá compensar con el 20% de los beneficios

Las pérdidas de los accionistas se calculan por la diferencia entre el valor de liquidación de la acción, que fue cero, y el valor de compra más los gastos repercutidos mientras se fue propietario de las acciones (comisiones, derechos de subscripción, etc.). Esta pérdida se considera renta del ahorro y está gravada por tramos entre el 19%, el 21% y en 23% .

La compensación se puede hacer en un primer paso con las ganancias patrimoniales obtenidas en 2017. Si todavía el saldo es negativo también se puede compensar con el saldo positivo de los rendimientos obtenidos del capital mobiliario como son intereses y dividendos. En este último caso hay un tope, en la renta de 2017, del 20% de esos rendimientos.

Imagen de una campaña de la renta de años anteriores (Ana Jiménez)

Si aún así todavía quedan pérdidas sin compensar, el contribuyente podrá trasladar esta compensación durante los cuatro años siguientes. Es decir, hasta el año 2021. Además, a partir de la renta de 2018 el tope para realizar el canje sube el 25% de los rendimientos obtenidos por el capital mobiliario en ese año.

Para los propietarios de bonos, las pérdidas no se consideran ganancias y pérdidas patrimoniales, por lo que se compensarán cuando se determine la base del ahorro con las plusvalías derivadas del capital mobiliario con el límite mencionado del 20%.

El rescate de Popular, intervenido por las autoridades europeas y traspasado a Banco Santander por un euro, deja reducida a cenizas la inversión de más de 300.000 accionistas de la entidad y de los tenedores de bonos contingentes convertibles (cocos) y de deuda subordinada del banco, que lo han perdido todo.

La acción ya había emprendido una espiral bajista imparable, especialmente ruinosa para quien acudió a la ampliación de capital del banco de hace apenas un año, por 2.500 millones de euros, a un precio de 1,25 euros por acción. El último cruce de Popular, antes de la suspensión de cotización por el rescate, son los 0,32 euros por título de la sesión del martes.

El rescate de Popular impone además la pérdida total para los titulares de cocos por 1.250 millones de euros, y de deuda subordinada por un total de 684 millones, entre ella la que emitió en 2011 para minoristas por un total de 450 millones, que se transformarán en acciones que tampoco valen nada.

Las pérdidas no tienen paliativos, ahora con el precio de las acciones reducido a cero. Pero los accionistas al menos podrán contar con un consuelo fiscal de cara a la declaración de la renta de 2017, sobre todo si además de Popular han hecho otras inversiones en las que sí pueden obtener plusvalías.

La declaración de la renta permite compensar plusvalías con las minusvalías sufridas en la inversión en Bolsa, en títulos de deuda o de la venta de una casa. Y es posible hacerlo no solo con las minusvalías sufridas en el año en que se presenta la declaración sino de los tres ejercicios fiscales anteriores, contando con que se arrastren desde entonces y no hayan servido para compensar plusvalías en anteriores declaraciones de la renta.

Es decir, el accionista o bonista de Popular tendrá la opción de aflorar plusvalías por otros activos este año para pagar menos impuestos, gracias a las pérdidas sufridas en el banco. Y si no consume del toda esa baza en la declaración de la renta de 2017, podrá reservarla para minorar plusvalías en los ejercicios 2018, 2019 y 2020.

Lo ganado no podrá compensarse en su totalidad a costa de las minusvalías sufridas,solo hasta un máximo equivalente al 15% esas plusvalías, el porcentaje que rige para la declaración de 2016. Sin embargo, en los próximos esos ejercicios ese tope se elevará al 20% en el IRPF de 2017, lo que deja más margen a los afectados por el rescate de Popular para maniobrar con pérdidas y ganancias, y al 25% en el de 2018.

Además, es es posible compensar plusvalías y minusvalías con independencia del tipo de activo del que procedan. Así, las pérdidas en Bolsa pueden rebajar lo ganado por ejemplo con la venta de una casa. Y lo perdido en cocos o deuda subordinada sirve para compensar plusvalías logradas en la venta de acciones, en caso de haber invertido en un valor distinto a Popular.

¿Qué debo hacer en mi declaración si compré acciones del Banco Popular?

Si fuiste uno de los 300.000 accionistas que depositaron e invirtieron su dinero en acciones del Banco Popular, deberás declarar las pérdidas en el caso de haber obtenido beneficios con otras inversiones. Las minusvalías que sufrieron en el año 2017 se compensarán en esta declaración.

La Agencia Tributaria está avisando en el borrador de la declaración a los contribuyentes que hayan sufrido pérdidas por ser propietarios de bonos y obligaciones del Banco Popular, y que pueden compensar esas pérdidas.

La pérdida se cuantifica por diferencia entre el valor de transmisión, que es cero, y el de adquisición, que será el precio previo pagado, a los que se deben añadir los gastos y comisiones de compra, y restar la cuantía conseguida por los derechos de suscripción vendidos durante la tenencia de los bonos.

Este hecho arrojará una pérdida patrimonial del 100%. Se debe realizar rellenando la casilla 293 de la renta, donde se imputan las ganancias y pérdidas patrimoniales derivadas de la transmisión de acciones.

La pérdida se podrá compensar desde el año 2017 y hasta el 2021, los cuatro años siguientes, con la excepcionalidad que desde este año, el límite de compensación fijado con los rendimientos del capital inmobiliario será el 25% en vez del 20%.

Por su parte, los contribuyentes que aceptaron los bonos de fidelización del Banco Santander, deben saber que estos bonos cotizan como ganancias patrimoniales y deben incluirse. Del mismo modo Hacienda está informando del valor de la compensación.

Anulación de compra de acciones

Además, el Juzgado de Primera Instancia número 11 de Oviedo ha dictado una sentencia por la que anula la compra de acciones del Banco Popular si se realizaron durante la ampliación de capital llevada a cabo en el año 2016.

La resolución judicial, contra la que cabe recurso, condena a la entidad financiera y anula la compra de 5.000 acciones realizada por el denunciante entre junio y noviembre de 2016 por importe de 5.454 euros, además de obligar al Popular a devolver esa cantidad más intereses.

¿Puedo incluir las pérdidas en Popular en la declaración renta?

Los accionistas de Popular lo pedieron todo con la venta de Banco Popular a Santander. De hecho, ya ni siquiera tienen acciones de la entidad que presidía Saracho al haber sido amortizadas en su totalidad para completar la operación. En el mejor de los casos, quienes acudieron a la ampliación recibieron un bono regalo por parte del banco que preside Ana Patricia Botín.

Muchos estarán todavía digiriendo la noticia tantos meses después, otros han pasado página y algunos incluso inmersos en pleitos contra la entidad. Sea cual sea el caso, a todos les ha llegado el momento de recordar las pérdidas que sufrieron con Popular para intentar sacar partido al hacer la declaración de la renta 2017. Hay dos dudas clave en este punto: ¿cómo se declara esta amortización en la renta de 2017?¿Va a ser posible compensar la pérdida patrimonial?

La pregunta tiene su intríngulis por el formato elegido por las autoridades para solventar la crisis de Banco Popular. Y es que no estamos ante una compra-venta de acciones al uso. A fin de cuentas, nunca se ha llegado a producir la venta de los títulos de popular, sino su amortización, por lo que el proceso es algo diferente a efectos fiscales y más complejo.

Por fortuna, según explica José Antonio Bravo, economista y asesor fiscal en Negotians, la pérdida de las acciones se va a poder imputar en la renta 2017 porque “es una alteración patrimonial, como cuando tu vivienda se quema y te quedas sin nada”. Lo que ocurre es que la compensación es más compleja.

Cómo incluir las pérdidas de Popular en la declaración de la renta

A efectos prácticos, la forma más fácil de resolverlo en la declaración de la renta es imputar la venta de las acciones a un precio de cero euros. Esto arrojará una pérdida patrimonial del 100%, que es lo que en realidad han sufrido los accionistas de Banco Popular.

Esto debes hacerlo en la casilla 293 de la renta, que es donde se imputan las ganancias y pérdidas patrimoniales derivadas de la transmisión de acciones. Al hacerlo no olvides incluir también los gastos y comisiones de compra, que podrás sumar al precio de compra.

Si además de acciones tenías otros activos, en este post te explicamos qué pasa con cada uno de ellos.

Aprovecha para compensar pérdidas con ganancias por tus acciones

El dinero que hayas perdido con tus acciones podrás compensarlo con otras ganancias patrimoniales a la hora de hacer la renta. En otras palabras, podrás restar esa minulvalía a los beneficios que hayas obtenido con otras operaciones en bolsa, fondos de inversión, ETFs…Es más, podrás incluso restarlos a los rendimientos de campital mobiliario (depósitos, cuentas corrientes, dividendos…) con un límite de un 20%

En este artículo te explicamos exactamente cómo compensar ganancias y pérdidas en la declaración de la renta. ENLACE https://www.finect.com/blogs/fiscalidad-e-impuestos/articulos/compensar-perdidas-ganancias-declaracion-renta-que-puedes-que

Y si en 2017 no tuviste otras ganancias patrimoniales ni rendimientos de capital mobiliario no te preocupes. Puedes arrastrar esas pérdidas para compensarlas durante los cuatro siguientes años, hasta la renta 2021.

¿Y si denuncio a Banco Popular y gano?

Los bufetes de abogados se han lanzado a buscar accionistas para estudiar una demanda por expropiación en la venta de Popular a Santander. ¿Y si la denuncia prosperase como en el caso de Bankia? Pues se aplicaría la misma fiscalidad. En este caso los impuestos a pagar dependerían del capital que el juez estimase oportuno reintegrar. Para que lo entiendas mejor, con la salida a bolsa de Bankia y las preferentes, hay quienes recuperaron todo el dinero invertido, por lo que no registraron ni pérdida ni ganancia. Su saldo se quedó en cero.

En el caso de Popular, imaginemos que el juez decide que debe reintegrar el dinero al precio de cotización que tenía al cierre del día previo de la venta. En ese caso la pérdida no sería del 100% y deberían de hacer una declaración complementaria a la que impute el 100% de la pérdida. A efectos prácticos, tendrán que pagar algo más de impuestos porque habrán perdido menos dinero.

Si vendiste antes de la amortización

Si eres de los que no esperaste hasta el final y la apresurada venta de Popular, la fiscalidad será la propia de cualquier acción. En otras palabras, tributarás por la diferencia entre el precio de compra y de venta, sumándose el resultado a tus ganancias y pérdidas patrimoniales dentro de las rentas del ahorro. En este artículo lo explicamos en detalle.

¿Qué pasa con los bonos de fidelización de Santander

La estrategia de Banco Santander para compensar a los accionistas de Popular que acudieron a la última ampliación de capital fue ofrecer bonos de fidelización gratuitos a cambio de no emprender acciones legales.

Estos bonos de fidelización para accionistas de Popular también tributan en la renta. En concreto, se considera una ganancia patrimonial a efectos de IRPF.

Pérdida con los bonos de Popular

Si se trata de bonistas, la pérdida no forma parte de las ganancias y pérdidas patrimoniales, sino de los rendimientos del capital mobiliario. A efectos prácticos esto quiere decir que podrás compensar la pérdida con otros rendimientos del mismo tipo pero no con las ganancias de acciones o fondos de inversión, por ejemplo.

El rescate del Banco Popular, intervenido por el FROB y las autoridades europeas, y traspasado al Banco Santander por 1 euro, deja reducida a cero la inversión de más de 300.000 accionistas y bonistas de contingentes convertibles (cocos) y de deuda subordinada del banco, que han perdido toda su inversión.

La situación de la acción del Banco Popular había emprendido una escalada bajista que ya no se podía parar, especialmente para aquellos que acudieron a la ampliación de capital del Banco Popular de hace casi 1 año.

Nos podemos preguntar: ¿Los accionistas pueden reflejar sus pérdidas en la renta del 2017? ¿Cómo se pueden compensar las pérdidas en el caso de los accionistas? ¿Cómo se pueden compensar las pérdidas en caso de los bonistas?

Los accionistas y bonista lo han perdido todo con el Banco Popular

La ampliación de capital fue de 2.500 millones de euros a un precio por acción de 1,25 euros. El último valor de la acción del Banco Popular antes de realizar la suspensión de cotización por el rescate del Banco Santander fueron 0,32 euros.

El rescate del Banco Popular trae una pérdida total para los bonistas de cocos de 1.250 millones de euros, y de deuda subordinada por un total de 684 millones de euros, entre esta deuda subordinada la que se emitió en 2011 para minoristas por 450 millones de euros, que se transformarán en acciones que tampoco tienen valor en la actualidad.

Las pérdidas son una realidad con el precio de las acciones reducido a 0 euros. Pero los accionista tienen la posibilidad de contar con un consuelo fiscal de cara a la declaración de la renta del 2017, sobre todo si además de Banco Popular se ha realizado otras inversiones en las que sí se han podido obtener plusvalías.

¿Los accionistas pueden reflejar sus pérdidas en la renta del 2017?

En el caso de los accionistas, la pérdida se cuantifica por diferencia entre el valor de transmisión, cero, y el de adquisición, formado por el precio pagado, más los gastos y comisiones de compra y menos el importe obtenido por los derechos de suscripción vendidos durante la tenencia de las acciones.

La declaración de la renta nos va a permitir compensar las plusvalías con las minusvalías sufridas en las inversiones que hayamos realizado en Bolsa, en títulos de deuda. Es posible realizarlo no solo con las minusvalías sufridas durante el año que se realiza la declaración de la renta sino de los tres ejercicios anteriores.

Esto se puede realizar contando con que se arrastren desde los tres ejercicios anteriores y no estas no hayan servido ya para compensar plusvalías en anteriores declaraciones de la renta.

Es decir, el accionista del Banco Popular tendrá la posibilidad de aflorar sus plusvalías por otros activos durante el 2017 para pagar menos impuestos, debido a las pérdidas que han sufrido en el Banco Popular.

Si no se aflora toda la pérdida o minusvalía en la declaración de la renta de 2017, se podrá reservar para reducir las plusvalías correspondientes en los ejercicios de 2018, 2019 y 2020.

¿Cómo se pueden compensar las pérdidas en el caso de los accionistas?

La pérdida la podrán compensar en 2017, dentro de la renta del ahorro (se grava a una escala del 19 por ciento – 21 por ciento – 23 por ciento) primero, con las ganancias patrimoniales del ejercicio, y si el saldo es negativo, el mismo se podrá compensar con el saldo positivo de los rendimientos del capital mobiliario (intereses y dividendos fundamentalmente), pero en este caso existe un tope: el 20 por ciento de este último.

Tenemos la limitación de no poderse compensar en su totalidad todo lo ganado con las minusvalías que se han sufrido, solo hasta un máximo del 15 por ciento de estas plusvalías, el porcentaje que se aplicaba en la declaración de la renta del 2016. En los próximos ejercicios este tope se va a elevar al 20 por ciento en la declaración de la renta de 2017.

Si aún quedaran pérdidas por compensar, se podrán trasladar a los 4 ejercicios siguientes, por lo tanto hasta 2021, y compensarlas de la misma manera dentro de la base del ahorro, con la única diferencia de que, desde 2018, el límite de compensación con los rendimientos del capital mobiliario será el 25 por ciento y no el 20 por ciento del saldo de estos últimos, como es en 2017.

¿Cómo se pueden compensar las pérdidas en caso de los bonistas?

Si se trata de bonistas, la pérdida no forma parte de las ganancias y pérdidas patrimoniales, sino de los rendimientos del capital mobiliario, por lo que se compensarán cuando se determine la base del ahorro.

Con los rendimientos positivos del capital mobiliario y, si todavía resultase saldo negativo, con el positivo de las ganancias y pérdidas patrimoniales del ejercicio, con el límite del 20 por ciento de este último saldo.

El exceso que no pueda ser compensado se podrá compensar de la misma manera en los cuatro ejercicios siguientes, si bien el límite señalado en el caso de los accionistas, a partir de 2018, será del 25por ciento.

Además, es posible compensar plusvalías y minusvalías con independencia del tipo de activo del que procedan. Así, las pérdidas en Bolsa pueden reducir lo ganado por la venta de un inmueble. Y lo perdido en cocos o deuda subordinada sirve para compensar plusvalías logradas en la venta de acciones, en caso de haber invertido en un valor distinto al Banco Popular.

En El Blog Salmón | El Banco Popular se vende por un euro al Santander, los accionistas pierden todo su dinero

Imagen | Comunicación Popular

Foru Aldundia – Diputación Foral

  • IRPF (Renta)
  • Ganancias y Pérdidas (Transmisiones)
  • Otras ganancias y pérdidas
  • Otros


www.bizkaia.eus/guregida

Preguntas frecuentes Nº Identificación: 900006969

¿Cómo tributan los accionistas y titulares del Bonos y deuda convertible del Banco Popular afectados por la resolución de dicho banco?

Los titulares de acciones, bonos y deuda subordinada del Banco Popular se vieron afectados por la resolución de dicho Banco. Los titulares de dichos valores vieron como sus títulos se amortizaron por 0 €. Posteriormente, el Banco Santander y Popular ha ofrecido a determinados clientes unos Bonos de fidelización sin desembolso alguno. El tratamiento fiscal de los titulares de los diferentes activos financieros es el siguiente:

  1. Acciones del Banco Popular:
    1. Amortización de los títulos:
      • Descripción de la operación realizada: reducción del capital social del Banco Popular a 0 € mediante la amortización de la totalidad de las acciones en circulación y transmisión de la totalidad de las acciones del Banco Popular emitidas como consecuencia de esta conversión al Banco Santander por 1 €.
      • Efectos fiscales en el inversor: Pérdida patrimonial de la base del ahorro.
      • Ejemplo: si adquirió acciones el 1 de junio de 2016 por 990.000 € y los mantenía cuando se amortizaron en la resolución del Banco. Tratamiento fiscal: pérdida de patrimonio de la Base del ahorro por importe de 1.000.000 € (suponiendo que el valor de adquisición actualizado sea 1.000.000= 990.000 x coef. de actualización 1,01)
    2. Emisión de los bonos de fidelización para determinados clientes.
      • Descripción de la operación realizada: las personas que adquirieron acciones del Banco Popular en determinadas fechas y cumplan con los requisitos estipulados, podrán recibir, sin desembolso alguno por su parte, valores negociables emitidos por Banco Santander.
      • Efectos fiscales en el inversor:
        • Ganancia patrimonial por el valor de los bonos recibidos, a integrar en la base imponible del ahorro.

          Ejemplo: persona que era accionista del Banco Popular a la fecha de resolución del Banco acepta la oferta de Bonos de fidelización y percibe, sin desembolso alguno, 500.000 €. Tratamiento fiscal:Ganancia de patrimonio de la Base del ahorro por importe de 500.000 €.

        • Posible compensación con la pérdida derivada de la amortización de sus acciones (como ganancia indirectamente derivada de dicha transmisión anterior). En el ejemplo anterior podrá compensar la pérdida de 1.000.000 de € con la ganancia de 500.000 €
  2. Bonos convertibles en acciones del Banco Popular:

    Conversión de los bonos en acciones y amortización simultánea de las acciones:

    • Descripción de la operación realizada: aumento de capital simultáneo para la conversión de la totalidad de los instrumentos de capital adicional de nivel 1 (bonos convertibles en acciones), e inmediata reducción del capital social a 0 € mediante la amortización de las acciones resultantes de la conversión de los instrumentos de capital adicional de nivel 1.
    • Efectos fiscales en el inversor:
      • Rendimiento del capital mobiliario negativo.
      • Ejemplo: persona que era titular de bonos convertibles del Banco Popular y los mantenía cuando se amortizaron por 0 €. Había adquirido dichos Bonos en 2015 por 10.000 €. Tratamiento fiscal: rendimiento de capital mobiliario negativo de la Base del ahorro por importe de -10.000 €
  3. Deuda subordinada del Banco Popular:
    1. Conversión de la deuda subordinada en acciones y amortización simultánea de las acciones:
      • Descripción de la operación realizada: aumento de capital simultáneo para la conversión de la totalidad de los instrumentos de capital adicional de nivel 2 (deuda subordinada), con inmediata transmisión de la totalidad de las acciones del Banco Popular emitidas como consecuencia de esta conversión al Banco Santander por 1 €.
      • Efectos fiscales en el inversor:
        • Rendimiento del capital mobiliario negativo.
        • Ejemplo: persona que era titular de deuda subordinada del Banco Popular y los mantenía cuando se amortizaron por 0 €. Había adquirido dichos títulos en sus periodos de suscripción por 20.000 €. Tratamiento fiscal: rendimiento de capital mobiliario negativo de la Base del ahorro por importe de -20.000 €
        • Podrá aplicarse el mecanismo de integración y compensación en la base imponible de la disposición adicional 28ª de la NFIRPF
    2. Emisión de los bonos de fidelización para determinados clientes
      • Descripción de la operación realizada: las personas que adquirieron determinadas emisiones de deuda subordinada del Banco Popular siempre que cumplan con los requisitos estipulados , podrán recibir, sin desembolso alguno por su parte, valores negociables emitidos por Banco Santander.
      • Efectos fiscales en el inversor:
        • Rendimiento del capital mobiliario por el valor de los bonos de fidelización recibidos.

          Ejemplo: persona que era titular de obligaciones subordinadas del Banco Popular a la fecha de resolución del Banco acepta la oferta de Bonos de fidelización y percibe, sin desembolso alguno, 20.000€. Tratamiento fiscal: rendimiento de capital mobiliario positivo de 20.000 €

        • Posible compensación con el rendimiento negativo derivado del canje de sus obligaciones subordinadas (como rendimiento del capital mobiliario derivado indirectamente de dichas obligaciones subordinadas).

          Ejemplo: Podrá compensar el rendimiento negativo derivado de la amortización de los títulos con el positivo derivado de la recepción de los Bonos de fidelización.

Nota

Esta Pregunta-Respuesta carece de efectos vinculantes para la Hacienda Foral de Bizkaia, teniendo el carácter de mera información.

Volver

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *